Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Pacto con el Diablo [Privado]

Ir abajo 
AutorMensaje
Jonathan Crane
DC Universe
DC Universe
Jonathan Crane

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Edad : 32
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Espantapájaros
Nombre real: Jonathan Crane
Universo: DC Universe

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime1st Septiembre 2014, 16:44

23 de Octubre de 2018

Las fichas estaban ya dispuestas sobre el tablero.

Un mes después de su interesante negociación, Cobblepott y Ivy ya habían hecho las maletas hacia Sudamérica, tal y como los tres habían convenido. En esos momentos se encontraban en algún lugar de la recóndita jungla del Amazonas, en una pequeña reserva donde el Pingüino movilizase a sus viejos contactos con los narcos y los cárteles de la droga y la Hiedra pudiese dedicarse con pasión a su peligrosa dedicación a la botánica. Sólo el primer paso del perfecto plan del Espantapájaros de sembrar el terror en Gotham.

La única cuestión era que Jonathan Crane no les había contado toda la verdad a sus compañeros.

La nueva cepa de gas del miedo era una parte importante, sin duda. Cobblepott se haría de oro con ella, y su venta ayudaría a extenderla por Gotham y el resto del mundo en poco tiempo. Sí, el mundo, ¿para qué reducir miras? Pero existía un pequeño problema, una cuestión que llevaba devanando los sesos del psicólogo criminal mucho tiempo antes de que se animara a contactar con sus viejos socios de villanía. Y es que el gas del miedo era su arma predilecta, sin duda, pero se daba el caso de que Gotham compartía mundo con seres que resultaban ser inmunes a sus efectos. Principalmente originarios de otros planetas o dimensiones. Y varios de los más conocidos, para más inri, estaban afiliados a la maldita Liga de la Justicia. Y no pensaba sólo en Superman, Wonder Woman o Detective Marciano, los más preeminentes.

Su mente estaba obsesionada por una particular figura femenina. Una criatura formidable, avatar encarnado del miedo, que sin embargo rechazaba su propia naturaleza de pleno. No era humana, eso podía percibirlo. No era de este mundo. Ni siquiera respondía a las reglas de la lógica. Y había osado desafiarle en su propio terreno. Algo que el autoproclamado Amo del Miedo no podía perdonar.

Por mucho que odiase admitirlo, Crane sabía que su plan distaba mucho de ser perfecto. Había un fallo importante en la ecuación: por muy potente que fuera, su gas del miedo era inefectivo contra seres como ella. En cualquier momento, los miembros inhumanos de la Liga podían intervenir y echar sus planes a perder. Si quería tener éxito, primero debía comprender la verdadera naturaleza de su nueva enemiga. Y entonces elaborar un tipo de arma que pudiese afectarla. Y sólo entonces, derrotado el auténtico avatar del miedo en la Tierra, él tendría el dominio absoluto sobre la única emoción que para él contaba.

Así que había estado ocupado todo el mes, buscando e indagando entre sus contactos de los bajos fondos. Llegó a sus oídos el nombre de Raven, una criatura coaligada con los Young Titans, los alevines de la Liga de la Justicia. Todos los que hablaban de ella lo hacían con ese rictus de pavor pintado en la cara que tantas veces había provocado el propio Espantapájaros. El hecho de saber que tenía una igual, tal vez superior, alimentaba su curiosidad y su rencor a la vez. Pero ¿cómo contraatacar? Crane no era idiota, sabía que no tenía ninguna posibilidad por sus propios medios. Tenía que buscar una manera.

La respuesta le llegó bajo la forma de donaciones anónimas. Primero fueron cantidades de dinero, bastante irrisorias como para ser fácilmente rastreadas por la policía, pero siempre llegaban de manera casual cuando necesitaba finaciación para dar un paso más en su investigación. Siempre con una misma firma: "Tus Hermanos cuidan de ti". Luego el dinero dejó paso a libros, artículos de prensa, suministros, cualquier cosa que andara necesitando y que añadía una ficha más en el puzzle. Pero lejos de alegrarse, Crane no dejó de sentirse escamado. Obviamente alguien sabía de su plan, y tenía interés en él. La idea de que su mayor secreto hubiese sido desvelado le irritaba. ¿Quién querría aprovecharse de su plan maestro? Desechó rápidamente a cualquiera de sus conocidos en Arkham. El Joker hubiese recurrido a un mayor uso de la pirotecnia y los chistes malos, Dos Caras era mucho más directo que eso, y Enigma siempre lo hacía todo a través de sus dichosos acertijos. Máscara Negra podía ser un buen candidato, pero no sabía que hubiese usado nunca la expresión "Hermandad" antes. Todo lo que podía hacer Crane era esperar. Fuese quien fuese la supuesta "Hermandad", se pondría en contacto con él cuando así lo deseara.

Y cuando eso sucediese se aseguraría de dejarles claro que es una mala idea jugar con el Espantapájaros.

_________________
Pacto con el Diablo [Privado] Firma_15

Color de fuente: #cc6600
Volver arriba Ir abajo
Omega

Omega

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime1st Septiembre 2014, 22:26

No podría imaginarse Crane que esa charla que pretendía tener con sus extraños mecenas iba a ocurrir más pronto de lo que pensaba. Se encontraba en su santa sanctorum, su laboratorio secreto y a la vez su principal cubil, cuando de pronto notó una presencia observarle, a su espalda. Era una presencia que, aunque no resultaba del todo hostil, era más que evidente.

Tan evidente como el carraspeo que acababa de resonar en medio de la sala

¿El señor Crane, presumo? preguntó la voz, tentativa. Era una voz extraña, meliflua y agradable con un acento irreconocible que parecía alargar cada palabra siguiendo un ritmo y una cadencia extraños. Casi como si estuviera cantando al son de una melodía que sólo aquél que había hablado era capaz de escuchar.

Si el científico se girase o intentase ver a su interlocutor, lo único que encontraría sería a alguien encapuchado, vestido con una larga túnica roja que cubría todo su cuerpo, con guantes rojos y con la cara oculta tras una larga sombra que, técnicamente, no debería estar ahí, teniendo en cuenta la luz ambiente. Al otro lado de las sombras un par de ojos blancos brillaban, junto con una sonrisa llena de dientes.

Demasiados dientes.

Es un placer poder hablar por fin con usted cara a cara. Mi amo me ha enviado para inquirirle sobre los pequeños obsequios que le hemos hecho llegar. Espero que hayan sido de su agrado, yo en persona he elegido alguno de ellos el ser se miró con tranquilidad los dedos del guante, estirándolos y frotándolos entre ellos, mientras su mano izquierda se ocultaba tras su espalda

Verá, mi amo, su mecenas si así lo prefiere, ha previsto que el próximo 31 será el día apropiado para que pueda poner en práctica su plan. Ya sabe, el día de los muertos, la noche de Halloween... incluso alguien tan... poco inspirado en las artes elevadas como usted podría percibir el significado de semejante día. Como sabrá, si ha leído los pequeños obsequios que le hemos remitido la figura comenzó a acercarse con indolencia, como si no tuviese ningún miedo, como si ese lugar fuera suyo por derecho propio sabrá que la magia se basa en canalizar los poderes más allá del plano físico en el que usted reside. Y también sabrá acarició una pipeta con aire distraído, siguiendo con sus dedos enguantados el cristal del objeto. Su contenido comenzó a hervir las fechas de poder también ayudan al éxito de dichos rituales. El próximo día 31 es uno de ellos... como lo es hoy también

La sonrisa de nuevo volvió a aparecer en el rostro de sombras del ser. Era una sombra inquietante, tan llena de colmillos que hacía pensar en un tiburón o en alguna criatura especialmente diseñada para asesinar a mordiscos a sus víctimas. Quizás incluso a los seres humanos

Pero por favor, es usted un hombre ocupado, así que no seguiré con mi diatriba. ¿Qué le parece si le doy respuesta a sus preguntas? Estoy seguro de que tiene muchas... como por ejemplo, cómo sabemos que usted está interesado en cierta... señorita la figura se rió, como si esa frase le resultase agradable o divertida.
Volver arriba Ir abajo
http://omega.forosactivos.net/
Jonathan Crane
DC Universe
DC Universe
Jonathan Crane

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Edad : 32
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Espantapájaros
Nombre real: Jonathan Crane
Universo: DC Universe

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime2nd Septiembre 2014, 12:09

¿El señor Crane, presumo?

La voz repentina a sus espaldas le hizo darse la vuelta, en un giro tan brusco que tiró la silla al suelo. Craw revoloteó en torno a la extraña figura encapuchada, graznando ávidamente como ave de mal agüero que era. Parecía que su extraño benefactor daba al fin la cara.

Crane dio gracias de llevar la máscara puesta. Últimamente no se la quitaba ni para dormir. En Arkham le habían empezado a diagnosticar trastorno de la personalidad. Su alter ego se estaba convirtiendo en su verdadera identidad. A fin de cuentas, ¿para qué quería ser el patético y enclenque Jonathan Crane, pudiendo ser el aterrador e imponente Espantapájaros?

Es un placer poder hablar por fin con usted cara a cara. Mi amo me ha enviado para inquirirle sobre los pequeños obsequios que le hemos hecho llegar. Espero que hayan sido de su agrado, yo en persona he elegido alguno de ellos

Tal vez había inhalado algo de su propio gas inconscientemente, pero hubiese jurado que aquella sonrisa tenía demasiados dientes, más de los que podían caber en una boca normal. ¿Killer Croc? Imposible, ese tarugo no tenía el cerebro ni el refinamiento de preparar un subterfugio así.

-Me temo que yo no tengo el gusto de saber con quién...

El extraño siguió hablando, como si ignorase a Crane.

Verá, mi amo, su mecenas si así lo prefiere, ha previsto que el próximo 31 será el día apropiado para que pueda poner en práctica su plan. Ya sabe, el día de los muertos, la noche de Halloween... incluso alguien tan... poco inspirado en las artes elevadas como usted podría percibir el significado de semejante día. Como sabrá, si ha leído los pequeños obsequios que le hemos remitido, sabrá que la magia se basa en canalizar los poderes más allá del plano físico en el que usted reside. Y también sabrá que las fechas de poder también ayudan al éxito de dichos rituales. El próximo día 31 es uno de ellos... como lo es hoy también

Empezó a ponerse nervioso. Aquel tipo se había infiltrado en su guarida sin que pudiese percibirlo, y se paseaba por ella como si fuese su hogar. Vale, él había hecho lo mismo un mes atrás en el invernadero de Poison Ivy, pero es propio de villanos criticar a los demás lo que tú estás muy dispuesto a hacer. Y luego estaba su verborrea. Sí, había leído las revistas y fotocopias que le habían enviado. Todo sobre rituales, sobre círculos mágicos, sobre otras dimensiones. Pamplinas supersticiosas, hubiese dicho en otras circunstancias. No podía evitar pensar como psicólogo y atribuirlo todo a la mente humana, principalmente al miedo. Pero su encontronazo con aquella criatura había empezado a alterar su percepción de las cosas. ¿Podría ser que, tras aquella sarta de embustes de salón, había algo de razón?

Pero por favor, es usted un hombre ocupado, así que no seguiré con mi diatriba. ¿Qué le parece si le doy respuesta a sus preguntas? Estoy seguro de que tiene muchas... como por ejemplo, cómo sabemos que usted está interesado en cierta... señorita.

Para cuando por fin se le permitió el don de la palabra, Crane sabía muy bien lo que iba a hacer. Oh, sí, tenía muchas preguntas, pero ante todo también tenía su orgullo. Y de ninguna manera estaba dispuesto a tolerar que se le volviese a mangonear como en sus días de instituto. ¡Ya no era ningún maldito pelele!

-Desde luego que tengo preguntas, amigo mío. Y ésa misma entre ellas -cruzó los dedos y sonrió lentamente, una mueca aterradora que tenía más que ensayada, y poco a poco empezó a deformarse en una expresión iracunda que, realzada con su máscara, le daban un aspecto tan inquietante como al enmascarado sonriente-. Primera pregunta, ¿cómo han podido localizarme? Segunda pregunta, ¿cómo pueden saber tanto sobre mí y yo tan poco sobre ustedes? Tercera pregunta, ¿quién demonios son ustedes? Cuarta pregunta, ¿qué buscan de mí? Y por último, pero no por ello menos importante, quinta pregunta... ¿¡ME HAN TOMADO POR IDIOTA!?

Con un gesto brusco, agarró una de sus granadas de gas del miedo y no dudó en arrojarla a los pies del extraño. En pocos segundos la sustancia química invadió la habitación bajo la forma de una nube densa y espesa en la que apenas se reconocían los rasgos de ambos, y Crane contaba con que eso bastase para hacer pedazos la mente de su interlocutor.

-¡Irrumpes en mi casa, pretendes darme lecciones, te instalas aquí como Pedro por su casa, y te crees que te vas a marchar como si nada! ¿Sabes con quién estás hablando, especie de orangután pelón? ¡Yo no soy ningún pringado al que puedas venir con cuentos chinos! ¡Yo soy el terror de Gotham, soy el Amo del Miedo! ¡Yo soy EL ESPANTAPÁJAROS! ¡Y ahora saborea un poco de mi miedo!

No dudó en retirarle la capucha de un tirón para poder verle las facciones al desgraciado. Con suerte no lo dejaría hecho un colchón balbuceante de carne, sólo lo asustaría lo justo para hacerle notar que jugar con él siempre era una mala idea.

_________________
Pacto con el Diablo [Privado] Firma_15

Color de fuente: #cc6600
Volver arriba Ir abajo
Omega

Omega

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime2nd Septiembre 2014, 20:29

-Desde luego que tengo preguntas, amigo mío. Y ésa misma entre ellas

La figura encapuchada volvió a centrar su mirada en su guante derecho, con la mano izquierda aún a su espalda, como si realmente lo que fuera a decirle el doctor no le importase lo más mínimo. Extendió los dedos, giró tranquilamente la mano y en general parecía disfrutar de tener una mano ante sí. Como si nunca antes hubiera tenido una

Primera pregunta, ¿cómo han podido localizarme? Segunda pregunta, ¿cómo pueden saber tanto sobre mí y yo tan poco sobre ustedes? Tercera pregunta, ¿quién demonios son ustedes? Cuarta pregunta, ¿qué buscan de mí? Y por último, pero no por ello menos importante, quinta pregunta... ¿¡ME HAN TOMADO POR IDIOTA!?

La criatura parecía que iba a responder, aspirando aire y elevando el índice. Sin embargo, la bomba de humo pareció pillarle desprevenido, porque no se movió ni un ápice de donde estaba, siendo envuelto en el ponzoñoso humo del artilugio del investigador

-¡Irrumpes en mi casa, pretendes darme lecciones, te instalas aquí como Pedro por su casa, y te crees que te vas a marchar como si nada! ¿Sabes con quién estás hablando, especie de orangután pelón? ¡Yo no soy ningún pringado al que puedas venir con cuentos chinos! ¡Yo soy el terror de Gotham, soy el Amo del Miedo! ¡Yo soy EL ESPANTAPÁJAROS! ¡Y ahora saborea un poco de mi miedo!

Cuando Crane le quitó la capucha al extraño se encontró con que... no había nada. O mejor dicho, la sombra no proyectaba sombras, porque el rostro en sí era una sombra. Su cuerpo no parecía pesar nada, resultando caliente, como si la criatura fuera una hoguera andante.

Poco después, a los dos ojos brillantes se le unieron dos ojos más justo encima, y la sonrisa se ensanchó enormemente. Parecía que estaba disfrutando de lo lindo, casi parecía divertido por la reacción de Crane.

¿Ya está? He de reconocer que es usted un anfitrión pésimo, señor Crane. No sólo arroja cosas a sus invitados, encima le ofrece un miedo a lo desconocido la mar de común. Me había esperado algo de agorafobia, o quizás androfobia de usted. Francamente, espero que su famoso gas del miedo sea más original que el miedo que usted me está ofreciendo, o me sentiré terriblemente decepcionado la criatura sonó algo jocosa mientras se soltaba con suavidad del agarre del hombre, para después volver a echarse la capucha

Pero me había hecho unas preguntas, es de rigor que yo se las responda, ¿no cree? Veamos... la criatura empezó a andar como pedro por su casa, ignorando vilmente al gas o los posibles efectos que le estuvieran causando, si es que le estaban causando alguno. Levantó un dedo enguantado y comenzó a enumerar con parsimonia, tocándose un dedo nuevo cada vez que respondía

Primero de todo, ¿cómo hemos podido localizarle? Esa es sencilla: con magia, por supuesto. ¿Cómo podemos saber tanto de usted? Vamos, señor Crane, no es usted un célebre científico por nada... Pero si le hace sentirse mejor, también usamos algo de magia. Además, nosotros sabemos lo que significa la discrección. Llevamos siglos perfeccionándola, después de todo.

Tercera, ¿Quién demonios somos nosotros? Pues demonios, de hecho. De los que disfrutan de una buena noche de terror, si se me permite agregar. También hay humanos, por supuesto, pero eso sólo son peones. Cuarta... Espero que no se me esté perdiendo, señor Crane, odiaría tener que repetirme. Como iba diciendo, cuarta, ¿Qué buscamos de usted? Que suma en terror esta nación. Metahumanos incluídos.

Y la última, mi favorita: ¿Creemos que es usted idiota? Por favor, querido doctor... ¿Acaso le cabía alguna duda?
el autoproclamado demonio extendió ambas manos, ensanchando tanto la sonrisa que ahora ocuparía todo el ancho de su cara, si es que eso era posible, haciendo una reverencia inmediatamente

Pero no estoy aquí para intercambiar pullas verbales, no... Verá, consideramos que a día de hoy usted es el más cercano a conseguir nuestros planes, por lo que hemos aparecido con un último obsequio. Seguramente después de su encuentro con su... ¿debería decir amada? hemos notado que sus miras, estrechas por naturaleza, se han extendido. Ha observado que sus métodos no sirven para aquellos que son más que humanos, ¿verdad?

La criatura se arremangó imitando a un prestidigitador, mostrando que bajo las mangas no había nada. Ni aire, ni la extraña sustancia que componía su cabeza. Absolutamente nada. Como por arte de magia, los guantes que flotaban solos hicieron un giro y conjuraron un pequeño cubo. Estaba lleno de inscripciones, y recordaba a alguna suerte de viejo puzzle, o algún artefacto de alguna película de terror clásica

Mi amo quiere ofrecerle el medio para afectar a esos que jamás había alcanzado, la posibilidad de emerger del fango primordial para poder convertirse en algo más parecido a lo que tanto ansía. En esta caja se encuentra un extracto del veneno de una criatura del inframundo. Una mera gota sirve para quemar el alma de aquél en quien se haya inyectado, pero diluída adecuadamente en una proporción de una gota por mil litros se convierte en un poderoso catalizador mágico.

Lo suficientemente poderoso como para que su fórmula mejorada sea... mágica.
Volver arriba Ir abajo
http://omega.forosactivos.net/
Jonathan Crane
DC Universe
DC Universe
Jonathan Crane

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Edad : 32
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Espantapájaros
Nombre real: Jonathan Crane
Universo: DC Universe

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime6th Septiembre 2014, 19:22

-¿¡Pero qué demonios...!?

Difícilmente se podía expresar la sorpresa y aturdimiento en los ojos de Crane cuando la verdad sobre su extraño anfitrión fue revelada. Se echó hacia atrás de un sobresalto, dando gracias a que el filtro de su máscara le protegiese contra los efectos de su gas. De lo contrario, tal vez el shock por ver a aquel engendro hubiese sido mucho mayor.

La criatura, pues obviamente no era humana, siguió hablando, como si aquello fuera un juego para él. Pero lo que decía sonaba serio, muy serio.

Primero de todo, ¿cómo hemos podido localizarle? Esa es sencilla: con magia, por supuesto. ¿Cómo podemos saber tanto de usted? Vamos, señor Crane, no es usted un célebre científico por nada... Pero si le hace sentirse mejor, también usamos algo de magia. Además, nosotros sabemos lo que significa la discrección. Llevamos siglos perfeccionándola, después de todo.


-Magia, claro...

Crane alzó una ceja con enorme suspicacia. Su mente racional seguía resistiéndose a la idea de que existiese la magia o lo sobrenatural. Pero una parte de sí mismo le empujaba a desear abrazar tal verdad. A fin de cuentas, ¿no era la magia, lo incomprensible y lo extraño, abono perfecto para la siembra del miedo?

Tercera, ¿Quién demonios somos nosotros? Pues demonios, de hecho. De los que disfrutan de una buena noche de terror, si se me permite agregar. También hay humanos, por supuesto, pero eso sólo son peones. Cuarta... Espero que no se me esté perdiendo, señor Crane, odiaría tener que repetirme. Como iba diciendo, cuarta, ¿Qué buscamos de usted? Que suma en terror esta nación. Metahumanos incluídos.

Así que realmente querían ayudarle con su plan. ¿Había oído "nación"? Eso no lo limitaba sólo a Gotham. Interesante... Pero aún quedaba la cuestión de oro. Crane llevaba demasiados años trabajando en el mundo del crimen para saber que nadie ayuda a nadie sin pedir algo a cambio.

Verá, consideramos que a día de hoy usted es el más cercano a conseguir nuestros planes, por lo que hemos aparecido con un último obsequio. Seguramente después de su encuentro con su... ¿debería decir amada? hemos notado que sus miras, estrechas por naturaleza, se han extendido. Ha observado que sus métodos no sirven para aquellos que son más que humanos, ¿verdad?

Empezaba a pensar que no le hacía mucha gracia estar tan enfocado en el punto de mira de otros de quienes jamás había oído hablar. Con Máscara Negra o Dos Caras era fácil, todo se reducía a dinero, matones y armas. Con ellos las reglas del juego eran muy claras. Pero con aquel tipo, aquella "hermandad" o lo que fuese... ¿Qué pretendían realmente?

Estaba a punto de replicarles, cuando el extraño hizo aparecer un cubo ante sus manos. Un extraño artefacto que causaba una indescriptible sensación de atracción sobre Crane.

Mi amo quiere ofrecerle el medio para afectar a esos que jamás había alcanzado, la posibilidad de emerger del fango primordial para poder convertirse en algo más parecido a lo que tanto ansía. En esta caja se encuentra un extracto del veneno de una criatura del inframundo. Una mera gota sirve para quemar el alma de aquél en quien se haya inyectado, pero diluída adecuadamente en una proporción de una gota por mil litros se convierte en un poderoso catalizador mágico.

Lo suficientemente poderoso como para que su fórmula mejorada sea... mágica.


Las manos del Espantapájaros temblaron ante la cercanía del cubo. Por muy loco que sonara todo aquello, podía sentir que nada de lo que decía ese ser era mentira. Su propia cara hecha de sombras lo confirmaba. Y si le ofrecían esa clase de poder... Si le daban la posibilidad de convertirse en el verdadero Amo del Miedo... Uno que tuviese poder sobre las pesadillas y temores de TODOS. Incluído el Hombre de Acero. Incluído el extraterrestre.

Especialmente incluida aquella mujer cuervo.

Frunció el ceño y miró fijamente al "demonio" o lo que fuera.

-No voy a mentir, amigo... Posiblemente éste sea el mejor trato que me han ofrecido en mucho tiempo. Tener la posibilidad de convertirme en el verdadero embajador del terror en este mundo... ¡Justo lo que he perseguido toda mi vida! ¡Y todo en una noche de suerte! ¡Fantástico, diría yo!

Hizo ademán de ir a coger el cubo, pero se contuvo a medio camino, y sostuvo la mirada con su interlocutor.

-Pero comprenderás que no llevo tantos años en el negocio del crimen por ser un primo. Obviamente esto no es un regalo o una muestra gratis. Buscáis algo de mí... Aunque sólo sea el simple hecho de extender el terror por todo el mundo. No me malinterpretes, si es sólo eso lo que deseáis, estoy más que dispuesto a ofrecéroslo. Pero creo que es justo que antes sepa un poco más de mis fundadores. No me gustan los trabajos a ciegas.

Paradójicamente decía esto cuando sus dos socios criminales estaban informados de la misa la mitad.

_________________
Pacto con el Diablo [Privado] Firma_15

Color de fuente: #cc6600
Volver arriba Ir abajo
Omega

Omega

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 10/03/2014
Localización : En el último Universo

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime21st Septiembre 2014, 17:50

-No voy a mentir, amigo... Posiblemente éste sea el mejor trato que me han ofrecido en mucho tiempo. Tener la posibilidad de convertirme en el verdadero embajador del terror en este mundo... ¡Justo lo que he perseguido toda mi vida! ¡Y todo en una noche de suerte! ¡Fantástico, diría yo!

La criatura sonrió, no haciendo gesto de ir a entregar el cubo al hombre enmascarado, que pronto actuó con desconfianza, tal y como había esperado. La sonrisa se ensanchó, dejando a la vista sus enormes colmillos

-Pero comprenderás que no llevo tantos años en el negocio del crimen por ser un primo. Obviamente esto no es un regalo o una muestra gratis. Buscáis algo de mí... Aunque sólo sea el simple hecho de extender el terror por todo el mundo. No me malinterpretes, si es sólo eso lo que deseáis, estoy más que dispuesto a ofrecéroslo. Pero creo que es justo que antes sepa un poco más de mis fundadores. No me gustan los trabajos a ciegas.

Ah, señor Crane, pero usted ofrece trabajos a ciegas a sus propios ayudantes... ¡qué gran y deliciosa injusticia! la criatura se rió por lo bajo, moviéndose alrededor del hombre como si fuera alguna suerte de bailarina, flotando con rapidez y suavidad. Sus manos se posaron en los hombros del hombre, mientras su enorme boca se acercaba a la altura del oído

Pero es cierto, mi señor desea algo... desea reencontrarse con su hija la criatura se rió, volviendo a moverse para estar a la vista de nuevo de Crane, jugando con la cajita entre sus dedos enguantados ¿No es hermoso el amor paterno-filial? ¡Un padre haría cualquier cosa con su hija! Pero no hablemos de depravaciones humanas, pues no es de humanos de quien hablamos. ¿Os acordáis de ese bello cuervo de terror que os encontrásteis tiempo ha? La sonrisa de la criatura brilló por unos segundos mientras la cajita flotaba entre sus manos

Simplemente queremos que le de un sencillo mensaje, preferiblemente cargado con su gas del miedo. Es muy simple, de verdad, y seguramente incluso un espantapájaros sin cerebro o un hombre de hojalata sin corazón podría comunicarlo. la cajita flotó hasta quedarse delante del científico, tentadora

Dígale que su padre le desea un feliz cumpleaños. La señorita Raven lo entenderá
Volver arriba Ir abajo
http://omega.forosactivos.net/
Jonathan Crane
DC Universe
DC Universe
Jonathan Crane

Mensajes : 103
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Edad : 32
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Espantapájaros
Nombre real: Jonathan Crane
Universo: DC Universe

Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime25th Septiembre 2014, 12:06

Aquella criatura era diabólicamente astuta, nunca mejor dicho. Crane llegó a estremecerse sólo de pensar en lo mucho que podría saber de él. Pero aquellos pensamientos se esfumaron en cuanto le mostró de nuevo la cajita y jugó con ella como una suerte de extraño malabarismo.

Aquel Cuervo... ¿Cómo olvidarlo? Y nuevamente salía a la conversación. No le sorprendía que, fuera quien fuera el señor de aquel engendro, tuviese tanto interés en ella. Obviamente se manejaba en esferas alejadas de los intereses mundanos. Tan alejadas que se creía superior a él denegando algo que le pertenecía por derecho propio: el dominio de las emociones humanas. Especialmente del miedo. Execrable patética criatura... Nada le gustaría más que darle una lección adecuada. Una lección a la altura de su ignorancia.

Y ahora le ofrecían la oportunidad. Una oportunidad dorada de convertirse en el verdadero Amo del Miedo, de dar una lección a todos los matones que se creyeron mejores que él.

Tras quedar hipnotizado por la deliciosa visión de la caja, Crane terminó por acogerla entre sus delgadas y huesudas manos, y devolvió la mirada al ser de sombras. Volvió a trazar la sonrisa diabólica a través de su máscara.

-¿Y por qué no un... Feliz Halloween?

Ah, 31 de octubre. La fecha perfecta para dar comienzo a su plan.

Y con aquel medio entre sus manos, no podría fallar.

_________________
Pacto con el Diablo [Privado] Firma_15

Color de fuente: #cc6600
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Pacto con el Diablo [Privado] Empty
MensajeTema: Re: Pacto con el Diablo [Privado]   Pacto con el Diablo [Privado] Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Pacto con el Diablo [Privado]
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: