Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 La magia que nos une (Thor&Brunilda)

Ir abajo 
AutorMensaje
Valerie Kozlov
Los Vengadores
Los Vengadores
Valerie Kozlov

Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 20/01/2016
Localización : Entre lo vivo y lo muerto

Ficha de Personaje
Alias: Valquiria
Nombre real: Valerie Kozlov
Universo: Marvel

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime30th Noviembre 2017, 13:40



fecha:
 

Masachussets

Una ciudad que asumió su pasado, domó sus demonios y los convirtió en una fuente de diversión y entretenimiento. Salem una de las ciudades más queridas y turísticas de América. La razón es muy sencilla: Salem es la tierra de las brujas. Fue uno de los pueblos de Estados Unidos que más duramente se persiguió y castigó la brujería. La pequeña localidad estaba habitada por personas muy puritanas y de creencias muy radicales en el tema religioso, eso propició que cualquier acto insólito o extraño fuera sospechoso de brujería. En tiempos de los primeros colonos, en aquella ciudad de Massachussets hubo un escandaloso caso de brujería.

En enero de 1692 se inició un juicio contra varios de sus vecinos acusados de practicar brujería. Todo comenzó cuando se inició cuando dos niñas, de 9 y 11 años de edad, comenzaron a sufrir convulsiones y espasmos. Entre cuantiosas lágrimas, las menores afirmaron haber sido embrujadas por unas mujeres de la localidad. Varios vecinos empezaron a  decir que aquella féminas de noche creaban dobles de sí mismas. Un noble juez de la localidad les creyó los testimonios de las niñas y de los vecinos de Salem.  de este modo,  se emprendió una investigación que sumió a la ciudad en un clima de histeria colectiva. Cad día surgían nuevos casos de posesiones y embrujos como nuevos. Fueron acusados ciento cuarenta y una personas. Finalmente, veinte de los imputados  fueron ejecutados y cinco fallecieron en prisión. Cuatro años después del juicio, los jurados que dictaron sentencia firmarían una confesión de error, en la que achacaban su actuación al miedo y la histeria desatados desde la primeras acusaciones.

Este suceso tuvo mucha repercusión mediática y se eco eco de él por todos los rincones del país. Se avivó la imaginación de muchos autores que incluyeron en sus obras referencias o basaron su trama en dicho acontecimiento. Su aparición en la literatura y el cine hizo que las brujas de Salem, su juicio y ejecución se volvieran mundialmente conocidos y famosos .

Es un lugar muy visitado y miles de personas acuden anualmente para contemplar los escenarios de la penosa tragedia de Salem. A raíz de este turismo, la ciudad desarrolló una pequeña industria dedicada a satisfacer la curiosidad  mítica de los turistas. Los habitantes y las autoridades de la ciudad son conscientes de su terrible pasado  genera un interés y lo convierten en un recurso turístico. Aprovechan especialmente, Halloween, el día de los difuntos en tierras americanas, para potenciar el atractivo sobrenatural del lugar. Salem es uno los destinos que no se pueden dejar de visitar.


Aquel amanecer traía con él una gran diferencia la ciudad, la ciudad de Salen amanecía como antaño con el cantar de un gallo. Como envuelta en el sopor de un cálido sueño la famosa urbe fue convertida en lo que había sido. Era el pueblo de antaño en el que vivían personas arraigadas fuerte y extremadamente a su radical fe. El lugar se había impregnado del aroma que en tiempos pasados había caracterizado el lugar.  Cada uno de sus habitantes junto con sus hogares se había transformado en aquellos colonos que protagonizaron la quema de brujas. Todo lo que contaban las leyendas, todos los parajes que se describen en las historias, todo el misticismo y el ambiente sobrenatural que se contaba en los folletos turísticos había cobrado vida. Algo misterioso se había adueñado del lugar y le había devuelto sus aires añejos.




Mansion de los vengadores


Se acostó de madrugada como solía hacer de vez en cuando. Algunas noches le gustaba recorrer la ciudad con suave abrigo que brindaba la noche. En esas horas sin luz la criminalidad de los bajos fondos solía ascender. Era en la clandestinidad de la noche donde a los delincuentes les gustaba operar. A Brunilda, dada su personalidad heroica y justiciera le gustaba prestar  ayuda a los ciudadanos inocentes que se veían enredados en aquellas redes de los delincuentes. Pero esa había sido una noche tranquila. No hubo mucho bullicio y no se fue muy tarde a la mansión de los vengadores. Cerró sus ojos y se dispuso a dormir hasta media mañana pero casi al amanecer su sueño se vio turbado.

Una extraña sensación la hizo salir de su plácido sueño. Era como un malestar en la boca del estómago. No era algo físico,  pero conocía muy bien lo que era esa sensación.  Cada vez que en su cuerpo tenía un desequilibrio como aquel significaba que tenía que entrar en acción. Algo en el mundo había se había trastocado y era su deber solucionarlo. Porque esa distorsión en Midgard se debía a causa  de algo de su tierra natal. Cuando tenía esos extraños presentimientos y sensaciones físicas era porque algo de procedencia asgardiana estaba alterando el equilibrio cósmico. era hora de entrar en acción.


Salió de la cama y se diriguió al baño. Después de lavarse el cuerpo, trenzó su áureo cabello en dos largas trenzas. Se vistió con su habitual traje de batalla; un mono negro adornado por placas de metal, un cinturón y sus botas de estilo militar. Agarró su espada y la enfundó un su vaina de cuero. Amarró el arma a su espalda y se dispuso a partir. Salió de su cuarto y bajó las escaleras que conducían al primer piso. Pasó por la cocina, tomó una pieza de bollería y continuó su camino. No tenía tiempo para ponerse a desayunar de forma más ordenada. Como siempre hacía se dirigió al establo para utilizar a Aragorn como medio de transporte. Su leal rocín la llevaría en un instante al lugar donde provenía la amenaza que sentía.  

_________________
"Hemos muerto más veces de las que recordamos"

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Vakeri10
Volver arriba Ir abajo
Thor
Los Vengadores
Los Vengadores
Thor

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 06/03/2014
Localización : Asgard / Oklahoma

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: Re: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime18th Diciembre 2017, 15:28

La madre de Thor, Mary, le había echo una trenza y colocado un pañuelo para no llenarse los cabellos de polvo y telarañas. El pequeño se mostraba algo disgustado ante la idea de realizar la limpieza del sótano, una tarea que ambos habían pospuesto demasiadas veces.

Se colocaron unas ropas viejas y desgastadas, para encaminarse a comenzar la ardua tarea de vaciar, limpiar y ordenar el antiguo sótano para hacerlo algo más habitable. En unas 3 horas aproximadamente, consiguieron su objetivo de dejar la zona habitable y encontraron cajas llenas de objetos extraños de los que habían sido los antiguos inquilinos de la casa.

Mary compró la casa hace 15 años a una pareja de ancianos que, debido a su edad, decidieron que ya era hora de vender la casa e irse a vivir con sus hijos. Siempre recordaría ese momento, pues, cuando piso la casa, supo que allí viviría durante el resto de su vida. La casa había aguantado más de 180 años, según le explicaron los antiguos inquilinos, y pese a los desastres naturales, se mantuvo firme como si fuera un guardián de las personas que tenía en su interior.  

Recordó lo que era vivir en una casa atada a los linajes de una familia, donde las casas acababan de adquirir poderes e incluso personalidad acorde a los seres que viven en ella… Esa casa era un buen hogar dotada de un ambiente agradable…

Thor observo a su madre que se había quedado con aire preocupado y melancólico, se había dado cuenta que nunca le pregunto acerca de donde venía, si tenía familia, … Era como un tema extraño, en tierra de nadie. Ella no sacaba el tema ni él tenía valor para hacerlo.

Sin su alter ego de dios asgardiano, el muchacho sólo era un crio nacido de la nada por el capricho de un dios con una gema del infinito. Pese a todo ello, quería a su madre y decidió hacerle sonreír. Cogió un extremo de su trenza y se la puso a modo de bigote, su madre salió de su pequeño trance pensativo y observo a su hijo intentando hacerla sonreír.

Rodeo al pequeño en sus brazos mientras sonreía y comenzó a hacerle cosquillas, metiéndose con él y hacerle burlas. Cuando acabaron de jugar, le dio un tierno beso en la frente, pues en su cabeza, mientras hacía este gesto afectuoso, pesaba que el joven era su más preciado tesoro. Nunca permitiría que le ocurriera nada malo.
El timbre de la puerta principal sonó, Mary se dispuso a levantar-se pero Thor se adelanto brincando y corriendo para ver quien estaba llamando a la puerta. La madre sintió una punzada en el pecho como si le intentaran arrancar el corazón. Un mal presentimiento se apoderó de su cuerpo y corrió hacía la dirección donde había ido su hijo.

Al llegar a la puerta se encontró a Thor mirando unas cartas y respiro aliviada de pensar que algo malo estaba ocurriendo.

- Mama, hay una carta negra muy extraña…- le dijo mientras le mostraba dicho objeto con curiosidad.

Mary sintió de nuevo esa punzada salvaje en el pecho, rápidamente agarro la carta y fue directa a la cocina a por fuego.  Rebuscó entre los cajones y encontró las cerillas junto con una olla plateada. Depositó la carta en su interior y le prendió fuego sin decir nada. No permitiría que su pasado dañara a Thor ni a ella.

La olla empezó a desprender un humo negro, demasiado oscuro para ser algo natural. La mujer agarro sal gruesa de mar que solía utilizar para adobar un poco el pescado y lo lanzo en su interior.  El humo antes negro se tornó gris.

El joven tronador no acababa de entender que le ocurría a Mary, parecía completamente otra persona como si supera de quien es esa carta. Veía una mujer asustada y jadeando, una mezcla de terror y confusión.

- Mama… te encuentras bien?- le dijo preocupado mientras le agarraba la mano- Estoy aquí contigo, sabes que puedes decírmelo a mi y a Thor… Ambos podemos ayudarte.

La mujer volvió a la realidad observando la cara de Thor.

- Pase lo que pase, siempre serás mi hijo- con estas palabras la mujer se excusó y fue al baño. Cuando salió, volvía ser la misma de siempre, risueña.

El resto de día transcurrió con normalidad y ambos se fueron a dormir…

A la mañana siguiente Mary desapareció de la casa, no había ni rastro de ella. Como si se hubiera desaparecido… Rebuscó en todas partes pero no había ninguna nota.

Bajo las escaleras del sótano con temor y esperanza, pues era él último rincón donde no había mirado. Mientras bajaba, notó como el ambiente se turbaba, algo no iba bien, pues al finalizar el recorrido de las escaleras se puso todo el cuerpo en tensión al presenciar el escenario.

Las paredes estaban negras, quemadas, y el suelo repleto de restos de sangre. Todo lo que habían limpiado ambos y ordenador estaba destrozado. No comprendía que podía haber ocurrido pero sabía de alguien que si.

El pequeño pidió a su otra parte que tomara el control de la situación. Agarro el pequeño martillo y se transformó en el dios tronador.

Thor sabía, por lo que veía, que era fruto de magia oscura. Algo le ha ocurrido a Mary y esta claro que esta relacionado con la carta de ayer. El pequeño se acordaba de donde procedía la carta pues antes de ser arrebatada por su madre consiguió leer la palabra “….Salem…”.

No sabía muy bien donde estaba localizado  ese lugar, pero si miraba el Internet seguro que lo encontraría. Se puso a buscar en el ordenador con ayuda del muchacho y ambos consiguieron un pequeño mapa.

Salió por la puerta trasera de la casa dejándola bien cerrada pues no sabía cuando volverían a ella. Se puso en medio del pequeño patio y agarro la correa del martillo mientras poco a poco iba girando cogiendo velocidad. Lo lanzó hacía los cielos rumbo a Salem.
Volver arriba Ir abajo
Valerie Kozlov
Los Vengadores
Los Vengadores
Valerie Kozlov

Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 20/01/2016
Localización : Entre lo vivo y lo muerto

Ficha de Personaje
Alias: Valquiria
Nombre real: Valerie Kozlov
Universo: Marvel

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: Re: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime8th Enero 2018, 17:31

Los universos chocaron y se fundieron. Las tres  reliquias se cayeron y escondieron en el quinto reino. Permanecieron ocultas en un rincón del planeta, llamadas por la magia que provenía del lugar. Una magia antigua que impregnaba la tierra pero que los habitantes habían olvidado y convertido en leyendas, en mitos, en historias irreales y fantásticas que contamos a nuestros niños para hacerles dormir. Como cualquier cosa que no era explicable ni entendible ni justificable en la sociedad científica que imperaba ahora en el mundo.

Aquellos objetos pertenecientes a las misteriosas señoras, esperaban ansiosas a alguien que pudiera hacerlas lucir y brillar como antaño. Imbuidas como de una conciencia propia decidían quién era alguien digno de ser su propietario. Sus elecciones ciertamente eran arbitrarias pues no decidían ni por bondad ni por maldad, simplemente daban su poder a quien querían. Enseguida encontraron a alguien frente a quien mostrarse. Se revelaron y concedieron el deseo del corazón de su dueño.

Ese era el motivo de que la tierra mágica, convertida en un producto de merchandising se hubiera convertido en algo semejante a lo que fue en la era oscura. En la era en la que las personas que tenían algún don mágico fueron castigados y repudiadas. un era de oscuridad para la comunidad mágica, que fue tildada de brujas, brujos y confraternizado del demonio. Que ciertamente, algunos de ellos lo eran. sin embargo, la gran mayoría usaban sus dones para sobrevivir y ayudar a sus vecinos.

Un corazón infravalorado con un secreto y un anhelo muy especial hizo que  Salem volviera a configurarse como una ciudad colonial, hizo que fueran convocados cual séquito de un rey, todos los descendientes de los injuriados, despreciados y humillados poseedores de dones mágicos. Así las piedras invocaron a todos los hijos e hijas de las brujas, el legado de quien había sobrevivido a la quema y al ensañamiento de los Juicios. la sangre de los hechiceros volvería a la tierra que les otorgaba poder a sus ancestros. Era como un retorno al hogar.

Aragorn con su jinete sobre su lomo, desplegó sus emplumadas alas y emprendió el vuelo. El majestuoso  animal surcaba el cielo con premura para llegar cuanto antes al lugar donde había surgido ese desbalance de energías. La rubia no sabía cual era el grado de peligrosidad y urgencia de esa aventura,  tan sólo sabía  de la necesidad de acudir cuanto antes cuando surgía  una descompensación cósmica. Mientras pensaba en cuál podía ser el desencadenante de esa refulgente sensación de que pasaba algo, arribaron  a Salem. El caballo alado aterrizó  y tocó tierra con sus pezuñas. Una sensación de reconocimiento impregnó la piel de la asgardiano. Un poder antiguo procedente de su tierra natal. No era muy ducha en magia ni en la mística  pero había en cada asgardiano una pizca de magia y una conexión mística  con los poderes ancestrales de Asgard. En su estoico rostro se formó una ligera expresión de enfurruñamiento. No la agradaba tener que lidiar con poderes cósmicos. Eran las misiones que menos le gustaba porque era una guerrera y el campo de lo místico no eran su terreno de juego. No obstante, debido a su rango como Valquiria de élite tenía que hacerse cargo de cualquier perturbación proveniente de Asgard.

Los pies de la valquiria tocaron la tierra de Salem. Ese lugar que de la noche a la mañana había pasado de ser una ciudad moderna a una antigua ciudad colonial. En un instante, en que ni la asgardiana ni su corcel pudieron preverlo, aquel poder místico empezó a impregnarse a su piel y calarnos hasta los huesos. En un poco espacio de tiempo Brunilda empezó a ser  sumida en el sueño del hechizo. Su ropa y su aspecto cambiaron. Sus vestimentas se largaron y tiñeron de blanco y negro. Su pelo dorado se recogió en un moño y en su cabeza se cubrió por un sombrero. Cuando su transformación acabó, Brunilda parecía la típica mujer colonial, con su vestido largo y negro, su delantal y alzacuellos blancos y su distintiva cofia negra. Su entrecejo se frunció. Ese cambio no era normal pero aquel embrujo empezó a hacerse presa de su mente y a disipar la claridad de sus pensamientos. Por otro lado, el “pegaso” se quedó sin sus alas y se tornó un percheron blanco.

_________________
"Hemos muerto más veces de las que recordamos"

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Vakeri10
Volver arriba Ir abajo
Thor
Los Vengadores
Los Vengadores
Thor

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 06/03/2014
Localización : Asgard / Oklahoma

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: Re: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime4th Agosto 2019, 20:10

El dios del trueno se sentía inquieto por todo lo sucedido, pues los sentimientos del pequeño lo embargaban completamente y le era difícil mantener el control absoluto de su cuerpo si el pequeño Thor se resistía. No era una resistencia consciente por no estar transformado si no por la acumulación de sentimientos mezclados por el miedo.

Al fin y al cabo, su ente humano era un niño preocupado por su madre. Mary, era una buena mujer que atendía a esa parte de Thor como si fuera su propio hijo (sin tener ningún lazo de sangre). Sabía que la joven daría su vida por él como había demostrado en anteriores situaciones. No comprendía la desaparición pero la encontraría.

A lo largo del trayecto, fue realizando distintas paradas para realizar preguntas sobre Salem y encontrar la ubicación exacta. Gracias a la ayuda de los vecinos cercanos a la localidad, pudo averiguar que Salem (“la Nueva Inglaterra) era ahora como conocido como Danvers (Massachussets, EE.UU) pero que por cuestiones turísticas y de cultura popular lo llamaban el pueblo de las brujas.

Además, el tronador aprovecho para hablar con su otro ser para intentar calmarlo y percudirlo de que todo saldría bien. Después de una charla algo larga consiguió su objetivo

En una de las paradas, encontró una pequeña cabaña destartalada en el bosque donde escuchó la voz de una anciana pidiendo ayuda. Thor bajo en su rescate sin dudarlo un solo instante, cuando se aproximo al origen de los chillidos, pudo ver a la mujer siendo atacada por dos criaturas de aspecto infernal. Seres con un aspecto bastante lobuno, pero que doblaba dos veces el tamaño de un lobo habitual de Midgard. No parecían animales salvajes, puesto que sus ojos repletos de oscuridad y vacío, reflejaban la carencia de alma y vida.

Los seres se encargaron de acorralar a la señora mayor, desde los dos flancos  anterior y posterior para evitar cualquier tipo de huida. Estaban dispuestos a atacarla al mínimo movimiento.

La anciana portaba una túnica harapienta que cubría parte de su rostro pero su aspecto huesudo y encorvado mostraba debilidad a los ojos de Thor. Esta vio descender de los cielos al dios asgardiano y los lobos a su vez giraron sus rostros ante el sonido de los pies  tocando el suelo.

- No se preocupe anciana, yo le prestaré ayuda-le dijo mientras se abalanzaba contra uno de los lobos que tenía mas cerca, haciendo descender el martillo con toda su fuerza. El cuerpo de la criatura cedió ante la presión del arma y se desintegró en partículas de polvo dejando tras de sí una talla de madera con el aspecto de un lobo con los ojos pintados de negro.

El segundo lobo, aprovechó el desconcierto del guerrero ante la talla para atacarle por la espalda. Este se giro al oír que algo se le acercaba por la espalda, pero era demasiado tarde para poder reaccionar sin recibir ninguna herida, pues se había distraído con el pequeño objeto de madera.

Unas cadenas rodeadas de un aura roja surgieron de la dirección de la anciana para apresar al lobo que se encontraba a pocos centímetros del tronador. La criatura fue arrastrada en dirección contraria la guerrero aplastandolo como si solo fuera una simple rama. Se desintegró de la misma forma dejando otra talla.

Thor se quedo terriblemente sorprendido pues cuando se giró para ver al enemigo observó, a su vez la cara de la anciana. Su rostro era de un aspecto más bien macabro, reflejando un paso del tiempo mayor de cualquier ser humano. No, estaba claro, que no era humana esa mujer. Parecía un esqueleto con piel arrugada.

Esta se acerco, y le mostró una sonrisa con una boca de escasos dientes.

- Muchas gracias joven guerrero, mi nombre es Kelly y quisiera mostrarte mi agradecimiento por la ayuda que me has ofrecido ante estos seres- le dijo de forma afable- Se esta haciendo muy tarde y no creo que desees pasear por los bosques. Ahora mismo estas tierras no son un lugar nada seguro.

Pese a su aspecto algo tenebroso la mujer se mostró amable y atenta ofreciéndole pasar la noche en su cabaña, ya que empezaba a oscurecer y el dios no podría pedir  más indicaciones. Las tallas fueron quemadas por la mujer al instante y le dijo encarecidamente que no las tocará si había temor en su corazón. Eran maldiciones creadas apartar de los miedos más profundos.

La mujer se mostró muy hospitalaria y le explico la historia del pueblo de Salem que se encontraba a pocos quilómetros de su casa. Este dato, hizo que se sintiera algo reconfortante pues a la mañana siguiente  llegaría a su destino. Kelly, le habló sobre la antigua magia que rodea todas estas tierras y las terribles leyendas que circulan de forma popular.

Thor se destransformó ante ella, debido a que no podía mantener su aspecto de forma perpetúa, ya que consumía su energía y no quería quedarse vulnerable completamente.  La abuela no mostró ningún signo de sorpresa ante el cambio de cuerpo.

El muchacho se presentó de forma muy educada como le había indicado siempre su madre. Le ofreció ayudaron una radiante sonrisa para limpiar parte de la casa u/o cualquier ayuda que necesitará. La anciana le agradeció ese gesto, se acercó al pequeño y le acarició la cabeza.

- Tu madre debe de estar muy orgullosa de tener un hombrecito tan atento
- le dijo Kelly llena de ternura, pues hacía décadas que no veía un niño y su sonrisa- Como ambos me habéis ayudado os quiero ofrecer un obsequio. No es gran cosa pero te protegerá de cualquier hechizo o mal de ojo.

- Por desgracia, ya no soy una bruja joven y mis poderes están un poco oxidados pero espero y deseo que mi regalo pueda ayudarte en tu aventura para buscar a tu madre- le explicó mientras veía el rostro de sorpresa del chico- Oh! No pongas esa carita, soy una vieja bruja y pocos secretos quedan que no pueda saber de una cara. Sí, tu rostro refleja tu propósito.

Se rió mientras se aproximaba a una cajonera tallada con madera, y de ella saco un cuerda oscura con hilos rojos trenzados. La saco con mucho cuidado y corto un trozo con unas tijeras de plata, que antaño fueron una reliquia.

- Extiende tu brazo pequeño- ante la orden Thor (pequeño), obedeció y la anciana le realizó una pulsera pequeña- Bueno es hora de descansar, mañana seguirás con tu destino pequeño.

Para irse a dormir, la anciana Kelly le había enseñado dónde estaba el baño y la habitación donde podría descansar. Le ofreció todo lo necesario para poder recuperar fuerzas incluso le dio un pequeño brebaje reconfortante. Al tocar la cama el pequeño se sumió en un sueño.

Su sueño se lleno de terribles pesadillas donde algunas personas ( por lo general mujeres) eran quemadas en una hoguera y ahorcadas. Se revolvió en la cama de tal forma que la anciana se acercó y susurro unas palabras. El cuerpo tensó del pequeño se relajo de inmediato y sus pesadillas fueron sustituidas por imágenes aventuras.

- Es todo lo que puedo hacer por tu hijo Mary...ya soy demasiado mayor para poder ayudarte pero sé que él podrá...-dijo para sí misma.


A la mañana siguiente, se despidió de la anciana y se dirigió a su destino.

Cuando se acercó lo suficiente a las cercanías se destransformó para no llamar la atención y caminó un trayecto de bosque hasta que se topo con un cartel que ponía “ Bienvenidos a Salem”.

El joven entró al pueblo y se mostró sorprendido pues sus ropas fueron sustituidas por unas piezas negras. Incluso apareció de la nada un sombrero sobre su cabeza. Su mente se encontraba embotada y comenzó a dolerle la de una forma terrible... Su vista se nublo y fue dando tumbos sin rumbo hasta que se topo con una muchacha dede cabellos rubios junto a un espectacular caballo... Se agarro a sus faldas y se desplomó ante ella.
Volver arriba Ir abajo
Valerie Kozlov
Los Vengadores
Los Vengadores
Valerie Kozlov

Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 20/01/2016
Localización : Entre lo vivo y lo muerto

Ficha de Personaje
Alias: Valquiria
Nombre real: Valerie Kozlov
Universo: Marvel

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: Re: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime21st Agosto 2019, 10:15

Aquella extraña magia se adueñaba de ella. Iba perdiendo poco a poco la consciencia de sí misma. Empezaba a ser cada vez más lejano el recuerdo de ser Brunilda de Asgard. Sus memorias se difuminaban como el humo con el viento. A cada instante se iba convirtiendo en una aldeana más de la fantasía que la magia había tornado realidad. La asgardiana tomaba un papel en la ficticia realidad que alguien estaba desparramando sobre la emblemática ciudad. La rubia ni siquiera se daba cuenta que estaba perdiendo su identidad y convirtiéndose en el peón del alguien más.

Brunilda era una de las mejores  y más experimentadas guerreras que había en Asgard. Era de la guardia de élite de Odín, la mejor lancera  de su tierra natal y líder de las Valquirias. Una mujer nacida y forjada para la batalla. Diestra y hábil en múltiples formas de combate y uso de numerosísimas armas. Estaba perfectamente preparada para enfrentarse a peligros y ponía en juego su vida a cada instante para salvar a los nueve reinos. Sin embargo, por muy entrenada, hábil, fuerte, preparada, capacitada y fuerte que sea una persona sigue teniendo puntos débiles. Nadie es completamente bueno en todas las áreas. el talón de Aquiles de la virtuosa Brunilda era justamente la magia. Aunque siempre luchaba en favor de las entidades del destino para proteger el equilibrio del cosmos, era débil antes las fuerzas y energías místicas.

Había salido muy alegre y despreocupada  aquella madrugada siguiendo una intuición, una llamada. Tuvo muy presente que era su deber resolver cualquier asunto en el que se viera involucrada como diosa nórdica, protectora de sus creyentes y custodia de los ciudadanos de Midgard.  Quizá había sido su error acudir  al lugar sin indagar sobre cuál era la situación y qué posibles medidas tomar.

Aragorn su fiel rocín le decía a la valquiria  por el enlace psíquico que aguantase. El caballo alado intentaba mantener una férrea voluntad para no dejarse arrastrar por la magia y perderse en aquel inesperado e idílico embrujo. No obstante, él  no tenía ninguna resistencia  a los místico. No era un pegado ni un unicornio. No procedía  de esas razas mágicas,  místicas y maravillosas  que seguramente  tenían una resistencia  especial a los conjuros. Aragorn  era fruto de la ciencia. Era simplemente  un caballo creado con la genética  y manipulación del ADN. Así que, aunque su voluntad  y consciencia eran firmes, no pudo impedir ser absorbido por esa mágica fantasía.

Brunilda no sabía nada sobre la mujer que había asumido la custodia del jovencito que albergaba el alma de Thor. Tampoco había coincidido nunca con el pequeño  recipiente del alma de su amigo. Por eso, cuando un muchacho se aferró a sus ropajes y se desmayó, ella no tenía ni idea de ante quien se encontraba. Además, el hechizo se había adueñado de ella. Embotaba sus sentidos y la hacía  difícil  recordar cualquier cosa de su  larga vida. Aragorn había  perdido sus alas y parecía  completamente un caballo normal. El rocín  y la valquiria aún  seguían compartiendo su vínculo pero con ellos dos abducidos por la magia era menos palpable.

La asgardiana no dejaba de ser amable. Cuando el niño se desplomó a sus pies, la rubia se preocupó por él. Brunilda, que aún conservaba su fuerza, recogió al muchacho desmallado. Llevó  al niño Thor en brazos, buscando el  mejor lugar para atender al menor. Paseando  por el lugar, que se había transformado en una antigua ciudad colonial, encontró un pozo. Depositó al niño suavemente  en el suelo. Luego se dispuso a sacar agua del pozo. Una vez que tuvo ese elixir vital, se rasgó la falda e hizo unos paños alargados. Mojó los pedazos de tela y los unos sobre la frente del muchacho. Escurrió otro paño empapado de agua sobre los labios del menor. Pensaba que el agua podía hacerle recobrar rápidamente  la consciencia. Así  que se quedó velando y  esperando que la sensación húmeda del agua le hiciera despertar. Con las manos abanico al pequeño para que le llegase aire. Como guerra no sabía mucho de cuidados. Así  que  hizo uso de las pocas nociones de sabiduría  popular que tenía para ayudar al pequeño  niño.

_________________
"Hemos muerto más veces de las que recordamos"

La magia que nos une (Thor&Brunilda) Vakeri10
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




La magia que nos une (Thor&Brunilda) Empty
MensajeTema: Re: La magia que nos une (Thor&Brunilda)   La magia que nos une (Thor&Brunilda) Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
La magia que nos une (Thor&Brunilda)
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: OMEGA UNIVERSE :: América del Norte-
Cambiar a: