Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC

Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse
Años de Omega


¿Quién está en línea?
En total hay 8 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 8 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 6th Marzo 2022, 21:50
Últimos temas
Los posteadores más activos de la semana
Ahri'ahn
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Aidan Doyle
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Los posteadores más activos del mes
Eclipse
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Ahri'ahn
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Elian Iquelo
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Jason Todd
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Aidan Doyle
The stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_titleThe stuff dreams are made on (Iquelo) Back_title 
Afiliados Hermanos (1/4)

Afiliados Élite (21/22)
Time Of Heroes

 

 The stuff dreams are made on (Iquelo)

Ir abajo 
2 participantes
AutorMensaje
Sueño de los Eternos
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Sueño de los Eternos


Personaje No Jugador

Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 4

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 21/01/2017
Localización : El Sueño
Humor : Es mejor dejar eso en manos de mi hermana.

The stuff dreams are made on (Iquelo) Empty
MensajeTema: The stuff dreams are made on (Iquelo)   The stuff dreams are made on (Iquelo) Icon_minitime10th Agosto 2022, 13:11

"We are such stuff as dreams are made on, and our little life is rounded with a sleep."
- William Shakespeare.



De no haber sabido de antemano dónde encontrar a su Señor, Lucien el Cuervo hubiera perdido toda la mañana sobrevolando El Sueño.

Lord Morfeo estaba sumido en una de sus prolongadas etapas creativas. Las raras veces en que aquello ocurría, Sueño de los Eternos se… encerraba, por así decirlo, fuera de su Castillo. Si Lucien hubiera sido un Cuervo menos leído, hubiera abogado por la opinión más extendida: Morfeo era un tipo excéntrico y solitario. Y, si bien el primer punto no dejaba de ser cierto, también estaba el detalle de que la materia que componía el núcleo del Reino era la más sólida y definida de todas. Y, para poder crear a su antojo, Sueño prefería un paisaje más… maleable.

Por tanto, a Lucien no debía haberlo sorprendido (aunque, en cierto modo, sí lo hizo) encontrar al Eterno en el mismo lugar que el día anterior… el cual, a la vez, ya no era el mismo lugar porque, bueno, Lucien tenía muy buena memoria, y aquel edificio no estaba ahí la última vez que miró.

Era un edificio de dos plantas de altura en medio del desierto, rodeado por un jardín exótico que invitaba a perderse entre la vegetación. El viento arrancaba susurros y risas cómplices de las cortinas de seda y terciopelo, impregnadas del olor almizclado de los secretos. Las arcadas de piedra de la planta inferior daban entrada a un amplio espacio, empedrado y sostenido por columnas. El vapor flotaba allí, sobre los baños termales, adoptando formas caprichosas justo en la periferia de la visión. En el agua, los pétalos de rosa se estremecían ligeramente, acariciados por las ondulaciones de la superficie.

Lucien, en pleno vuelo de descenso, sintió la imperiosa necesidad de aclararse la garganta para anunciar su presencia allí.

–¿Señor? –probó, en voz alta. Su voz sonó, más que nunca, como un graznido. Y eso considerando que era un Cuervo.

Lucien, le llegó la voz de Morfeo, desde otra estancia.

El pájaro se volvió, guiándose por la procedencia del sonido. Su incomodidad aumentó varios grados al tener que atravesar una cortina partida de seda translúcida que flotaba con la brisa. Una invitación a adentrarse en las salas secretas de la casa de placer.

El Cuervo empezó a dar saltitos sobre la mullida superficie de la habitación que le esperaba al otro lado. Todo el suelo, hasta donde alcanzaba la vista, estaba cubierto de cojines forrados de seda. Los había de todos los tamaños y formas, con borlas y bordados, revestidos de todas las tonalidades de rojo y dorado.

Lucien emitió un gorjeo de alivio. Allí estaba Sueño y, por fortuna para el Cuervo, se encontraba solo. El Eterno vestía una túnica holgada y estaba sentado en el suelo, con las piernas cruzadas, en postura de meditación. Sobrio y oscuro, parecía fuera de lugar en aquel lugar cargado del olor de los aceites y el aroma del incienso. Sobre el regazo mantenía una redoma de vidrio sellada con cera, y un rubí rojo colgaba sobre su pecho. A su alrededor flotaba, brillante, el contenido de un pequeño saco de arena.

Los ojos del Eterno se abrieron para clavarse en el Cuervo, y el movimiento de la arena se detuvo, como si se hubiera congelado en el aire.  

Estoy ocupado, Lucien. Espero que sea importante.

–Siento molestaros, mi Señor –dijo el pájaro, inclinando la cabeza con cortesía–. Me envía la Señora Alianora. Le gustaría saber si vais a regresar al Castillo esta noche.

Morfeo pareció tomarse unos segundos para considerar la respuesta. Una respuesta que Alianora ya conocía de antemano, y Lucien también.

No lo sé, Lucien. Dile a Alianora que tengo trabajo que hacer aquí. Tal vez me lleve días. O semanas.

El Cuervo asintió. Sueño no aguardó ninguna otra réplica para volver a centrarse en su tarea. El Eterno cerró los ojos de nuevo, y la arena retomó su hipnótica danza.

Lucien dio dos pequeños saltos en dirección a la puerta, pero se detuvo antes de cruzar el umbral.

–¿Puedo preguntaros qué estáis… creando, Señor? –dijo.

Sueños eróticos, Lucien, repuso Morfeo, sin abrir los ojos.

–Ignoraba que eso… llevara tanto tiempo.

La casa de placer, hasta donde Lucien había visto, estaba completamente vacía. Tanto de sueños como de soñadores.

Esta vez, Sueño sí lo miró.

Cualquier tarea bien hecha requiere tiempo. E inspiración.  

Lucien apoyó su peso en la pata derecha. Luego en la izquierda.

–Si… necesitáis más inspiración, Señor, podría traeros alguno de esos libros –propuso, ladeando la cabeza–. Los he visto en la parte de atrás de la Biblioteca. Mervyn los hojea de tanto en tanto, cuando piensa que nadie lo mira.

Morfeo alzó una ceja, despacio.

No necesito libros ahora. Necesito estar solo. Pensar.

El cuervo blanco inclinó la cabeza.

–Os esperaré en el Castillo entonces, Señor –ofreció, antes de retirarse.

Morfeo alzó los brazos para retomar su trabajo, provocando que la arena que se había amontonado en los pliegues de su túnica cayera en una cascada brillante.

Sin duda, al regresar encontraría a su Cuervo con el pico bien enterrado en viejos volúmenes. Una leve sonrisa tironeó de los labios de Sueño. Tal vez, cuando sus servicios como Cuervo del Sueño hubieran concluido, debería darle un trabajo a Lucien en la Biblioteca.
* * *


Lo creó con la materia del Sueño; arena dorada que se escurría entre sus dedos. Lo hizo con una voluta del Sueño Primigenio, extraída con cuidado del recipiente de cristal sellado.

Le dio forma con su voluntad. Lo alimentó con su propia mente.

Morfeo pensó en Killala del Fulgor, su primer amor. Pensó en sus cabellos de plata besando la piel azul de su espalda. En sus labios oscuros, entreabiertos en una invitación muda. En el rastro de sus dedos encendidos al desvestirlo, despacio.

Pensó en Nada; en aquella noche compartida en el desierto, extenuados por la persecución; hambrientos el uno del otro. Recordó su sabor salado en la punta de la lengua; su peso encima de sus caderas, el tacto aterciopelado de su cuerpo de ébano.

Pensó en Calíope, en su voz musical deshaciéndose en jadeos, esquirlándose en gemidos. Recordó cómo enredaba los dedos en su melena color miel. Volvió a sentir las piernas de ella en torno a su cintura.

Pensó en Titania, de alas de mariposa, bañada en luz de luciérnagas. Pensó en sus pupilas dilatándose de deseo, hasta que el negro devoraba el azul de sus iris.

Y pensó en Alianora y en la cama que ya no compartían, y recordó las veladas que habían seguido a su llegada al Sueño, cuando el Reino había estado en peligro y sólo Deseo había oído su llamada. Y, como no podía ser de otro modo, su hermano-hermana le había dado una respuesta en forma de mujer.

Alianora, con su camisón blanco, con su larga melena del color de la noche. Aún no sabía qué había hecho mal.

Morfeo abrió los ojos para contemplar su obra. Era una figura masculina, una estatua perfecta. Sueño caminó a su alrededor, despacio, asegurándose de que su creación no tenía ninguna fisura, ninguna imperfección.

Entonces, lo prendió con una chispa del poder que albergaba en el Rubí que descansaba sobre su pecho. Lo animó con una bocanada de su aliento. Y lo despertó.

Bienvenido, Iquelo, le dijo, cuando sus ojos se abrieron por primera vez.

_________________

The stuff dreams are made on (Iquelo) Firma_10

A Dick Grayson le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Elian Iquelo
DC Universe
DC Universe
Elian Iquelo


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 13/04/2020
Localización : Chicago
Empleo /Ocio : CEO de una empresa de publicidad y diseño web
Humor : Ardiente

Ficha de Personaje
Alias: Ninguno
Nombre real: Elian Iquelo
Universo: DC Universe

The stuff dreams are made on (Iquelo) Empty
MensajeTema: Re: The stuff dreams are made on (Iquelo)   The stuff dreams are made on (Iquelo) Icon_minitime19th Agosto 2022, 01:19

Es una sensación extraña... recuerdo haber pensado mientras observaba mis brazos por vez primera, siguiendo el perfecto recorrido hasta las esbeltas terminaciones de mis dedos. Nacer siendo un sueño. No... no "nacer". Ser creado, ya adulto, con la capacidad y potencialidad de satisfacer las fantasías y anhelos de la humanidad. Por un lado, abres los ojos al mundo sabiendo prácticamente todo... Y, al mismo tiempo, es la primera vez que lo ves todo.

Sabía que aquello que contemplaba era mi brazo, aunque nadie me lo hubiera dicho jamás, e instintivamente supe qué era lo que debía de hacer, qué teclas debía de tocar, para provocar el disfrute de cada hombre o mujer que me visitara en sus sueños. Sabía de qué materia estaban hechos sus deseos, el funcionamiento mismo del placer. Sabía qué era y cómo funcionaba cada parte de mi cuerpo, y también supe, nada más mirarle, quién era el hombre que se alzaba ante mí en todo su regio esplendor y cuál era el nombre del lugar donde nos encontrábamos.

Sí... sabía muchas cosas... Pero había algo que no sabía: mi nombre.

Aún no me había sido otorgado, y cuando mi "padre" me habló, no pude evitar fruncir levemente el ceño con desconcierto.

- Iquelo es el nombre de uno de los Oniros, las personificaciones de los sueños -dije, mirando a Morfeo.

En ocasiones, mortales especialmente sensitivos llegaban a vislumbrar un atisbo de la divinidad, completando los huecos con las historias que emanaban de su inconsciente colectivo acercándose en ocasiones sorprendentemente a la realidad, pero errando en muchas otras. En el caso de los sueños, la imagen mental que los griegos habían construido resultaba, como mínimo, confusa.

Según su mitología, los oniros éramos los hijos de Hipnos, el Sueño, y ahí estaban acertados. Sin embargo, como el propio Morfeo podía considerarse un oniro en sí mismo, lo confundían con otro de los hijos de Hipnos. Así, Fobétor, encarnación de las pesadillas, sería su hermano, junto con Iquelo, Fantaso y los otros novecientos noventa y seis oniros, en lugar de ser el creador de todos nosotros. Sin embargo, poco o nada le interesaban a mi señor las asunciones que los humanos hicieran de él, y tampoco se esforzaba por clarificar las cosas. Los mortales no le importaban apenas nada en aquella época, así que aceptaba cualesquiera de las formas que utilizaban para llamarle.

Yo, en cambio, no estaba tan satisfecho. A mí sí me importaba.

- Entiendo que me habéis llamado así porque, al igual que él, puedo modificar mi aspecto físico para adaptarme a los deseos de aquellos a quienes visite... Pero... no puedo evitar sentirlo... como un nombre prestado. Querría... desearía tener mi propio nombre... padre...

No lo sabía entonces, pero ya con aquella primera interacción manifesté mi deseo por ser algo más que un simple esclavo destinado a proporcionar placer a otros. Deseo por ser mi propio dueño... Por ser libre. Tampoco sabía entonces que lo que estaba haciendo podía ser considerado una forma de rebeldía muy peligrosa en aquél reino, un vaticinio de lo que estaba por venir... ni que el hombre que se encontraba ante mí no era conocido precisamente por su comprensión o su paciencia.

_________________
The stuff dreams are made on (Iquelo) Firma-elian
Volver arriba Ir abajo
Sueño de los Eternos
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Sueño de los Eternos


Personaje No Jugador

Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 4

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 21/01/2017
Localización : El Sueño
Humor : Es mejor dejar eso en manos de mi hermana.

The stuff dreams are made on (Iquelo) Empty
MensajeTema: Re: The stuff dreams are made on (Iquelo)   The stuff dreams are made on (Iquelo) Icon_minitime16th Septiembre 2022, 14:00


- Iquelo es el nombre de uno de los Oniros, las personificaciones de los sueños.

Morfeo no respondió a aquello. Permaneció en silencio, con los brazos pálidos cruzados sobre el pecho. Escuchando.

- Entiendo que me habéis llamado así porque, al igual que él, puedo modificar mi aspecto físico para adaptarme a los deseos de aquellos a quienes visite... Pero... no puedo evitar sentirlo... como un nombre prestado. Querría... desearía tener mi propio nombre... padre...

Ante aquellas palabras, el Eterno frunció el ceño, haciendo más profunda la oscuridad en las cuencas de sus ojos. Algo parecía contrariarlo. Tal vez la elección de palabras de su nueva creación; tal vez aquel primer atisbo de desobediencia. Y, sin embargo… tras unos segundos, su expresión mudó ligeramente, hasta volverse cautelosa. Pensativa. Sueño de los Eternos sabía que ciertas cosas estaban en la misma naturaleza de sus súbditos. Aquella necesidad de identidad… sí, había empezado a verla en otros. Al fin y al cabo, no puedes darle a alguien su propia mente si no estás dispuesto a dejarlo pensar.

Y, sin embargo, había límites. Y cuanto antes los aprendiera su creación, mucho mejor. Había invertido mucho tiempo y poder en darle forma. No quería destruirlo todavía… por imperfecto que pudiera llegar a ser.

Tal vez, incluso, aquella imperfección fuera necesaria para su cometido. ¿Quién quería un amante completamente sumiso y complaciente… incluso en sueños? Y, aunque así fuera, Morfeo no era un djinn que concediera deseos, ni El Sueño era una Cueva de las Maravillas. No; era un espejo que invitaba a los mortales a pensar. A comprender. A anhelar. A temer.

Cuando visitabas el Reino de Morfeo y regresabas… bueno, nunca eras exactamente el mismo.

Unos cuantos años más tarde, la reacción de Sueño hubiera sido más severa. Más amarga. Tal vez hubiera castigado a su creación. Tal vez, incluso, lo hubiera deshecho. Pero, en aquellos tiempos, Morfeo todavía estaba en buenos términos, y tal vez en deuda, con algunos miembros de su familia. Todavía era capaz de enamorarse. Todavía se sentía ligeramente intrigado por la Humanidad.

Por supuesto, todo aquello no tardaría en cambiar.

Los nombres no se… “desean”, Iquelo. Hay que recibirlos con humildad… o ganárselos, dijo, despacio.

Él mismo tenía nombres a cientos. Oneiros, Morfeo, Sandman, Kai'ckul, el Dador de Forma, El Rey de los Sueños, Lord L'Zoril, El Príncipe de las Historias… La mayoría los había recibido de labios de los mortales. No le importaba demasiado con cuál se dirigieran a él, siempre que lo hicieran con el debido respeto.

Sueño de los Eternos volvió a hablar. Y, cuando lo hizo, no había ninguna emoción en su voz. Sólo autoridad. Una autoridad llana, desnuda, que tiraba de sus creaciones como una cuerda amarrada en sus huesos.

Sígueme, dijo, simplemente, y echó a andar.

[* * *]

El Castillo se alzaba en el corazón de El Sueño, más allá de las Puertas de Cuerno y Marfil. Estaba forjado a partir de la esencia misma del Reino, de la esencia misma del Rey; Sueño era, al fin y al cabo, el nombre de ambos. Una docena de torres se elevaba hacia el cielo, compitiendo en altura; al tiempo que infinitud de ventanas se abrían hacia el exterior, como ojos curiosos contemplándolos desde los muros. Morfeo y su creación subieron el millar de escaleras que conducían hasta el edificio, coronando el estrecho risco donde se asentaba.

El Señor del Sueño no se detuvo a saludar a los curiosos que se agolpaban a lo largo del camino. Y había unos cuantos de ellos. Todos contemplaban al recién nacido con distintos grados de curiosidad, desconfianza, amabilidad… o anhelo. Un hombre de rostro enjuto y gafas redondas lo miraba con evidente recelo mientras apretaba distraídamente el nudo de una soga alrededor del cuello de su rechoncho hermano. A pocos pasos de ellos, había una mujer de piel oscura, vestida con una túnica, que le dedicó una sonrisa amable. Había muchos otros; sueños y pesadillas que Iquelo llegaría a conocer con el tiempo.

Pero Morfeo no lo había llevado al Castillo para presentarlo en sociedad… aunque sí para que conociera a alguien.

Espera aquí, le indicó, al llegar a la Sala del Trono.

Sin que mediara otra palabra, Lord Morfeo desapareció por una puerta lateral.

Cuando regresó, no lo hizo solo.


-¿Y bien? ¿Dónde lo has escondido? -preguntó una voz que sonaba, al mismo tiempo, aterciopelada y ligeramente ronca… como el ronroneo de un gato.

Morfeo cruzó el umbral y avanzó lentamente hacia el lugar donde aguardaba Iquelo. Lo acompañaba él… o ella… Una figura alta y esbelta, de ojos dorados como los de un gato. Aunque llevaba el carmín propio de las damas, vestía un traje de corte masculino. Sus labios carnosos esbozaban una sonrisa que era, a la vez, sugerente y llena de promesas, afilada y peligrosa, traviesa y juguetona.

Y el sueño recién nacido sintió un tirón en su interior, comprendiendo… que también pertenecía a aquella criatura. O, al menos, deseaba pertenecer a ella. Lo anhelaba. Lo necesitaba. Casi… desesperadamente.

-Vaya… pero si es una preciosidad… -exclamó él, o ella, acercándose al sueño para contemplarlo con la misma expresión que alguien dedica a su postre favorito.

Morfeo se dirigió a Iquelo.

Te presento a mi hermano-hermana… Deseo.

-Es un placer conocerte… -dijo, y la palabra pareció fundirse en sus labios- ¿Cómo te llamas?

El fantasma de una sonrisa aleteó en el rostro de Morfeo, mientras Deseo caminaba despacio alrededor del sueño, en un eco del recorrido que su hermano mayor había hecho al crearlo.

Pensé que tú podrías ayudarnos con eso, hermano-hermana. Me consta que Iquelo desea un nombre propio, repuso Morfeo.

Su rostro era demasiado estoico como para poder asegurarlo, pero casi sonaba… ¿divertido? Deseo se aproximó más aún, reduciendo el espacio que los separaba a apenas una respiración.

-Y eso no tiene nada de malo… -sonrió- Porque tú… -deslizó un dedo con suavidad por la barbilla del sueño- deseas, mi amor… porque eres uno de los míos… -susurró, cerca del oído- ¿Anhelas un nombre? Yo puedo dártelo...

_________________

The stuff dreams are made on (Iquelo) Firma_10

A Bullseye le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





The stuff dreams are made on (Iquelo) Empty
MensajeTema: Re: The stuff dreams are made on (Iquelo)   The stuff dreams are made on (Iquelo) Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
The stuff dreams are made on (Iquelo)
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sweet Dreams (Caos)
» Ficha de Iquelo
» [Inscripción al Minivento] Dreams in the Dark
» Cronología de Elian Iquelo
» Las gallinas que salen por las que van entrando [Iquelo]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Otras Dimensiones :: El sueño-
Cambiar a: