Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC

Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse
Años de Omega


¿Quién está en línea?
En total hay 7 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 7 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 6th Marzo 2022, 21:50
Últimos temas
Los posteadores más activos de la semana
Ahri'ahn
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Aidan Doyle
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Los posteadores más activos del mes
Eclipse
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Ahri'ahn
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Elian Iquelo
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Jason Todd
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Aidan Doyle
A la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_titleA la puta calle. [Libre] Back_title 
Afiliados Hermanos (1/4)

Afiliados Élite (21/22)
Time Of Heroes

 

 A la puta calle. [Libre]

Ir abajo 
3 participantes
AutorMensaje
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime25th Mayo 2020, 01:13

15/07/2018

El chico estaba acuclillado sobre una de las cajas de plástico verde plegables, mientras se hacía una idea de lo que iba a colocar y cómo. Ese chivatazo le había venido muy bien, y ya había trabajado antes para el gerente de esa sucursal. Aunque por alguna razón nunca había conseguido ningún trabajo fijo en la cadena y era algo que le cabreaba. Verga, trabajaba bien. Hacía sus horas, a veces más. Era puntual. ¿Qué mas quería ese viejo cabrón? Eso si, cuando le surgía que podía tener un sitio en el almacén, que había una suplencia o que necesitaba cubrir las vacaciones, le llamaba a él. Se preguntaba que echaría para atrás al encargado a la hora de contratarlo. Las últimas dos veces había pensado no ir, pero tenía que hacer estas cosas para que algo que no fuera "asesino a sangre fría" constara en su currículum. Sacó todo lo antiguo, colocándolo en un lado de la caja y después colocó el producto nuevo, con rapidez y eficiencia. Tampoco es que hubiera que ser ingeniero para colocar unos pinches botes de salchichas en conserva en orden de caducidad. Acabó su caja, la plegó, la dejó en el carro y cogió la siguiente. Lo mismo durante toda la jornada.

Al final del día fichó, se quitó el uniforme y lo dejó sobre el banco, hecho un burruño. Estaba bien cabreado. Dudaba mucho que el jefe fuese a decirle más que lo que en otras ocasiones. Todo salió según lo planeado. Dejó todo en su sitio, vació el casillero en su mochila y se pasó por la oficina de personal. El bigotes ni siquiera le daba ya la charla motivacional. Cogía su acreditación, su juego de llaves, le daba los papeles para firmar, le pagaba el finiquito y fuera.

De camino a casa sin curro otra vez.

Metió las manos en la chupa de cuero y avanzó con la mochila a la espalda. Hoy no le tocaba trabajar en el local, y tampoco le apetecía ir a casa. A hacer que, de cualquier manera. Supuso que era un buen momento para hacer la compra de parado, lo cual incluía dos paquetes de seis cervezas, dos empanadas, un paquete de oreos, un helado grande sabor cookie douth, una barra de chocolate mars, y la porno del día. Fuera cual fuera.

Sorbió hacia dentro y escupió a un lado, mientras salía a una de las calles principales con la cabeza gacha y aire taciturno. Era mas fácil si intentaba llegar a casa y comprar en el mercado de la esquina.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2020, 01:14

Jesse se bajó del metro en la línea 7 procedente de Manhattan y subió las escaleras que le dejarían en Corona, uno de los barrios más humildes y pobres de Queens, en donde tenía su hostal. El salario de un predicador itinerante era bastante bajo, así que no podía permitirse grandes lujos, y menos en una ciudad tan cara como Nueva York, pero no se quejaba. En toda su vida nunca había tenido nada, y no lo necesitaba. Cuando te habías pasado media infancia durmiendo en un ataúd en el fondo de un pantano durante semanas, hasta el hotelucho más cutre del mundo se te antoja una mansión.

Además, venía de visitar a Sasha, así que estaba bastante contento. Silbando entre dientes la alegre melodía de Burning Love del Rey bajó caminando por la calle Case, y allí, bajo las vías del tren, se detuvo ante su puesto de comida ambulante favorito. Las letras que colgaban del toldo azul rezaban, en un vibrante tono amarillo limón: "Doña Fela"; y un cartel blanco anunciaba en brillantes letras doradas "Sólo para llevar". Doña Fela le sonrió al verle; siempre que pasaba por Nueva York se hospedaba en Corona, y casi siempre se pasaba por el puesto de la simpática mujer a comprar alguna de sus exquisitas empanadas peruanas horneadas.

- Buenas noches, padre -le saludó alegremente en español antes de preguntar en inglés-; ¿Qué va a ser hoy?

- Ponme 4 empanadas de pollo y un par de tus antojitos, preciosa -le respondió, guiñándole un ojo con simpatía.  

- Huy, padre, qué peligro tiene -se rió la mujer-. Si no fuera usted cura... Aquí tiene -dijo tras meter su pedido en una bolsa y alargársela-. ¿Qué tal el día hoy? Se le ve contento.

- No puedo quejarme, Felita... no puedo quejarme. ¡Que pases buena noche! -se despidió después de pagarle-. ¡Dale recuerdos a Ramón!

- ¡Se los daré, padre! ¡Buenas noches!

Jesse se alejó, nuevamente silbando, en dirección al supermercado de la esquina. Ya tenía la cena, pero aún faltaba lo más importante... Dentro de la tienda 24 horas se dirigió directamente a la sección de alcohol para coger una botella de Jack Daniel's. Después compró tres o cuatro cosas básicas: gel de baño, champú... Una vez en el mostrador, cogió una cajetilla de tabaco del expositor y se lo entregó todo al dependiente. En la pantalla del ordenador parpadeó el precio total de la compra, y Jesse se echó mano al bolsillo de la chaqueta para sacar la cartera... únicamente para descubrir que no estaba allí. Su buen humor se esfumó al momento.

- Vamos hombre, no me jodas... que estamos sólo a mitad de mes...
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
Anonymous



A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2020, 12:26

Faltaban seis días para la celebración del sagrada del Midsummarblót. Dos palabras formaban parte del  nombre de la  celebración; la primera hacía referencia a la época del año en la que tenía lugar y la segunda en nórdico antiguo a llamaba al sacrificio  llamaba por ella. Blót era una palabra derivada del vocablo protogermánico *blōtan, cuyo significado literal es sacrificio, oración, y *ƀlōđan, sangre. El verbo nórdico antiguo blóta significaba, literalmente, adorar con sacrificio.

Midsummarblót era  la fiesta que se realizaba  en el momento en el que el donde el sol está en su apogeo. En ella se conmemora la muerte del dios solar Balder, y a partir de entonces comenzará a reinar la oscuridad cada día un poco más.

Con motivo de esa festividad, todos los miembros del templo estaban muy ajetreados con los preparativos y eventos de difusión y promoción. Millie acababa de salir de uno de estos pequeñas celebración para compartir con cualquier tipo interesado en la religión nórdica asgardiana. Aquel día habían realizado un picnic en Central Park. En el picnic se había comido y bebido comidas y bebidas típicas de la cultura asgardiana. En ese evento había habido música, baile, concursos y las tradicionales narraciones de historias. Habían acudido personas relevantes de la escena cultural de la fe nórdica como dioses, héroes y valquirias. Millie la moderna seiðr youtuber se había puesto con un vestido de corte romántico a semejanza de los vestidos blancos y vaporosos que se había asociado culturalmente a las sacerdotisas celtas. Era de un color rosado.

Todo había salido a pedir de boca y Millie estaba muy contenta de como había acontecido esa velada en el famoso parque de Nueva York. Acabada la celebración, se dirigía caminando con su escolta hasta el templo asgardiano. Se paró un momento para hacer un directo breve y una selfie con un adorable gatito. Sin darse cuenta un aluvión de gente salía el metro y la llevó por delante. A Millie no le gustaba ir por la calle sola. Por eso siempre pedía que la acompañase alguien de la congregación. Tenía mucho miedo a tocar a alguien y sentir algo malo y sucio. Al darse cuenta que estaba sola, lo primero que hizo fue comprobar que tenía sus guantes puestos. Suspiró con alivio al comprobar que estaban en su sitio.

Cuando iba a poner el GPS para comprobar su dirección y trazar con Google Maps el camino de vuelta al templo, se le acabó la batería.

- No puede ser - expresó desesperada.

Miró a todos lados, esperando encontrarse con su acompañante pero nada. Seguramente habían quedado cada una en una punta gracias a la gente y a su despiste. Divisó un supermercado en la esquina. Así que,  decidió improvisadamente comprarse un café de llevar Starbucks, preguntar por la dirección de la calle y por una cabina para llamar a su congregación y que alguien la fuera a buscar.
Volver arriba Ir abajo
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime14th Septiembre 2020, 02:52

[FDP:Este post tiene el permiso de Jesse Custer]

El marcado del barrio era genial, sobretodo porque estaba bien cerca de casa. Tenían todo ordenado siempre de la misma manera. No era como esa mierda de sitios donde cada cuatro días encontrabas el papel higiénico donde estaba el vino, y el vino donde estaba la pasta, y así todo lo demás. La idea de quedarse en casa empezaba a parecerle más apetecible por momentos. Compraría una buena cena, se bebería unas cuantas cervezas, le jalaría el cuello al ganso y mañana sería otro día. Por otro lado, la perspectiva de mandar a la verga a alguien por compensar un poquito el hecho de que no paraban de andarle a la chingada por todos lados empezaba a cruzarle la mente. Entró en el mercado, agarró una cesta con violencia y empezó a echar todo lo que le parecía adecuado. No se ciñó a la lista. Compró un par de latas de espaguetis con albóndigas, dos paquetes de maltersers, y se dirigió al pasillo del alcohol. Justo en la esquina por la que giró alzó los ojos y encontró un cura en medio del pasillo. Estaba buscando algo entre las estanterías. Se sonrió. Ni que fuera el primer pendejo con alzacuellos al que el vino de misa le quedaba corto.

Con que ganaba la chingada. Bueno.

Pensaba hacer tremendo numerito.

Se agachó un momento y se soltó los cordones de la zapatilla en la esquina, donde nadie pudiera verlo. Se levantó y avanzó por el pasillo. Tuvo cuidado de pisar el cordón, dio un traspiés y se lanzó directo a la plañidera con un grito. Dejó caer la cesta que llevaba al suelo, se chocó con el cura empujándole haciendo temblar las botellas y tirando una en el proceso. Se agarró al cura como sólo alguien que experimenta la necesidad de frenar una caída inminente haría, y consiguió hacerse consigo mismo en el último momento... Y con la ayuda del padre, por supuesto. El movimiento de manos fue tan rápido como certero. Una mano se dirigió al bolsillo, donde tuvo la suerte de encontrar la billetera que deslizó con cuidado.

- Ah, pinche verga...- gimió cuando dirigió la mano hacia la cadera como si le doliera y aprovechaba para guardar la cartera, mientras apretaba con fuerza la otra mano para distraer con la presión al hombre. Luego le miró a la cara y puso una expresión asustada como si fuera la primera vez que le veía. - Ay no mames... - se azoró aún más. - Ay no padre, pues que feo. Yo no quería empujarle, ni decir palabrotas, le juro...- empezó a explicarse a toda velocidad en español, haciéndose las señas de la cruz, mostrándose tan nervioso que parecía a punto de colapsar. - Lo... lo siento mucho. ¿Le he hecho daño? - le preguntó soltándole con cierta reverencia, casi como si le tuviera miedo. - Ay, qué desastre. Perdóneme. - dijo agobiado, mientras empezaba a recoger todo en su cesta aunque estuviera empapado en alcohol.

El cura se mostró atento y comprensivo. Le echó una mano, y luego cogió una botella de JB. Dejó que doblara la esquina, cogió un pack de cervezas y una botella de Tekila y se dirigió en la otra dirección con una sonrisa de satisfacción que se fue ampliando a medida que andaba, cojeando un poco. Otra cosa que le gustaba de ese supermercado era que sabía que la mitad de las cámaras de seguridad eran un señuelo, y sabía cuáles eran las de verdad. Así que sin esperar sacó la cartera del cura, le vació el dinero, y la dejó caer delante de una de las neveras que contenían tés, cafés y refrescos, cuando el pasillo estaba desierto. No contó el dinero, lo agregó sin más al que tenía en su propia cartera, y luego siguió comprando como si nada.

Por el camino a las cajas se cruzó con una chica preciosa, a la que echó una mirada nada disimulada, mientras le dirigía una sonrisa. Era una piel de caramelo de pelo castaño y largo, y llevaba un vestido precioso que para él lo quisiera. Entonces de pronto se detuvo en seco.

Acababa de reconocerla, y darse cuenta de que era Millie.

Una de las chicas que tenía en su lista de favoritas en Youtube por sus videos sobre consejo de moda, sobre cómo peinar el pelo y cómo maquillarse. Frunció el ceño, enfadado. Si le hubiera pillado trabajando se habría acercado, pero así. ¿Qué iba a decirla, que le gustaba cómo se maquillaba y que pensara que era un pinche joto?

Le dieron ganas de tirar todo a la verga, nomás. La miró desaparecer por el fondo del pasillo. No quería irse sin preguntarle al menos. Cambió de nuevo de dirección siguiendo los pasos de la chica. Podía decirle que su hermana la veía mucho, y que le gustaba. Eso podía ser más creíble y le daría una excusa para hablar con ella. La vio ir directa a la nevera del café, justo por donde había dejado caer la cartera del cura.

Ah...Carajo.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime28th Septiembre 2020, 00:16

Vamos, piensa... ¿Cuándo fue la última vez que sacaste la cartera? Haciéndole un gesto a la cajera para que aguardara un momento, Jesse trató de recrear en su mente todos los pasos que había dado desde que había comprado los antojitos en el puesto de Doña Fela. O se le había caído por el camino o... La sangre se le heló al acordarse del chico que se había chocado con él en el pasillo de los licores. Jesse no era tendente a pensar mal de entrada, y el muchacho se había mostrado tan apurado que su primer impulso había sido ayudarle y hacerle ver que no pasaba nada, que había sido un accidente sin importancia, pero ahora recordaba bien la manera en la que se había aferrado a él cuando había estado a punto de caer, cómo le había cogido la mano...

La ira comenzó a crecer en su interior a medida que la sospecha iba cobrando forma de una manera cada vez más clara. Miró rápidamente a su alrededor. El chico había seguido comprando después del golpe y no le había visto pasar por caja. Había una posibilidad de que aún no hubiera salido.

- Disculpe -le dijo a la cajera-. Un chico sudamericano alto, moreno, vestido con una chupa de cuero... ¿Ha pasado ya por caja?

La mujer hizo un gesto de negación con la cabeza. En el color de los ojos no se había fijado, pero eran suficientes detalles como para que la mujer lo reconociese si lo había visto, así que podía asumir que todavía seguía dentro. Era un supermercado pequeño, con una única caja. No podría salir si no era pasando por allí.

- Vale, si le ve llegar llame al guardia de seguridad y no le deje salir. Creo que me ha robado la cartera. Vuelvo enseguida.

A paso rápido recorrió los diferentes pasillos del supermercado hasta que lo vio, en la sección de lácteos.

- ¡Hey! Disculpa -llamó yendo a su encuentro. Al llegar a su altura se fijó de pasada en la mujer que estaba delante de ellos. Era muy bonita y llevaba un vestido que resultaba totalmente fuera de lugar en aquél barrio. Jesse se preguntó vagamente si se habría perdido. Bueno, tendría ocasión de preguntárselo más tarde-. Perdona, amigo... Por casualidad no me habrás robado la cartera, ¿no? -aquél era un barrio pobre, así que trató de mostrarse comprensivo y utilizar una aproximación diplomática en lugar de liarse a puñetazos directamente-. Porque deberías saber que es lo único que tengo para llegar a fin de mes. Si creías que soy de la rama de curas que viven montados en el dólar tengo que decirte que te equivocas, amigo. Yo soy más bien lo contrario, así que te agradecería que me la devolvieras.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado
Anonymous



A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime29th Octubre 2020, 20:27

Millie entró contoneándose por el humilde supermercado de barrio. Caminó por los pasillos, perdiéndose un par de veces porque nunca había estado en el establecimiento, hasta llegar al refrigerador que contenía su bien amado café de Starbucks. Miró las opciones que había: Latte, Cappuccino y Caramel. Ella eligió el café de caramelo. No podía negar que era un poco golosa y le gustaba el sabor de las cosas dulces. La sacerdotisa estaba en sus cosas sin fijar su atención en nadie. El descubrimiento de sus poderes le había originado un cierto terror social. Tenía una aversión muy marcada al contacto físico por lo que le gustaba pasar desapercibida. Aunque por su vestimenta y su profesión fuera un tanto difícil que la gente no se fijase en ella.

Tomó el café con al mano izquierda y decidió pasar por caja. Las voces empezaban a arremolinarse a sus alrededor. Y su curiosidad natural hizo que despegase la vista de la nevera para centrarse en el  drama que estaba aconteciendo muy cerca suyo. Sus grandes y expresivos ojos castaños se fijaron en un hombre moreno con un extravagante parche. Llevaba un alzacuellos lo que significaba que era parte del clero cristiano. A la muchacha le hizo gracia coincidir con un sacerdote de otra religión. Aquel cura estaba increpando a un muchacho con una chupa de cuero.  No sabía muy bien lo que estaba ocurriendo. Pero algo en su compasivo interior se removió. Millie nunca había carecido de nada y menos en sus circunstancias actuales que con su popularidad en youtube, sus colaboraciones con marcas de maquillaje y el sueldo del templo asgardiano era alguien muy pudiente. Pero si que sabía lo que era que alguien te juzgase por no tener un color claro de piel. Que te tratasen como si fueras una apestada, inferior, menos válida y menos atractiva y hermosa que otra mujer de piel más clara. También tenía muy presente las dificultades que tenían muchas personas por no recibir ningún tipo de ayuda de sus congéneres y cómo era la vida en la pobreza. Pues ella se pasaba mucho tiempo involucrada en causas sociales y benéficas. Trabajaba con asociaciones y colaboraba para que las personas de barrios marginales pudieran acceder a una educación y a un trabajo digno.

- Perdone ... - dijo con un tono de voz entre tímido y dulce. Algo en su interior la hizo querer ayudar. - ¿Cuánto dinero dice que le falta?¿ está seguro que ha sido este chico?¿No se le habrá caído la cartera por otro lugar? Si quiere puedo ayudarle a buscarla.-




off: perdón por la tardanza me despisté un poco y se me pasó el tema Razz
Volver arriba Ir abajo
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime15th Noviembre 2020, 23:54

Sabía que había sido algo arriesgado mangar al cura en la tienda, pero no le importaba. ¿Iba a empeorar mas el día? Lo dudaba mucho. Se iba en paro para casa. Lo menos que le debía el pinche Karma era un poco de pasta extra. Siguió paseando tranquilo por la tienda, comprando. Se dejó ver por las cámaras con tranquilidad. Ni prisas, ni dudas, ni requiebros. Ningún movimiento extraño. Sólo un tipo haciendo una compra que hubiera hecho cualquier persona de 16 años si hubiera tenido dinero y un carnet falso que le permitiera pillar algo de alcohol. Estaba eligiendo entre las chocolatinas y pensando cómo acercarse a Millie con una excusa que pareciese coherente, cuando el cura volvió a por él.

"hijo de tu pinche madre"

Todo se puso en marcha. Se controló con la frialdad con que lo hacía siempre, y dejó trabajar a sus instintos y su inteligencia. Lo encontró de cara y le lanzó la pregunta. Si hubiera sido un botellazo le habría impactado en la cara. Se andaba con poca broma el sotanas, guey.

- ¿Qué?...- primero confusión. Como si le hubiera preguntado algo en un idioma inventado. - ¿Qué? - volvió a repetir, contrariado por el comentario, mientras negaba con la cabeza incrédulo. Su expresión poco a poco comenzó se transformó. - ¡Pero como cree! ¡Yo no soy un perdido!- dijo ya alcanzando un tono más bien herido. No ofendido, como el que una de esas Karens habría adoptado para salirse con la suya, mas bien como alguien a quien le has ido a dar justo en una lesión vieja. - Pero yo para qué iba a robarle y ser tan pendejo de quedarme comprando aquí. - le preguntó, encogiéndose de hombros. Cualquiera habría coincidido en que hacer algo así era una absoluta estupidez. Hubo un instante de silencio, pero volvió a hablar. - Vea, ¿Me quiere checar?- dijo dejando la cesta sobre una de esas gigantescas neveras de congelados, arrojando la mochila al suelo y quitándose después la chaqueta para dársela. Sus movimientos eran bruscos y fuertes, pero no parecía dirigir su violencia hacia Jesse de ninguna manera. Llevaba bastante dinero en la cartera, teniendo en cuenta que había cobrado el finiquito y también el último sueldo en cash. Junto con lo del cura debía ser buena tela.

En ese momento su ángel apareció para darle la excusa de hablar con ella. Su dulce voz abandonó el topic de las líneas de maquillaje y moda, para tener un tono cotidiano que le resultó encantador. Hablaba tan lindo y suave como en sus vídeos, pero en ese momento no podía admirarlo como hubiera querido. Estaba en medio de algo importante.

- Es que... ya guey. - dijo con cierta desesperación. Su rostro se rompió por un momento en una expresión de angustia. Se tapó la cara con ambas manos, y se limpió los ojos con los dedos. Cuando volvió a abrirlos estaban húmedos, como si estuviera conteniendo muchas emociones. Llenó los carrillos con aire y suspiró, tratando de respirar hondo todo lo que pudiera. - ¡Venga, dele nomás! Cheque lo que quiera. Ahí esta. - metió las manos en el bolsillo del pantalón y esperó, enfrentando el escrutinio del cura con una expresión que sólo podría describirse con desengaño.

El rostro que pondría un hombre que ha sufrido la infidelidad de su mujer frente a sus ojos, o el de un trabajador fiel que se ve desprotegido en un momento de necesidad por un jefe por quien lo ha dado todo.

O el de un muchacho extranjero en un país lleno de racismo que ha sido tratado injustamente tantas veces por los prejuicios que ya no le quedan fuerzas para pelear por sus derechos, y al que a día de hoy, le basta con exponerse con tal de demostrar que es inocente de todas las maldades de las que siempre le acusan.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime29th Diciembre 2020, 01:25

En cuanto la chica abrió la boca, Jesse se volvió a preguntar qué estaba haciendo en aquél barrio. Iba vestida como para un pase de modelos, parecía delicada y tímida y llevaba un café de éstos pijos en la mano. Él cuando quería un café se iba a la cafetería y se lo pedía como se había hecho toda la vida de Dios. ¿De qué serie de televisión se había escapado esa pobre muchacha? Corría serios riesgos de que la atracaran y no parecía ser consciente de ello.

Pero lo que más le enervó fue la actitud del chaval. Su reacción habría sido digna de un óscar. Parecía sacada de un manual descriptivo sobre la indignación. Tenía de todo; desde el shock inicial, pasando por la incredulidad, hasta ir poco a poco alcanzando el nivel de afectación dolida de alguien que se ve acusado injustamente, con  insistencia desmedida en su inocencia que por supuesto llegaba al punto de pedirle que le registrara allí en medio, con unos movimientos tan exagerados y llenos de desesperación que por fuerza habían de llamar la atención del resto de clientes del establecimiento, que le clavaban una mirada reprobatoria que ríase usted de los clavos de Cristo. De la desesperación pasó rápidamente a la angustia, e incluso pareció que se limpiaba unas lágrimas, lo cual por supuesto le granjeó aún más la simpatía del resto de parroquianos. Es que no se dejó ni una puta fase el muy cabrón.

No me malinterpretéis... No es que la reacción pareciese falsa, para nada. Parecía tan jodidamente auténtica que hasta tenía lágrimas en los ojos cuando alzó hacia él aquella mirada de muchacho desvalido y triste. El problema fue justamente ese, que resultaba demasiado auténtica, demasiado perfecta.

Oh, Jesse se conocía perfectamente aquél movimiento. Él no era ningún niño pijo ingenuo como la chavalita del café de marca. Se había fugado de la casa de la abuela a los 16 después de haber soportado infinidad de torturas y sufrimiento a sus manos y había tenido que sobrevivir robando coches. Se había pasado años viviendo en el mundo al que aquél chico pertenecía, y aquella clase de estrategias no le resultaban ajenas. Lo había visto demasiadas veces como para no albergar serias sospechas de que todo era fingido.

La situación general había sido montada de tal manera que le sacaba de quicio de todas las formas posibles. Primero porque aquella panda de miserables se creían con el derecho y la autoridad moral de juzgarle a él cuando por su experiencia como párroco y confesor de pecados sabía de sobra que la mayoría de la gente estaba podrida por dentro, y nunca había sido capaz de soportar la hipocresía; Segundo porque habiendo pasado la mayor parte de su vida en el sur de Estados Unidos había coincidido siempre con multitud de sudamericanos que sistemáticamente eran insultados y degradados y él era el primero que saltaba siempre en su defensa. Por tanto, que el chaval estuviera intentando jugar la carta del marginado con él (y sabía perfectamente que ésa era la carta que estaba jugando), cuando su mejor amigo había sido un crío que había nacido con un sólo ojo por una mutación genética, le tocaba las pelotas a dos manos.

Por supuesto no tenía pruebas, y claro que existía la posibilidad de que el chaval estuviera siendo sincero y que todo lo demás se lo estuviera montando él en su mente porque había tenido una vida de mierda que le había enseñado a no confiar en nadie más que en su puto amigo imaginario, y porque la única vez que se había abierto a otra persona había resultado ser un traidor de mierda que se la había clavado donde más le dolía. Jesse era consciente de que tenía un bagaje a su espalda y que quizas no estuviese siendo objetivo. Claro, era mucho más fácil ser confiado cuando eras la chica guapa vestida con sedas a la que nunca le había faltado nada en su vida. Pero no podía evitar tener la sensación de que el chaval se estaba quedando con él, y el hecho de saber que no podía contar con el apoyo de absolutamente nadie en aquél local le frustraba enormemente.

La opción de cachearle estaba evidentemente descartada si no quería terminar crucificado por los adalides de la autoridad moral, aunque de todas formas estaba bastante claro que no encontraría nada si lo hacía. El chaval no se lo ofrecería tan abiertamente si no fuera así. ¿Significaba eso que de verdad era inocente?

Estaba hasta las pelotas. De todo. De verdad. De la falsedad y la hipocresía de la gente, de la maldad humana, de los estereotipos, de los prejuicios y de la gente que se aprovechaba de ellos. De la mierda de mundo que había creado Dios y que permitía que ocurrieran todas esas cosas. Sentía las miradas acusatorias llenas de reproche de los demás clientes taladrándole mientras los cuchicheos se hacían más y más audibles, hasta que, al final, no pudo soportarlo más.

- ¡Basta! ¡Calláos todos, joder! ¡A partir de éste mismo instante no diréis otra cosa que no sea la puta verdad hasta que yo lo diga! -exclamó mientras una extraña película roja cubría sus iris y su voz adquiría un matiz grave que pareció reverberar contra cada estantería del local.

De inmediato todos los susurros y cuchicheos desaparecieron, y la gente empezó a mirarse una a otra confundida... Hasta que, de repente, una mujer exclamó:

- Hace tanto tiempo desde la última vez que tuve relaciones sexuales que ya ni me acuerdo. Hago como que soy feliz dedicándome a actividades intelectuales pero la verdad es que hecho de menos tener una polla entre las piernas -acto seguido se tapó la boca, horrorizada por lo que acababa de decir.

Pero entonces, un hombre se adelantó a ella y le puso una mano en el hombro, con comprensión y empatía.

- Yo soy gay y no he sido capaz de admitirlo nunca, así que te entiendo...

Una tras otra, todas las personas del local empezaron a proclamar sus verdades, unas verdades que no eran sino el reflejo de sus naturalezas, humanas, imperfectas y desde luego muy lejos de ser los libres de pecado que estaban dispuestos a lapidarle cinco minutos atrás. Jesse se metió las manos en los bolsillos del pantalón y clavó su severa mirada en el mexicano.

- ¿Me has robado la cartera, sí o no? Dime sólo la verdad. Si tu situación es complicada lo voy a entender y podemos llegar a una solución entre los dos. Si tienes problemas te puedo ayudar.

Qué coño, él mismo había tenido que robar durante una etapa de su vida para poder sobrevivir. Si alguien podía entender una situación jodida era él. La diferencia estaba en que él sólo robaba coches de lujo a los asquerosamente ricos, no la jodida asignación mensual a un puto pastor itinerante que apenas tenía para pagarse un café normal, no digamos ya uno de Starbucks.
Volver arriba Ir abajo
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime6th Enero 2021, 21:22

Ah, la presión era algo bien chido.

Había personas a las que les gustaba aguantarla. Sus actos lo decían. Todos esos gueys que jamás echaban una voz mas alta que otra, ni tenían un mal gesto hasta que un día explotaban por la cosa mas estúpida que les pasaba. Porque su tarjeta del metro estaba vacía o un tomate se les caía al suelo. Otra gente no sabía cómo controlar nada de eso y eran vistos como inestables, agresivos y violentos. Luego estaba la gente como él, con el temperamento morboso y retorcido que hace que las personas en la intimidad vean vídeos de espinillas explotando en internet. Personas interesadas en comprobar cuanto tarda una prensa en reventar una pila de neumáticos, o cómo una bola de acero calentada al rojo atraviesa 5 tomos de los listines telefónicos.

Miserables que sólo se sentían vivos viendo quebrarse la resistencia a la presión de los demás.

De veras tuvo que contener una sonrisa cuando el cuchicheo y las primeras miradas curiosas comenzaron a caer sobre los dos. A él no le importaba montar un espectáculo. Ni siquiera le importaba acabar una noche en el calabozo. No sería la primera ni la última... pero estaba deseando ver como encajaba esa "su santidad". Ahora mismo sentía una satisfacción que era incomparable a nada. Podría sacarse del bolsillo el rosario de oro legado de la familia de ese pendejo durante generaciones a los primogénitos, admitir que lo había robado, y aún así todos seguirían pensando que había dos lados de la historia en la que él sólo sería un pobre desgraciado agobiado por las circunstancias. Podría sacarse de la mochila un feto en un tarro, y siempre quedaría alguna chalada que acabaría siendo su novia por correspondencia. Porque siempre se podía confiar en que por muy podrido que uno esté hay gente aún mas podrida que te hace ver como un santo varón, y gente lo bastante "buena" como para creer que tienes solución.

Durante un instante, al escuchar la voz del cura, percibió un extraño vértigo en su interior. Se le secó la boca, pero trató de mantenerse sereno todo lo posible. Aquel reflejo extraño en sus ojos. ¿Era otro mutante? ¿Qué era lo que estaba haciendo el muy pendejo? ¿Pensaba que sólo por pedirlo todos iban a ponerse a decir la verdad?

"Claro, huevón. Sigue rezando nomás."

Habría sido mas fácil creerlo de no ser por la anticlimática situación que se dio al cerrar la boca. Una morra comenzó a hablar de cómo echaba de menos una buena verga. Otro se confesó marico de mierda, y otro más admitió estar robando a su madre enferma.

El mexicano dirigió una intensa mirada al cura, valorando sus opciones. Les había hecho algo, no sabía el qué, pero la gente estaba diciendo en voz alta cada disparate que les estaba dejando como tremendos hijueputas.

"Ah, conchatumare, justo ahora con ella delante."

Se quedó en silencio un momento más, no más para pensar bien en qué iba a decir y dándole tiempo a un tipo que entraba en detalle sobre como su hijastra se estaba poniendo rebuena ahora que había cumplido los 16. El latino no pestañeó ni una sola vez. Habría sido difícil adivinar qué iba a hacer a continuación.

- Nah, si fui yo. - admitió encogiéndose de hombros y callándose después durante unos segundos haciendo la situación todo lo incómoda que podía. - Pero no me quedé la cartera, no soy tan pendejo. Está tirada allá, donde las neveras. - le hizo un gesto con la cabeza señalando mas o menos el sitio.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime6th Marzo 2021, 23:49

A Jesse se le cambió la cara al escuchar los inapropiados comentarios del hombre sobre su hijastra. Apretó tanto los labios que formaron una fina línea en su rostro, y todo el color pareció desaparecer de un plumazo. Alzó un dedo ante Juan para indicarle que esperara un momento. Después, enfiló directamente hacia el tipo y, sin ninguna clase de aviso previo le asestó un puñetazo que lo empujó contra una de las estanterías. Antes de que cayera al suelo, el Predicador le sujetó por las solapas de la chaqueta y le miró a los ojos.

- No volverás jamás a pensar de esa manera de tu hija -ordenó con aquél mismo extraño tono de voz de antes y la súbita coloración rojiza de sus iris-. De ahora en adelante te portarás con ella como un buen padre. Y si en algún momento me entero de lo contrario, iré a buscarte.

El hombre retrocedió aterrorizado en cuanto le soltó. Los comentarios y cuchicheos comenzaron a expandirse por el local y Jesse volvió a alzar su mirada furibunda.

- Ocupáos de vuestros propios asuntos. Os libero de mi orden anterior. Olvidaréis todo lo que ha sucedido aquí. Ahora, largaos. Todos excepto tú -dijo señalando al mexicano.

Toda la gente del interior de la tienda, incluidos Millie y hasta el propio dependiente, abandonaron el local, dejando solos a los dos hombres. Jesse fue a recoger la cartera frotándose los nudillos por el camino, comprobó que faltaba el dinero de su interior y tomó una amplia bocanada de aire, soltándolo lentamente por la boca para relajarse. Si había una cosa que le hacía hervir la sangre era la sospecha de pederastia. Eso y la violencia de género. Eran temas que siempre le hacían perder el control, y no ayudaba a mejorar su estado de ánimo la manera en la que le estaba toreando el muchacho.

- A ver... -empezó con calma cuando llegó ante él-. Te voy a explicar ésto de la manera más calmada posible, ¿vale? Tengo el poder de hacer que la gente me obedezca. Puedo hacer que rían, que lloren, que maten... -hizo un gesto para abarcar las infinitas posibilidades-. Cualquier cosa. Una vez, en Texas, hice que un poli se cortara su propia polla y se la metiera por el culo, pero no quiero volver a hacer eso. Verás, hubo mucha gente que resultó herida al principio, cuando aún no controlaba bien mi poder, así que desde entonces siempre que puedo evito usarlo. Sé que posiblemente piensas que tu vida es una mierda, que tienes derecho a robar a los que son más ricos que tú, y no voy a meterme en eso porque hubo una época en la que yo mismo robaba para sobrevivir. Lo único que quiero que sepas es que yo no soy rico. Soy un simple pastor itinerante y necesito ese dinero para poder pagarme la gasolina, las habitaciones mugrientas de los hostales de carretera, la comida, el tabaco y el whiskey. Y cuando no tengo ninguna de esas cosas me pongo de mal humor. No quiero obligarte, de verdad que no. Así que, por favor, te ruego de buenas maneras que, haciendo uso de tu libre albedrío, me devuelvas, de manera voluntaria, el dinero que me has robado. Y después, si quieres, podemos tratar de mirar cómo ayudarte. Pero devuélveme el dinero, por favor.
Volver arriba Ir abajo
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime27th Diciembre 2021, 18:09

“No manches, pendejo culero”

Na, ya fue. Ese cabrón sí que estaba haciendo algo. Le pegó tremendo derechazo al tipo lanzándolo contra la estantería haciendo que se cayeran varias latas montando estrépito. Habría sido un gran momento para salir corriendo y fugarse de la situación, pero por algún motivo se le revolvió algo dentro pensando en perderse lo que pudiera venir después. Aquel cura acababa de cruzarle la cara a hostias a un tipo. Eso no se veía todos los días. Sabía que podía liarse a vergasos con ese wey, pero por las serpientes de adrenalina que notaba enrroscándose a través de su cuerpo irse sin ver hasta dónde podía forzar la situación habría sido como largarse a medio polvo justo antes de correrse. En el momento en que habló al tipo este tragó saliva, quedó paralizado y luego sacó el móvil de inmediato para decirle a su hija que al final no tenía nada que hacer en la tarde y que claro que podía llevarla al concierto esa noche.

Despejó todo el local con sólo una voz, pero pudo percibir con extrema claridad como sus ojos se volvían rojos como la sangre mientras pronunciaba determinadas palabras. Fuera lo que fuera lo que estaba haciendo era consciente de ello. Había conocido unos cuantos monstruitos en la vida. Se había cruzado en alguna ocasión con mutantes y cosas de ese estilo, y algunos no tenían ni idea de que esas “cosas raras” que les pasaban era cosa suya. Ese pinchi cura estaba haciendo lo que hacía con conocimiento de causa.

Lo cual lo volvía más interesante todavía.

Se notaba que aunque no era un cura al uso, era muy cura, porque el sermón que le echó después de recoger el andrajo pellejudo del que había sacado ya toda la pasta era digno de cualquier película Holliwoodiense que hubiera dirigido alguien de la talla de Clint Eastwood. Para desgracia del Santo Padre él no se dejaba llevar demasiado por esos rollos tipo “Gran Torino”.

Mantuvo la mirada directa que había mantenido desde el principio, y después de unos segundos, se limitó a responder metiendo ambas manos en los bolsillos.

- No. - le dio unos segundos para que esa bola pegajosa y difícil de tragar que era su negativa le bajara por la garganta reseca de Wisky y tabaco. - Hazme. - le añadió asintiendo con la cabeza. Su mirada desafiante escondía un brillo de otra cosa. Pura curiosidad morbosa.- Puedes hacer lo que quieras, ¿no?¿Sólo tienes que hablar para conseguirlo? - la envidia le golpeó el paladar para su sorpresa, pero luego lo redirigió con una sutil sonrisa que en su rostro joven parecía temeraria. - Si puedes hacerlo, y creo que puedes, hazme. - le dijo, esperando con el tenso aire sereno con que un felino se detiene antes de localizar a una presa. Preparado. Esperando. - Quiero ver como es.

¿Qué había sido? ¿Ese extraño vértigo? ¿El eco de su voz? ¿Esa especie de fuerza invisible que le había anudado el estómago? Se había sentido como un estanque de anguilas a las que dejas sin suficiente agua, con necesidad de chapotear al son de sus palabras. Pidiera lo que pidiera.

Argh. Pinche vida.

Lo que habría hecho él con esa maravilla.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Enero 2022, 01:18

Mantuvo aquella mirada por un largo rato mientras un sinfín de pensamientos cruzaban por su mente. Conocía aquella mirada; la había visto otras veces en jóvenes tan adictos a la emoción y la adrenalina como podría estarlo un cocainómano a la droga. Jóvenes que se creían los reyes del mundo, que pensaban que podían conseguir cualquier cosa y no les importaba a quién tuvieran que pisotear para ello.

Y había algo más, una especie de morbo que le hizo sentir enfermo, como si Génesis fuese algo... sucio. Hasta aquél momento, todos aquellos en los que la había utilizado se habían molestado profundamente, por sentirlo como una especie de violación hacia su persona al obligarles a actuar en contra de su voluntad. Aquella era la primera vez que alguien le pedía expresamente que la usara contra él.  Jesse había visto cosas muy raras y chungas en su vida, así que no podía decir que le sorprendiera, pero no le complacía.

- ¡No! -exclamó al final, indignado-. Que alguien te obligue a hacer algo no deseado no debería ser considerado atrayente en ninguna circunstancia. Génesis no es... una especie de jueguecito sexual que pueda ser utilizado de manera irresponsable. Es un poder inconmensurable, ¡es como tener en tus manos una jodida granada! No vas a la cajera del supermercado y le apuntas con un puñetero rifle para que te de una cajetilla de tabaco. Génesis debería ser un recurso de última necesidad, algo a lo que se recurre cuando no te queda más remedio y no puedes encontrar una solución. No es algo para ir aireando alegremente, es peligroso. ¿No has escuchado nada de lo que te he dicho? Si no escoges bien tus palabras, pueden pasar cosas horribles. Si le ordeno a alguien que se sincere con su pareja y le hable "con el corazón en la mano", ¡podría arrancarse literalmente el corazón del pecho! Le dije a un tío que se jodiera ¡y se cortó la puta polla para metérsela por el culo! Podría decirte que te fueras al infierno y adivina qué pasaría. No voy a jugar con ésto únicamente para que tú tengas un subidón de adrenalina. Ya lo he usado dos veces más de lo que debería haberlo hecho hoy -se apartó para sacar su teléfono móvil de la chaqueta, pero sin quitarle el ojo de encima por si intentaba huir-. Voy a llamar a la policía que es lo que debería haber hecho desde el principio.

A Rebecca Logan le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime14th Mayo 2022, 00:31

Ah, después de todo el cura le salía santito.

Bien que había usado sus pinches poderes para complicarle la vida un chingo, pero ahora que quería que lo usara sobre él, le salían los remilgos. Estirado pendejo. Igual y era uno de esos viejos a los que sólo se la ponía dura cuando sabía que los demás gritaban de adeveras que no. Se le había llenado el buche con todas esas monsergas, había hecho que todos hablaran de sus vergüenzas y que luego se largaran a una orden. Para recuperar su dinero nomás tenía que hacer que se lo devolviera. ¿Qué tanto podía costarle decir algo como “Devuélveme lo que me has robado”? ¿Tan difícil era?

- ¿Lo usas para que el resto hablen de su mierda en público y se humillen de por vida, pero no para algo como “trae de vuelta el dinero que me has cogido” sobre alguien que quiere ver de lo que eres capaz? Suena como el que tiene un fetiche raro con el no consentimiento eres tú, padresito. - se sonrió, mientras veía cómo el cura sacaba el teléfono de la chaqueta, amenazando con llamar a la policía. Dejó escapar una media sonrisa que casi parecía complaciente. - Ay no, vamos padresito...- su mirada se volvió decidida y peligrosa, llena de una depredación felina que no hacía sino acrecentar el intenso subidón de adrenalina. - SSSHHHHHHHHhhhhhhhh...- siseó entre dientes con sutil delicadeza colocando un dedo sobre sus labios, con la sugerente calidez de un beso, dejando que aquel sonido acariciara los oídos del cura con una dulzura melosa que tan inapropiada parecía para un momento de tensión como el que estaban viviendo juntos. El no notaría cambio alguno, pero el joven confiaba en que lo hubiera. –¿Qué no es secreto de confesión o algo así?- preguntó con un tono inocente y relajado.

Aquel siseo, como la voz del cura, no era inocuo. Había activado su propio poder al llevarlo a cabo y cualquier cosa relacionada con él o con el encuentro, a pesar de estar tan fresca como que acababan de vivirla juntos, sería imposible de expresar para el cura a partir de ese momento. Un escalofrío de satisfacción le recorrió el cuerpo, poniéndole la piel de gallina ante la perspectiva de ese satisfactorio momento karmático. Si no quería usar su voz con él para arreglar lo que era justo, tampoco la tendría para hablar sobre lo que era injusto.

Una ironía como esa era pura fantasía. La sensación era tan chida que podría sustituir la imagen del macizo del Locutorio Capelcomp para la paja mañanera.

- Departamento de Policía de Nueva York. ¿En qué puedo servirle? - preguntó una voz impersonal y profesional al otro lado de la línea. El joven latino continuaba ahí de pie, sin hacer movimiento extraño alguno. No parecía tener intenciones de ir a ningún sitio, porque no las tenía. Le costaba pensar en otro sitio donde fuera a pasarlo mejor y si para ello tenía que ganarse un par de noches en el calabozo, bueno.

A la verga.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10

A Jesse Custer le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2022, 00:57

Desde luego decir que le estaba tocando las pelotas a dos manos era quedarse corto. Jesse no era precisamente conocido por su paciencia y gentileza, y a pesar de todos sus esfuerzos estaba a un tris de perder la calma. El insolente comentario le hizo detenerse, con el teléfono en la mano, y si las miradas mataran, posiblemente Hush habría caído fulminado en ése mismo instante.

- Lo único que dije fue que nadie podía hablar a partir de ése momento como no fuera para decir la verdad, y fuiste tú el que lo provocó al tratar de hacer creer la mentira de que te estaba acosando por racismo. Esas acusaciones te quedan grandes, chaval, el racismo es un asunto muy serio. Yo me he enfrentado al puto ku klux klan, así que no pienso consentir que un niñato como tú me de a mí lecciones de tolerancia y respeto cuando eres el primero que no respeta nada ni nadie. Las jodidas mierdas enfermas que tenga la gente en la cabeza no son asunto mío, ¿comprendes? Será mejor que dejes de provocarme si no quieres realmente ver de lo que soy capaz.

Pese a la creciente agresividad del sacerdote, la reacción del joven fue sorprendentemente opuesta a lo que habría esperado, con una actitud aterciopelada y melosa que en nada casaba con la postura confrontacional que había mantenido hasta entonces, como si pretendiera calmarlo, o algo así. Desde luego el cabreo no se lo quitó, pero sí que le dejó bastante desconcertado y quizá hasta más molesto con su insolencia.

- Departamento de Policía de Nueva York. ¿En qué puedo servirle? -preguntó la voz de la operadora al otro lado de la línea tras el tercer tono de llamada.

- Sí, buenas noches, quería... -empezó, pero tuvo que detenerse cuando, repentinamente, se quedó en blanco, incapaz de continuar.

- ¿Sí? -le animó la operadora.

- Sí, yo... Yo...

La confusión más absoluta se adueñó de su mente como no le había pasado en años. No entendía qué narices estaba ocurriendo, pero por primera vez en toda su vida era incapaz de pronunciar palabra. Sabía perfectamente lo que quería decir, le ardía con el fuego de la indignación en su lóbulo frontal, pero, por alguna razón, era como si su cerebro se negase a imprimirle forma, como si no tuviese de repente la más mínima idea de qué palabras conjugar para dar forma a la maldita frase.

- Disculpe las molestias, ha sido un error -enunció antes de colgar.

Sólo había una explicación para lo que acababa de ocurrir, sólo una.

- Tienes poderes mentales -resolvió, volviéndose nuevamente hacia Hush.

En su universo no existían aquellas cosas, pero Omega estaba repleta de fenómenos por el estilo, y, en los pocos meses que llevaba allí, ya estaba harto de ver noticias relacionadas con superhéroes y supervillanos por todas partes. La propia Sasha le había hablado de los mutantes, del hombre que lideraba la famosa mansión X y lo que era capaz de hacer.

- Es como lo que hago yo pero sin necesidad de hablar, ¿verdad? ¿Cómo lo haces? ¿Metiéndote en mi cabeza?

Bum. El puñetazo llegó de repente y prácticamente sin avisar, impactando en el rostro del mexicano con la potencia de un yunke por lo inesperado del ataque.

- Quizá tenga que impedir que puedas concentrarte, entonces -dijo el predicador, en un tono serio pero escalofriantemente calmado. El tono de alguien que es capaz de cometer verdaderas atrocidades sin vacilar un segundo-. Tienes poderes mentales... Y en lugar de usarlos para ayudar, los usas para robar... -dedujo con frialdad-. Creo que eso me da la excusa que estaba buscando para darte una paliza.

A aquellas alturas ya el dinero era lo que menos le importaba. Estaba demasiado cabreado como para acordarse.  


OOC: La tirada es para la acción de ataque. Tira tú para tener una idea aproximada de quien va a salir mejor parado éste turno, de la manera que sea, y lo roleamos en consecuencia.


Última edición por Jesse Custer el 22nd Junio 2022, 01:15, editado 3 veces
Volver arriba Ir abajo
Omega

Omega


Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo
Empleo /Ocio : Cronista
Humor : Y, al final, todas las realidades son una...

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2022, 00:57

El miembro 'Jesse Custer' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 4

_________________
Volver arriba Ir abajo
https://omega.forosactivos.net/
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2022, 01:58

Tirada de Hush

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10
Volver arriba Ir abajo
Omega

Omega


Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 312
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo
Empleo /Ocio : Cronista
Humor : Y, al final, todas las realidades son una...

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime22nd Junio 2022, 01:58

El miembro 'Hush' ha efectuado la acción siguiente: Tirada de dados


'Dado de 10' : 1

_________________
Volver arriba Ir abajo
https://omega.forosactivos.net/
Hush
Marvel Universe
Marvel Universe
Hush


Bando : Villano

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 22/05/2020

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime5th Septiembre 2022, 10:45

El derechazo le llegó como una bola de demolición directa al rostro, golpeándole en plena mejilla y haciendo que un dolor ardiente se le expandiera a través de toda la cara, le subiera por el ojo, el oído, y le reverberara en el cuello. Su cuerpo se movió con la inercia del golpey buscó apoyo en una de las estanterías, donde dejó caer un par de cajas de algo que no supo identificar. Como si importara, wey. El golpe le dejó un hormigueo que se le expandió por todo el cuerpo, llenándolo de adrenalina. Siseó y puso una mueca, antes de jadear a causa del escozor que seguía al impacto. El golpe se enrrojeció enseguida y comenzó a inflamarse casi de inmediato.

Ese cabrón hijo de su pinche madre sabía como encajar un puñetazo.

No se equivocaba. Aquel cabrón era más que un cura. La golpiza fué tan inesperada que casi le causó gracia. Aunque trataba de provocarlo con ese fin, una parte del latino dudaba que fuera a liarse a vergazos en verdad. Era lo que quería. Hacerle perder los estribos. Revolver al hombre detrás del alzacuellos. Comprobar si podía hacerle llegar al límite. Parte de los motivos por los que siempre se metía en problemas era por actuar de esa manera autodestructiva, pero al final el peligro era más edictivo que le heroína.

Y no podías experimentar ese subidón si no estabas dispuesto a que te partieran la madre de vez en cuando.

- Pos aquí estoy, cabrón. - le devolvió una mirada decidida, con una media sonrisa tan peligrosa como la mirada del cura. - A ver qué tienes. - añadió al tiempo que con la mano que se apoyaba en la estantería agarraba el primer objeto que tenía próximo y lo arrojaba hacia la cara del cura como elemento de distracción, para después lanzarse hacía él a la carrera. El cura desvió el objeto de un manotazo haciendolo estallar en mil pedazos y vertiendo el contenido, y se preparó para recibir el impacto. Hush placó al cura, que se chocó contra la estantería de espaldas, haciendo que algunos elementos cayeran al suelo reventando, salpicándolos con el olor del alcohol y la pringue azucarada que dejaba.

El cura aprovechó para agarrarlo desde la espalda, y hundirle un par de fuertes puñetazos en el torso. El primero dió a su espalda, y aunque ardía, fué mucho pero el segundo, que consiguió impactar en el lateral de sus costillas, haciendo que por un momento se encogiera y perdiera fuerza en el agarre, obligándole a separarse y dando así al padrecito la oportunidad de ganar margen de movimiento.

Recobrando su posición, lanzó un puñetazo rápido que Jesse esquivó sin esfuerzo, tratando de devolver otro que él fintó por muy poco echándose hacia atrás.

Se sopesaron en esa pequeña distancia por un momento más, antes de volver a dejar que la testosterona volviera a rebosarles el cerebro, ya enfrascados del todo en pelearse como dos pinches animales.

"¡Vergas, esto si es!"

La adrenalina se disparó a través de su cuerpo. Sentía los músculos calientes, la tensión que se iba desfogando y estallando con cada golpe que lanzaba o que recibía, el dolor como un recordatorio.

Y le hizo sentir tan vivo que, de no ser porque no era un puto marico, se habría echado a llorar como un niño.

La pelea se convirtió en una vorágine de violencia encarnizada tan rápido que poca gente habría llegado a entender de dónde procedía tal cantidad de saña. El cura se cubrió de un golpe lateral, respondiendo con otro, intenso y directo hacia su barbilla. Notó como la mandíbula se le revolvía, y los dientes le entrechocaban. Entonces silbó. Fue apenas audible y rápido, pero el cura sintió un brevísimo mareo durante un instante que permitió al latino colarle un puñetazo directo al estómago, dejándole sin aliento por un momento. Aquello le permitió respirar, cogiendo el aire necesario para intentar volver a silbar, pero antes de recuperarse y poder, el cura lanzó de nuevo otro derechazo, haciendo que esta vez le impactara de pleno en el mismo lugar que hacía golpeado la primera vez. En esta ocasión, Hush se mordió la lengua.

- ¡GRÑÑH! ¡HIJUEPUTA!- gruñó cuando notó la sangre salir de la herida, llenándole la boca de un sabor a hierro caliente y denso. Dolía como su putísima madre. Arrugó la nariz mostrando los dientes, como lo haría una bestia tratando de defender su territorio, mientras un hilo de sangre le sobresalía de la boca y le obligaba a escupir a un lado.

Volvió a cargar contra Jesse, salvo que en esta ocasión, el suelo estaba empapado de los restos de cristal y alcohol.

Grave error, cabrón.

Hush se desequilibró cuando el pié derrapó sobre la superficie resbaladiza, sintió que caía hacia delante y aterrizó plantando una rodilla sobre los restos de cristal y alcohol, soltando un gruñido que se convirtió en un grito, justo antes de que una demoledora patada le golpeara en pleno rostro, haciendo que sus oídos se llenaran de un pitido sordo, antes de que su mundo entero se envolviera en una neblina cada vez mas difusa.

Luego todo se volvió negro.

Su cuerpo se desplomó de lado como un peso muerto, y no volvió a levantarse.

Había perdido el conocimiento.

_________________
A la puta calle. [Libre] Firma_10

A Jesse Custer le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Jesse Custer
Vértigo Universe
Vértigo Universe
Jesse Custer


Bando : Neutral / Anti-Héroe

Insignia de Fidelidad : Año 7

Mensajes : 173
Fecha de inscripción : 04/03/2020

Ficha de Personaje
Alias: Predicador
Nombre real: Jesse Custer
Universo: DC Universe

A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime21st Septiembre 2022, 17:10

El tipo se sabía defender en una pelea, eso tenía que admitírselo, y tenía que concederle también que estaba siendo capaz de aguantar bastante más que el matón promedio de bar, pero, por capaz que fuera el chico, la realidad era que él se había entrenado con el mayor hijo de puta que había pisado Texas, y eso era bastante difícil de superar. "Así te pudras en el infierno, Jody".

Aún así, hubo algo familiar en el modo en el que el mexicano repartía los golpes, una suerte de catarsis a la hora de entregarse por completo a la violencia que Jesse podía entender muy bien, pero que no había visto reflejada en nadie aparte de él. El predicador sabía cuál era el origen de su necesidad de descargar hacia afuera esa violencia que bullía en sus entrañas; lo que no sabía era lo que le habría pasado al chico para actuar así. En su experiencia, era fruto de una suerte de tendencia autodestructiva que tendría su origen en algún acontecimiento traumático de la niñez. ¿Maltratos? ¿Soledad? ¿Pérdida? ¿Abusos? Sólo Dios lo sabía, pero curiosamente tuvo la impresión de que ahora estaba viendo a la persona real, que estaba aprendiendo más de él con aquellos pocos golpes de lo que había aprendido durante todo el transcurso de aquella frustrante conversación.

En cualquier caso, si algo le quedó claro al religioso al contemplar el cuerpo inconsciente en el suelo, era que aquél muchacho necesitaba ayuda, como la había necesitado él una vez. De hecho, tenía la sospecha de que, de no haber sido por John Wayne, podía muy bien haber terminado como aquél desgraciado. ¿Y acaso no era su labor como buen cristiano ayudar a los que lo necesitaban?

Arrodillándose junto al chico le registró, y, tras recuperar su dinero, buscó en su cartera su documento de identidad, donde figuraba su nombre completo y su dirección.

- Juan Hernández -leyó antes de cargarse el cuerpo al hombro.

Salió del establecimiento colocando el cartel de "cerrado" sobre la puerta e hizo una llamada anónima a la policía para informarles de que había encontrado la tienda vacía e ignoraba dónde podía encontrarse el dueño. Después, enfiló hacia un hospital y dejó allí al mexicano, alegando que había caído inconsciente tras una pelea de bar y dejando pagadas sus facturas.

Escuchó las pisadas del Duque acercándose a él por la espalda mientras se encendía un cigarrillo a la salida del hospital.

- Al final no eres tan malo como te gusta siempre hacer ver, ¿eh, compañero? ¿Estás seguro de ésto?

Se encogió de hombros.

- Necesita ayuda, y, tanto si la acepta como si no, la va a tener.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





A la puta calle. [Libre] Empty
MensajeTema: Re: A la puta calle. [Libre]   A la puta calle. [Libre] Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
A la puta calle. [Libre]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Quien quiera abrir tema conmigo que hable ahora o calle para siempre.
» Perdón. Creía que estaba libre +18 [Rebecca Logan/Libre]
» Dia libre de "turismo" (central park 9/11/18) [Ancel, Zatanna y libre]
» Happy New Year [31-12-2018] (Cualquiera que pueda haber recibido una invitación o conozca a alguien que la tenga, Libre, turno de posteo libre)
» La Despedida [Libre]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte :: Nueva York-
Cambiar a: