Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC

Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse
Años de Omega


¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 6th Marzo 2022, 21:50
Últimos temas
Los posteadores más activos de la semana
Aidan Doyle
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Ahri'ahn
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Los posteadores más activos del mes
Ahri'ahn
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Elian Iquelo
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Jason Todd
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Aidan Doyle
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Eclipse
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_titleRompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Back_title 
Afiliados Hermanos (1/4)

Afiliados Élite (21/22)
Time Of Heroes

 

 Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]

Ir abajo 
3 participantes
AutorMensaje
Superman
DC Universe
DC Universe
Superman


Bando : Héroe

Grupo : JLA

Insignia de Fidelidad : Año 8

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 13/12/2020

Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime23rd Septiembre 2021, 18:26

Fecha: 08.06.2019
Localización: Fortaleza de la Soledad. Antártico.


El universo se convirtió en una fuente inagotable de cambio a causa de la colisión. Conceptos naturales como la evolución, la destrucción, la creación o la transformación comenzaron a quedar obsoletos para expresar lo que sin duda se consideraría el mayor acontecimiento científico e histórico desde el Big Bang. Hay quien de hecho lo consideraba una especie de fenómeno eco del mismo, algo que había acontecido por la necesidad de reparar un universo que ya había empezado a colisionar sobre sí mismo. Para otros era una señal religiosa de algún tipo de Apocalipsis y teniendo en cuenta la serie de fenómenos recientes que involucraban a los demonios, los creyentes de esta teoría se habían convertido de abnegados feligreses a extremistas sectarios capaces de seguir a todo aquel que tuviera algún tipo de respuesta o les diera pie a creer en una posible salvación. No todos compartían esto, pues había escépticos e incluso una corriente negacionista que había tratado de expresar que sólo era resultado de que los “lavados de cerebro del gobierno” habían dejado de surtir efecto, y al hacerlo, habían sido capaces de ver la realidad tal cual era.

Muchos pensaban que su mundo había cambiado de manera irrefutable durante la colisión. Lo que no eran capaces de comprender es que ese universo continuaba gestándose y cambiando. La transmutación aún no había terminado. Cada nuevo día prometía la desaparición de algunas personas y cada minuto que pasaba, la promesa de los recién llegados. Puede que no como les conocieran en el pasado. Puede que ni siquiera compartieran con aquellos que consideraban sus seres queridos más que nombre o apellido. El mundo se había llenado de amantes desconocidos, matrimonios de extraños, y compañeros de equipo que jamás habían trabajado juntos.

Por eso no era de extrañar que para el mundo pasara desapercibida la formación cristalina que de modo espontáneo apareció sobre la cubierta del Ántártico. Lo curioso de dicho acontecimiento es que de hecho, la que apareció no correspondía en su procedencia al hombre que yacía casi moribundo en su interior. Con la misma gloria casual con que un astrónomo descubría un cuerpo celeste en el lugar menos indicado, sólo por observar el cielo en el momento preciso, las variables se alinearon de tal modo que trasladaron la fortaleza de la soledad de alguna línea temporal en la que otro de sus “yos” había habitado, la había colocado en el lugar donde otro de sus “yos” la había ubicado, y había tenido a bien arrancarle del oscuro sótano en el que un miserable y retorcido Lex Luthor le había confinado con la esperanza de estar presente cuando por fin dejara escapar el último aliento.

El fenómeno, teniendo en cuenta las complejidades por las que había pasado el mundo a inicios de ese año, era imposible que cobrara importancia alguna para los medios, los reporteros o tan siquiera los paranoicos de la conspiración. Aún se estaban recuperando de lo que había pasado durante lo que a escala global habían llamado Guerra Mundial Demoníaca, que se cobraba los muertos por millones, y que había dejado múltiples heridas en los corazones de familiares, amigos, y también instituciones religiosas que ahora habían volcado todos sus esfuerzos en hacerse ver, para tratar de recomponer la maltrecha fe de poblaciones enteras que habían perdido toda esperanza.

Sin embargo para toda regla debe haber una excepción. Era difícil saber si fue el Bat-ordenador el primero en dar la notificación, si fue el intercomunicador de la Atalaya, o tal vez fuera algún reminiscente aparato que en otra época la Justice League hubiera utilizado para poder comunicarse con sus miembros bajo la atenta mirada de J´oon, alias el Detective Marciano. Los dos miembros que en otro tiempo habían conformado una triada a la que muchos buenos hombres, mujeres y elles recordaban como estandarte de su protección recibieron el aviso de implementación de conexión.

La fortaleza de la soledad volvía a estar en activo.

Todo intento de recibir contestación por parte de alguna entidad viviente resultó infructuoso. No hubo respuesta, sin importar cuanto lo intentaran. Pronto se vieron forzados a realizar la toma de una imperativa decisión. Tanto la amazona como el cruzado de la capa sabían lo que suponía adentrarse en busca de respuestas en ese rincón de la tierra, siempre aislado por una razón. Aquel era el principal de los pequeños recovecos en el que se ocultaba gran parte del corazón de Superman. Tener la opción de poder traspasar las inmensas puertas era, en cierto modo,  atreverse a violar la santidad de los templos de Themiscyra o infiltrarse de manera abrupta en la Batcueva. Eran los lugares más sagrados de la tierra para aquellos que no podían encontrar la paz que proporcionaba la intimidad en ningún otro lugar terrenal.

Arrastrados por la curiosidad, la esperanza, el miedo o la precaución, coincidieron en hacer cuanto fuera necesario para esclarecer la aparición de uno de los elementos más significativos para quien fuera un miembro del equipo. Tanto si su presencia la justificaban viejas heridas aún sin cerrar, antiguas relaciones que habían creado un vínculo irrompible, o sólo la necesidad de confirmar la pérdida, se dirigieron hacia la fortaleza llenos de sensaciones contradictorias que no sólo chocaban en su interior, si no entre ellos.

Pues mientras uno avanzaba con la idea de una posible ilusión hecha realidad, otro sólo deseaba que sus peores temores no fueran confirmados.

La fortaleza de la soledad, custodiada por fuertes medidas de seguridad, les permitió pasar tras haber corroborado sus identidades. Kal´el se había asegurado de proporcionar permiso a sus allegados cercanos, aunque no siempre surtían efecto. Otro delicioso efecto de la misma casualidad universal que les había llevado hasta ese momento. Una vez en el interior, avanzaron con precaución. No era tal como la recordaban. Ninguno de los dos tenía una idea clara de la ubicación de las cosas, pero no les fue necesario buscar demasiado. Llegaron a la gran antesala que daba a los múltiples pasillos a través de los cuales se abrían las diversas cámaras que contenían el zoo, los laboratorios, las armas requisadas y otros elementos que habían adquirido viviendo aventuras juntos.

Frente al inmenso pórtico presidido por Jor´El y Lara Lor´Van sujetando el planeta se encontraba una cama hospitalaria. Tenía adherido un gran armatoste en la zona de la cabecera, del cual salían diversos tubos que se unían a la mascarilla que unas gruesas correas de goma mantenían unida a la cara de la persona convaleciente. A medida que se acercaran, corroborarían lo que sus ojos ya les estaban transmitiendo desde que lo localizaran con la mirada. Bajo las sábanas que le cubrían hasta el pecho se veía un uniforme desgastado con los colores que muchos habían tratado de encontrar mirando al cielo.

Su respiración era pesada, incluso a pesar del respirador. Dormía, pero de un modo ronco y artificial. El tipo de sueño medicamentoso que se da a quienes, por caridad, no deberían despertar más. Su piel tenía un tono cetrino, y bajo sus ojos había dos grandes ojeras de un tenue color verdoso. Su piel estaba surcada de arrugas y pequeñas manchas, y su pelo se había vuelto blanco a juego con una barba que había empezado a descuidarse. La bondad de la salvación le llegó de modo aleatorio, pues al traspasar ese universo la kryptonita en gas que le había causado la enfermedad que lo consumía se agotó, y ahora sólo quedaba el mecánico respirador que continuaba insuflando sus pulmones con oxígeno. A pesar de lo cual, continuaba bajo los efectos del sedante.

Llegados a ese punto y por segunda vez, a Batman y Wonder Woman se les propició el escenario de una nueva y difícil decisión.

Y esta vez no contarían con un tercero para el desempate.

A Ahri'ahn le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Diana de Themyscira
DC Universe
DC Universe
Diana de Themyscira


Bando : Héroe

Grupo : JLA

Insignia de Fidelidad : Año 5

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 12/03/2018
Localización : Themyscira
Empleo /Ocio : Embajadora, Princesa y Miembro de la liga de la Justicia

Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Re: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime27th Mayo 2022, 13:49

- Tenemos que intentar controlar la situación, se rumorea sobre ghettos mutantes, encarcelamientos injustificados, desaparecidos… No podemos seguir sosteniendo esto, hay que hacer cambios y hay que hacerlos ya - La situación era crítica acorde a los últimos acontecimientos, las nuevas leyes de Luthor, los cambios en la ley de enjuiciamiento criminal.. Todo daba vueltas y como siempre parecía que los que pagaban eran los inocentes. - Sé que es complicado encontrar un modo de hacer las cosas pe- la voz de la amazona se vio interrumpida por la potente voz neutra y robótica que salía de los altavoces de los sistemas de la Atalaya. - Protocolo de iniciación: Fortaleza de la soledad- A Diana se le cayó la mandíbula y tragó con la garganta seca.

Silencio. Un segundo, dos segundos, tres segundos.  Diana buscó la mirada de Batman, parecía que se había quedado petrificada. - Atalaya confirmación de la última orden - repitió en voz alta sin creer lo que acababa de escuchar -  Protocolo de iniciación: Fortaleza de la soledad- Diana no lo dudó - Establece comunicación- Una pantalla holográfica se extendió frente a ella con una interfaz de llamada, intentando contactar con una de las cámaras de la fortaleza, con algún micrófono, un teléfono, cualquier cosa… Sólo ruido en la visual y silencio en el audio. Nada. - Establece comunicación - Nada - Establece comunicación - Varios minutos después lo dio por perdido y volvió a buscar a Batman con la mirada. No necesitaba preguntar.

Se plantaron allí lo más rápido posible. El corazón de Diana se enredaba entre la urgencia, los nervios y la esperanza. Galopaba con prisa en su pecho necesitando una respuesta. Por lo que ella recordaba ni siquiera existía una fortaleza en ese universo. ¿Cómo gestionar todas esas emociones? ¿ Y si había un superman? ¿Y si sólo se había activado una fortaleza pero él no existía? ¿Y si era una trampa?

Pero ahí estaba. La potente estructura helada se erguía orgullosa en la Antártida, como siempre. La mirada azul de la mujer recorrió cada esquina como tratando de confirmar que aquello era real. Una vez allí fue cuando los nervios se le arremolinaron en la boca del estómago. Finalmente la puerta les dio acceso tras el reconocimiento facial y digital.

Y allí estaban.

El frío era palpable y hacía que la piel se erizase, incluso la de la amazona aunque puede que fuese por otros motivos. Miraba a su alrededor buscando el mínimo atisbo de vida. Quería llamar, gritar su nombre para comprobar si podía oírles, aunque fuese desde otra parte del mundo. -¿Kal-el…?- preguntó al aire. El eco le devolvió su misma pregunta y eso le hizo sentir aún más sola.

Recorrieron las salas hasta ver la cama. El tamaño, el cuerpo, el uniforme… - No… - Diana tapó su boca con las manos sin dejar de acercarse. Kal-el estaba frente a ellos. Pero no Superman.

Apoyó ambas manos en la cama, comprobando el instrumental que le rodeaba tubos, bombonas de gas, agujas de todo tipo, algunos viales… Era muy ecléctico, nada parecía corresponder al entorno. Y sin embargo ahí estaba. Los ojos de Diana se humedecieron. - Qué cruel es siempre el destino contigo, amigo mío… - Se acercó del todo hasta poder verle la cara. Dos dedos acariciaron su barba con los nudillos. Un gesto demasiado frágil para el ser capaz de resistirlo todo. Estaba deteriorado, envejecido, abandonado… Ese Kal-el había perdido en su universo y por lo que parecía el mundo le había abandonado en respuesta - ¿Crees que puede escucharnos? - Preguntó a Batman mientras su brazo se extendía al informe que yacía a los pies de la cama. Empezó a leer con atención.

Información básica, un listado de nombres de distintos sueros, tratamientos invasivos y pruebas con todo lujo de detalles… Pero hubo algo en la cronología del tratamiento que llamó la atención de la morena.

- Creo que deberías ver esto… - Le tendió el informe a Batman. - Mira en las especificaciones…Hay decenas de registros de un componente extraño, KrH, tal vez un elemento que no conozcamos.. Vía respiratoria, van aumentando la disolución por momentos…-

KrH al 15% - Rango debilitativo de 30 minutos cada dos horas. Incapacidad del uso de la visión láser.

KrH al 20% - Rango debilitativo de 45 minutos cada dos horas. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado.

KrH al 30% - Rango debilitativo de 50 minutos cada hora y media. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado, capacidad de carga reducida a 1000T

KrH al 40% - Rango debilitativo de una hora intermitente con una hora de actividad. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado, capacidad de carga reducida a 500T, incapacidad de vuelo.

KrH al 50% - Rango debilitativo de una hora intermitente con media hora de actividad. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado, capacidad de carga reducida a 100T, incapacidad de vuelo.

KrH al 60% - Rango debilitativo de una hora intermitente con cuarto de hora de actividad. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado, capacidad de carga reducida a 1T, incapacidad de vuelo. Se desconoce la capacidad del empleo de cualquier otro poder.

KrH al 70% - Rango debilitativo permanente mientras el suministro permanezca en activo. Sedación. Incapacidad del uso de la visión láser, bloqueo del aliento helado, capacidad de carga neutralizada, incapacidad de vuelo. Se desconoce la capacidad del empleo de cualquier otro poder.

KrH al 80% -  Rango debilitativo permanente hasta doce horas después de dejar de suministrar por vía respiratoria. Sedación completa. Se comprueba atrofia notable a nivel traumatológico y multiorgánico. El sujeto se encuentra en fase letárgica.


Diana se inclinó para comprobar las etiquetas de las bombonas de gas que rodeaban la cama de Kal-el. Ahí estaba. KrH.

La conclusión era obvia. En el universo de procedencia de ese superman le habían estado drogando hasta suprimir por completo sus capacidades. Habían reducido todo lo que el héroe significaba a un cuerpo adormecido guardando polvo en una cama de hospital.

Tal vez matarle hubiese sido más misericordioso.

Diana arrancó de cuajo el tubo de la bombona de gas a la que estaba enganchada la mascarilla de Kal-el. Luego retiró la mascarilla con cuidado, con mucha delicadeza. - Hay que llevarle a algún sitio donde pueda recibir luz solar. Estamos en la maldita Antártida…- retiraba con ansia las vías, los soportes. Esos instrumentos no estaban haciéndole ningún favor. - Tiene que haber adrenalina por aquí… - Su cuerpo y su cerebro se pusieron en marcha. Si aún estaban a tiempo tal vez pudiesen despertarle. Diana se agachó a rebuscar entre los restos hospitalarios cualquier tipo de estimulante que poder inyectarle.

Vamos Kal-el…. Quédate con nosotros

_________________
"Είναι χειρότερο να διαπράττεις αδικία παρά να το υποφέρεις"
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Firma-Diana-A
Donde quiera que estéis...:

A Joker y a Bruce Wayne les gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Bruce Wayne
DC Universe
DC Universe
Bruce Wayne


Bando : Héroe

Familia : Batfamily

Grupo : JLA

Insignia de Fidelidad : Año 6

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Re: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime3rd Junio 2022, 01:28

Hay una cosa que tengo que admitir de Lex: es rápido. El Lex Luthor de mi universo siempre fue alguien extremadamente eficiente, y aunque he escuchado rumores que parecen indicar que éste Luthor podría no ser tan legal como el que yo conocí, parece que hay cosas que permanecen igual en todas las realidades. Han transcurrido dos semanas desde que le hice llegar un aparato desconocido para él pero que había sido desarrollado con tecnología de LexCorp, y no tardó más de una en devolvérmelo completamente reparado. El resto del tiempo he tenido que perderlo en volver a habituar mi cuerpo a moverse en sintonía con él, a asimilarlo correctamente.

Demasiado tiempo perdido considerando que llevo en éste universo dos meses completos y ésta es la primera vez que he podido sentarme con Diana en la Atalaya para analizar la situación global después de la invasión demoníaca.

Demasiados contratiempos... Quedé atrapado en la India nada más aparecer, para después ser apresado en el laberinto de Ivy al poco de llegar a Gotham. La pelea con Dick, la invalidez, Joker... El reencuentro con los chicos y con Alfred...

El dolor de cabeza me obliga a presionar la parte central de la frente a la búsqueda de una momentánea sensación de alivio. Estoy demasiado cansado. Sé que me he forzado mucho para poder estar aquí hoy, y muy a mi pesar siento que escucho la voz de Diana tratando de informarme de la situación, pero apenas soy capaz de registrarla. Estoy hasta arriba de analgésicos y estimulantes para poder soportar el dolor de la espalda, y aún así me siento embotado, pero no podemos posponer ésto por más tiempo. Tenemos que valorar las pérdidas sufridas y reorganizarnos; quedamos demasiado pocos...

- Hablaré con Lex -le aseguro para tratar de tranquilizarla.

Soy consciente del sentimiento de alarma generalizado que se ha extendido por la población civil después de la invasión, y la realidad es que las tropelías cometidas por individuos con poderes durante y después de la invasión no está ayudando. No tengo más que pensar en la tiranía que se estableció en mi universo por parte de unos pocos privilegiados para entender lo que está sucediendo.

El aviso de alarma nos interrumpe con su voz robótica, dejándonos petrificados a ambos durante varios segundos en los que ninguno acertamos a reaccionar, lo cual no hace más que confirmar lo lento que estoy de reflejos. Diana es la primera en tratar de establecer comunicación antes de que pueda impedírselo, y siento cómo todo mi cuerpo se tensa, la adrenalina ocupándose de erradicar cualquier síntoma de cansancio mientras aguardamos una respuesta que nunca llega. Mientras Diana se debate con las comunicaciones, mi cerebro trabaja a toda velocidad recopilando toda la información que pude extraer sobre Superman a mi llegada a éste universo. La última entrada sobre él en los ordenadores de la batcueva es de poco antes de que se produjera la Colisión. Aparecían registros minuciosos  de cambios tormentosos en las ondas zeta así como en otro tipo de radiaciones inocuas alrededor de toda la galaxia. Había anotaciones de los miembros de la Liga de la Justicia oscura indicando que sentían algo extraño en la propia estructura del universo. Ante la incertidumbre de lo que estaba por suceder, Clark había manifestado su intención de marcharse al sol para cargarse de energía y así poder estar preparados si llegaba el momento de enfrentar alguna amenaza. Incluso pude ver la grabación que habían realizado las cámaras de la batcueva. Necesitaba ver a Clark, comprobar si podía reconocerle como el hombre que había sido antes de convertirse en un monstruo.

Si el mundo se convence ahora de que he muerto, no tardarán en surgir nuevos héroes para llenar el vacío que haya dejado -había dicho entonces-. Los primeros días, quizá meses, serán caóticos, pero antes o después la humanidad se alzará para defenderse y, al poco, ya no me necesitarán. No para solucionar esos problemas, de todos modos. Con suerte, para cuando llegue lo que sea que está a punto de llegar, la humanidad habrá creado suficientes superhéroes como para combatirla al menos en sus fases iniciales. Pero no lo harán solos. Yo volveré entonces.

"Yo volveré entonces", había asegurado, pero... ¿como qué? Llevaba desaparecido más de un año... ¿y regresaba ahora?

No me gustaba. No me gustaba nada. Había demasiados interrogantes, demasiadas incógnitas, demasiadas variables que escapaban a mi control. Si sólo dependiera de mí, no habría acudido de inmediato, no hasta asegurarme de que tenía cubiertas todas las posibilidades, pero una simple mirada a Diana me hizo ver que ella no estaba dispuesta a esperar un sólo segundo más.

No estaba bien, era demasiado arriesgado. Una parte de mí, la parte que aún tenía muy arraigado el intenso dolor que acababa de redescubrir tras la pelea con Dick me decía que regresara a la batcueva para prepararme, pero la parte más racional de mí me decía que era una locura dejar a Diana ir sóla. Ella no entiende el peligro de un Superman fuera de control, no ha vivido lo que yo he vivido. Si la dejo ir sóla, se presentará ante él con nada más que confianza y fe en su corazón. Ya lo he vivido antes, y he visto en qué desembocaba. No puedo permitir que ocurra de nuevo, por eso debo acompañarla aunque signifique ir de cabeza a una trampa que podría costarnos la vida. Si Superman está fuera de control, ni siquiera Diana podría evitarlo, y eso contando con que no se ponga inmediatamente de su parte.

Me abstengo de decir nada, guardándome para mí unas sospechas y preocupaciones que sé que Diana no querrá escuchar, y me limito a seguirla hasta el Ártico. La visión de la Fortaleza me llena de escalofríos que nada tienen que ver con el gélido viento que azota nuestras capas.

La última vez que estuve aquí, murió el miembro más ético y compasivo de la Liga.

Nunca llegué a entrar, no lo vi personalmente, pero los padres de Clark nos hicieron llegar el cádaver para que pudiéramos enterrarlo, y, a medida que vamos pasando por las diferentes salas me cuesta no visualizar la sangre de Oliver tiñendo aquellas paredes de blancura inmaculada, y me encuentro a mí mismo preguntándome a cada instante si fue en aquella habitación o en la siguiente donde lo redujo a una pulpa sanguinolenta con sus propias manos por el terrible pecado de haber intentado ayudarme.

Pero no fue allí, ¿verdad? No fue en ninguna de aquellas habitaciones porque no sucedió en éste universo. El Oliver Queen de ésta tierra pereció a manos de Trigon el mismo día de mi aparición. No fue éste Superman, repito para mis adentros. No lo fue. No...

Y, entonces, le encontramos. Apenas una sombra de lo que una vez había sido. Le contemplo, indefenso, débil y derrotado en aquél lecho y resulta difícil relacionarlo con el imponente y majestuoso Dios que conquistó mi Tierra sometiéndola a un régimen de terror absoluto. Sin embargo, el escudo de su pecho no deja lugar a dudas. Ése escudo se ha quedado grabado en mi memoria, desgarrado y cubierto de la sangre de Oliver.

Fue lo último que pude ver antes de que me alzara en el aire para romperme la columna.

¿Qué le ha pasado? Se suponía que se había marchado para recargar su poder, no tiene sentido... Wonder Woman me habla, pero no le respondo. Estoy demasiado ocupado tratando de analizar las diferentes posibilidades de lo que puede haber ocurrido. Hasta que la escucho leer el diagnóstico y me tiende el informe. KrH. Envenenamiento por kriptonita. Por supuesto. Pero... ¿cómo...?

La respuesta acude a mí con la claridad del día: Aquél no es el Superman que había abandonado Omega antes de la Colisión. Aquél Superman posiblemente fue absorbido por la fusión de universos, como le había sucedido a tantísima gente, y en su lugar había aparecido éste, que debía llevar prisionero sólo Dios sabía cuánto tiempo siendo sometido a las peores torturas y vejaciones.

Una vez más, Diana actúa con la impulsividad de su sangre ardiente, arrancando la bombona que le suministra el veneno, y aunque estoy seguro de que no hizo apenas ruido, en mi mente resuena con el ominoso crujido que hicieron mis vértebras al romperse.

Mientras la veo seguir desconectando cables y vías comprendo que no va a ser posible razonar con ella. Superman siempre ejerció éste efecto en ella, algo que va mucho más allá de la prudencia o la lógica. Cuando se trata de él, Diana actúa llevada por el corazón. Es lo que la hizo traicionarnos a todos la primera vez, y es lo que hará que nos traicione de nuevo si éste Superman no es quien ella cree.

Porque... ¿qué seguridades tenemos? ¿Acaso lo conocemos? No sabemos nada de él. Aparenta estar sumamente debilitado, pero yo he visto a Kal-el regresar de entre los muertos. Sé que su cuerpo posee facultades regenerativas tan remarcables que es incluso posible que no pueda morir. ¿Quién nos asegura que, una vez pasados los efectos de la kriptonita y expuesto al sol amarillo no volverá a rejuvenecer hasta alcanzar de nuevo su pleno potencial? ¿Quién nos asegura que no será peligroso entonces? Es más, apenas sabemos nada de la fisiología kriptoniana. Incluso aunque no rejuveneciera, aunque de verdad sea un anciano, es perfectamente plausible que, aún así, sea capaz de destrozar el planeta con tan sólo pretenderlo. Es un riesgo real, uno que no pienso volver a correr, y no voy a poder convencer a Diana, estoy convencido de ello.

Sin embargo, ese mismo efecto que Kal-el provoca en ella, esa misma pasión que jugó en nuestra contra en el pasado, se convierte ahora en mi mayor baza, ya que está tan alterada y angustiada que consigo sustraerle su lazo mágico sin demasiado esfuerzo, y justo cuando se agacha para buscar algo entre los restos médicos que se amontonan en el suelo, aprovecho para envolverla con él, tirando del nudo corredizo hasta cerrarlo en torno a ella, dándole varias vueltas más mientras se recupera de la sorpresa por un ataque que, tal como sus ojos me revelan, no habría esperado jamás.

- Lo siento -le digo, apresándola por las muñecas-. Tengo que evitar que cometas una equivocación que podría condenar el planeta. No pienso pasar por lo mismo otra vez.

No cuando acabo de recuperar a Dick, Alfred y los demás.

No quiero golpearla. Hubo un tiempo, en mi mundo, en el que fue una de mis pocas y más valiosas amigas, y desde que llegué a ésta tierra no me ha dedicado más que bondad. No hace mucho me estaba reanimando a mí con la misma preocupación con la que ahora trata de reanimar a Clark. Ella no tiene la culpa, así que prefiero resolver ésto de la manera más inocua posible. El lazo le arrebata sus poderes, volviéndola mortal, y la naturaleza de la magia que impregna sus brazaletes hace que, si un hombre los une, queden fijos como si se tratara de esposas. Aún sin su fuerza de diosa es una mujer entrenada, corpulenta. Intenta resistirse y forcejeamos, pero yo soy más fuerte, y, finalmente, alcanzo mi objetivo. Con la mujer esposada y firmemente envuelta en el lazo, la dejo atada a una de aquellas estalagmitas de cristal

- Sé que ahora no lo entiendes, pero debes confiar en mí -le digo mientras me dirijo a una de las consolas de la estancia para teclear una serie de comandos. Clark era mi mejor amigo... yo iba a ser el padrino de su hijo. Sé cómo funcionan éstos ordenadores y sé identificar los símbolos más básicos. Ataque. Defensa. Protección. Una vez he conseguido lo que me proponía, me vuelvo a dirigir a ella-. Te aseguro que no tienes que preocuparte por él, Diana. Me ocuparé de reanimarlo, pero lo haré en un entorno controlado donde no pueda hacer daño a nadie. Me aseguraré de preparar una habitación donde haya una permanente radiación de sol rojo. No le hará daño, lo sabes. El sol rojo no es como la kriptonita, que le envenena. Sólo le privará de sus poderes, volviéndolo humano, y sólo le soltaré cuando me haya asegurado de que no supone ninguna amenaza. No me cabe duda de que conseguirás liberarte tarde o temprano, pero no conseguirás encontrarnos, así que te pido por favor que no lo intentes. No lo hagamos más difícil de lo que ya es.

Me dirijo al cuerpo que yace sobre la camilla de hospital. Si los informes son correctos, dispongo de doce horas antes de que salga del coma. Sólo doce horas. Tengo que darme prisa. Observo aquél rostro envejecido y pálido sabiendo que ha experimentado un castigo atroz, pero no siento compasión. Lo único que soy capaz de sentir es la presión de su bota contra las vértebras rotas de mi espalda mientras me tortura con saña para sonsacarme información. Mi rostro se endurece. No puedo permitirme sentir. Ahora no.

Y, sin más, empujo la camilla en dirección a la salida.    

_________________
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Pp3ki
Volver arriba Ir abajo
Diana de Themyscira
DC Universe
DC Universe
Diana de Themyscira


Bando : Héroe

Grupo : JLA

Insignia de Fidelidad : Año 5

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 12/03/2018
Localización : Themyscira
Empleo /Ocio : Embajadora, Princesa y Miembro de la liga de la Justicia

Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Re: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime13th Septiembre 2022, 14:17

Debía salvarle. Debían salvarle. Al fin el mundo había recuperado a Superman, y si era demasiado tarde para eso, habían recuperado a Kal-El. O eso decía el informe. Diana sintió un abrazo de alivio en su pecho, el mismo alivio que sintió cuando comprobó que Bruce había vuelto, que estaba vivo, aunque no fuese el de su mundo ni el que había en este. No había otra capa colgada, vieja y polvorienta en otro vestidor de la Atalaya. Recuperaba a sus amigos poco a poco y esa era la mejor sensación del mundo.

O lo fue, hasta que notó la presión ceñirse en torno a su cuerpo.

Primero fue la parálisis y la apnea. Tras unos segundos tragó y volvió a parpadear. Agachó la vista para comprobar lo que creía que estaba ocurriendo. Petrificada aún con la luz dorada contrapicada en torno a su pecho giró el rostro lentamente hacia el cruzado. - Bruce…? - El lazo no le permitía llamarle Batman. - ¿Qué diantres crees que estás haciendo? - ¿Le estaba traicionando? ¿Allí? ¿En ese instante?  

Sabía quién era, ya le conocía de hacía demasiado tiempo y parecía que la paranoia del gothamita cruzaba las barreras multiversales. Pero en el lecho de muerte de su mejor amigo, cuando el rayo de esperanza más potente volvía a iluminar el mundo… Él lo usó en su contra. La decepción en el rostro de Diana brilló más que la traición.

Oía sus palabras, pero no era capaz de procesarlas. Nada que dijese podía amedrentar lo que hacía. Después llegó la resistencia. Diana forcejeó, pero ni la postura ni el nudo estaban a su favor y ahora tenía una fuerza ridícula en comparación a la que acostumbraba por los efectos del lazo sobre ella.

Poco a poco según fue asimilando la situación, la decepción dejó paso a la obvia rabia y frustración que esa situación le inspiraba. - Tú eres quien me ata… ¿Y me pides confianza? - Bufó una risa involuntaria. No quería enfrentarlo así, pero los poderes de Hestia no le permitían transformar el mensaje a algo más amable - Crees que lo sabes todo y que tu manera es la única correcta de hacer las cosas, Bruce. Le salvaré. Como te salvé a ti en Bodh Gaya. Como salvaré a cualquier miembro de la Liga que demuestre haber vuelto entre los muertos. Y ni tú, ni ninguno de tus cachivaches ni compañeros podrá impedirmelo. Esa decisión no te corresponde - La amazona no lo comprendía. ¿Por qué él sí merecía su rescate y Kal-el no? ¿Qué había, aparte de cobardía y miedo, dentro del corazón de ese Bruce herido?

Intentar librarse por la fuerza era inútil, ya lo tenía más que comprobado. Sólo podía ver, inmóvil e inútil cómo su mejor amigo secuestraba el cuerpo moribundo de su otro mejor amigo. Aquel al que acababa de perder al cambiar de universo. Aquel al que pensó que nunca volvería a ver.

Diana ocultó su mirada bajo la sombra del frontal.

- Solo dime una cosa… ¿Estarás dispuesto a pagar las consecuencias de tu decisión cuando la verdad salga a la luz? - preguntó a la espalda de su amigo. Si Batman se equivocaba y Kal-el no resultaba ser más que el anciano moribundo que observaban que era, el cruzado debería responder a sus actos. Nada de eso era necesario. Ningún estúpido plan por muchas opciones que rondasen la mente del murciélago debía incluir impedirle participar en el rescate, atención y gestión de la crisis de esa situación. No sólo la había traicionado. La había menospreciado.  

Poco después sus amigos desaparecieron por el umbral.

La amazona comprobó de nuevo con la experiencia lo cruel que era ese nuevo mundo. Después de todo lo que estaba sucediendo, el comienzo de tantas guerras civiles, las invasiones, los demonios… El mundo necesitaba precisamente a Superman. Necesitaba a Kal-El… Y el retorcido destino les había entregado uno al borde de la muerte, si es que acaso podían salvarlo. Lo cierto es que a Diana poco le importaba. Después de haber visto caer uno a uno a los otros miembros de la liga frente a sus ojos, recuperar a Batman había sido una dulce oportunidad y ahora el universo le brindaba otra. No estaba dispuesta a desaprovecharla.

No iba a perderlos otra vez. Batman estaba siendo terriblemente injusto. Ella había ido a buscarle con la misma rapidez en cuanto supo de él después de haber perdido al héroe de su mundo y al que ya residía en este. Podía ser una amenaza, podía ser un impostor, una trampa… pero fue. Con la misma decisión y determinación con la que fue a la fortaleza. Con confianza y esperanza. Ahora estaba a punto de arrebatarle todo. - Siempre has creído que no sabes confiar… cuando lo que ocurre es que eres demasiado débil para hacerlo.- Sentenció con severidad a pesar de saber que no podía escucharle. La verdad de Diana brilló a la luz dorada del lazo. Observó su situación y la estalagmita - ¿Crees que a los demás nos resulta fácil?- Golpeó con fuerza la estalagmita, con un rodillazo. Sonó el impacto, saltaron esquirlas, pero no se partió.  - Eres un egoísta….- otra patada - Un cobarde… - Otra -  Un tirano que impone su norma porque no conoce lo que es el trabajo en equipo… - otra. Otra. Otra. Otra. Poco a poco la estalagmita en torno a la cual descansaba el lazo hizo que este se aflojase. Las rodillas de Diana, a pesar de los protectores, sangraban bajo el dorado acero. - ¡NUNCA HAS CONFIADO EN NOSOTROS! - Gritó antes de asestar un último cabezazo al duro hielo, provocando otro río carmesí por su sien, sintiendo cómo el lazo resbalaba a su alrededor.

Una vez consiguió quitárselo con un gesto rápido del brazo lo enrolló de nuevo, recuperándolo en el enganche de su traje y voló lo más rápido que pudo a la salida.

Casi llegó tarde.

Para cuando consiguió llegar de nuevo bajo la luz del sol observó como una tormenta de escarcha la envolvía, fruto de los motores del Batplane empezando a arrancar, con sus dos mejores amigos dentro.
-Oh…. Lo siento. Pero no. - Estaba destrozada, pero ahora que había recuperado sus poderes el dolor de las heridas era mucho más soportable. La rabia es lo que alimentaba sus energías en ese instante.

Apenas habían levantado cinco metros del suelo. Diana no se lo pensó. Voló con decisión a la parte trasera de la nave, agarrando con sus propias manos una de las alas, ofreciendo resistencia al despegue.

- Sabes, hubiese comprendido que guardases el gas o el instrumental médico… - Sabía que seguramente no le estuviese escuchando - Pero el secuestro de un miembro de la liga al borde de la muerte… - La sangre enmarcaba los ojos de la amazona, repletos de determinación. Con un último esfuerzo, rompiendo el ruido del viento con un fuerte crujido metálico arrancó el ala del batplane de cuajo. A Batman se le había olvidado que el hogar de Diana albergaba a las mejores guerreras del mundo. No pensaba rendirse aunque le costase la vida.

Jadeando y sintiendo la sangre caliente sobre su piel esperó a que el avión volviera a tocar tierra. No estaba lo suficientemente alto como para que sus amigos no sobrevivieran a ese impacto.

Batman era el hombre con más recursos del planeta, pero sin avión la necesitaba mucho más que ella a él. Esperó a que el gothamita saliese o intentase comunicarse con ella. Cuando supo que volvía a escucharla, con la respiración entrecortada por fin habló - Creo que tengo al menos un par de horas hasta que te manden otro vehículo… - Apoyó de nuevo los pies sobre la nieve - ¿Lo discutimos? - dijo apartando la sangre de su cara con el dorso de la mano.  

_________________
"Είναι χειρότερο να διαπράττεις αδικία παρά να το υποφέρεις"
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Firma-Diana-A
Donde quiera que estéis...:

A Bruce Wayne le gusta esta publicación

Volver arriba Ir abajo
Bruce Wayne
DC Universe
DC Universe
Bruce Wayne


Bando : Héroe

Familia : Batfamily

Grupo : JLA

Insignia de Fidelidad : Año 6

Mensajes : 91
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Re: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime30th Septiembre 2022, 01:07

Sabía que eventualmente Diana se liberaría, por supuesto. No la habría dejado allí para morir. Pero precisamente por eso había programado el ordenador de la fortaleza para que liberara los robots de defensa para contenerla en caso de que consiguiera liberarse. No serían rival para ella, pero me darían el tiempo necesario para llegar hasta mi escondite con Clark. Por eso, lo último que esperaba era encontrar a la amazona tirando del batwing antes incluso de que lograra despegar del todo. Era imposible que hubiera conseguido liberarse y derrotar a los robots tan rápido, así que la única explicación posible era que el sistema de defensa no se había llegado a activar. Había debido producirse alguna clase de fallo, posiblemente debido al desuso. O puede que mi conocimiento de los pictogramas kriptonianos no sea tan exacto como pensaba.

Teorizar en cualquier caso no iba a servirme de nada. La situación era la que era, y tenía que centrarme en el problema inmediato: que el batwing había quedado inutilizado. Los daños en la parte baja del avión son menores; prácticamente no hay nada importante en la zona del impacto, y el batwing en general está reforzado, pero aunque hubiera podido repararlo, es imposible hacer nada respecto al ala arrancada. No podremos volar, y la actitud irreflexiva e inconsciente de Diana nos acaba de dejar atrapados aquí. Con él.

Pero es ésta misma situación la que le otorga la victoria de manera automática, pues, ¿qué sentido tendría tratar de atacarla de cualquier manera si de todos modos no voy a poder salir del continente? Sí, Diana ha vencido, y, al hacerlo, nos ha condenado a los dos. Por ello, cuando finalmente abro la cúpula, mi actitud es tranquila y en absoluto beligerante. Ahora mismo pelear no serviría de nada, así que, mal que me pese, no tengo más remedio que admitir que el diálogo es la única opción viable.

- No sabes lo que has hecho, Diana -afirmo, en un tono algo funesto mientras desciendo de vuelta a la nieve-. Parece que tus sentimientos hacia él te ciegan en todos los universos.

Activo el ordenador de mi brazo para empezar a buscar una serie de cifras en las bases de datos.

- Clark siempre fue el mejor de todos nosotros... pero tenía un punto débil, y estoy seguro de que sabes cuál es -afirmo, enfrentando mi mirada, impasible y dura, con la de ella-. En mi universo, el Joker provocó la muerte de Lois Lane y de toda Metrópolis, y eso volvió loco a Superman. Se convirtió en un tirano, un asesino que impuso el orden mundial con mano de hierro asesinando a todos los que se atrevieran a contradecirlo. No sólo mató asesinos y criminales, Diana. Con la ayuda de tu yo de mi universo dejó tullido a un joven héroe novato partiéndole la columna vertebral, asesinó a golpes a Oliver Queen, trató de asesinar a Dinah, destruyó al Detective Marciano, ordenó el asesinato de Alfred y frió el cerebro de Shazam -mi expresión se endurece aún más ante éstos dos últimos casos-. Un niño, Diana. Y le dio igual.

Le muestro finalmente los datos que se reflejan en la pantalla de mi ordenador portátil.

- 19 de abril de 2020: el demonio Belial arrasa la ciudad de Metrópolis invadiéndola con demonios alados y perros del infierno y causando una carnicería de proporciones abismales. La ciudad quedó arrasada por completo dejando miles y miles de muertos y el destino de Lois Lane permanece incierto. Su cadáver no ha sido recuperado, pero no significa nada; podría perfectamente haber sido devorada o calcinada hasta quedar irreconocible. Es exactamente lo que ocurrió en mi universo -musito, los labios tan apretados que me cuesta articular las palabras, acero fundido en la mirada-. ¿Qué crees que hará éste Superman cuando despierte y descubra lo que ha pasado, Diana? ¿Estarías dispuesta a poner la mano en el fuego por él y asegurar que no se volverá loco? Porque, créeme, ninguno de nosotros sospechábamos siquiera que algo así podría suceder allá de donde vengo. Y Oliver tuvo... una muerte larga... y dolorosa... mientras Clark lo reventaba a puñetazos por pensar éso mismo que estás pensando tú. Que no podría... que no sería capaz...

Las lágrimas pugnan por salir de mis ojos ante los brutales recuerdos acumulados, pero no las dejo salir. Soy un experto en bloquear ése tipo de emociones. Ése tipo de debilidades. Aún así, soy consciente del brillo traicionero en mi mirada, pero hay poco que pueda hacer para impedirlo.

- Ése hombre que tanto te empeñas en defender, me alzó en el aire y me partió la espalda, Diana. Después, cuando ya estaba en el suelo, completamente indefenso, me torturó para tratar de obligarme a revelar una información que deseaba conocer -avanzo hasta quedar muy cerca de ella, a apenas unos palmos de distancia, enfrentándola desafiante-. Así que no me digas... no te atrevas a decirme... que conoces mejor a éste hombre que yo. Puede que no sea el Clark de mi universo, pero tampoco es el tuyo, y, aunque lo fuera... -tomé una larga bocanada de aire entrecortado-. Ni tú ni nadie puede garantizar que no va a volverse loco como lo hizo el mío. Y cuando Superman se vuelve loco... No hay nadie... Nadie... que pueda evitar que prenda el mundo en llamas. Ni siquiera tú. Te pedí que confiaras en mí, Diana... No le deseo ningún mal a Clark. Él era... -volví a tomar aire, dispuesto a confesar lo que jamás había admitido ante nadie-, mi mejor amigo. Puede que mi único amigo de verdad. Yo iba a ser... el padrino de su hijo... Pero la única opción sensata era contenerlo en unas instalaciones donde no podría hacerle daño a nadie mientras recibía la atención médica y psicológica adecuada hasta garantizar que podría afrontar lo sucedido en Metrópolis -vuelvo a mirarla a los ojos, pero ésta vez hay esperanza en mi mirada-. Aún estamos a tiempo... si me ayudas. Te lo pido por favor, Diana... Si tienes algún interés en preservar éste universo... Ayúdame -imploro-. Ayúdame a evitar que se repita lo que ocurrió en mi mundo.

_________________
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Pp3ki
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado





Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Empty
MensajeTema: Re: Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]    Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]  Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Rompiendo el Hielo. [Batman, Wonder Woman]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Visitas? Acabo de levantarme... [Pre-Omega] [DC, Wonder Woman/Batman]
»  Mini-Evento: La Batalla por Atlantis- La lucha por los cristales (Batman, Wonder Woman, Nightwing)
» [Mini-Evento] Paseando por Metropolis [Pre-Omega, DC][Wonder Woman/Coral B. Hiddleston/Gloria Almaznyy/Batman]
» Mini-Evento: La Batalla por Atlantis - Confrontación final (Dick Grayson y Tony Stark primero, Wonder Woman, Batman, Carrie y Smith después)
» Almas en el hielo (Jake) [22/12/2018]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega Universe - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: Antártida :: Fortaleza de la Soledad-
Cambiar a: