Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Prueba de Rol: Batman de Injustice

Ir abajo 
AutorMensaje
Bruce Wayne
Batfamilia
Batfamilia
Bruce Wayne

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Prueba de Rol: Batman de Injustice Empty
MensajeTema: Prueba de Rol: Batman de Injustice   Prueba de Rol: Batman de Injustice Icon_minitime23rd Agosto 2019, 13:03


Un multiverso (o meta-universo) es el conjunto hipotético de múltiples universos posibles que en conjunto constituyen toda la realidad. En S.T.A.R. Labs han estado rastreando y registrando datos sobre universos alternativos durante años, encontrando hasta un total de 52 dimensiones diferentes, pero difícilmente podría afirmarse con rotundidad que éstas son todas las que hay, pues los multiversos son infinitos. Es decir, que existen una cantidad inimaginable de universos que conviven entre sí, limitados por paredes que sólo pueden ser rotas por los viajes en el tiempo, o por acontecimientos o entidades de gran poder. Y es que los multiversos se forman cuando se altera o se viaja en el tiempo, o cuando se cambia la realidad, pues se crea una nueva línea temporal donde las cosas suceden de diferente manera. De esta forma, surgen diferentes ramificaciones de un mismo acontecimiento que no pueden ser destruidas.

El 10 de marzo de 2018 algo sucedió. Los ordenadores de S.T.A.R. Labs detectaron un descenso brusco en el número de multiversos, junto con una huella de energía que sugería que, de alguna manera, las "paredes" metafóricas que limitaban los diferentes universos habían desaparecido, provocando que éstos colisionaran o se fusionaran entre sí, y generando una especie de onda expansiva que alcanzó a todos los demás.

Mi universo fue uno de los que resultaron afectados de manera tangencial. No nos dimos cuenta de manera inmediata, no hasta que los informativos comenzaron a informar de una cantidad alarmante de personas desaparecidas en cuestión de días.

Mi teoría, a la vista de los resultados obtenidos en las mediciones y los datos recopilados por S.T.A.R. Labs en el transcurso de los últimos años, es que, de alguna manera, ésta "colisión" de universos debió provocar que las personas que coexistían en las diferentes realidades se fusionaran en una sola, y lo mismo debió de ocurrir con las personas desaparecidas que fueron alcanzadas por la onda expansiva.

Yo no creo en el destino. Creo firmemente que somos dueños de nuestras acciones y decisiones. Cualquier otra cosa sería un burdo intento de escapar de la responsabilidad de nuestros actos, y eso es algo que no se puede evadir.

Sin embargo, no dejo de preguntarme... De todas las personas de mi universo... ¿qué probabilidades había de que le tocara a ella?


En los últimos seis años he ido perdiendo a todas las personas que eran importantes en mi vida. Dick, Alfred, Damian, Tim, Kate, Gordon, Montoya y tantas, tantas otras vidas arruinadas por la locura del que otrora fuera mi mejor amigo. A otros, como Jason, los perdí mucho antes. Ella era... realmente... lo único bueno que me quedaba.  

La decisión de casarnos surgió... de improviso. La guerra con Clark me había mostrado cómo todo puede torcerse de un momento a otro. Cómo podemos perder a un ser querido en un abrir y cerrar de ojos. Nos había enseñado a... vivir el presente. No estaba prevista la asistencia de mucha gente. Sólo necesitábamos un testigo y alguien que pudiera oficiar la ceremonia legal con tan poco tiempo de antelación. Es una suerte que el presidente de los Estados Unidos, Jefferson Pierce, fuera amigo mío.

La boda iba a celebrarse en la azotea de la Torre Finger. Parecía lo más apropiado, considerando que nos conocimos en una azotea. Allí es donde estábamos... Donde siempre estaremos.

La esperé allí, al alba, con Bárbara como testigo, pero no apareció.

Bárbara intentó plantear la posibilidad de que hubiera decidido cambiar de idea. Que su temor al compromiso la hubiera sobrepasado y hubiera huído. Pero yo sabía que eso no era posible. No después de haber compartido los últimos ocho años de nuestras vidas. No después de todo cuanto habíamos afrontado juntos. No después de todo lo que ella había arriesgado, todo cuanto había sacrificado, por estar junto a mí.

Al llegar a la mansión no había rastro de ella. En nuestra habitación estaba su vestido de novia, extendido sobre la cama. En el tocador estaba el anillo que le había hecho fabricar con el diamante que había intentado robar la noche que la había conocido. Siempre supe que lo necesitaría. Siempre... desde el mismo instante en que la conocí.

No había ninguna nota de despedida, ni nada irregular. Todas sus cosas estaban en su sitio. No se había llevado nada, ni siquiera el traje de Catwoman.

- Brother Eye -dije en voz alta apelando a la inteligencia artificial que había instalado en la mansión mientras recogía el anillo entre mis dedos-. Última localización conocida de Selina Kyle en la mansión.

- Selina Kyle se encontraba en el dormitorio principal cuando un rayo de luz la golpeó y se desvaneció. La luz no tenía ningún origen reconocible -dijo la voz tecnologizada-. Apareció de la nada.

- Coteja las lecturas tomadas en el área con firmas temporales o de transporte conocidas en el archivo -indiqué.

- Sin coincidencias conocidas -respondió la I.A.

Yo sabía que no podía haber simplemente desaparecido, y las noticias en los telediarios de los días posteriores así lo confirmaron. Acudí a los S.T.A.R. Labs, donde estuvimos analizando el fenómeno ocurrido unos días atrás.

Quienes me conocen saben que jamás he abandonado una pelea. Nunca he renunciado a mi lucha, ni ante las circunstancias más adversas. Pero ya no había lucha. Clark había sido exiliado a la Zona Fantasma por mi propia mano, R'as al Ghul estaba muerto, al igual que Grodd, Solovar y Brainiac. Las negociaciones con Atlantis iban por buen puerto y habíamos establecido una tregua con Kahndaq. Con la mitad de los villanos muertos o desaparecidos en el frenesí vengativo de Clark y A.R.G.U.S. desmantelado junto con su Escuadrón Suicida quedaban realmente pocas amenazas de las que debiéramos preocuparnos, y, debo admitirlo, Kara había demostrado ser la clase de heroína admirable y justa que Clark debería haber sido. Se había mantenido fiel a sus principios incluso en los momentos más álgidos, y, de no ser por ella, la victoria contra la invasión alienígena no habría sido posible. El mundo... mi mundo, estaría más que a salvo en sus capaces manos, así como en las del resto de héroes y heroínas que dejaba atrás.

- ¿Entendéis por qué debo hacer ésto? -les pregunté.

Ellos se miraron entre sí, pero fue Dinah la que habló para expresar el pensamiento que, al parecer, todos compartían.

- Bruce... todos hemos luchado en ésta guerra, todos hemos perdido a seres queridos y hemos sacrificado partes de nosotros mismos -un halo de dolor enturbió su mirada al recordar su propia pérdida. Una que nos había marcado a todos-. Pero creo que todos aquí estarán de acuerdo conmigo si digo que eres el que más ha perdido, y el que más ha sacrificado -avanzó para ponerme una mano en el hombro-. Yo también crucé los portales entre dimensiones para reencontrarme con el hombre al que amaba. Te mereces esto, Bruce.

Bárbara avanzó también para darme un corto abrazo. Tenía lágrimas en los ojos. Ella también había perdido tanto...

- No te preocupes, Bruce... Podremos ocuparnos del mundo en tu ausencia.

- No me cabe la menor duda, Bárbara -correspondí a su abrazo y le susurré al oído-: Estoy orgulloso de ti.

Había tardado mucho en decir aquellas palabras en voz alta. Demasiado. La ayuda de Bárbara había sido invaluable durante la guerra, primero como Oráculo y después como Batgirl. Había sido ella quien había traído a los salvadores del otro universo utilizando exactamente la misma máquina que ahora iba a utilizar yo para realizar el camino inverso.

- Gracias por todo -les miré a todos uno por uno, deteniéndome por un instante en la joven Kara-. Sé que lo harás bien, pero recuerda que tienes a tu disposición el grupo más capaz de héroes y heroínas que ha dado nuestro mundo. Ellos sabrán guiarte, orientarte y ayudarte cada vez que lo necesites. Bárbara, Kara y Dinah: ahora sois la nueva Trinidad. ¿Barry?

- ¡Enseguida!

Gracias a los esfuerzos de Deathstroke tenía en mis manos una Caja Madre en perfecto estado de funcionamiento. Barry era el único que podía viajar entre dimensiones, pero lo único que necesitábamos era que usara su súper velocidad en una máquina de transporte dimensional que habíamos diseñado a tal fin. Víctor tecleó las coordenadas del planeta Tierra en la dimensión que parecía haber absorbido las energías residuales de los universos desaparecidos. Me situé en el transportador y Barry empezó a correr.

No sentí gran cosa. Una luz deslumbrante repleta de rayos chisporroteantes me envolvió y, de repente... Me encontré en el infierno.


Sé que he repetido muchas veces que el mundo bajo el yugo de Clark era un infierno... Pero el lugar en el que aterricé era el infierno, de manera literal, a juzgar por las hordas de demonios alados que sobrevolaban la ciudad y las llamas que se extendían por todas partes. La cuestión era... ¿dónde estaba aquél infierno?

Víctor había registrado las coordenadas que me transportarían hasta Gotham, pero parecía bastante claro que aquello no era Gotham. No tenía conexión con la batcomputer o con Brother Eye pero un rápido análisis de la estructura, el patrón de las casas y la fisonomía, vestiduras y pigmentación de la piel de las personas que huían aterrorizadas a mi alrededor me indicó que debía de encontrarme en algún lugar de la India, y estábamos bajo ataque demoníaco.

Un grito aterrador me hizo alzar la mirada hacia el tejado de una casa en llamas, teniendo que cubrirme los ojos de la intensa luz del fuego. Un hombre joven que posiblemente habría subido hasta allí escapando de las llamas gritaba desesperadamente agitando los brazos en lo que constituiría una llamada de auxilio, pero lo único que iba a conseguir era atraer la atención de las bestias demoníacas que sobrevolaban la ciudad. Eso si no se venía abajo antes la estructura, que estaba ya prácticamente consumida por las llamas. Al pie del edificio, una madre pugnaba por levantar una pila de escombros del pequeño cuerpo atrapado de su hija. Hice un rápido análisis de la situación, evaluando las prioridades y trazando la mejor ruta de acción en mi mente antes de correr hacia la pila de escombros, tensando los brazos al máximo de mi fuerza para levantar el enorme pedazo de escombros que mantenía atrapada a la niña. Dejando caer a un lado el trozo de construcción roto, alcancé la mano de la pequeña y la ayudé a salir, entregándosela a su madre. Después saqué la pistola de gancho del cinturón, apunté y disparé observando cómo los pequeños garfios se hundían en la repisa del techo. Acto seguido activé la retracción automática de la cuerda, elevándome en el aire y obteniendo el impulso necesario para volar hasta el techo, aterrizando a pocos metros del hombre. Una ráfaga de llamas brotó en ese momento de una de las ventanas de abajo, lanzando los cristales en el cielo como diamantes aserrados. Indicándole al joven que se acercara, nivelé la pistola y apreté el gatillo, haciendo que el gancho se anclase firmemente en el costado del edificio que había al otro lado de la calle. Cuando el muchacho se hubo aferrado a mi, salté de la azotea, manteniendo mi agarre de la pistola con la mano libre, balanceándonos a medida que surcábamos el aire hasta aterrizar sanos y salvos al otro lado de la calle. Detrás de nosotros, el edificio explotó en una lluvia de escombros y humo, disparando fuego hacia el cielo. Le indiqué al joven que debía bajar por la puerta de la azotea hasta el suelo, lejos del alcance de los perros infernales. Le escuché alejarse mientras observaba las hordas demoníacas que surcaban los cielos. No tenía acceso a los datos de la computadora pero juraría que esos perros forman parte del ejército de Trigon. No podía enfrentarme a él por mí solo, y menos sin contar con los recursos de Wayne Enterprises. La última vez habían hecho falta los esfuerzos combinados de Shazam y el doctor Fate para poder pararlo. Ni siquiera la magia de Mr. Mxyzptlk había logrado detenerlo. Pero lo que sí podía era tratar de poner a toda aquella gente a salvo, ayudar a evacuar la ciudad, salvar la mayor cantidad de vidas posible.

No sabía qué estaba pasando, ni por qué había aparecido en aquella ciudad en lugar de en Gotham, pero no podía dar la espalda a la gente que me necesitaba. Sólo deseaba que, en algún lugar, en alguna azotea, ella estuviera esperando. Porque no puedo concebir un mundo donde exista Gotham y esté Batman sin que exista una Catwoman.

Por favor, Gata... espérame.

_________________
Prueba de Rol: Batman de Injustice Pp3ki
Volver arriba Ir abajo
Dick Grayson
Batfamilia
Batfamilia
Dick Grayson

Mensajes : 2069
Fecha de inscripción : 12/11/2013
Edad : 22
Localización : Blüdhaven

Ficha de Personaje
Alias: Nightwing
Nombre real: Richard John Grayson
Universo: DC Universe

Prueba de Rol: Batman de Injustice Empty
MensajeTema: Re: Prueba de Rol: Batman de Injustice   Prueba de Rol: Batman de Injustice Icon_minitime23rd Agosto 2019, 21:09

¡Prueba de Rol Superada!
Bienvenido a Omega, Padre. Espero que encuentres pronto lo que has venido a buscar. 
¡Ya estás preparado para hacer la Bat-ficha!

_________________
Prueba de Rol: Batman de Injustice Firma_11Prueba de Rol: Batman de Injustice Houseo11
Volver arriba Ir abajo
 
Prueba de Rol: Batman de Injustice
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: HÉROES Y VILLANOS :: Prueba de Rol-
Cambiar a: