Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.

Ir abajo 
AutorMensaje
Dolphin
Young Justice
Young Justice
Dolphin

Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 26/11/2017
Localización : Bajo las olas.

Ficha de Personaje
Alias: Dolphin
Nombre real: Dolphin
Universo: DC Universe

[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime22nd Julio 2019, 03:23

Beth sabía que, posiblemente, eso fuera el fin del mundo.

Lo decían las noticias, todos los días y a todas las horas. Lo decían los periódicos, los chiflados con pancartas por la calle, la radio cada vez que intentaba escuchar música mientras iba en el coche. Su familia, que de repente la llamaba mucho más a menudo que de costumbre, como si temieran que un día cogiera el teléfono por última vez. Y aunque Lena no decía nada, ella sabía que también lo pensaba. Había sido imposible no ver la tristeza y el nerviosismo inundando sus ojos, cuando se habían despedido en la puerta de casa y todo el mundo aún creía que sólo llovería un poco.

Beth estaba en el ejército, y sabía bien lo que era preocupar a sus seres queridos.

Pero… Eso era diferente. Ya no era cuestión de proteger o no su país, de seguir las órdenes y completar la misión que se le había asignado lo mejor posible. Volver a casa después de un despliegue ya no le producía satisfacción, porque su hogar ya no era un lugar seguro. Ningún sitio lo era. No su piso, no su ciudad, no su país. Porque era el mundo entero el que estaba amenazado, y por primera vez en mucho tiempo, sus defensores habían caído en el primer asalto. ¿Qué oportunidades tenían los demás, entonces? Los altos mandos seguían mandando órdenes y exigiendo que el ejército siguiera funcionando como lo que debía ser, una máquina de precisión perfectamente engrasada. No parecían darse cuenta de que, quizás, por una vez estuvieran realmente desbordados… Y que quizás había cosas más importantes en las que enfocarse que trasladar la reserva federal de oro a una nueva localización clasificada. Es posible que fuera el cansancio y el frío los que estuvieran hablando, pero… Por el amor de Dios, a duras penas podían con esa tormenta durante una simple misión de transporte. ¿Qué podían hacer para evitar el Fin del Mundo?

...

-Será fácil, jefa. Y ya verás… Cuando acabemos esto, tendremos dinero suficiente como para que ataques a la gente con diamantes.-Había dicho Ogilvy, dejando los planos del barco sobre la mesa con un ruido seco. Al verlos más de cerca, Louise podía ver todas las anotaciones hechas en los márgenes. El número de tripulantes, las armas que llevarían, la ruta que iban a seguir, dónde estaba el puente de mando. Y, lo más importante de todo… Dónde podían encontrar el tesoro que estaban buscando. -Como se suele decir en estos casos… La X marca el lugar.-Era obvio que no había sido fácil conseguir toda esa información, pero Emperor Penguin no entró en detalles de cómo se las había arreglado para organizar una operación tan importante en tan poco tiempo. Al fin y al cabo, era lo mismo de siempre. La codicia y la desesperación crecían bien abrigadas por la fútil seguridad que ofrecía el caos reinante… Una promesa de repartir las ganancias y un apretón de manos, y lo imposible se convertía en tan solo “difícil de conseguir” para el rubio. O “caro” en el peor de los casos, para el Pingüino. Cada uno de los dos tenía sus métodos, aunque el fin siempre fuera el mismo: Ganar poder. Hacerse asquerosamente ricos. Y no dar con sus huesos en Blackgate, de ser posible.

En ese sentido, no eran muy diferentes de la metahumana. Allí donde Ogilvy había planeado el golpe y Cobblepot había puesto tanto los recursos como el personal, Killer Frost podía aportar lo que mejor se le daba hacer. Era por eso por lo que estaba escondida en un contenedor en la bodega de ese barco, junto con la friolera de 70 secuaces varios, todos ellos bien armados. En el contenedor de enfrente, había casi los mismos. 69 secuaces, y un héroe con el que nadie había contado mientras debatían cómo dar el golpe. Pero su presencia no alteraba el plan: Esperarían a que los infiltrados en la tripulación vinieran a abrir los contenedores, y entonces, se desplegarían por toda la nave, reduciendo a sus legítimos tripulantes y apoderándose de las toneladas de oro que se guardaban en su interior, en la misma bodega en la que se habían escondido.

Porque eso era lo que buscaban: Como si una novela de piratas se tratara, Killer Frost y sus acompañantes estaban decididos a tomar el barco, aunque habían preferido saltarse la incómoda parte del abordaje. Y eso había sido un acierto, ya que, a juzgar por el mareo generalizado, debía de haber una tormenta bastante fuerte fuera. El suelo se movía bajo sus pies, y el ambiente claustrofóbico del cubículo no ayudaba en absoluto. Afortunadamente, las puertas no tardaron demasiado en abrirse con un leve chirrido. -Tenemos luz verde, miss Lincoln. Ya estamos en alta mar, como Emperor Penguin indicó, pero es posible que la tormenta complique las cosas. Hemos cortado ya las comunicaciones, sin embargo.-La recibió uno de los hombres que Penguin había puesto a su cargo, mientras otro abría el otro contenedor en el que se escondían el resto de los secuaces. Ambos vestían el mismo uniforme del ejército que les había permitido acercarse lo suficiente a los puestos de mando como para sabotear la radio y otras formas de comunicación. Lo cual suponía que no tendrían que preocuparse porque llegaran refuerzos inesperados… Pero, también, que probablemente la tripulación ya estaría en alerta, preparada para reaccionar. Eso los dejaría en una relativa igualdad de condiciones… De no ser porque uno de los dos bandos había hecho trampas, y había traído una metahumana a la pelea. ”-No te habría ofrecido este trabajo si no supiera que iba a ser interesante, Frost.”-Había dicho Ogilvy. Y tenía razón.

...

Llevar tanto tiempo persiguiendo a una organización tan grande y peligrosa como AIM tiene sus ventajas, si es que sobrevives lo suficiente como para disfrutarlas. Lo primero de todo, es que mejora mucho la alerta: Normalmente es una habilidad muy útil, salvo cuando estás completamente a oscuras, rodeado de enemigos armados hasta los dientes y sin ninguna manera de defenderte o escapar. Como era el caso de Daika en esos momentos, por ejemplo. Pero, afortunadamente, la vida del vigilante no sólo ofrece una sensación peligrosamente cercana a la paranoia: Si juegas bien tus cartas, también te proporciona contactos. Y, aunque su poca fiabilidad hace que la paranoia sea aún más necesaria, son prácticamente imprescindibles para detener cualquier cosa más grande que un robo a una tienda o un banco. Era así como Daika se había enterado no sólo del traslado de las reservas de oro, sino también de la operación que Oswald Cobblepot y sus esbirros estaban organizando para asegurarse de que ese barco no llegara a su destino.

El golpe se había planeado y ejecutado a una velocidad sorprendente, lo esperable de una organización criminal con tanta experiencia en Gotham, la ciudad de los villanos por excelencia. Era un plan arriesgado, la recompensa era enorme, y si salía bien, las repercusiones también lo serían. Casi parecía hecho adrede para celebrar la desaparición de Batman. Pero tenía un defecto. Penguin y los suyos se estaban aprovechando del caos de la invasión demoníaca para robar el oro mientras lo llevaban a una localización más segura… Pero lo cierto era que el caos afecta a todos, no sólo a los que están del lado de la ley. El choque de dimensiones, el ataque de Scarecrow, el juego de cartas de Joker y la World War Demons habían convertido la sociedad criminal de Gotham en un hervidero de caras nuevas, donde no era del todo difícil insertarse sin levantar demasiadas sospechas.

Era así como The Opposite había logrado infiltrarse entre las personas reclutadas para esa operación. Y era por eso por lo que se encontraba atrapado en un contenedor, en el interior de la bodega de un barco militar que se movía demasiado para el gusto de cualquiera. Parecía que había pasado una eternidad cuando la puerta finalmente se abrió con un chirrido, dejando entrar un rayo de luz amarillenta. -Andando. Ya sabéis lo que tenéis que hacer: Haced caso a la jefa, y no la caguéis.-La chica que había abierto su contenedor fue bastante menos amable que el hombre uniformado que hablaba con la mujer peliazul, y cuya conversación Daika pudo escuchar casi por completo. Si miraba a su alrededor, el vigilante vería infinidad de contenedores cerrados: Algunos de ellos contenían el oro que los “empleados” de Pingüino pretendían robar, pero era imposible saber cuáles, ya que solo estaban marcados con números de serie.

El resto de los “polizones” no tardaron en empezar a prepararse: Por lo que Daika había oído, su primera parada era la cubierta y el puente de mando. Siempre podía ir con ellos, y ver cómo se desarrollaba la situación… O tratar de escabullirse, y actuar con más libertad aun a riesgo de que alguno de los criminales lo viera escaquearse . Tomara la decisión que tomara, Daika no podría quitarse de encima la sensación de que algo estaba… Mal. Aunque no supiera decir el qué. Quizás fuera el riesgo de la situación, o la tormenta… O, quizás, lo que estaba nadando por debajo del barco en ese mismo momento.

_________________
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Clear+2
Volver arriba Ir abajo
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
Daika Spiguelman

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 23
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: Re: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime7th Agosto 2019, 01:36

Un polluelo añora volar. Sería fácil pensar que sus imponentes progenitores, aquellos que le dieron la vida y alimento caliente durante semanas lo ayudarán a batir sus alas, a alcanzar el vuelo. Pero sólo es una inocente mentira.

Daika forjó una mentalidad bastante estable y positiva en su niñez. Recibió mucho cariño durante este mismo periodo de vida. Siempre concibió satisfacción, a pesar del oscuro distanciamiento de su padre. Admiraba un futuro donde sus amados padres le dieran la fuerza necesaria, pero, no dejaron más que amargura tras sus retorcidas pisadas. Se ahogaron en sangre. Abandonaron a su hijo. Tomaron esa valiosa mentalidad estable, positiva, y la hicieron pedazos.

Sin embargo, el pequeñín no concluye su historial de vida ahí en la comodidad de su nido, no, hace más que morir de hambre.

El joven, una vez fue acogido por la familia de su mejor amiga Tomoko, tuvo que hacer frente a una depresión agobiante. Ansiaba respuestas: "¿Por qué les arrebataron la vida?" Era su único pensamiento día y noche. No obstante, eso cambió tras una visita a su antiguo sótano. Su espíritu vengativo se vino abajo con la imagen de mamá y papá convertidos en monstruos, reemplazando dicho deseo negativo por la "obligación" de derrocar a la gente con la que habían tenido tratos, no por venganza sino por justicia. Al menos eso pensaba él.

Después, tomó malas decisiones. Vio el robo como sustento mientras se aventuró en la búsqueda de asesinos despiadados. Adoptó a una niña de forma clandestina, esclavizándola a una vida repleta de preocupaciones y peligros serios. De hecho, conocería al hombre que haría de su maestro en una situación así; Deadpool, un mercenario con la moral manchada de sangre. Luego, metió las narices en asuntos demasiado complejos comparados con sus propias capacidades. Perdió fuerzas y se dañó el cuerpo en más de una ocasión.

Arriesga la vida en un salto excepcionalmente único, donde si vuela vive y, si no, le espera una muerte rápida.

Más tarde, trató de enderezar la senda por la que caminaba torpemente, intentó transformarse en "un héroe". Ya no quería ser el eslabón más débil de la cadena. Ahora debía esforzarse por algo diferente, tenía un propósito misericordioso, uno que debió nutrir su humanidad, saciar su sed de inconformidad. Consiguió grandes cosas, sí, pero por desgracia… Spiguelman no puede dejar de sentirse más cercano al suelo que al cielo.

Cualquier ser humano es capaz de evadir un golpe. La situación cambia cuando no se trata de uno nada más. El corazón del moreno amortiguó incontables emociones, resistió audaz las pruebas que lo asaltaron. Lo que nadie notó jamás en su apagado rostro, es que cada una de aquellas lamentaciones lo fueron lastimando vez tras vez, y siendo humano, encontró un límite. Un par de días después de haber encarado a una fuerza sobrenatural en Manhattan, el "futuro héroe" presenció un suceso desgarrador. Eran casi las 3 Am. Su mirada empezaba a tornarse borrosa. Podía sentir el viento sacudiendo con ímpetu sus lacios cabellos oscuros, las potentes luces policíacas atacandole los ojos, latidos berrinchudos, sudor inquieto, calor sofocante... Y nada tenía importancia. Lo único que poseía toda su atención era el rostro manchado de una pequeñita huérfana. Esta gritaba sin descanso frente a los cuerpos sin vida de sus padres, derramando abundantes lágrimas. Atrás, las llamas del edificio en donde ha estado segundos antes evolucionaron, causando más daño a la estructura. Daika y esa niñita son iguales temporalmente. Ambos no paran de llorar, pues saben que no pudieron hacer nada.

Las pesadillas dieron inicio desde ese mismo día. A veces, solo escuchaba el llanto de la niña bajo un manto de total lobreguez. Otras, era perseguido por aquel extraño ser que conoció en Manhattan con cabeza de macho cabrio. Y en los peores casos presenciaba su propia muerte; Una cuchilla afilada se abría paso a través de su cuello, desgarrando piel, músculo y hueso. Su cabeza se alzaba estilando sangre al mismo tiempo que el resto de su cuerpo se desplomaba bruscamente hacia el suelo. Ver cómo le quitaban la cabeza siempre lo hacía despertarse bañado en sudor.

Spoiler:
 

Sobrecargado por el dolor del pasado, Daika explotó. Estaba harto, tan harto... de fracasar.

Durante los días posteriores recabó información sobre un golpe grande, un cargamento de oro se movilizaría a terreno seguro. Todo apuntaba a que el jefe criminal apodado "El Pingüino" metería el pico donde no le importa. Si bien el traslado de oro en ese momento no era una prioridad, sería de utilidad una vez terminada la guerra, si es que resultaban victoriosos los humanos y no los demonios claro está. Sabía bien que esa clase de individuos no desaprovecharían el pánico, así que decidió infiltrarse, si no lograba detenerlos sabría dónde recuperar lo perdido. Para entrar en el "atraco" necesitó ayuda de ciertos vigilantes fiables, ir de un sitio a otro, y actuar, actuar como todo un hijo de $#@%. Es verdad que, aspirantes a secuaces no faltarían, pero lógicamente les convenía reclutar a tipos sin fallos... que ironía.

Pasadas las audiciones llegó el momento. Reemplazó su traje estéticamente, ahora vestía ropas negras y un pasamontañas. Su armamento se mantenía exactamente igual. Todo lo que tenía que hacer era mezclarse, fingir ser su aliado y observar, siempre vigilante. No estaba acostumbrado a estar encerrado junto a decenas de locos o habitar un barco; Estaba tan asustado como mareado. Dar la apariencia de un matón despreocupado le empezó a costar trabajo al meditar en la situación actual. Las horas habían pasado, el ruido de la tormenta resonaba a cada instante, podía sentir los roces de todos esos sujetos armados.

- "Concéntrate, Daika. No vas a, no vas a... cagarla" -las palabras de aquella mujer no pudieron ser más acertadas.

Subieron a la cubierta al instante, y el vigilante encubierto fue con ellos. Si podía evitar muertes arriba se sentiría mejor y aunque quería reducir a todos a golpes en ese momento era evidente que no opondría resistencia frente a tantos enemigos. Se mantendría encubierto bajo cualquier circunstancia.

Nadie imaginaba que antes de abrir las puertas el barco recibiera un choque desde abajo. Estaban lejos de la orilla, la presencia de rocas no debería ser posible. Cuando un segundo golpe meció ligeramente el navío quedó claro que no era la imaginación de nadie. Todos detuvieron el paso, esperando nuevas indicaciones pero quien lideraba el grupo que subía a cubierta siguió adelante como si nada pasara.

- ¡Vamos, mierda! -exclamó a un volumen considerado, ya que el plan era tomar desprevenida a la tripulación.

Daika era consciente de que algo malo pasaba en el agua, por ende, se posicionó detrás de todo el grupo. Pasara lo que pasara, saldría triunfante.

#OFF:

Spoiler:
 

_________________
"A veces, sufrimos más de la cuenta... Pero ¿sabes? Podemos ser felices"
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Daika_10
Volver arriba Ir abajo
Louise Lincoln
Gotham Sirens
Gotham Sirens
Louise Lincoln

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 20/11/2015

[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: Re: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime9th Agosto 2019, 16:21

Se notaba que eran profesionales y tenían bien claro cual era su papel en aquella misión. Frost salió junto a sus hombres creando una fina niebla que se arrastraba por el suelo a una gran distancia alrededor de ella, la que le serviría para congelar mínimamente cualquier amenaza y facilitar la faena de sus hombres. Lentamente todos fueron saliendo de sus contenedores y se fueron a sus puestos, comenzando a escucharse disparos y gritos de muerte. Lo primero seria apoderarse de la zona de mando, que estaba arriba de todo. La metahumana solo tenia que congelar a sus enemigos los segundos suficientes para que no pudieran contratacar y sus hombres abrieran fuego. Después de largos minutos habían logrado uno de sus primeros objetivos: apoderarse de la zona de control. Apartaron los cadáveres para que los agentes pudieran hacer su trabajo en condiciones.

El tiempo va empeorando por minutos.

Hablo la mujer apoyándose en uno de los grandes ventanales donde se veía perfectamente el barco y el gran mar que cada vez era más oscuro y tubuloso. El agente que pilotaba el navío dijo que ya tenía experiencia en navegar en tormentas de ese tipo. Frost le miro alzando una ceja, mirándole incrédula ¿eso había sido para relajarla? Ella estaba bien tranquila, todo estaba yendo según el plan pero algo dentro de ella le decía que estuviera en alerta. ¿sería porque ninguno de sus planes había empezado tan bien? En fin, se puso a preguntar a todos los capitanes de los diferentes escuadrones su posición y si todo iba bien.

_________________
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Fblurr

Todo el mundo sabe a qué temperatura hierve el agua ¿pero saben a cuantos grados se congela?
Si quieres lo puedo probar en tu cuerpo


DeepSkyBlue
Volver arriba Ir abajo
Dolphin
Young Justice
Young Justice
Dolphin

Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 26/11/2017
Localización : Bajo las olas.

Ficha de Personaje
Alias: Dolphin
Nombre real: Dolphin
Universo: DC Universe

[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: Re: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime21st Agosto 2019, 01:58


Cuando los infiltrados se asomaron finalmente a la cubierta, la furia del océano y las balas de los soldados que guardaban el barco los recibieron. No se habían molestado en ser demasiado sigilosos, confiando en el poder de la metahumana que los acompañaba y la ventaja de la sorpresa para superar a sus adversarios. Y, por lo que parecía, les estaba funcionando. Los tripulantes originales del navío estaban demasiado ocupados con la tormenta o tratando de no ser congelados como para oponer mucha resistencia, pero aún así, se defendieron con fiereza. Para cuando Killer Frost llegó al puente de mando, la cubierta estaba sembrada de cadáveres y heridos, amigos y enemigos prácticamente indistinguibles gracias a la niebla que, poco a poco, iba apoderándose del barco.

Mientras estaban en la bodega, no les había dado la sensación de que fuera para tanto… Pero, ahora que lo veían con sus propios ojos, no resultaba difícil quedarse impresionado aunque fuera por un momento. Las nubes, negras como el carbón, se arremolinaban en el cielo formando un patrón que poco tenía de natural. Los rayos saltaban de una nube a otra o se estrellaban en el agua, golpeando unas olas que, por los zarandeos que daba la nave, debían de ser cada vez más altas. Era difícil asegurarlo, sin embargo, ya que todo el mar parecía cubierto en un sudario de bruma grisácea. Era como si la propia naturaleza se hubiera dado cuenta de que el fin del mundo estaba cerca, mientras los humanos seguían preocupándose por cosas tan míseras como el dinero y en qué podrían gastárselo. Si es que vivían lo suficiente para ello, por supuesto.

Daika empezaba a cuestionarse eso último. A pesar de que había tomado la posición más segura dentro del grupo de mercenarios y secuaces contratados por Penguin, era difícil sentirse a salvo cuando uno de sus compañeros acababa de ser disparado, para después caer al mar embravecido. El vigilante lo había visto moverse y gritar por ayuda, mientras el agua a su alrededor se teñía de rojo. Sabía que era una mala persona, al fin y al cabo no era más que un criminal… Pero era difícil no sentir lástima por él en esa situación. Sin embargo, Daika no pudo hacer nada por ayudarle. No había salvavidas ni nada parecido cerca… Y el hombre fue tragado por una ola instantes después, para no volver a emerger jamás. Nadie pareció darse cuenta, sin embargo. Los criminales que iban con él sabían que el suyo era un trabajo peligroso, estaban acostumbrados a cuidar tan sólo de sí mismos y preocuparse únicamente por su misión. Al fin y al cabo… Eran de lo peor que Gotham tenía que ofrecer.

Sin embargo, esa era una de las razones por las que Killer Frost podía sentirse satisfecha. Sus “chicos” habían trabajado rápido y bien, permitiéndole el acceso al puente de mando incluso antes de que la lucha terminara por completo. Así, no sería difícil llevar ese barco a buen puerto… O a las huesudas garras del Pingüino. Como su subordinado había dicho, las comunicaciones habían sido cortadas, y los oficiales asesinados o apresados. Entre estos últimos, incluso, se encontraba el capitán: Quién sabía, quizás pudieran cobrar un rescate además de quedarse con el oro. Si lo hacían así, sería un trabajo redondo… Sin embargo, la metahumana podía sentir que algo estaba… Mal. Quizás fuera porque todo había sucedido demasiado rápido, o por el extraño clima, pero había algo que no encajaba del todo. No fue hasta que uno de sus acompañantes pulsó un botón, que sus sospechas fueron confirmadas. -Hemos visto algo en el agua, y el tiempo continúa empeorando. ¿Debemos continuar con la misión, control?-La voz grabada de uno de los oficiales muertos resonó en la cabina de repente, sobresaltando a alguno de los presentes. -Mmm… Este parece ser el último mensaje que trataron de enviar, antes de darse cuenta de que las comunicaciones habían sido cortadas. -El hombre que la había “recibido” antes estaba sentado a los mandos, manipulando los controles y tocando botones cuya función Louise desconocía. Pero parecía saber lo que estaba haciendo, y eso era suficiente. Sin embargo, se abstuvo de comentar acerca de esa “cosa en el agua”. Los marineros se topaban continuamente con animales marinos y trozos de basura a la deriva, por lo que no tenía sentido que un militar dijera algo así a sus contactos en tierra. Debían de haber visto algo realmente extraño… Pero no dijo nada, temiendo parecer paranoico. Al fin y al cabo, el trabajo estaba saliendo bien, y su pesadilla vestida de murciélago habitual estaba fuera de combate. No tenía motivos reales para preocuparse.

…¿Verdad?

-¡Eh, tú! ¡No te quedes parado y ayúdame con estos, ¿quieres?!-Una voz masculina llamó la atención de Daika, proveniente de uno de sus supuestos “compañeros”. Era un hombre fornido y armado, con la cara oculta por un pasamontañas como el de él. Sin embargo, lo más preocupante era que estaba atando e inmovilizando a algunos de los soldados que habían sobrevivido al asalto. El joven vigilante no tardaría en darse cuenta de que tres de esas cinco personas estaban heridas, pero al menos… Estaban vivos. Ya era más de lo que se podía decir de los cuerpos que los rodeaban. -Vamos a llevarlos a una de las salas cercanas, con los demás. Así no los perderemos de vista... Estoy seguro de que conseguiremos un buen precio por todos ellos.-Comentó al acabar de atarlos, como si fuera lo más normal del mundo. Los obligó a levantarse de un tirón, dispuesto a llevárselos… Cuando, de repente, se paró en seco. -Espera… ¿Qué es eso?-Sus ojos estaban fijos en el horizonte, más allá de la borda del barco. Si Daika seguía la dirección de su mirada, no tardaría en entender a qué se refería.

Había una luz amarillenta extrañamente cerca, como un faro en la niebla. Salvo que… Allí no debería haber ningún faro, ya que estaban en alta mar. ¿Y por qué parpadeaba?

-Es… ¿Morse?-El hombre uniformado que acompañaba a Frost en la sala de mandos alzó las cejas, confuso, pero tomó un papel y un bolígrafo igualmente. Fue apuntando el patrón de destellos largos y cortos, transformándolos en puntos y rayas rápidamente mientras el resto de secuaces cuchicheaban entre sí. Cuando finalmente leyó en voz alta lo que había entendido, palideció un poco. -Dice… “Al fin sois míos.”

Un golpe que hizo temblar todo el barco siguió a sus palabras. -¿¡Pero qué demonios...!?-La niebla seguía tan espesa como antes, pero ahora por fin podían ver un poco de su entorno. Concretamente, parte del enorme barco pesquero con el que habían chocado. Lo cual ya de por sí era preocupante… Pero no tanto como la grieta que se había formado en el casco de su propio navío, y por la que empezaba a entrar agua lentamente. O la esbelta figura que los observaba, sentada en la baranda del barco con el que se acababan de chocar. Estaba a pocos metros de la posición de Dakaria, así que él pudo distinguirla mejor. El pelo largo, ondeando con el fuerte viento de la tormenta… El pálido brillo en sus ojos, fijos en él y el resto de los ocupantes de la cubierta a pesar de que no les dijo nada en absoluto. Daika no pudo reconocerla hasta que cayó el siguiente rayo, iluminando el ya no tan familiar rostro de Dolphin por un instante. O, al menos, lo que quedaba de ella. El relámpago vino y se fue, y la atlante convertida en demonio hizo lo mismo. En un parpadeo, desapareció bajo las olas. Al igual que el hombre que hasta ese momento había estado atando a los prisioneros, y que los dejó ahí tirados para ir a avisar a su jefa. Estaba seguro de que acababan de encontrarse con un meta… Y no iba a arriesgarse a que todo se fuera al traste sólo por poner a salvo a unos cuantos soldados heridos. Por suerte para esos soldados, sin embargo… Era posible que no todos sus atacantes fueran tan despiadados.

-¡Frost! ¡Tenemos problemas!-Uno de los mercenarios irrumpió en la sala de mandos, minutos después de que descifraran el mensaje de la luz y el barco chocara contra otro. -Hay una meta suelta por ahí, estoy seguro de que viene a por nosotros. ¡Tenemos que deshacernos de ella o salir de aquí, antes de que pase algo más!-A pesar del pasamontañas, a Frost no le costaría distinguir la urgencia que invadía a su subordinado. Era alguien que estaba acostumbrado a las rarezas de Gotham, a sobrevivir a ellas, y por lo tanto había aprendido a reconocer los signos de un desastre antes de que este pasara por completo. Sin embargo, no parecía una situación imposible para ella. Al fin y al cabo… ¿Solo era una metahumana, no?

...

”-Mmm… Juraría que conozco a ese tipo de ahí.”-Pensó Avaricia, nadando perezosamente bajo el casco de su nueva presa. ”-Bueno, no importa. Ya tendré tiempo de verlo mejor luego… ¿Verdad, amigo?”-Sonrió, volviéndose burlonamente hacia el cadáver ahogado que flotaba a su lado. Las armas de fuego y la pesada equipación militar lo hundían poco a poco, lo suficientemente despacio como para mantener una “conversación” con él. Avaricia esperaba haber tenido más suerte esa vez. Su anterior víctima había sido un barco pesquero, lleno de cosas inservibles para ella. No tener nada que ofrecer no había salvado a la tripulación, por supuesto: Muchos de ellos se hundían junto a su soldadito de plomo, y eso sin contar los que habían intentado cortarle el paso mientras buscaba algo de valor en su barco. Pero todo había sido para nada… Ni siquiera había logrado atraer la atención de sus “amigos”, y muchísimo menos la de Garth. Sería difícil derrotarlos si la cobardía les podía, y decidían no ir a su encuentro como ella había pensado. Quizás no estaba causando suficiente caos... -Pero eso no significa que no pueda divertirme un poco, mientras tanto.

Aclaraciones:
 

_________________
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Clear+2
Volver arriba Ir abajo
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
Daika Spiguelman

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 23
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: Re: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime26th Octubre 2019, 17:53

Daika tal vez no pensó tan bien las cosas. ¿Por qué creyó que meterse en ese embrollo lo haría mejor o lo animaría? Estaba desesperado, quien sabe. Pero era obvio que de esa misión poco triunfo se iba a llevar, estaba en un barco lleno de criminales despiadados. Y los criminales despiadados lastiman, matan. Fue un error creer que podría "salvar" a uno que otro tripulante; las personas que siguieron respirando tras abrirse esas puertas sobrevivieron gracias a la vaga "piedad" de los ladrones o bien, a su deseo de convertirlos en objeto de lucro. Sus altas esperanzas de ser un héroe, de ser diferente cayeron en picada rápidamente.

La sorpresa en el rostro de los tripulantes y soldados dejó clara la eficacia del bando enemigo al infiltrarse. Sin embargo, como era de esperarse, todos reaccionaron de manera inmediata atacando a los polizones. Por desgracia, no fue suficiente ante el respaldo de la metahumana que iba a bordo. Ya antes había obtenido "información" sobre ella: No te metas con esa mujer, amigo; por tu bien, no lo hagas.   Cosa que entendió mejor al ser espectador de sus habilidades: en cuestión de segundos entorpeció la visión y movilidad de muchos hombres experimentados a base de hielo.

  - "Lo lamento" -pensó, acestando una fuerte patada en la cara de uno de los protectores del navío, dejándolo inconsciente al instante.

El vigilante redujo a varios individuos de manera brusca pues el plan era no llamar la atención, es decir, que debía ser igual a todos esos animales. Al menos portando la identidad de un héroe no se veía obligado a lastimar gente inocente, fallaba pero no era él quien lastimaba a las personas. Por más que se decía que todo era para un bien mayor, no se lo creía. Viendo el dolor de la gente y a tantas personas muertas comenzó a sentirse más idiota que antes. No pensó en una forma de salvar a esa gente sino en conseguir un logro personal manteniendo a salvo un montón de mineral que al final del día no valdría nada.

  - Maldita sea... -no pudo evitar maldecir fuera de su cabeza.
 
Mientras avanzaba sobre la cubierta, alcanzó a ver cómo uno de sus "colegas" perdió el equilibrio a causa de diversos disparos y cayó al indomable océano, no sin pedir a los cuatro vientos en el trayecto. La tristeza volvió a sacudirlo sabiendo que no estaba lo suficientemente cerca para ayudarlo, cuando llegó al borde lo único que pudo hacer fue verlo desaparecer. En ese momento ni siquiera pensó que se trataba de un delincuente.

Minutos más tarde los sentimientos del moreno pasaron a segundo plano. Anhelaba darle una merecida paliza al jefe de un escuadrón que inmovilizaba a un grupo de víctimas con el fin de negociar después, pero entonces una radiante luz amarilla robó la atención de todos en el barco, buenos y malos. Embobado por los frecuentes destellos Spiguelman se encaminó a la barandilla, justo hasta el borde, donde sintió un tremendo temblor bajo sus pies. La embarcación se meció a causa de un bajel pesquero en mal estado con el se estrelló de frente, provocándose una abertura en el casco. Luego de sujetarse tras la repentina sacudida y alzar la mirada, Daika pudo ver a alguien familiar o eso pensó hasta que vio la falta de brillo en su rostro junto al caos y muerte que la rodeaban.

  - ¿Do... ?
 
Antes de que consiguiera completar el nombre su amiga esta ya había desaparecido a la par de un rayo. Enseguida escuchó cómo el único hombre cercano a él también abandonó su posición, dejando relativamente libres a los rehenes. Era hora de que hiciera algo, pues las cosas solo empeorarían  dentro de los próximos minutos. Así que, sacó una pequeña navaja de entre su cinturón y comenzó a cortar los amarres de los soldados sin siquiera intentar tranquilizarlos, deberían entender que no representaba una amenaza al estar liberándolos. A continuación, los dejó a su suerte, tampoco eran civiles inocentes, sabrían qué hacer en dicha situación. Le preocupaba más saber el paradero de Dolphin e investigar respecto a todos esos cadáveres ferozmente atacados. ¿La misma amable persona que lo cargó kilómetros hasta ponerlo a salvo en un hospital, la que defendió a inocentes en su lugar porque se lo pidió bajo ninguna queja, no podía ser la culpable de aquello, verdad? No le entraba en la cabeza dicha idea.

Cuando se encaminaba a la parte central del barco se escucharon disparos, todos dispersos e inconstantes. Ese navío ocuparía un héroe y lo tenía abordo.

_________________
"A veces, sufrimos más de la cuenta... Pero ¿sabes? Podemos ser felices"
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Daika_10
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Empty
MensajeTema: Re: [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.   [Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
[Minievento WWD] You look like a shipwreck. (Daika Spiguelman, Louise Lincoln) 18/04/2019.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte-
Cambiar a: