Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018.

Ir abajo 
AutorMensaje
139StephenStrange
Marvel Universe
Marvel Universe
139StephenStrange

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 09/04/2016
Localización : Sanctum Sanctorum

Ficha de Personaje
Alias: Dr. Strange
Nombre real: Stephen Strange
Universo: Marvel

Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. Empty
MensajeTema: Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018.   Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. Icon_minitime29th Noviembre 2016, 00:11

17 de marzo de 2018.
9:45 de la mañana, hora local.
Sanctum Sanctorum del Dr. Strange.
177A Bleecker Street en Greenwich Village, Nueva York.



Unas pequeñas chispas iluminaron la enorme sala circular. Se oyó un quejido, una especie de bufido controlado. Un pentagrama de unos dos metros de diámetro brillaba con fuerza dibujado en el suelo. Era de color ámbar. Algunas pequeñas velas lo rodeaban, cuyas llamas bailaban acordes con la naturaleza del elemento fuego. Un chasquido y las chispas desaparecieron, variando su forma hasta convertirse en unos pequeños escudos naranjas en las temblorosas manos del doctor. Le temblaba la mandíbula al causa del esfuerzo, y los despeinados cabellos gritaban a los cuatro vientos la falta de sueño que pesaba sobre sus hombros. Unas ligeras marcas oscuras comenzaban a dibujarse bajo sus ojos. Tras unos segundos con ambos brazos estirados hacia adelante, comenzó a encoger el brazo derecho, arqueando el codo hasta que quedó tras su cabeza, y su mano a la altura de los ojos. La palma izquierda enfocaba hacia arriba y la derecha hacia adelante. La respiración se agitó, y el doctor cerró la boca aspirando violentamente por la nariz. La vena de la sien se le hinchó y con un rápido movimiento estiró la mano derecha hasta ponerla a la altura de la izquierda. Ambas manos se alzaron hasta quedar expuestas las palmas hacia adelante, como si estuviese parando un objeto invisible. Dos enormes esferas naranjas aparecieron y crecieron hasta convertirse en miles de pequeñas motas brillantes, como estrellas en el cielo. El doctor se dejó caer, sentándose y abrazando sus rodillas. Respiró entrecortadamente, recuperando el aliento. Estaba mareado. Permaneció así unos minutos hasta que el mundo a su alrededor dejó de dar vueltas. Contuvo el instinto de escupir y estiró la cabeza hacia atrás, abriendo la boca en el proceso. Una vez había descansado, volvió a levantarse y repitió el mismo proceso de nuevo.

Habían pasado ya nueve días desde los incidentes que habían asolado el mundo entero, nueve días durante los cuales Strange había permanecido día y noche intentando descubrir la razón de todo aquello. El primer día fue el peor, pues debido a los golpes y heridas que había recibido no tuvo más remedio que quedarse en la cama acostado durante veintiocho horas. La contusión de la cabeza parecía haber menguado, pero todavía se mareaba con facilidad y repentinos latigazos de dolor le azotaban sin piedad. Wong estaba en  mejor estado que él y se había encargado de ir a buscar medicinas y comida, así como de informarse todo lo que podía de la situación y contactar con los aliados del doctor. Este le estaba infinitamente agradecido a su fiel sirviente, quien no se separó de él durante todo ese tiempo salvo para los recados que le mandaba. Al quinto día había sido capaz de llevar a cabo sencillos hechizos de levitación o proyección de energía. Sentía que sus fuerzas habían menguado y no podía hacer nada por remediarlo. Pronunciaba correctamente los hechizos, realizaba los movimientos y rituales pertinentes, pero esta parecía haberle dado la espalda. Frustrado, había releído sus libros principales, y se encontró a sí mismo volcando con violencia una mesa de la biblioteca, para después frotarse los ojos al borde del llanto causado por pura frustración. No entendía ese arranque ni de dónde había podido venir. Él nunca habría reaccionado así... ¿O puede que sí? Decidió cambiar de táctica y durante dos días meditó. Meditó profundamente, parando tan solo para comer y beber. Usó su forma astral tras varios intentos para observar cómo estaba el mundo, y vio lo que había sucedido. Allí donde mirase estaba todo cambiado. La magia había sufrido una sacudida enorme y ahora permanecía en un estado de desequilibrio absoluto. Fue entonces cuando descubrió que su poder no había mermado, sino que el campo mágico que ahora existía en el universo era muchísimo mayor, algo que él jamás creyó que pudiese existir. Pero ahí estaba.

Poco a poco creía comprender el nuevo estatus de la magia, y comenzó a intentar controlarlo, en vano. Por mucho que se esforzase era como ese niño que intentaba meter el mar en un agujero en la playa usando únicamente una concha vacía. Pero el doctor no se rendía. Lo intentaba una y otra vez, privándose del sueño hasta caer completamente exhausto en un par de ocasiones. Al octavo día se atrevió con hechizos algo más complicados. No había intentado ninguno de los conjuros más poderosos que conocía, ni lo haría hasta ser capaz de llevar a cabo los más sencillos o intermedios. Por lo menos había descubierto que la magia no le había abandonado del todo. Tras volver a realizar la proyección de energía con las esferas naranjas y conseguirlo decidió parar y subió al piso de arriba. Empezaba a ser hora de buscar a sus amigos y aliados para asegurarse de que estaban bien.

Cuando entró en la cocina se encontró de cara con Wong quien negó con la cabeza.

- Tenéis un aspecto horrible... Deberíais descansar.- Strange se acercó hasta posar su mano en el hombro del hombre y asentir. Se sirvió café y cogió un par de galletas. No se había dado cuenta del hambre que tenía hasta que se llevó la primera a la boca, y la devoró como si fuese el primer bocado que probaba en días, y a decir verdad casi lo era.- Esta noche no habéis dormido, ¿verdad?-

El hechicero no respondió. Simplemente bajó la mirada. Sabía que lo que hacía no estaba bien, que debía descansar, pero al mismo tiempo no podía evitar querer recuperar el control de su vida. No podía evitar pensar en la etapa de su vida donde había perdido todo a causa de un accidente también, y le aterraba pensar que aquello le pudiese estar pasando de nuevo. Wong sabía que no podía hacer mucho más por el doctor, así que decidió dar por finalizada la charla maternal, preparándose él también un desayuno. Strange miró a la mesa y vio que en una de las sillas había un periódico. Frunció el ceño y se acercó, dejando el café apoyado en esta. ¿Esa era la cara de T'Challa? Lo cogió y sus dudas desaparecieron en cuanto vio el rostro de su amigo. La noticia explicaba como el rey de Wakanda se encontraba ingresado debido a un accidente que sufrió el pasado nueve de marzo. Stephen buscó la fecha del periódico. Databa del trece de marzo. Se lo enseñó a Wong quien miró con curiosidad.

- Wong, ¿por qué no me habías dicho esto? ¿Sabías que T'Challa estaba ingresado?- Wong se encogió de hombros y negó con la cabeza.

- Cuando llegó estaba en uno de sus viajes astrales, y para cuando volvió se me había olvidado. Lo siento.-

- No importa... Debo ir a verle. Avisaré a Tony, a Reed y a Xavier. ¿Se sabe algo de Namor o de Blackagar?- Había podido contactar con tres de los Illuminati. De los otros no había noticia alguna, y el doctor comenzaba a preocuparse. Podía haberles pasado algo, como a T'Challa. Se dirigió a la biblioteca dispuesto a coger su capa, y entonces fue consciente de una cosa: aún no había probado ningún hechizo de teleportación ni había abierto ningún portal. ¿Cómo iba a llegar a Wakanda? Regresó a la enorme sala circular y comenzó a intentar crear portales. La visión de su amigo herido le motivaba y frenaba al mismo tiempo. Tenía que verle, tenía que saber en qué estado se encontraba.

18 de marzo de 2018.
17:45 hora local.
Afueras del palacio de T'Challa.
Wakanda, África.


Le había llevado casi un día entero conseguirlo, pero lo había logrado. Lo que antes era tan simple como chasquear un dedo se había convertido en una ardua tarea. Tras probar varios portales se vio capacitado para abrir uno entre su Sanctum Sanctorum y el palacio de su amigo en Wakanda. Respiró profundamente, concentrándose en el sitio al que quería llegar. Visualizó la valla que lo rodeaba, las enormes escaleras, las palmeras y plantas que decoraban el jardín... Abrió los ojos y creó el portal. Lo primero que notó al atravesarlo fue un calor húmedo que le golpeó el cuerpo. La respiración era algo más costosa. Los guardias se sobresaltaron y le advirtieron de que no se moviese. Strange alzó las manos mostrándoles las palmas.

- Pueblo de Wakanda. Soy Stephen Strange, también conocido como Doctor Strange. Me conocéis pues no es la primera vez que vengo. No os alarméis pues mis intenciones no son malas. He venido a hablar con mi fiel amigo T'Challa, vuestro rey. Sé que se encuentra enfermo y os imploro que me llevéis hasta él, pues traigo noticias. Lamento que estas noticias no sean buenas, por ello la urgencia es grande. Os imploro que me llevéis hasta él. Haré lo que me ordenéis que haga con tal de reunirme con él.- Permaneció calmado pues no quería un enfrentamiento. En cualquier otra situación habría contactado antes con su compañero y le habría dicho que necesitaba hablar con él. Pero le había resultado imposible y sentía que el tiempo corría en su contra.

_________________
Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. 14v3gqh
Volver arriba Ir abajo
123T'Challa
Los Vengadores
Los Vengadores
123T'Challa

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 31/05/2016
Localización : Wakanda.

Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. Empty
MensajeTema: Re: Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018.   Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. Icon_minitime6th Diciembre 2016, 03:42

Bajo el agua, todo está en silencio.
Sólo se oyen los latidos de su propio corazón, cada vez más lentos.
Las burbujas se escapan de su cuerpo, llevándose consigo el aire que necesita para respirar, para seguir con vida.
De sus heridas mana la sangre, que se funde con el lago.
¿Cómo has acabado así? Estás herido, agotado. Tu gente te necesita y no puedes ayudarles.
Las quemaduras que surcan su piel le recuerdan lo que pasó.
Su hermana, el volcán, el fuego. Wakanda en llamas.
Intenta moverse, hacer algo para salir de ahí.
Un hueso roto rasga su piel, haciéndole apretar los dientes para contener el dolor.
La luz violeta que se ha apagado hace mucho tiempo, dejándolo todo en la más absoluta oscuridad.
La única cosa que quizás le indique dónde está es el frío. El frío... Y la presión en sus pulmones, incapaces de respirar el agua que le rodea.
Te estás hundiendo. Te ahogas, T'Challa...
Así es, la superficie parece cada vez más lejana, inalcanzable. Sus fuerzas menguan cada vez más, el rey cierra los ojos.
Atrapado en ninguna parte, lejos de todo y de todos a los que tenía que proteger...
Despierta.

Birnin Zana, capital de Wakanda. Palacio Real. 6:30 de la mañana. 18 de marzo de 2018.

Se despertó de golpe, respirando entrecortadamente y cubierto de sudor. Tardó un poco más de lo que hubiera sido deseable en recordar dónde estaba: Su habitación en aquel nuevo palacio se hallaba sumida en la penumbra, pero eso no era un problema para él. Había pasado algo más de una semana, y aún así... No lograba deshacerse de aquel sueño, recuerdo del más reciente de sus fracasos. Pero no el último.
Lo último que recordaba de su mundo de origen era aquella luz morada que lo había cegado, haciéndolo caer del edificio. No había conseguido aterrizar de pie, y sus costillas lo habían acabado pagando caro. O eso le habían dicho los médicos cuando se había despertado por primera vez después del incidente. Con un poco de esfuerzo, se incorporó en la cama. Las vendas en torno a su pierna, su brazo y su torso limitaban sus movimientos, además de obligarlo a guardar cama hasta que se recuperara. Separó con la mano sana las cortinas, permitiendo que la brisa matutina entrara en su habitación. Estaba amaneciendo. Los rayos del astro rey se reflejaban en las fachada acristaladas de los edificios que aún seguían en pie y en los escombros de los que se habían derrumbado a causa de los terremotos. En aquella realidad, no había habido ninguna erupción. Aún se sentían de vez en cuando réplicas del seísmo que había sacudido esa zona del mundo días atrás, pero no era nada que Wakanda no pudiera soportar.

Era curioso… Aquel lugar se parecía mucho al reino en el que habla nacido y pasado gran parte de su vida, pero a la vez era diferente. Todavía no era prudente que saliera demasiado al exterior, pero había empezado a informarse en cuanto había podido, y sólo podía llegar a una conclusión: Aquel país era muy diferente al suyo. Los nombres de las ciudades, su situación, el curso de los ríos… Todo se había visto alterado por el efecto Omega. Sin embargo, en lo que respectaba a las personas… Hubiera preferido que hubiera algún cambio. Siempre era de agradecer que su madre estuviera allí, por supuesto. Pero, al igual que antes de la Colisión, su hermana Shuri estaba en coma, contenida en una urna en Necrópolis. Al darse cuenta de que la realidad había dado un vuelco, el rey había albergado esperanzas por un momento… Habían durado poco antes de deshacerse frente a los hechos. Con ese pensamiento apartó la vista de la ventana: Le esperaba un día largo plagado de doctores, consejeros y problemas que resolver. Y no podía volver a fallar.

Birnin Zana, capital de Wakanda. Palacio Real. 17:55 de la tarde. 18 de marzo de 2018.

Los guardianes que recibieron al doctor Strange tardaron unos segundos en dar la voz de alarma a través de las pulseras que casi todos los habitantes de Wakanda llevaban en la muñeca. Apenas un minuto después de que el Hechicero Supremo hiciera su aparición, T’Challa recibió el mensaje. Desde el inicio de los tiempos, el tratamiento de los intrusos en Wakanda siempre había sido hostil. Pero aquel hombre con perilla y ropas extrañas había hablado como un aliado de la Pantera, y eso había evitado que los soldados tomaran medidas inmediatamente. Una mujer se adelantó para responder a las palabras del mago. Su pelo, negro y corto hasta la altura de la mandíbula, enmarcaba los rasgos de una mujer joven y, en cierto modo, hermosa, con la piel del color de la madera antigua y los ojos tallados en ébano. Al recibir la respuesta de T’Challa, la tensión había desaparecido de su rostro, dejando tras de sí un aire de solemne serenidad remarcado por los tatuajes geométricos que la designaban como una de las Adoradas, las Dora Milaje. -Sea bienvenido, Doctor Strange. Su Majestad le espera en el interior. Si lo desea, puedo conducirle hasta él.-Aunque la Dora Milaje había dado a aquellas palabras la forma de un ofrecimiento, no era difícil adivinar que en realidad se trataba de algo obligatorio. El palacio era un lugar inmenso, y Stephen podía notar como todas las miradas seguían puestas en él. A pesar de contar con el aparente beneplácito del monarca, el místico seguía siendo un intruso, y la Colisión había agudizado la natural cautela de los habitantes de Wakanda hacia todo aquello que viniera del exterior.

La mujer lo guió a través de distintas estancias, jardines interiores y corredores. El palacio real era muy similar al que el doctor recordaba: Su belleza sólo se veía empañada por diversas grietas en las paredes y suelos; e incluso derrumbes en algunas zonas. Si Stephen preguntó algo, su acompañante fingió no oírlo. Se mantuvo en silencio hasta que ambos llegaron a una puerta decorada con grabados. En su parte superior formaba un arco, y los bajorrelieves mostraban, sin lugar a dudas, el emblema de la casa real: Una pantera negra. -Es aquí.-En lugar de entrar, la Adorada abrió la puerta, invitándole a pasar. Una vez lo hizo, ella cerró la puerta.

Ahora, el Hechicero Supremo se encontraba en una antesala que, sin abandonar el estilo lujoso y exótico que imperaba en todo el edificio, tenía un aire que hacía recordar un hospital. La pared frente a él estaba totalmente acristalada, y junto a ella había una serie de asientos en torno a una mesa baja. Pero lo que más le llamó la atención fue el arco sin puerta a través del cual se llegaba a la habitación propiamente dicha. -Me alegro de verte… Viejo amigo.-T’Challa estaba tendido en una cama muy amplia, cubierto hasta la cintura con una fina sábana blanca. Sin embargo, no había apenas partes de su piel a la vista. Prácticamente todo su pecho estaba vendado, y uno de sus brazos reposaba en un lateral, escayolado. Su cara, marcada con algunas heridas pequeñas, reflejaba el cansancio que ya se había adivinado en su voz. Sin embargo, también estaba ahí la determinación de quien tiene asumido lo que pasa y sabe qué es lo que tiene que hacer. Al fin y al cabo, por muy herido que estuviera… T’Challa no había dejado de lado su papel como protector de su gente.

_________________
Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018. 25thnc3
Volver arriba Ir abajo
 
Illuminati confirmed. (T'challa). 18 de marzo de 2018.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: