Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Promesas de la juventud (Privado - Arion)

Ir abajo 
AutorMensaje
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
Arturo Lizarraga

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 27
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

Promesas de la juventud (Privado - Arion) Empty
MensajeTema: Promesas de la juventud (Privado - Arion)   Promesas de la juventud (Privado - Arion) Icon_minitime9th Enero 2017, 08:55

San Blas, Nayarit, México, 11 de Septiembre
     
“No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas”  Paulo Coelho


¿Alguna vez han tenido ese sentimiento de nostalgia?, del tipo que uno añora su tierra natal luego de mucho tiempo de no volver ahí. Puede que esté en otro mundo, pero mi país de nacimiento sigue siendo parte de mi herencia cultural o más bien, la concepción de propiedad y orgullo que uno siente del lugar que le vio nacer. Pero para mí desgracia, no vuelvo a mi país por placer, como ya se pueden dar una idea, es por trabajo, me he enterado gracias a las noticias internacionales, sobre unos inexplicables suicidios luego de una tormenta reciente, psicólogos y gente del medio, no encuentran razón de ello.

Es cierto que la situación del país no es la mejor, y menos desde el fenómeno Omega, la gente de México no suele querer dejar la vida cuando se arma la gorda, lo que si llega a suceder, es que se pongan al tú por tú ante los problemas cuando la gota derrama el vaso, ¿no escucharon de aquella mujer que secuestro a la madre de un narco-traficante que secuestro a su marido?. Claro hay gente que se suicida, pero la mortandad en el país se debe generalmente a otros factores.

Promesas de la juventud (Privado - Arion) 34i2tqr


El destino es San Blas el cual es una ciudad portuaria, que está ubicado de cara al océano Pacífico. Fue fundado en época de la colonia española y fue uno de los dos principales puertos en el Pacífico del Virreinato de la Nueva España, junto a Acapulco. De San Blas partieron muchas de las expediciones rumbo al Pacífico Norte para ampliar el dominio español en esas ignotas tierras a la vez que proteger de invasores los recientes descubrimientos. En dicha época. Este puerto fue el más importante puerto novohispano ubicado al norte del Océano Pacifico. De él partía y a él llegaba el galeón de Manila, único contacto con el lejano Oriente, antes de que su principal puerto fuera Acapulco. El puerto que vio partir a soldados y marinos hacia el Oriente y el lejano norte para defender las posesiones españolas ubicadas más allá de la Alta California de los navegantes y exploradores rusos que deseaban establecer una colonia en América.

Durante la época virreinal tuvo un hospital para la atención tanto de los enfermos de las naves de la Corona como de los soldados, parientes y frailes de los presidios de las Californias, y Estados vecinos. Además fue el antecedente del primer centro médico militar de la colonia, ya que servía como receptor de los casos más difíciles que no podían tratarse en los Presidios. Escenario de batallas durante la guerra de independencia, aún quedan algunas marcas históricas de dichos enfrentamientos, así como edificios dedicados para la guerra como fuertes, que en estos días solo sirven como museos para salvaguardar la historia de la región.

Por lo tanto, la arquitectura en su mayor parte viene de la época del Virreinato, y es fácil diferenciarlo de las edificaciones actuales, pero en dichos edificios antiguos se respira historia, y es algo pocos suelen valorar.

Como sea, dejando de lado el turismo, llevo como un buen par de días investigando, los familiares de las victimas dicen que no había causa perceptible para tal acto, nunca notaron de dichas intensiones de muerte, es como si de la noche a la mañana decidieran que es una buena idea seguir al pie de la letra la frase “en el mar la vida es más sabrosa”. Pues la causa de muerte fue que se ahogaron, sin ninguna pisca de esfuerzo por salir a la superficie o evitar que sus pulmones se llenaran de agua salada, según los informes forenses de algunos cuerpos recuperados.

No hay nada que pueda relacionar a las víctimas, había hombres y mujeres, de diferentes edades y estratos sociales, así como trabajos diversos. Solo una cosa les conecta, todas tenían cierta depresión por parejas pérdidas o desaparecidas, algunos creían que volverían y otros intentaban superar la perdida a su manera luego de años de búsquedas infructíferas. Es cierto que la depresión es una causa relevante para un suicidio, pero según sus familiares no era tan profunda como para llegar a ese acto. Parejas desaparecidas…suena a una historia que se cuenta en esta ciudad portuaria y le otorgo nueva relevancia para el turismo, pero ella no puede ser la causante, nunca vivió resentida o con algún sentimiento negativo suficientemente fuerte como para que en el momento de su muerte, se haya convertido en un espíritu vengativo, de todos modos no hay nada que vengar, puedo darla por descartada.

Luego de varias entrevistas y como se viene en ciernes más lluvia, pues estamos en temporada de tormentas, por suerte no es muy fuerte según las noticias. De esa manera me dispongo a esperar la noche en un motel cercano, como ya les mencione las muertes ocurrieron presumiblemente en una tormenta, y me dispondré a comprobar que no haya más suicidas, y de haberlas intentar detenerlas.

Mis tatuajes todavía no han captado nada sobrenatural durante la mayor parte del caso, hasta hace unos momentos ya muy noche, pero los tatuajes no me indican de donde procede, es como si estuviera a mí alrededor, y en la ventana veo un par de personas caminando en plena lluvia y vendaval. Y retirando por un momento mis intenciones de evitar cualquier tragedia, les sigo mientras me pongo mi gabardina con una capucha, esto se va a poner muy frío, pero son gajes del oficio.
Mi seguimiento de estas aparentes personas hipnotizadas, pues no parece afectarles el imperioso clima, ni el viento, lluvia o el mismo frío de la noche. Gracias a las lluvias, no hay autos, porque de haber, atropellarían a estas personas si se desprevenían al conducir. Termino siguiéndolos hasta el muelle principal que tiene el mismo nombre de la ciudad. Al final del mismo veo una figura blanca y el brillo de mis tatuajes se intensifican, debe ser el culpable de estos suicidios, así que pongo a noquear a los hipnotizados que están cerca antes de irme al final del muelle.

Al acercarme puedo veo algo en su cuello, una extraña marca, pero me centro intentar salvar a las personas—¡¡Tienes que detener a los demás, libéralos!!—en tono autoritario le digo, ella se gira, dejándome ver una hermosa mujer con un vestido blanco—yo le dije que con le-le-le esperaría con este vestido, siem—siem—siempre estuve esperando su regreso…el barco nunca llego—habla como si tuviera estática en un radio, y desaparece por momentos como los errores en los vídeos, pero lo que más me llama la atención, es lo que me ha dicho, me suena de algo—tal vez yo—yo—yo nunca tuve a mi amado, pero haré que las demás pe—per—personas encuentren a sus amores.

Acto seguido sin que pueda preverlo y sin que pueda hablar para intentar dialogar, alza la mano hacia mí y soy empujado por una onda hasta el inicio del muelle, intento regresar mientras veo a las demás personas llegar a ella y tirarse al mar, cuando el último de ellos cae, ella desaparece y por el momento no me interesa, intento salvar una persona por lo menos, pero esta tan oscuro que no puedo ver a nadie, es como si se hubieran amarrado una piedra y se hundieran hasta el fondo. Entonces me veo obligado a subir a la superficie y para mi desgracia, algo de la corriente me ha jalado, además de que la lluvia junto con el viento han tomado intensidad, haciendo que estar en el mar sea más peligroso. Llego hasta la orilla con mis fuerzas agotadas, tanta que no puedo encender una bola de fuego para calentarme o aumentar mi temperatura con mis poderes, dado que el frío por mi condición me afecta más de lo común, antes tenía cierta resistencia, pero Omega me ha desbalanceado. Antes de que el cansancio me venza y cierre mis ojos, veo unos pies que aparecen de la nada, entonces todo se me vuelve oscuro.

_________________
Promesas de la juventud (Privado - Arion) Arturo
Volver arriba Ir abajo
Ahri'ahn

Ahri'ahn

Mensajes : 1815
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

Promesas de la juventud (Privado - Arion) Empty
MensajeTema: Re: Promesas de la juventud (Privado - Arion)   Promesas de la juventud (Privado - Arion) Icon_minitime19th Enero 2017, 00:52

Ésta tormenta no parece natural, pensaba Arión mientras veía los relámpagos iluminar el cielo. Existían varios pergaminos antiguos que podrían originar semejante nivel de furia natural, pero no tenía la impresión de que se hubiera pronunciado ningún conjuro. No... Había algo más allí fuera aquella noche, algo que no era exactamente hechicería...

- ¿En qué piensas, Arión? -preguntó Lori a través del intercomunicador de la Liga.

- Mmm... Nada, mi señora, discúlpame. La tormenta me tiene desconcertado.

- Eso me parecía. ¿Cómo va la situación arriba?

Arión echó un vistazo hacia abajo desde su posición privilegiada sobrevolando la ciudad portuaria. Nada parecía fuera de lo normal todavía, a menos qué...

- Espera un segundo... veo algunas personas caminando por la calle. Es extraño, con ésta ventisca. Voy a acercarme a comprobar.

La noticia de los suicidios en masa había llegado a oídos de la Liga de la Justicia, y solían estar siempre precedidos por una tormenta exactamente igual a la que ahora afrontaban. No parecía haber explicación natural para éstos hechos, y todo apuntaba a una causa mística o sobrenatural, razón por la cual le habían encargado a él la investigación. La gente se suicidaba arrojándose al mar, así que había decidido pedir la ayuda de sus compañeros de la Liga de la Justicia de Atlantis. La mayoría de sus miembros estaban ocupados con otras cosas, pero Lori Lemaris se había ofrecido a acompañarle junto con media docena de compañeros y compañeras de Tritonis.

- ¿Arión? ¿Qué pasa? ¿Qué ves? -inquirió la sirena desde el mar.

El hechicero no respondió de inmediato, concentrado en distinguir si el comportamiento de aquellas personas se veía natural o si actuaban movidos por algún encantamiento. Había... algo en el ambiente. No estaba seguro de que fuese magia, pero definitivamente era algo, lo notaba como un cosquilleo en cada poro de su piel, y la gente... avanzaban como si estuvieran en trance, aparentemente ajenos al envite de la lluvia, el viento y el frío, y cada vez eran más, todos dirigiéndose hacia el muelle principal.

Definitivamente había algo que estaba mal, muy mal. La perturbación mágica que percibía parecía proceder de la figura femenina vestida de blanco que se encontraba al final del embarcadero. Una figura encapuchada se estaba dirigiendo a ella. Su voz le resultaba familiar, pero le llegaba demasiado distorsionada entre la distancia y el viento como para poder reconocerla. Ya se ocuparía de eso luego, lo importante era evitar que aquella gente se matase. Empezó a crear un muro de energía verde ante el muelle para evitar el avance de las personas, pero en aquél instante la mujer se giró hacia él, y una voz resonó entonces en su cabeza: Arión...

- ¿Qué...?

Había sonado con la voz de Chian. Habían pasado muchos años, pero jamás podría olvidarla.

- ¡Arión!
- ¿C...chian? ¿Cómo...? ¿Dónde estás?
- En tu Ciudadela de la Atlántida... Estoy usando la esfera de cristal para comunicarme contigo. Hace una noche muy desapacible para estar ahí fuera, mi señor... ¿Por qué no bajas y te reúnes conmigo?

Podía verla ahora perfectamente, apoyada contra la pared de su habitación, con aquella sonrisa pícara suya que la caracterizaba...

- Pero... ¿cómo es posible? -musitó para sí-. ¿Qué magia es ésta? Te creía perdida...

- No le des tantas vueltas, Arión. Estoy aquí, es lo único que importa. Anda, baja. Te prepararé un baño caliente mientras te espero...

- Sí, sí... Voy para allá...

Ya no veía la ciudad portuaria, ni veía a la mujer de blanco. No recordaba dónde estaba ni qué había ido a hacer allí, por eso, cuando Chian le dijo que estaba en su Ciudadela sumergida descendió a pique sin pensar en que la Atlántida estaba en otro mar, muy lejos de allí.

Su cuerpo se hundió en la fría superficie y continuó bajando, más y más... El hechizo nublaba su mente haciéndole incapaz de pensar en nada que no fuese su esposa muerta esperándole en casa, impidiéndole darse cuenta de que no había pronunciado las palabras del conjuro para respirar bajo el agua hasta que fue demasiado tarde. Notó que se ahogaba, y un velo de oscuridad comenzó a empañar su mirada.

Unas manos femeninas firmes le sujetaron por los hombros y comenzaron a remolcarle hacia la superficie a toda velocidad con los vigorosos aleteos de una poderosa cola de pez.

Mientras estuviera en forma de sirena, Lori no podría trepar al embarcadero cargando su peso muerto, así que lo trasladó hasta la playa cercana donde sus hermanos y hermanas estaban trasladando los cuerpos de los suicidas.

Una vez en tierra le hizo el boca a boca y Arión tosió, expulsando el agua de los pulmones. El nuevo uniforme que le habían entregado los atlantes para mantener su cuerpo aislado del frío y de la humedad había realizado su trabajo a la perfección, impidiendo la hipotermia.

Se trataba de un traje ajustado con la parte superior del torso y brazo derecho de neopreno elástico con sellado en cuello y muñecas para impedir la entrada de agua. Las partes azules estaban confeccionadas con un fino tejido de punto azul laminado sobre espuma de neopreno esponjosa para el aislamiento. Estaba inspirado en los trajes secos de buceo, que dejaban la cabeza, manos y pies al descubierto, pero sellando el traje en cuello, muñecas y tobillos para impedir que el agua penetrara en su interior. La capa de aire aprisionada en el interior del traje mantenía su cuerpo seco y cumplía la función de aislante suplementario, lo cual resultaba muy útil considerando que gran parte de su tiempo lo pasaba bajo el agua, y había ocasiones, como aquella, en la que no tendría ocasión de emplear sus conjuros.

- ¿D... dónde...? -el recuerdo fue volviendo poco a poco a su mente-. ¡Chian! Está sola en la Ciudadela, debo...

- No, Arión -Lori le sacudió por los hombros con delicadeza para hacerle reaccionar-. Chian está muerta, ¿recuerdas?

Arión la miró con gesto confundido y se llevó la mano a la sien, aturdido.

- La... la escuché... La oí en mi mente, me decía... -se detuvo al tiempo que la comprensión comenzaba a asomar a su mirada-, me decía que la buscara en el fondo del mar, y todo me resultaba tan lógico... Lori, creo que sé lo que está ocurriendo. ¿Habéis podido salvar a los que saltaron?

- Sí, los hemos ido dejando en la playa, a todos excepto uno que salió por sus propios medios más allá de esas rocas. Es el que estaba luchando contra la mujer de blanco.

- De acuerdo, iré a comprobar si se encuentra bien.

*     *     *     *

Promesas de la juventud (Privado - Arion) Sandys-cabanas-tangalle-sri-lanka-04_zpsr92vb3ki

Despiertas y te encuentras tumbado en una vieja cama cubierta con mosquitera en lo que parece ser el diminuto interior de una cabaña con una única habitación y un baño. Apartas las múltiples mantas con las que te han arropado para hacerte entrar en calor y, al salir, te encuentras con algo que no te esperabas...

Hay una hoguera en el porche, y sentado sobre un banco de piedra cercano se encuentra Arión, ataviado con un uniforme ajustado que parece hecho de neopreno o de un material muy similar, en diversos tonos de azul. La gema roja que es su símbolo había pasado de estar sobre su pecho a decorar su cinturón. A cierta distancia de la hoguera, tumbada sobre la arena se encuentra una hermosa joven de largos cabellos castaños vestida con la parte superior de un bikini carmesí y una falda larga. Los dos se levantan al verte salir.

- Razor -te saluda con alegría sincera, acudiendo a tu encuentro para estrechar tu mano-. Me alegro mucho de verte. Ésta es mi compañera Lori Lemaris, de la Liga de la Justicia de Atlantis. Vinimos porque nos enteramos de la noticia de los suicidios. Lori y sus compañeros de la ciudad de Tritonis pudieron salvar a los que saltaron al mar desde el muelle. Ahora se encuentran en la playa. Tú estabas helado y tiritando, así que te trajimos hasta ésta cabaña abandonada para hacerte entrar en calor. Imagino que has venido aquí por lo mismo, ¿no es así? Te vimos enfrentarte a la mujer de blanco. Ven, siéntate aquí junto al fuego. Quizá podamos compartir lo que sabemos y afrontar juntos el problema.

Sobre Lori Lemaris:
 

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Promesas de la juventud (Privado - Arion) 2ptqw02
Volver arriba Ir abajo
Arturo Lizarraga
Lygiherr
Lygiherr
Arturo Lizarraga

Mensajes : 856
Fecha de inscripción : 09/12/2014
Edad : 27
Localización : Por ahi, pensando en la inmortalidad del cangrejo ಠ_ಠ

Ficha de Personaje
Alias: Razor. El Dragon del Este, El Falso Mago y Patrón Imago
Nombre real: Arturo Lizarraga
Universo:

Promesas de la juventud (Privado - Arion) Empty
MensajeTema: Re: Promesas de la juventud (Privado - Arion)   Promesas de la juventud (Privado - Arion) Icon_minitime13th Febrero 2017, 10:35

—Lo  prometiste, prometiste que me protegerías
—Lo siento, nunca quise que esto pasara
—Tengo mucho miedo, y me duele tanto…ya no, ya no puedo controlarlo
—El sujeto 23 esta inestable, ¡¡mátenla!!
—¡No!, ¡¡no se acerquen!!


—¡¡Charlotte!!—grito al despertar y levantarme hasta quedar sentado en la cama, me froto la sien, producto de un mal sueño, dios mío, hace tiempo que no tenía ese sueño en particular, espera, ¿Dónde estoy? Con la mano, muevo la mosquitera que está mal distribuida mientras cuelga. Veo que estoy en un cuarto muy pequeño, por el techo me hace pensar que estoy en una cabaña. Hago a un lado las mantas que tengo encima, para levantarme, mi gabardina no está, pero eso no me preocupa por el momento. Ya más espabilado me dispongo a salir descalzo mostrando parte de mis tatuajes, iguales a los que tengo en las manos, con su misma función, aunque rara vez uso los de abajo.

Al salir veo una hoguera, el frío volvía a hacer acto de presencia así que por instinto me voy a la fuente de fuego, noto que a pesar de que ya es de día, todavía hay nubes algo grises. Al acercarme veo con sorpresa a Arion, no lo veía desde hace un par de meses, luego de los sucesos con ese dios primigenio—vaya, esto si es una sorpresa, Arion, ¿te has adentrado al mundo del buceo? aunque no es de extrañar la verdad—comento jocosamente al ver más detalladamente su uniforme, parece tener toques futuristas, incluso la ubicación de su gema combina con todo el conjunto y la parte gris metálica le hace parecer un guerrero y a una distancia prudente veo una joven de buen ver y larga cabellera, momento en que mis tatuajes brillan un poco, con mi mano izquierda reviso y compruebo que es la mujer, probablemente sea una maga como el buen Arion, los 2 se levantan al verme y se acercan.

A pesar de que nos hemos visto solo como en mas o menos 3 ocasiones, me saluda como si fuéramos amigos de toda la vida, le correspondo al saludo, un poco extrañado, en cierta forma por la falta de costumbre. En mi trabajo rara vez haces amigos verdaderos, la mayoría son solo aliados por facción, de manera circunstancial o conveniencia, y de vez en cuando aparece un falso amigo, que son los peores. Luego llega la chica que estaba contemplando el mar, la cual me es presentada como Lori Lemaris, así como a sus demás compañeros (aunque ausentes por el momento), además de explicarme el porqué de su presencia. Al parecer llegaron más o menos al mismo tiempo que yo cuando el show comenzó y yo estuve a punto de morir por hipotermia. Acepto su ofrecimiento de acercarme al fuego y la idea de compartir información.

Muchas gracias por salvarme, les debo no solo mi vida, sino la de todas las personas que ayudaron—signo de aquellas palabras, me inclino haciendo el reverencial saludo japonés, a modo de gracias—creía que solo existía una Liga de la Justicia—comento curioso luego de la reverencia, los mayores grupos superheroicos de los 2 universos se conocían en cierta medida, algunos tienen hasta clubs de fans en la red. La Liga de la Justicia que aparece en las noticias de vez en cuando, es la más reservada y Los Vengadores tienden a cooperar un poco más con el gobierno o su intermediario, la agencia de SHIELD.

Ya sentados y al calor del fuego me dispongo a contar lo que sé—verán, también me entere de los suicidas en las noticias, cuando llegue a la ciudad, me puse a investigar, y todas las victimas según testimonios de los familiares, tenían depresión por la desaparición de sus parejas. Algunos estaban desaparecidos recientemente y otros desde hace años, había algunos que estaban intentando superar dicha pérdida y ninguno de los familiares percibió señales de ese intento de suicidio. Todas las personas que se suicidaron, lo hicieron en las lluvias recientes, estamos en temporada de tormentas después de todo. Al parecer la causa de todo esto es el fantasma que vieron, parece que está conectada a tales tormentas, pues solo en estas ocasiones se percibieron las muertes. Viendo como están las cosas, no es difícil adivinar que nos enfrentamos a un espíritu vengativo, pero me gustaría comprobar una cosa antes de intentar enfrentarla, pues logre hablar con ella y escucharla, y me dijo algo muy sospechoso y a la vez bastante conocido—espero a que den sus opiniones sobre el asunto.

Cada fantasma tiene su propia forma de ser exorcizado, aunque también depende de la ética de cada quien, ay personas que exorcizan a la fuerza y otros que intentan hacerlo de manera más pacífica, bajo los términos del espíritu, hacer lo posible para ayudarle a descansar en paz y que abandone nuestro plano voluntariamente. Claro, hay intervenciones neutras de los 2 lados, y desde mi punto de vista, depende de la situación, porque hay fantasmas que matan a personas que tienen el mismo perfil que ellos y con su lógica distorsionada consideran justo matarle y también los hay que tienen venganzas verdaderamente justas, y que luego de terminar con eso, se van sin más. Para decidir bien hay que investigar y generalmente para hacerlo, tienes que jugarte la vida en ello.

En fin, terminando de retro-alimentarnos sugiero—pero antes de cualquier nueva investigación, ¿Por qué no desayunamos?—me levanto y les hago un ademan para que me sigan—seguro que también tienen algo de hambre igual que yo—no solo porque ya es hora, sino que también no había podido cenar la noche anterior y el hambre esta algo más activado de lo acostumbrado. Así que recomiendo un restaurante cerca del propio muelle, llamado Caballito de Mar, puede que podamos escuchar algo de interés entre tanta platica, y más luego del último intento de suicidio que fue frustrado de manera misteriosa. Para mí no es difícil adivinar quienes fueron los héroes al escuchar las noticias por la tv.

El restaurante es bastante modesto a pesar de la fama de la portuaria ciudad, pero su comida basada en mariscos es de buen nivel, casi cualquier comida en el país es bastante buena si encuentras los locales adecuados, está en específico no solo tiene comida muy rica, sino que la vista al mar y el afluente de personas muestran a uno un marco visual agradable, a pesar del clima que impera—yo pago, no hay problema, pidan lo que quieran—les comento luego de sentarnos y viendo que llega alguien a pedir orden, pues traigo dólares y como en mi mundo, la situación económica en México no está en sus mejores días, así que el dinero que traigo sera bien recibido—disfruten de la gastronomía de mi tierra, los 2 vienen de Atlantis, ¿verdad?—le hecho un vistazo a la enigmática mujer llamada Lori—por el momento intenten disfrutar antes de empezar el trabajo, la cual nos dará bastantes problemas, de eso no hay que dudarlo—así que pido como 2 platos de camarón enchilado que todavía tienen el cascaron, pero me gusta de esa manera, creo que soy de los pocos que se comen el camarón con todo, de igual manera me pido una soda de coca cola y el desayuno estará servido en unos minutos. Si lo sé, esto no es un desayuno adecuado pero es algo que me gusta y con que me deje lleno me basta.

Entre la comida, decidí dar algo de platica—entonces Arion, ¿más clases de ciencia?—digo luego de una ligera risa—o ¿es que quieres saber más de la Atlántida de mi mundo?, con gusto te muestro un poco luego de terminar, ¿Qué dices?—hay una cabaña cerca del restaurante, fácilmente puedo pedirlo prestado o alquilarlo por un rato para estar más en privado.

Pd:
 

_________________
Promesas de la juventud (Privado - Arion) Arturo
Volver arriba Ir abajo
Ahri'ahn

Ahri'ahn

Mensajes : 1815
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

Promesas de la juventud (Privado - Arion) Empty
MensajeTema: Re: Promesas de la juventud (Privado - Arion)   Promesas de la juventud (Privado - Arion) Icon_minitime20th Febrero 2017, 13:05

Arión se echó a reír al escuchar el comentario de Arturo. Ya llevaba en aquél mundo (especialmente en el mundo submarino) el tiempo suficiente como para saber lo que era el buceo y pudo pillar la referencia.

- No, aunque según me han explicado, se rige por los mismos principios. Como Sumo Mago de Atlantis paso mucho tiempo bajo el mar, pero soy, a fin de cuentas, un habitante de la superficie. Los diseñadores del rey crearon este traje para mantener mi calor corporal debajo del agua y evitar así posibles hipotermias. Muy práctico cuando te fallan los conjuros.

Al fin y al cabo, él había perdido la capacidad de canalizar la magia por sí mismo, y dependía de objetos mágicos y amuletos. Si se los quitaban o inutilizaban perdía cualquier acceso a su poder.

Era cierto que no se habían visto en demasiadas ocasiones, pero habían luchado juntos y se habían ayudado mutuamente, y durante los días que había pasado conociendo Nueva York con Tony Stark habían pasado mucho tiempo juntos; Arturo le había enseñado a adaptarse mejor a aquél mundo y después habían compartido bebidas en el bar. Para Arión, que era confiado y bienintencionado por naturaleza, eran razones más que suficientes para considerarlo un amigo.

- Y sólo existe una Liga de la Justicia -asintió ante la observación del peliblanco-. Pero Aquaman y yo formamos parte de la misma, y Aquaman es el rey de Atlantis y yo su Sumo Mago. Lori es de Tritonis, una ciudad vecina, y buena amiga del rey, Aqualad es su discípulo y protegido, Mera es su esposa y Atlan su padre. Cuando la Liga tiene que resolver asuntos relacionados con el mar, nos envía a Aquaman y a mí, y nosotros podemos pedir ayuda a la gente que nos es cercana y que está dispuesta a apoyarnos. No es más que eso. No funciona realmente como un grupo más que cuando el rey o yo solicitamos asistencia. Oímos que en ésta ciudad la gente se suicidaba arrojándose al mar coincidiendo con las tormentas. Aquaman no pudo venir, y yo le pedí ayuda a Lori pensando que si la cosa era así, la colaboración de su pueblo nos podría venir bien, como efectivamente ha sido.

Escuchó con atención la información que el albino tenía para compartir, asintiendo para sus adentros. Coincidía más o menos con la teoría que se había formado él mismo.

- Yo no sé nada de fantasmas, la verdad, ése es más tu campo, pero me pareció notar algo sobrenatural en la tormenta, aunque no pude discernir su origen. En concreto cuando me acerqué a la zona tuve una visión de mi mujer, Chian, que me instaba a reunirme con ella en Atlantis, bajo el mar -durante un instante se interrumpió para intercambiar una mirada con Lori, entristecido-. Ni siquiera fui capaz de pronunciar las palabras del conjuro que me permitirían respirar el agua como si se tratara de aire, fue como si no pudiera pensar en nada que no fuera reunirme con mi esposa. De no ser por Lori estaría muerto.

La aludida se acercó más a él y le puso una mano en el brazo a modo de consuelo, apenada. Hacía más de 70 años desde que había muerto su mujer y ya casi estaba empezando a superarlo y a creer que podía haber vida después de ella, y ahora... La visión había sido tan real, la había sentido tan cerca, que todos los viejos sentimientos y el dolor a ellos asociado habían regresado con fuerza, dejándolo destrozado.

Al parecer, Arturo tenía más información que podía aportar nuevas perspectivas a todo el asunto, pero propuso retomar el tema delante de un buen desayuno. Arión y Lori asintieron y le siguieron hasta un chiringuito que no estaba lejos de donde se encontraban y que era básicamente una choza alargada entre palmeras con sillas y mesas de plástico. Todo aquello le traía recuerdos a Arión de cuando habían viajado como piratas en el Unicornio Negro 45.000 años atrás, y, una vez más, pensó en su mujer; en las largas conversaciones en cubierta, bajo la brisa y el olor del mar, en lo vivo que se había sentido navegando con ella, las horas en la playa observando el azul infinito, y, por supuesto, los momentos de batalla, con ella peleando a su lado con ferocidad y bravura. De la etapa anterior al nacimiento de sus hijos y sus nietos podría decirse que habían sido los meses más felices de su vida.

La tristeza le envolvió de nuevo como un manto amargo. Se sentó mirando al mar con expresión nostálgica y negó con la cabeza cuando Arturo se ofreció a invitarles. Había perdido por completo el apetito. En cambio, Lori se apuntó con bastante ánimo a degustar los camarones que había pedido el mutante. Contrariamente a lo que se podría pensar, para los atlanteanos era habitual comer marisco y pescado, de la misma manera que es algo normal para un habitante de la superficie el comer ternera, cerdo o pollo. Además, en concreto Lori solía pasar más tiempo que sus compañeros fuera del agua aprovechando el conjuro que hacía que su cola de sirena se transformara en piernas humanas cuando se secaba, por lo que estaba más habituada a la comida de la superficie.

- Buenísimo -dijo sonriente intercambiando una mirada con Arturo-. Lo único que hecho en falta son algas marinas para acompañar. En Atlantis las comemos mucho.

Tan abstraído estaba Arión que apenas escuchó las preguntas finales de Arturo. Cuando se dio cuenta de que se habían dirigido a él, sacudió levemente la cabeza y se incorporó en su asiento, acercándose más a la mesa.

- Perdón. Todo ésto me ha afectado más de lo que pensaba. La visión fue tan real... Tantos... recuerdos... Discúlpame, Razor, con gusto escucharé lo que tengas que contarme luego sobre Atlantis. Ahora... ¿qué es eso que le escuchaste decir al fantasma?

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Promesas de la juventud (Privado - Arion) 2ptqw02
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Promesas de la juventud (Privado - Arion) Empty
MensajeTema: Re: Promesas de la juventud (Privado - Arion)   Promesas de la juventud (Privado - Arion) Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Promesas de la juventud (Privado - Arion)
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: