Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC

Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse
Años de Omega


¿Quién está en línea?
En total hay 9 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 9 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 6th Marzo 2022, 21:50
Últimos temas
Los posteadores más activos de la semana
Ahri'ahn
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Aidan Doyle
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Los posteadores más activos del mes
Eclipse
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Ahri'ahn
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Elian Iquelo
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Jason Todd
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Aidan Doyle
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_titleShoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Back_title 
Afiliados Hermanos (1/4)

Afiliados Élite (21/22)
Time Of Heroes

 

 Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]

Ir abajo 
2 participantes
AutorMensaje
Bullseye
Marvel Universe
Marvel Universe
Bullseye


Ninguno

Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 14/04/2021

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime12th Julio 2021, 02:12

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Gun-store

"Stag Arms. Authorized Dealer", era el cartel que te recibía nada más bajar las escaleras para entrar en la tienda de armas. Sin embargo, el hombre que aguardaba sentado en la oficina que se encontraba dentro de la cárcel de enrejado metálico no tenía la más mínima duda de que aquél negocio era de todo menos autorizado. Principalmente porque se encontraba oculto en el sótano de mala muerte de un negocio respetable al que sólo se podía acceder presentando una contraseña al tipo del mostrador, pero también porque, según había descubierto durante sus recientes indagaciones, se trataba del lugar al que solían acudir para abastecerse la mitad de mercenarios y sicarios de Gotham. El asesino repasó con la mirada las paredes repletas de armas apiladas de todo tipo, comprobando que todo estaba en orden. Se había asegurado de borrar todo rastro de los asesinatos que se habían producido allí hacía unos días y había reemplazado al tipo de la tienda de arriba por un sicario contratado por él para cumplir todas sus indicaciones.

Veréis, una de las innumerables ventajas de no depender de armas reales para matar, es que luego resultaba mucho más sencillo limpiar la escena del crimen porque no tenías que andar lidiando con rastros de pólvora, engorrosas marcas en las paredes, desconchones, la búsqueda de los casquillos desaparecidos, ni todas esas mierdas que terminaban por atraer la atención sobre ti. Oh, no... La belleza que tenía su "arte" era que, si quería, podía hacerte desaparecer sin que nadie llegase a sospechar jamás lo que te había sucedido. Claro que no era algo que normalmente le interesara, pues, por lo general, lo que quería era, precisamente, lo contrario: atribuirse el mérito de las muertes y que todo el mundo supiera quién las había cometido. Pero que le gustara hacerse notar no quería decir que no supiera cómo pasar inadvertido si la situación, o sus empleadores, lo requerían. Uno no se ganaba el título del mejor asesino del mundo comportándose como si llevara una mochila de fuegos artificiales pegada a la espalda. Ése era más bien el estilo de Wilson, y lo sabía porque había tenido la suerte (y la desgracia) de compartir muchas misiones con él. Cuando no se comportaba como un grano en el culo podía ser una compañía de lo más entretenida, pero Bullseye no creía que nadie en su sano juicio pudiera considerarle jamás un profesional, cosa que él sí era.

"El Hombre Invisible", "el Hombre Invisible", pensó para sí con desdén. El día que necesitara a un don nadie para hacer su maldto trabajo en condiciones sería el día en el que dejaría de llamarse Bullseye.

A su derecha se encontraba la caja fuerte donde el difunto ex-dueño del negocio clandestino había guardado el fruto de sus ganancias ilícitas y que Bullseye había anunciado como el premio del pequeño concurso de tiro que estaba a punto de realizarse. A su lado había otro mercenario preparado para ocupar su lugar en cuanto empezaran a llegar los demás aspirantes a participar en el torneo. Los había traído de fuera, gente de su confianza, para asegurarse de que nadie podría reconocerlos, ya que se había ocupado de difundir la noticia de aquél concurso entre los bajos fondos de Gotham y, dado que era más que probable que los que acudieran fueran clientes habituales de aquella tienda, prefería evitarse mayores riesgos.

¿Y por qué tomarse tantas molestias, os preguntaréis? Pues bien... Resultaba que hacía dos semanas el jefe le había enviado a investigar un asesinato disfrazado como suicidio de uno de los numerosos funcionarios públicos que se encontraban en su nómina, y, después de una tediosa investigación había descubierto que todo se trataba de una conjura tramada por uno de los supuestos aliados del gordo, que se había conchabado con unos nuevos jugadores que habían irrumpido en el tablero. Por desgracia no había conseguido averiguar quiénes eran exactamente, o a quién servían, pero él siempre se aseguraba de completar los trabajos hasta el final, así que le había prometido al jefe averiguar toda la información restante totalmente gratis.

La reputación era la reputación. Aunque puede que tuviera él mismo un cierto interés personal en averiguarlo, claro...

La líder de la célula que había desmantelado en Nueva York era una asiática increíblemente excitante que combatía mejor que nadie que él hubiera conocido hasta la fecha, y eso ya era decir algo. Incomprensiblemente había sido capaz de anticiparse a sus lanzamientos de una manera que sólo habían podido hacer el Cuernecitos y Spiderman, y eso le intrigaba, así que necesitaba aprender todo cuanto pudiera acerca de ella, averiguar sus puntos débiles, sus técnicas de lucha, sus hábitos, sus flaquezas... Necesitaba estudiarla en detalle para poder derrotarla la próxima vez que se encontraran.

Porque habría una segunda vez, lo tenía claro. Le había prometido una segunda cita.

Ah... No recordaba sentirse tan emocionado ante la idea de una cita desde la última que había tenido con cierta griega...

Había conseguido averiguar algunas cosas, pero no había sido fácil. Al parecer, el tipo que se encontraba detrás de la Liga de las Sombras, como se hacían llamar aquellos ninjas, era tan temido que nadie se atrevía siquiera a mencionar su nombre. Sin embargo, en un golpe de buena suerte, dio la casualidad de que una de las asesinas que trabajaba para él había desertado recientemente, unos meses antes de la Colisión. Había traicionado a su jefe misterioso para ayudar a un joven héroe, ni más ni menos. Un tal Red Robin, que resultaba ser uno de los antiguos ayudantes del gran murciélago malo que aterrorizaba Gotham, así que, ni corto ni perezoso se había dirigido hacia allí y no le había costado nada reconocer los lugares en donde podría encontrar la información que necesitaba. Tal como había sospechado, aquella traición le había ganado muchos enemigos a la tal "Prudence", enemigos que no habían dudado en largar todo lo que sabían sobre ella sin tener que insistir demasiado. La chica ya no estaba bajo la protección de la Liga, y aunque al parecer no la consideraban tan importante como para ponerle un precio a su cabeza, nada más que eso ya la dejaba en una situación muy vulnerable. Nadie sabía dónde se ocultaba, y no se la había visto en mucho tiempo, pero Bullseye sabía cómo era la vida en el negocio "de la limpieza". La gente como él podía permitirse plantear contratos millonarios que le garantizaban dinero suficiente para que nunca tuviera que preocuparse por nada, pero según lo que había podido averiguar, lo único que sabía hacer Prudence era disparar, y tampoco lo hacía particularmente mejor que los miles de tiradores que uno podía encontrar en Estados Unidos. No hacía falta más que pegarle una patada a una piedra para encontrar diez monos capaces de ocupar su lugar. Cuando estaba afiliada a la Liga podía contar con que no le faltara de nada, pero ahora... Después de casi un año Bullseye estaba convencido de que le haría falta el dinero. Una competición como aquella, donde podría tener acceso a dinero fácil, era algo demasiado jugoso como para dejarlo escapar. Lo único que tenía que hacer era mezclarse con los demás participantes y encontrar a Prudence. Después la seguiría hasta su casa y extraería la información que necesitaba de entre sus gritos.

Una pequeña luz se encendió sobre la mesa de la oficina; era el mercenario de arriba avisándoles de que bajaba el primer candidato, un tipo gordo con bigote y medio calvo que respondía al nombre de Red Wilson. Bullseye aguardaba junto al mostrador, vestido con vaqueros, camiseta y chaqueta vaquera, todo de color negro, junto con una gorra con el emblema de Nueva York para ocultar la marca de la frente. En total se presentaron 8 además del gordo; un guaperas rubio con aspecto de surfero, un tipo duro con toda la pinta de ser un ex-militar, una afroamericana que gritaba a mercenaria por los cuatro costados, una punk morena con aretes y piercings por todas partes, un par de tipos sudorosos, un sudamericano y una vaquera vestida al estilo cowboy que no estaba nada mal. De manera sutil, estudió a las mujeres. La afroamericana, que habría resultado la elección más obvia, no podía ser porque la que él estaba buscando era caucásica. Le habían dicho que Prudence estaba rapada, pero no significaba nada, como tampoco importaba el nombre que habría dado al apuntarse, que sin lugar a dudas sería falso. En todo un año podía haberse dejado crecer el pelo o usar una peluca, así que no tenía manera de saber, por el momento, cuál de las dos era su objetivo, aunque si había estado en nómina para la Liga de las Sombras tendría que ser la más habilidosa con las armas de fuego, así que sólo le restaba estudiar el desempeño de ambas durante la competición y extraer conclusiones.

- Las reglas son simples -les explicó el mercenario que había contratado para hacerse pasar por el dependiente de la tienda de armas-. Serán tres entradas, de ocho, seis y cuatro segundos sobre cinco blancos en movimiento. Podéis escoger el arma que queráis de entre las que os indique. Yo mismo os proporcionaré la munición y podréis empezar el torneo. Gana quien más objetivos acierte, y lo más importante: apuntad a los blancos, no al vecino de al lado, ¿está claro?

Una vez especificadas las estanterías que podían usar para equiparse, Bullseye se situó disimuladamente al lado de la vaquera, fingiendo estudiar las diferentes armas puestas a su disposición. Cogió inicialmente un revólver modelo 29 de Smith & Wesson, observando la característica forma del cañón con aire nostálgico antes de descartarla por una semiautomática de calibre .22, estudiando de reojo la elección de la mujer.

_________________
Psycho Killer:
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Firma-Bullseye
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
Rebecca Logan


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 1

Mensajes : 488
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!
Empleo /Ocio : Criadora de Caballos
Humor : ¡Hay una serpiente en mi bota!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime10th Octubre 2021, 01:03

Haber conocido a uno de los hombres con más influencias en Gotham tenía muchas ventajas, entre ellas, que le permitía tener de rebote cierta influencia sobre los bajos fondos. Era cierto que los ataques a su rancho parecían haber aumentado un poco, sin embargo, ahora sabía que aquellos que lo intentaban no solían ser mas que escoria que tenían merecida la marca de la quijada sobre su vomitiva carne, no apta siquiera para el consumo animal. Aquellos que podrían haberle supuesto un problema real habían desaparecido de la mira, en el mismo momento en que Pingüino había entrado a formar parte de sus negocios y de su vida social. Verlos juntos en buen término afianzó la idea de que ambos tenían trato cordial de algún tipo, con lo que todo sobre lo que antes sólo se atrevían a rumorear ahora parecía tener algún tipo de solidez. Su nombre se había filtrado en los bajos fondos y existía todo un imaginativo elenco de ideas sobre ella, desde burlas que la ubicaban como la mujer florero del mafioso, hasta su sicaria personal pasando por un tenso intermedio en el que algunos hablaban de lo que la habían visto hacer a otros que decían haber sobrevivido. No eran muchos los que la conocían con el sobrenombre de "Horror tejano", y de ellos, aún menos eran los que conservaban una lengua con la que poder pronunciar ese sobrenombre. Lo que era seguro es que más de uno lo pensaría dos veces antes de considerarla un fácil adversario, sobretodo teniendo en cuenta la influencia que, quisiera o no, ahora estaba asociada a su nombre. La ira del Pingüino era temida en todo Gotham.

Y aunque la mayoría no lo supieran, también deberían temer la suya propia.

Cuando el hombre le informó acerca del suculento torneo de última hora, ella estaba lejos de pensar en el dinero. Había visitado aquella tienda en un par de ocasiones contadas, y todo con el objetivo de conseguir determinadas piezas muy especiales. Dos de ellas no le habían supuesto problema, pero el terco del dueño seguía resistiéndose a soltar otras que la vaquera sabía que estaban en su poder. Lo comprendía bien. Sólo cuando eres rico descubres que hay determinadas cosas que el dinero no puede comprar. Sólo entonces te das cuenta de lo muchísimo que las deseas.

La oportunidad no podía ser mejor.

Acababa de encontrar a un joven con una admiración por las armas similar a la suya, encarado a unos cuatreros ladrones y ya notaba su cuerpo como si ella fuese su única dueña y señora. Todos sus sentidos volvían a trabajar como uno sólo, lo cual la llenaba de una exaltada emoción que se traducía en un humor incluso mejor que el que mantenía por naturaleza cuando la situación era relajada o apetecible.

El premio monetario era jugoso. O lo sería para la mayoría de los que se presentaran. A ese lugar sólo acudían hombres y mujeres sin nombre, buscando armas sin firma. Para muchos esa jugosa cantidad les permitiría unas semanas de asueto sin tener que iniciar una de esas caminatas del desierto a las que ellos llamaban engargos, en los que las serpientes de cascabel se enroscaban en tus botas y el hambre, la sed, o un giro inesperado podían suponer la diferencia entre sobrevivir, o que tus huesos acabaran congelados en algun terreno frío, sin tumba ni lápida.

Llegó unos minutos antes de la hora acordada a la zona, montada en un poderoso caballo Mustang de piel acaramelada llamado Tango. Tenía una línea blanca que descendía de su frente hacia la nariz, y sendas manchas blancas en sus dos patas delanteras. Llevaba la silla de montar, de la que colgaba el látigo y la fusta. La vaquera se hizo con los aperos antes de dejar a la criatura atada a una de las rejas de la ventana del "respetable" negocio que hacía de tapadera. Se había puesto un discreto conjunto bajo el poncho de colores tierra, vaqueros claros, camisa blanca interior y sobre esa, otra vaquera del mismo tono. Llevaba sombrero blanco tostado con una pluma y un cinto de cuero hecho a mano, con pequeños símbolos a juego con los de sus botas con espuela, y su cinturón, del que colgaba la fusta, el látigo y sus dos consabidos revólveres. Se había peinado la melena en dos trenzas que le daban un aire fresco y juvenil. Dejó sobre el mostrador una buena propina porque le echaran un ojo al animal y descendió por las escaleras hasta dar con el lugar. Para cuando ella llegó solo dos participantes más se habían demorado. En aquellos lugares le advirtieron que nadie utilizaba su nombre real. Motivo por el que se inscribió con el nombre de "Derringer Mary".

La Sheriff también tenía sentido del humor.

Contempló la escena y a sus oponentes con actitud relajada. Muchos de ellos serían buenos rivales, y ella estaba deseando medirse con alguien para comprobar el nivel. Estaría bien cambiar de aires y no tener que arriesgar la vida para variar. Últimamente las veces en que tenía que desenfundar alguien acababa por morir. Roy Harper le recordó el gusanillo de enfrentar a alguien capaz por el placer de hacerlo. Eso le daba más satisfacción que la banal promesa del dinero.

Les asignaron un puesto a cada uno. A su lado derecho, se colocó un hombre musculoso y mayor. Llevaba el pelo cortado a cepillo, unas gafas de sol colgaban de su chupa de aviador, y llevaba botas. Mantenía una posición rígida, casi intimidatoria. Parecía un soldado. A su izquierda, se colocó otro hombre fornido, llevaba vaqueros, chaqueta negra, y una gorra. Se preguntó cuantas personas habrían pasado a su lado sin ser capaces de identificarlo siquiera. La Sheriff retiró el poncho hacia atrás por la abertura indicada para ello, impidiendo así que se convirtiera en una molestia a la hora de disparar. En ese momento, la placa de Sheriff asomó sus seis puntas sobre la solapa izquierda. Observó la muestra de armas que había frente a ella, y apartó los tres revólveres distintos a los que podía optar. Ni siquiera miró las automáticas.

Cogió los tres y los sopesó en la mano. Se aseguró de que estaban vacíos antes de accionar el gatillo repetidas veces, y sobretodo, de sujetar el martillo. Uno de ellos tenía un gatillo suave, peso balanceado y un martillo poco pesado. Se sonrió al darse cuenta de la sutil diferencia, y accionó el arma de un modo particular, sosteniendo el percutor levantado. Repitió ese movimiento pegando el arma al cuerpo, de manera que a cualquiera le resultara complicado ver lo que estaba haciendo. En ese momento, se le ocurrió algo.

- Muchacho, ¿Si usamos revólver nos darás SpeedLoader?- La vaquera detestaba usar aquellas cosas, pero debía reconocer que cuando la cosa se ponía complicada podían resultar muy útiles.

Hubo un breve silencio en el que se escucharon al menos dos sonidos diferentes. La otra mujer se rascó la garganta, con un gesto incrédulo, y el obeso se carcajeó para sí mismo. Teniendo armas automáticas, el revólver parecía un arma demasiado sencilla en el tiro y demasiado difícil de recargar. Era una mera cuestión técnica para ahorrarles tiempo, ya que de todas maneras debían cambiar los objetivos móviles entre ronda y ronda.

Finalmente, eligió un Colt Frontier 1874 calibre 45. Se le proporcionaron dos SpeedLoaders que comprobó y cargó, dejándolos en su puesto justo frente a ella a su disposición, antes de comenzar a cargar las balas reales en el revólver. Se decantó por no arriesgarse a dejar uno de los huecos vacíos, de manera que procuraría efectuar seis tiros en las dos primeras rondas. En la última daría igual. Se permitió pasear la mirada a su alrededor, en el mismo momento que sus contrincantes parecían hacer lo mismo, antes de que comenzara. El hombre a su derecha parecía dispuesto a mantener esa rectitud, y no se desvió ni lo más mínimo. Al mirar a su izquierda, se encontró fugazmente con la mirada del hombre, al que dedicó una enigmática sonrisa, antes de estirarse con suavidad para desentumecer el cuerpo, y afianzar la apertura de su cadera en su posición. Le bastaba una mano para disparar, pero no para lo que pretendía hacer, así que elevó su siniestra, preparada para efectuar su pequeño truco.

El revolver era un arma mas lenta en la carga, pero tenía otra dificultad. El gatillo pesaba mucho más que en una automática, y tenía mas recorrido. Algo que sólo se podía solventar con práctica, y conociendo la artimaña que la Sheriff estaba a punto de llevar a cabo en la primera ronda.

_________________
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] 25zjebs
Volver arriba Ir abajo
Bullseye
Marvel Universe
Marvel Universe
Bullseye


Ninguno

Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 14/04/2021

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime24th Octubre 2021, 02:22

Bullseye era un acérrimo defensor de la puntería tradicional. Jamás utilizaba armas de área que no requiriesen de puntería, como granadas, ni muchísimo menos proyectiles guiados, pues restaba cualquier mérito al tirador y hacía que hasta un mono pudiese acertar a alguien por casualidad. Sin embargo, sí que estaba a favor de la eficacia, y, considerando que su especialidad era enfrentarse a grandes masas de enemigos a la vez, no era nada desdeñable utilizar armas que permitiesen acelerar el proceso de recarga para no tener que perder tiempo en mitad de la reyerta. Si a eso se le añadía que estaban en una competición en la cual ganaba quien más objetivos consiguiese acertar en un tiempo dado, al asesino le chocó particularmente la elección de arma de la chica, una que no sólo requería mayor tiempo de recarga, sino que además ofrecía una mayor resistencia a la hora de disparar. El misterio se resolvió poco después cuando la vaquera solicitó un SpeedLoader para compensar un poco tales dificultades, lo cual quería decir que, como mínimo, conocía su arma, aunque aquello no resolvía el problema de la resistencia de tiro. Había que ser un verdadero experto para poder tirar bien usando un Colt, y aquello no hizo sino suscitar su curiosidad hacia la pintoresca mujer.

- Hey, cowgirl -le dijo cuando le sonrió, llevándose un par de dedos a la visera de la gorra para emular el clásico saludo vaquero con el gorro de cowboy-. Todo mi respeto para quien escoge como arma la quintaesencia del espíritu americano.

Por una vez, el comentario era totalmente sincero y desprovisto de burla. Y es que, a pesar de haber pasado grandes períodos de su vida en Europa y en Japón por cuestiones de trabajo o salud, si de algo se enorgullecía el asesino, además de su infalible don para matar, era de ser americano.

De hecho, él había estado junto al mostrador cuando la vaquera le había dado al dependiente la propina para que le vigilaran al caballo, lo cual provocó en él un alzamiento de ceja divertido. Por los general, los animales no le suscitaban más que profundo desinterés, pero los caballos eran la única especie que le causaba una cierta atracción, e incluso sabía montarlos, una de las pocas cosas que había aprendido gracias a su padre durante el tiempo que estuvieron viviendo en la caravana después de que su madre les abandonara. Recordaba que solía escaparse a cabalgar por el campo después de las palizas, se tumbaba en el césped y se quedaba mirando la amplia vastedad del cielo, soñando con otro mundo en el que pudiera ser realmente libre.

Un mundo en el que su padre estuviera muerto.

Una vez provistos de munición y de todo cuanto pudieron necesitar, el supuesto dependiente les guió por una rampa ascendente que conducía hasta un pasillo exterior techado que daba a un enorme patio interior rodeado por una cerca de madera con diferentes accidentes e irregularidades: varios muretes bajos donde había botellas y guías para que aparecieran los blancos, coches abandonados, oxidados y parcialmente desmontados, barriles de gasolina vacíos, sacos de tierra amontonados...

Habían marcado con cinta de embalar de colores el espacio entre cada puesto de tiro, de unos diez metros de ancho, y era dentro del espacio de cada uno donde aparecerían los blancos con forma humana. Bullseye se apostó en su sitio, colocando el brazo del arma a 45 grados respecto a la vertical y levantándolo en cuanto el primer blanco se alzó en el centro de un círculo de sacos de arena. El segundo blanco salió de perfil de detrás de uno de los muros bajos y el asesino lo siguió mientras se desplazaba por un raíl hasta que se puso de frente. Habría podido dispararle de perfil y acertar, por supuesto, pero las reglas indicaban que había que acertar en una de las dos dianas que tenían dibujadas, una en la zona de la cabeza y otra en la zona del torso. El tercer blanco se levantó del centro de otro grupo de sacos, y el cuarto asomó por detrás de otro de los muretes. Acertó al quinto cuando se desplazaba por el raíl hacia la cobertura del coche descuartizado. Realizó los disparos de manera continua, sin bajar el brazo en ningún momento, y absolutamente todos los blancos fueron acertados en el centro de la diana dibujada en la frente. Ocho segundos en total.

Bullseye se recordó a sí mismo que debía perder para poder encontrar a su tiradora misteriosa. Si seguía de aquella manera atraería la atención sobre él y no era el objetivo, pero tenía que hacerlo de manera que no resultase demasiado llamativo con respecto a sus primeros resultados. El falso dependiente dio la entrada para la segunda serie, que resultó ser exactamente igual que la anterior pero con sólo seis segundos para completarla. En ésta ocasión, acertó el primer blanco en la cabeza, erró intencionadamente el segundo, acertó al tercero en el hombro fuera de la diana y el cuarto y el quinto en la cabeza.

De todos los asistentes a la competición, la única que estaba cerca de superarle era la vaquera, y aunque sabía que debía dejarse ganar, un desagradable malestar empezó a extenderse dentro de él, como una enfermedad. Empezaba la última ronda de cuatro segundos y sabía que podía hacerlo épico, que aquél torneo ilegal fuera lo único de lo que se hablara en los bajos fondos de aquella ciudad durante los próximos meses. Su nombre empezaría a ser conocido allí también, un lugar en el que nunca había estado antes, y todos sabrían lo que él ya sabía: que era el mejor. Que nadie podía superarle.

No. Tenía que fallar.

Pero la vaquera estaba siendo perfecta. Tan jodidamente perfecta que para poder ganarla tendría que acertar todas las demás dianas en la cabeza. Y no debía. Tenía que fallar. Pero si fallaba, sería ella la que quedaría como la mejor tiradora de toda Gotham en lugar de él. Si hubiera sido como cualquiera de los otros, con una puntería mediocre, podría dejarse ganar quedándose con la tranquilidad de que él era, con mucho, el mejor de todos.

Pero ella estaba siendo perfecta. Lo estaba haciendo perfecto, y estaba demostrando tener un conocimiento de las armas que rivalizaba con el suyo, como pudo constatar al ver cómo sostenía el percutor levantado con una mano mientras disparaba con la otra, haciendo que el recorrido que hacía el gatillo fuera más corto, aumentando la velocidad de tiro del Colt. Si se dejaba ganar ante una tiradora así, la gente pensaría que de verdad le había superado. No pensarían que se había dejado ganar.

Estaba siendo casi tan buena como él. Y él era el mejor.

Si se dejaba ganar... Pensarían de ella que era mejor.

Mejor que el mejor.

Cuatro segundos. Los cinco blancos se alzaron a la vez, de canto. Bullseye empezó a disparar comenzando por el blanco más situado a la derecha para tener una mejor visión del siguiente en el momento de la transición de uno a otro cuando se pusieran de frente, y disponer de unas centésimas más de segundo en el cierre que le permitió impactar el proyectil en el centro de la diana cuando ya había comenzado el movimiento de giro del último.

Cuatro segundos. Cinco disparos. Cinco impactos limpios en el centro de la diana de la cabeza.

- ¡Vale, parad! ¡Parad todos! -exclamó el dependiente-. Hemos terminado. Randy está en el primer puesto; Derringer Mary en el segundo. El resto de vosotros, perdedores, aprended a disparar. ¡Ahora largo!

Un seudónimo. Un puto seudónimo. No tenía un nombre que rastrear, ni podía contar con la dirección que le diera a su hombre para la entrega del dinero porque, joder, había ganado él. Llevado por un impulso, se adelantó a hablar con la mujer.

- Hey... ¿puedo invitarte a algo? -inquirió, con su mejor sonrisa. El asesino sabía que no era feo, y cuando había necesitado utilizar su aspecto para conseguir algo de una mujer para alguna misión, por lo general no había tenido problemas, incluso a pesar de raparse el pelo. Posiblemente la autoconfianza que habitualmente le acompañaba tuviese algo que ver-. Para celebrarlo y tal. Ha sido un buen duelo, merecías ganar. Nunca había visto a nadie disparar como tú.

La primera parte, por supuesto, era falsa, pero joder si era cierta la segunda. Salvo, quizás, cierta espía rusa...

Si conseguía averiguar su auténtico nombre, tendría un hilo del que tirar

_________________
Psycho Killer:
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Firma-Bullseye
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
Rebecca Logan


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 1

Mensajes : 488
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!
Empleo /Ocio : Criadora de Caballos
Humor : ¡Hay una serpiente en mi bota!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime27th Diciembre 2021, 18:13

Cuando el contrincante del lateral lanzó ese cumplido, la vaquera le devolvió una media sonrisa cargada de orgullo devolviéndole un saludo similar. Aquel comentario era lo que necesitaba para sentirse aún más motivada para ganar a todos esos jovenzuelos que creían poder compensar la carencia de pulso y puntería pasándose a las armas automáticas. Ella no era picajosa con lo que un buen tirador debía usar, a diferencia de su interlocutor. Siempre se había considerado una persona sin ascos por la practicidad. Si lo que fuera hacía el trabajo mejor y más rápido, bienvenido fuera. Eran las nuevas tecnologías las que se le resistían, por más que lo intentara. A pesar de lo cual, sentía una predilección evidente por las armas clásicas, incluso las antiguas, que frente al armamento moderno la colocaban en desventaja mecánica. Eso había servido sin embargo para obligarla a manejar el ingenio, la técnica y sobretodo las tácticas que decidía llevar a cabo a la hora de enfrentar duelos de ese tipo.

La competición comenzó tras un momento, permitiendo que los cronómetros comenzaran el descuento tras introducirles en la zona de los blancos. Había que ser cuidadoso con ese tipo de eventos. No era la primera vez que había “accidentes” en los que una bala perdida acababa por perforar de manera muy oportuna a un rival. La Sheriff permanecía con todos sus sentidos agudizados. Para ella ganar o perder sólo tenía una diferencia significativa en cuanto al premio, y en su caso estaba muy lejos de necesitar el dinero. No. El premio que perseguía era distinto. Lo que tenía pensado tenía valor sentimental, si es que podía llamarse así, pero estaba más que dispuesta a perder si veía cualquier movimiento sospechoso que le hiciera saltar las alarmas aunque fuera lo mínimo. Si alguien lo intentaba esperaba que estuviera dispuesto al todo o nada. Los que habían ganado un duelo contra el Sheriff podían contarse con los dedos de una mano.

Por suerte, la competición se desarrolló sin incidentes. No al menos de ese tipo.

En la primera ronda pudo comprobar cómo destacaban tres de los concursantes. En general, no era para menos. Muchos de ellos eran mercenarios, asesinos entrenados o manos derechas en bandas y mafias en las que sólo se podía escalar si eras bueno en lo que hacías, y lo que hacía ese tipo de gente era matar. Eran personas acostumbradas a la presión, a los cambios de escenario, a los movimientos súbitos de su entorno y a mantener el pulso firme bajo presión. Muchos de ellos tenían sus rituales y sus manías, que no podían mantener con las armas proporcionadas por terceros, y esas pequeñas cosas al final era lo que les diferenciarían al pasar por las diferentes rondas según avanzara el concurso de tiro. La primera ronda era poco más que una toma de contacto para habituarse al peso del arma, a su retroceso, a su tacto e incluso al olor de la pólvora que saldría tras el disparo. Los más versados eran capaces de sobreponerse a todos estos factores sin problemas. El resultado fue una espectacular primera ronda para el amigable vecino de al lado, la mujer negra, y el hombre severo con apariencia paramilitar. Por su parte, la vaquera hizo una primera ronda excepcional. Dos cabezas y dos pechos, uno de ellos ligeramente desviado.  Salvo por uno de los blancos que dio en una cabeza, en la periferia de la diana fijada, lo cual le restó un acierto. Algo que estaba decidida a mejorar en la segunda, fuera como fuera, incluso a pesar de que les iba a ser retenido parte del tiempo.

Cargó con velocidad estudiada vaciando los casquillos haciendo rotar el tambor para después empuñar el speedloader y volver a llenar el revólver, lista para la segunda ronda. Incluso a pesar del escaso tiempo, su juego de gatillo y percutor y la atención extrema que prestó, le permitió realizar una segunda ronda ideal, con tres cabezas y dos pechos íntegros. La seguridad la embargó cuando se percató de que dos de los más prometedores habían tenido algunos problemas en esa ronda, perdiendo algún que otro punto o diana. Aún tenía oportunidades de sobra de ganar. De hecho, casi podía visualizarse planteando la alternativa al premio que deseaba.

Sin embargo, ni toda la técnica del mundo pudo superar el talento de uno de los tiradores. Ni más ni menos que aquel que le había dedicado un saludo, cuando en la última ronda, desvió una de las cabezas y uno de los pechos lo justo para que resultara obvio que el contrincante había conseguido cinco mortificantes dianas perfectas en el centro mismo del cráneo de los objetivos. Una tirada que a causa del tiempo y la disposición habría resultado espectacular para el más versado. No le costaba reconocer que ese hombre había hecho una meritoria recuperación en esa última ronda. La más difícil de las tres. Merecía la victoria con todas las de la ley. Así que cuando marcaron el final del concurso, mientras los otros se marchaban farfullando entre dientes, gruñendo por un dinero que consideraban fácil mal perdido, la vaquera le dedicó un solitario aplauso y una media sonrisa, antes de calarse el gorro, depositar el arma en el lugar indicado tras haber limpiado las huellas en su poncho, y poner rumbo a la salida.

Se giró al comprobar que una voz interrumpía su marcha. El merecido vencedor del torneo. Se aproximó con esa sonrisa afable y una emoción que sólo podría identificarse como la adrenalina propia de la victoria.

- Bueno, nunca rechazo un buen trago, siempre y cuando no sea para ayudarme a tragar una derrota. - sugirió la mujer alzando con el pulgar el ala del sombrero, dejando que se enarcara una de sus cejas dibujando una media sonrisa socarrona. - Así que dime, forastero. ¿Invitas por tu victoria, o por mi derrota? - le preguntó, sabiendo que le pondría en un brete. No dejó que durara mucho, pronto dejó escapar una sutil carcajada franca. - Eres un zalamero. Creo que te aceptaré la invitación. - añadió, mientras salía por delante con un seductor contoneo de caderas que era tan natural en ella como montar a caballo. En el mostrador superior, exigió de vuelta las armas que le habían sido confiscadas. Cuando se las devolvieron no las guardó enseguida. Examinó desde la culata hasta el puño, pasando por todas las balas que había en su recámara. Parecía estar al tanto de dónde y cómo se la podrían jugar. Tal vez demasiado bien para haber acabado en un lugar clandestino como ese. Cuando estuvo segura de que nada había alterado sus armas o sus municiones, le dedicó una suave sonrisa al muchacho, y luego desvió sus ojos azules presos de una serena nostalgia, hacia la parte superior donde un cartel de madera tradicional del que estaban prendidos  cuatro derringers bien conservados. Había ido a renegociar su venta unas cuantas veces con el dueño, que esa noche parecía no estar. El viejo era tozudo como una mula y se había negado a vendérselos. Había pensado que si era capaz de enseñarle la pasión que demostraba en el tiro, tal vez lo reconsideraría. No era de lamentarse demasiado por las oportunidades perdidas.

En otra ocasión sería.

Cuando salió a la calle, desató a Tango del lugar en que había quedado prendido. El animal se había limitado a contemplar de manera ociosa la calle, dándose algún coletazo a sí mismo por inercia, o andando unos pocos pasos, todo lo que le permitía el margen de las bridas.

- ¿Hacia dónde vamos, forastero? - volvió a calarse el gorro. - O acaso prefieres que guíe yo.

_________________
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] 25zjebs
Volver arriba Ir abajo
Bullseye
Marvel Universe
Marvel Universe
Bullseye


Ninguno

Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 14/04/2021

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime24th Enero 2022, 00:50

Contrariamente a lo que había pensado en un principio, la pregunta no pareció incomodar al hombre, que se rió de una manera tan natural que quedó claro que no resultaba forzado.

- Ni por una cosa ni por otra. No te voy a engañar, me alegra mucho haber ganado, pero siempre es un placer encontrar chicas que comparten una de mis grandes pasiones. Todo lo que he visto ahí dentro clama a gritos profesionalidad. Está claro que conoces las armas, y, bueno, ¿sabes eso que dicen de que el camino hacia el corazón de un hombre es a través de su estómago? -esbozó una sonrisa pícara-. Te aseguro que en mi caso el olor de la pólvora me pone más a tono que el de un buen chuletón de ternera.

La franca respuesta dejaba claro que el hombre irradiaba seguridad y confianza por los cuatro costados. La observó alejarse sin poder evitar fijarse en la sensualidad que emanaba a cada paso. Demonios, esos vaqueros ajustados le quedaban de lujo, y el contoneo de sus caderas quedaba subrayado por el movimiento de las pistoleras, volviéndolo todo aún más excitante. Era una lástima que tuviera que matarla, ya que parecía la clase de chica con la que podría haber pasado un buen rato, pero él nunca mezclaba los negocios con el placer.

Una vez arriba estudió la manera experta en la que examinaba sus armas, ratificándose en su impresión inicial. Sí, desde luego era toda una profesional, no le extrañaba que la hubieran aceptado en la Liga de las Sombras. Su entrenada mirada se fijó en cómo la de la rubia se desviaba hacia los derringers de la exposición y recordó el apodo con el que se había registrado: "Derringer Mary".

Hummmm... Podría ser una buena manera de ganarse su confianza...

Él no llevaba nunca armas encima cuando no estaba oficialmente trabajando (¿por qué iba a hacerlo, si la ciudad entera podía ser un arma para él si lo necesitaba?), así que se limitó a proporcionarle al falso dependiente un número de cuenta en el que realizar el ingreso y salió tras sus pasos. Se acercó al caballo mirándolo con admiración y le palmeó los flancos.

- Menudo semental tienes ahí, hermana -comentó con sinceridad antes de volverse hacia ella cuando planteó su pregunta-. Bueno, soy nuevo en la ciudad y no conozco nada. Además... soy de la clase de hombre que encuentra estimulante ver a una mujer llevando las riendas... -añadió con un guiño pícaro.

La dejó subir primero y después subió él mismo con una agilidad sorprendente y sin necesidad de ayuda. Cuando Rebecca inició el camino se sujetó de manera experta, como si ya lo hubiera hecho antes, pasando un fuerte brazo por el abdomen de la vaquera para reforzar su estabilidad.

- ¿Ésto está bien? -le preguntó con una agradable sonrisa, dejándole claro que respetaba los límites que le quisiera poner.

No era lo más habitual ver a un caballo por las concurridas calles de una urbe, pero estaban tan habituados en Gotham a lo bizarro que fueron muy pocos los que les dedicaron una mirada, y aún menos los que los miraron dos veces.

No mucho después, llegaron a un local construido con una mezcla de ladrillos y madera que le confería una apariencia rústica y hogareña muy familiar. La iluminación también era suave y cálida, contribuyendo al efecto, y no estaba demasiado lleno.

El hombre que se había presentado a sí mismo como Randy se adentró en el local con una sonrisa de satisfacción en el rostro.

- Éste sitio es genial, me encanta -le dijo a la vaquera-. Parece que seguimos teniendo cosas en común, así que voy a arriesgarme a pedir la primera ronda por ti a ver si acierto.

Se dirigió directamente hacia la barra para pedir una botella de Johnny Walker y, como en el interior del local la temperatura era agradable, se despojó de la chaqueta, dejando al descubierto unos brazos musculados y un cuerpo que se intuía bastante trabajado debajo de la camiseta. La gorra, en cambio, sí que se la dejó.

- Entonces, ¿cómo debo llamarte? -inquirió, dándose la vuelta para apoyarse en actitud relajada con los codos sobre la barra mientras la miraba de frente-. ¿Mery es realmente tu nombre? ¿De dónde surge tu pasión por las armas de fuego y los caballos?

_________________
Psycho Killer:
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Firma-Bullseye
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
Rebecca Logan


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 1

Mensajes : 488
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!
Empleo /Ocio : Criadora de Caballos
Humor : ¡Hay una serpiente en mi bota!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime14th Mayo 2022, 00:53

- Una lástima. Yo hago un chuletón de muerte. - replicó alzando una ceja con una sutil sugerencia que era difícil reconocer si era premeditada o casual.

Su “adversario” no era el único que disfrutaba con una buena exhibición de puntería, y menos cuando se hablaba de pura habilidad y rapidez.

El tiro no sólo era cuestión de quien daba dónde, sino también de lo que un arma podía hacerte sentir cuando la empuñabas. Para la Sheriff era todo un ritual que transcurría desde la anticipación creada por la compra del modelo que elegía para disparar, hasta el mantenimiento de la misma una vez terminado el ejercicio. Todo lo relacionado con el manejo de las armas cumplía un papel cíclico y familiar. Desde el excitante momento de colocar el dedo sobre el gatillo, notar la pesada resistencia antes de accionar la parte mecánica del disparador y escuchar el atronador sonido del percutor, hasta el hermoso instante de comunión que era sentarse en silencio con un arma desmontada, preparada para recibir todos los cuidados y atenciones de la limpieza, la lubricación y el montaje para depositarla de nuevo en su posición.

Encontraba más placer en eso que en muchas otras cosas que había hecho en compañía.

- Tango es un ejemplar vigoroso. Lo descubrirás enseguida. - no tardó en montar al animal, y el hombre la siguió con un salto digno de admirar. Le agradaba mucho no sólo su talento para las armas, sino también la inmensa seguridad que destilaba en cada una de sus palabras, sus actos y sus gestos. Ese era el tipo de hombre que solía entrarle por los ojos. Masculino, intrépido y arrollador. Puede que incluso algo intimidante. Había un tipo de placer reservado a los huesos duros de roer.

Un agarre fuerte y firme. La mujer se sonrió cuando él quiso cerciorarse de que estaba cómoda con ello. No se le ocurría cosa más grata que el respeto que eso implicaba.

- Los he tenido más fuertes. - rió la mujer, sabiendo que aquello era sólo una manera de tantear su ego, antes de espolear al caballo, incorporandose a la circulación con cuidado de no alterarla ni arremeter a civiles de por medio. El trayecto era más corto cuando el callejeo estaba permitido, y tras una galopada breve por los lugares que sabía que transcurrirían con más suavidad para el animal, llegaron al local.

Ató al animal a una farola cuya luz titilaba a duras penas, como si la lámpara necesitara una buena renovación y luego no dudó en acompañar al hombre al interior del local. Caló su gorro y avanzó con decisión a través de la puerta. Le ahorró el proceso de pedir, haciéndose con un par de vasos con hielo y una buena botella de Jhonny Walker, a la que no le haría ningún asco ver el fondo. Era una noche para celebrar.

- Una decisión inteligente, forastero. - sonrió cuando recogió el vaso que hizo deslizar en su dirección, permitiéndose echar un descarado vistazo al material que acababa de exponer y que había sido difícil de intuir bajo la chaqueta de la que acababa de deshacerse. Un ejemplar de lo más saludable, cabría decir. Podía verse sin dificultad ejerciendo presión sobre ese amplio tórax. - ¿Es que “Derringer Mary” no es de tu gusto? - preguntó inquisitiva, haciendo bailar el liquido dorado en torno al hielo con un femenino movimiento de muñeca que parecía contrastar con su natural modo rudo de hacer las cosas. - Rebecca. - añadió sin titubear, lanzando una vigorosa mano derecha acompañada de una enigmática sonrisa. Había calidez en sus labios, pero una extraña frialdad helada en su mirada. Un contrapunto que a muchos pondría los pelos de punta. - Aunque suelen llamarme Sheriff. – hizo una pausa para quitarse el poncho, y quedarse tan sólo con el atuendo vaquero en el que había prendido una de las numerosas placas que siempre la acompañaban allá donde fuera. - No me digas que no te llamas Randy. Qué manera de desperdiciar un nombre tan sencillo de recordar.

La mujer cogió aire profundamente cuando le hizo la siguiente pregunta y luego dejó escapar una amorosa carcajada, como la de una adolescente a la que preguntan por el chico que le gusta. Como si todo aquello tuviera algo de travesura.

- Verás, adoro el oeste. Es una época maravillosa en la que todo es mucho más sencillo. El sentido de las cosas está claro. Los hombres son libres bajo las estrellas. Tu alma gemela es tu caballo. Tu hogar está donde está tu sombrero. - comentó con una nostalgia enamoradiza en sus labios. - y la vida tiene más valor porque siempre está en juego. - desvió la mirada hacia el hombre, y en ese momento hubo en ella un instante de intensa fijación vehemente, que se diluyó un segundo después. - Así que procuro hacerle honor a todo eso que tanto me agrada y que disfruto. ¿Y en tu caso, forastero? ¿En qué encrucijada de cuatro caminos cambiaste tus manos por las del diablo? - preguntó enigmática mientras se llevaba el alcohol a los labios.

_________________
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] 25zjebs

A Ahri'ahn le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Bullseye
Marvel Universe
Marvel Universe
Bullseye


Ninguno

Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 14/04/2021

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime13th Junio 2022, 01:24

Bullseye se metió entre los labios un palillo de dientes que sacó de un paquetito que llevaba en la chaqueta, una costumbre que había adquirido hacía muchísimo tiempo ya que era la mejor manera de llevar consigo un arma sin que nadie cayera en la cuenta de ello. No es que pensara necesariamente que lo podía necesitar, pero ya era parte de su rutina cuando se disponía a salir a cualquier parte como civil.

No bien hubo terminado de colocárselo, ella soltó su comentario sobre los chuletones y él simplemente alzó una ceja, divertido y complacido ante la respuesta. Y es que, aunque alguna que otra vez se le habían insinuado en un bar, por lo general era bastante raro encontrar mujeres que se atrevieran a dar el primer paso, o, como mínimo, mantenerse a su ritmo cuando iniciaba el sugerente juego de la seducción. A Bullseye le gustaban las mujeres fuertes y seguras de sí mismas, con iniciativa, y eso era algo, en su experiencia, bastante difícil de encontrar.

Inicialmente no dijo nada, hasta que llegaron hasta el caballo y ella le hizo la introducción, momento en el que esbozó una maliciosa sonrisa de oreja a oreja.

- Me sé de alguien que también es un ejemplar vigoroso -afirmó con toda intención antes de subirse al animal-. También podrías descubrirlo enseguida... si quisieras -añadió con un guiño una vez arriba, dándose un leve toque en la visera a modo de saludo cómplice.

Se echó a reír con ganas ante su provocación y se inclinó más para susurrar en su oído:

- Harías bien en no jugar con fuego, pistolera... Podría suceder que terminaras quemándote...

Estaba tan cerca que Rebecca pudo sentir su aliento cálido en su oreja y su garganta, aunque sin llegar a rozarla en ningún momento, si bien la presión entre sus cuerpos se le antojó más cercana, más... íntima. El resto del camino transcurrió sin incidentes, y, cuando tuvieron finalmente la bebida ante sí, el asesino se quedó mirando hipnotizado cómo la mujer hacía bailar el líquido dorado en su vaso cuando le preguntó por su nombre.

- ¿Es que “Derringer Mary” no es de tu gusto?

- Al contrario... -respondió, acercándose más a ella en la barra, demostrando una seguridad abrumadora-. Siempre he encontrado las pistolas de bolsillo extremadamente útiles... Prácticas, discretas y veloces... -su diestra recorrió la mano que sostenía el vaso, empezando por los dedos y subiendo lentamente por la piel de su brazo bajo la holgada manga de la blusa-. A corta distancia pueden matarte sin que te des cuenta...

La vaquera podría notar un sutil estremecimiento en los dedos del hombre, provocado por la excitación, pero sería difícil decir si la provocaba ella, la conversación sobre armas o la mención de la muerte...

- Rebecca -repitió después, mirándola a los ojos. Unos ojos que eran perturbadoramente parecidos a los de ella, de un precioso color azul claro bajo unas pestañas inusualmente largas que recordaban demasiado a un iceberg. ¿Alguno de los dos sería capaz de notar el parecido?

Entonces ella expresó su título formal, despojándose del poncho para revelar la estrella de su pecho, que él resiguió con los dedos de la mano que había iniciado la exploración de su brazo, lleno de curiosidad.

- Los nombres están sobrevalorados -respondió a su pregunta-. No me identifico con ninguno, así que puedes llamarme como desees... Yo prometo llamarte Sheriff... -empezó, adelantándose finalmente para depositar un beso tentativo en su garganta-...pero sólo si consigues arrestarme... Sheriff... ¿Te apetece el reto...?

Estaba actuando un poco por impulso y entendía que podía ser un problema, ya que él era ante todo un profesional, y una de sus reglas no escritas era no mezclar nunca negocios con placer. Bullseye no se había acostado jamás con alguien a quien pensara asesinar o torturar, pues no podía evitar que ello le recordara a la manera en la que su padre había tratado a su madre. Por la misma razón, tampoco había maltratado nunca a nadie con quien se hubiera acostado, y eso le planteaba un problema, porque si aquella mujer era quien creía que era, no debería estar haciendo todo aquello. Pero no podía evitarlo... Lo cierto era que se trataba de la clase de chica que le gustaba, y no para una noche de sexo ocasional, sino para algo más continuado en el tiempo.

La parte de él que deseaba encontrar y matar a lady Shiva se encontró debatiéndose con otra parte de él que, por extraño que resultara, casi... casi... deseaba que aquella chica no fuera la que había ido a buscar.

_________________
Psycho Killer:
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Firma-Bullseye
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Logan
DC Universe
DC Universe
Rebecca Logan


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 1

Mensajes : 488
Fecha de inscripción : 24/05/2014
Localización : ¡Yiha, vaquero, mi hogar esta allí donde tengo mi sombrero!
Empleo /Ocio : Criadora de Caballos
Humor : ¡Hay una serpiente en mi bota!

Ficha de Personaje
Alias: Cowgirl
Nombre real: Rebecca Logan
Universo: DC Universe

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime2nd Septiembre 2022, 18:33

Randy de verdad era un apasionado de las armas de fuego. Pudo percibirlo en el modo que tenía de hablar sobre ellas, de cómo parecía totalmente cautivado por la conversación. Su energía resultó contagiosa, así que cuando se expresó con tanto vigor sobre las derringer, mientras acompañana su alegato con unos gestos cálidos e íntimos, la vaquera dibujó una suave expresión entusiasta, mientras se permitía inclinarse levemente hacia delante, buscando la complicidad que él parecía ocupar sin miramientos.

- ¿Sin que te des cuenta? Oh no, no. - se sonrrió con cierta coquetería que no sabría utilizar a propósito aunque lo hubiera querido. Luego sus ojos se afilaron, con una promesa de peligrosidad que seguro que se habría reflejado mas de una vez en los de su acompañante. - Me apostaría cada dólar de Butch Cassidy a que lo notarías. - notó un suave temblor en su mano, que atribuyó al pequeño jugueteo que había iniciado con ese acercamiento. ¿Un hombre masculino, directo, amante de armas y caballos? Era tan natural que encajara con su carácter como lo era que el tambor girara tras la primera detonación de un revólver. Ladeó con suavidad la cabeza, adoptando una expresión inocente, casi aniñada. - Sólo que para cuando te dieras cuenta, las balas ya te morderían las entrañas y la arena estaría tintada con tu sangre.

Permitió que se explayara con calma en el recorrido de sus dedos, mientras valoraba su insignia, con la firme intención de permitirle margen para impresionarse pero tan alerta que no habría dudado en empotrarle la botella en la cabeza si se le ocurría la feliz idea de hacer algo irrespetuoso con ella. Aunque hubiera una química incuestionable entre ellos, Randy seguía siendo un forastero. No sería el primero ni el último que tenía un problema severo con la autoridad y que reaccionaba reacio al comprobar el título inequívoco que ocupaba la Sheriff. Muchos habían intentado arrebatársela, robarla, arrancársela, e incluso escupirla o pisotearla, y no sería el primero ni el último al que una ocurrencia de ese estilo le costaba el tabique nasal por no mostrar el respeto que el emblema merecía. Aquello era más que un símbolo.

Era lo único que aún significaba algo.

El hombre arrojó entonces un desafío que firmó con un beso sobre su cuello. Al contacto su piel se erizó con un escalofrío delicioso, al sentir el suave impacto del aliento cálido contra ella. Su cuerpo respondió de inmediato. La época que había vivido presa del influjo de Victoria se había llevado muchas de aquellas sensaciones, atenuándolas, manteniéndolas abotargadas como una mala noche de borrachera. Como contraparte, la intensidad con la que las experimentaba ahora parecía haberse acrecentado. Con un rápido movimiento de la mano, agarró la mandíbula de Bullseye. Hundió sus dedos con firmeza en sus mejillas, mientras le alejaba con suavidad de su cuello, sin perder contacto visual en ningún momento. Sus ojos azules estaban cargados de una avidez que parecía capaz de contener sólo gracias a un autocontrol casi sobrehumano. Se alineó con su rostro, sus narices tan próximas que sólo unos milímetros les separaban.

- Confiesa, entonces. - le ordenó con un tono de voz, mitad gruñido mitad susurro. - Habrá algún motivo por el que quieras que te arreste. - alzó una ceja, manteniendo desafío en esa mirada. - ¿Qué es lo que has hecho para que tenga que detenerte?

_________________
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] 25zjebs

A Bullseye le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Bullseye
Marvel Universe
Marvel Universe
Bullseye


Ninguno

Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 14/04/2021

Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime17th Septiembre 2022, 01:29

La manera en que sus ojos destellaron al hablar de la Derringer le atrapó sin poder hacer nada para evitarlo, subyugado por la amenaza subyacente que se traslucía en ellos. Lo que en cualquier otro hombre habría suscitado posiblemente rechazo o intimidación al ver comprometida su "superioridad" masculina, en él supuso un acicate que incrementó más aún su excitación, especialmente cuando empezó a describir de manera tan explícita la manera en que podría matarlo.

Al contrario que a otros hombres, a Bullseye no le atraía la inocencia. Más bien al contrario, lo único que ésta provocaba en él era desprecio. El desprecio de un niño al que nunca permitieron ser inocente. De haber pensado, en algún momento, que la inocencia que la vaquera reflejaba en sus facciones era genuina, habría abandonado cualquier pensamiento que no fuera seguir con su plan inicial de torturarla para extraer de ella la información que necesitaba. Pero para el asesino resultaba evidente, o eso pensó, que aquella expresión angelical era fingida, una manera de hacer destacar aún más la brutalidad que evocaban sus palabras.

Comprobó con satisfacción que el cuerpo de ella reaccionaba con la misma disposición que el suyo ante sus avances, y cuando su mano aferró con rudeza su rostro y sintió el delicioso dolor de sus dedos clavados en sus mejillas no pudo evitar un siseo de placer al tiempo que sus ojos se oscurecían por el deseo.

Por lo general, las mujeres con las que trataba no solían reaccionar así de primeras, a menos que él se lo pidiera. Más allá del campo de batalla no había conocido nunca a nadie tan salvaje, y el pensamiento se la estaba poniendo tan dura que iba a resultar complicado disimularlo.

- Confiesa, entonces -le ordenó ella en un tono de voz animal- Habrá algún motivo por el que quieras que te arreste. ¿Qué es lo que has hecho para que tenga que detenerte?

El asesino enfrentó la mirada de la mujer sin amilanarse. Sabía reconocer un desafío cuando lo veía, y jamás en toda su vida se había retirado de uno. Con un habilísimo movimiento, tan veloz que habría costado seguirlo con la vista, atenazó la mano que aferraba su mandíbula, retorciéndole la muñeca para obligarla a soltar su presa al tiempo que se la doblaba tras la espalda, manteniéndola allí de manera firme pero sin hacerle daño.

- Por ésto... -musitó besándola de nuevo en el cuello, respondiendo con descaro a su desafío-. O por ésto... -continuó, colocando en su mano libre el revólver que acababa de sustraerle de su funda sin que la vaquera se apercibiera de ello-. O, más probablemente, por ésto...

Soltándole la mano que había inmovilizado en su espalda la sujetó con firmeza de la barbilla, alzándola para facilitar el acceso cuando la besó en la boca sin pedir consentimiento... al tiempo que su mano libre se cerraba en torno al revólver que había colocado en la de la Sheriff, situando el dedo de la mujer en el gatillo y conduciendo la pistola hasta posicionarla con el cañón apoyado en su cuerpo.

El mensaje era claro... Por mucho que él hubiera iniciado el contacto, ella era la que tenía el control y podía interrumpirlo en cualquier momento con sólo apretar el gatillo. Acababa de poner su integridad física en sus manos en el momento en el que le había dado la pistola y se había entregado a ella no sólo sin disponer medida alguna para evitar que la usara contra él, sino facilitándole todos los medios para que lo hiciera si era su deseo.

- ¿Vas a arrestarme, Sheriff? -jadeó junto a su oído, interrumpiendo el beso, sus cuerpos tan unidos que la dura y fría textura de la pistola era lo único que los separaba, tanto, que posiblemente la vaquera podría notar la manera frenética en la que latía su corazón, estimulado por la sensación de peligro, el riesgo y la adrenalina.

Literalmente estaba en sus manos, y no había nada que le excitara más.

_________________
Psycho Killer:
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Firma-Bullseye
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Empty
MensajeTema: Re: Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]   Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019] Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Shoot To Thrill Winning (Rebecca Logan) [09/02/2019]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» La naturaleza humana [20/23 - 03-2019] (Poison Ivy, Rebecca Logan)
» El secreto de Crane (Rebecca Logan). 1 de Noviembre de 2019.
» Un plan inesperado (7/5/18, Rebecca Logan-Penguin)
» [Mini-Evento] La muerte no es el final. Vida en el hielo. (John Constantine, Rebecca Logan, Elysia Stavridis, Elissa Stavridis, Dalae Darkle, Garnet Brooks, Promethea [NPC]). 28 de Marzo de 2019.
» Rebecca Logan/ Cowgirl

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Gotham-
Cambiar a: