Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaCalendarioRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]

Ir abajo 
AutorMensaje
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   3rd Agosto 2016, 19:40

¡Buenos días/tardes/noches! Los que ya me conocéis seguramente ya me hayáis leído comentar que tengo planes para la partida del foro, pero que también tenía ganas de explorar la sección de "Rol Libre". Pues va siendo hora de empezar, ¿no creeis? Os explico:

Mi idea es narraros una partidilla de otro sistema, adaptándolo al foro y a vuestros personajes. Hay módulos oficiales (campañas e historias ya preparadas de antemano) de muchos sistemas, y si se hace bien, creo que podría ser divertido. Evidentemente me encantaría oír vuestras opiniones sobre la marcha para que la cosa sea sencilla y cumpla con su motivo principal, que es pasárnoslo bien. Eso si: no os agüeis la fiesta a vosotros mismos buscando el material de donde he sacado las partidas. Y si ya las habéis jugado, no hagáis spoileres a los que quieren jugarla.

Como veis en el título, he puesto que el tema es "libre" y "4 jugadores" Es decir, que vayáis actuando hasta que seáis cuatro. Yo no cuento, porque voy a narrar. "Tanith" como personaje no va a aparecer.

Cualquier duda que tengáis, o sugerencia, podéis mandármela por MP. Voy a empezar con "Los devoradores de la niebla", un módulo del juego de rol "El rastro de Cthulhu", basado en el sistema Gumshoe (investigaciones policiales, vamos). Así que ya sabéis: nada de buscar spoileres por ahí, que pierde gracia la cosa.

En cuanto sepa quienes van a participar, os diré el orden de participación y el ritmo de posteo.

Lista de participantes:

  • Daika Spiguelman

  • Sidonis

  • Sygma

  • Elektra Natchios



Sobre las reservas:

Para marcar vuestra participación en la partida, es recomendable que empecéis a postear respetando el número de jugadores que ya están participando antes que vosotros. Sin embargo, podéis reservar un sitio en la partida comunicándomelo, ya sea por chat o por mensaje privado. No uséis esta sección para pedirme la reserva, porque se rompería un poco la continuidad del hilo.

Estas reservas valen durante cinco días. Por ejemplo, si reserváis el lunes, tendréis el hueco cubierto hasta el viernes. Esto lo hago para que os organicéis y no os agobiéis con los múltiples posts con los que ya contáis en la cronología oficial.


¡BIENVENIDOS, PARTICIPANTES!

Sobre el ritmo de posteo, os voy a poner de mínimo un post a la semana por persona. El orden de participación que seguiréis (a no ser que yo indique lo contrario) será el mismo orden en el que os habéis presentado, a saber:

  1. Daika

  2. Sygma

  3. Sidonis

  4. Elektra


Yo postearé al día siguiente de la interactuación del último participante (en este caso, Elektra).

Cualquier duda, o modificación que queráis hacer, comentádmela por privado.

Gracias por participar. Un saludo ^^.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las olas murmuran en vuestros oídos al chocar contra la playa, llevándose consigo cajones y restos de madera. Notáis el contacto frío cuando os moja las piernas y torsos. La playa se extiende unos ochocientos metros, situándoos justo en su mismo centro, aunque muy desperdigados y separados unos de otros. Oponiéndose al mar, en tierra, se levanta una densa jungla, a cuatrocientos metros de vosotros.

No estáis solos. Entre los restos del naufragio queda más gente que ha conseguido llegar hasta la playa. Muchos no se mueven. Otros gimen de dolor, presas de la confusión, desorientados. Están empezando a despertarse, como vosotros. Uno de ellos formaba parte de la tripulación del crucero en el que ibais a juzgar por el uniforme blanco que lleva, con el nombre de la embarcación bordado sobre el pecho: "La Emperatriz de Caledonia". Tiene la ropa desgajada aquí y allá, igual que el resto de pasajeros que hay alrededor.

Spoiler:
 

¿Qué hacéis?

_________________


Última edición por Tanith Blackwood el 13th Agosto 2016, 18:47, editado 9 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 21
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   7th Agosto 2016, 04:45

Mis ojos se sentían pesados por la mañana, no tenía humor de levantarme, quería dormir otras cuantas horas, pero no podía, sabía muy bien que tenía cosas importantes que hacer. Los mafiosos son difíciles de llevar ante la ley, siempre están rodeados por perros que les cubren las espaldas, con armas a las que no me gusta enfrentarme. No hacía muchos días que me había enterado de algo realmente favorable. parecía ser que un mafioso reconocido dejaría la ciudad, saldría en un crucero llamado "La emperatriz de Caledonia" y todo esto lo supe gracias a dos tontos que hablaban del tema como si fuera cualquier cosa, su jefe, estaría desprotegido por completo, un blanco fácil para mí. Tras un rato revolcándome en mi cama me pongo pie, limpio mis dientes, preparo un desayuno rápido y llevo a Sayumi con mi querida amiga Tomoko, ella acepta feliz, pues le alegra convivir con mi hija adoptiva, sin embargo al mismo tiempo lo hace como a regañadientes, solo le busco cuando necesito favores, claro, porque mi vida es ocupada y no tengo tiempo para visitas o esas cosas que hace la gente "normal."

Investigué sobre ese tal crucero, en específico su hora de salida: 12:00 Am. Caminé, corrí, salté, pagué un taxi y finalmente llegué a los muelles donde llamaba la atención un enorme crucero, bastante lujoso y moderno. Mi idea era subir a la embarcación y una vez arriba echarnos a ambos al agua, así simplemente nadaríamos unos metros y lo llevaría a mi hogar, después de obtener información se lo dejaría a los policías, pero, hubo un imprevisto, aquel hombre tan despreciable viajaba con su familia, una familia alegre y enérgica que no parecía siquiera saber los tratos de su padre y esposo. Apreté los puños y pensé un momento.

- Mierda -susurra en japonés- "Si se va jamás lo encontraré y para cuando vuelva sus perros estarán esperándolo, debo subir a ese crucero"

Subí sin esperar lo que pasó después... Una catástrofe que no dejó verse claramente, lo último que recuerdo es que me desmayé. Siento mi cuerpo adolorido, el agua refresca mi cuerpo, el sol pega fuerte en la cara y la arena genera en mi una sensación desagradable, poco a poco abro los ojos y levanto mi torso, observando mi alrededor confundido, pues, estoy en una playa, a lo lejos se ven rocas enormes y vegetación abundante. Una jungla. Intento ponerme de pie y para mi suerte no estoy realmente lastimado como algunas de las personas de mí alrededor, quienes entre gemidos y quejas piden ayuda. Aún en una playa sigo siendo un héroe y me veo obligado a ayudarles a las personas heridas.

- "¿Qué ha sucedido?"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sygma

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Sygma.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   10th Agosto 2016, 02:45

Daika no era el único con intenciones de cazar mafiosos. No, la Tierra estaba llena de mercenarios, cazarrecompensas y antihéroes de la peor ralea, y unos cuantos de fuera. Sygma se incluía en estos últimos. Hacía tiempo que Sidonis y ella habían quedado atrapados en ese planeta plagado de humanos, pero eso no significaba que hubieran dejado de trabajar. Leon Ivanov era el trabajo del día. Un mafioso ruso que esos días estaría desprotegido, o eso les habían contado... Junto con la promesa de 5 millones de dólares por su cabeza. El único inconveniente (o así lo percibían sus clientes) era el hecho de que se encontraba con su familia, y a bordo de un crucero. Por supuesto, Sidonis y ella habían hecho cosas mucho, mucho más difíciles. Aunque tampoco era cuestión de alardear sobre cosas que habían ocurrido en planetas que los terranos no sabrían ni pronunciar.

En todo caso, tendrían que tener cuidado: En muchos lugares de la Galaxia, podrían actuar sin más. Después de todo, una kree y un turiano no eran tan raros como para llamar inmediatamente la atención. Bien, en Terra esto no es así. La primera norma de aquel planeta era simple: Si no eres terrano, finge serlo, o tendrás problemas. Y aunque a Sygma le gustaran los problemas... No quería tener a miles de humanos tras su compañero y ella. Eso fue lo que la llevó a hacerse un pequeño cambio de cara ese día. Una mujer de piel y pelo azul con una máscara de gas y un cuerpo de infarto era más de lo que los terranos podían soportar. Afortunadamente, tenían con qué disfrazarse. Un dispositivo holográfico para cada uno, y pasaron de ser una pareja de aliens aterradores a una de humanos aterradores. -Vaya. Qué feo estás.-La verdad era que Sid perdía mucho como terrano, al igual que ella misma. Pero... Los negocios eran los negocios. No tardaron mucho en llegar al puerto y tomar el barco como pasajeros, justo a tiempo. Ahora, sólo tenían que buscar a Ivanov, y...

De lo siguiente que fue consciente Sygma, fue del sabor salado del agua de mar, y la textura de la arena bajo su cuerpo. Estaba mareada, y le dolía todo el cuerpo... Estaba claro que algo no había ido muy bien, aunque no recordara exactamente el qué. Se incorporó sin demasiadas dificultades: Su organismo se recuperaba rápido de "sorpresillas" como aquella. A su alrededor, había una playa bastante grande, llena de despojos humanos y navales. -Cómo no... Ya tardaba en pasar algo.-Masculló entre dientes, buscando con la mirada a Sidonis. Como se le hubiera ocurrido ahogarse... Lo iba a rescatar sólo para matarlo.

Pero antes de encontrarlo... Se dió cuenta de algo que en un principio no había planeado. El camuflaje holográfico se había estropeado con el agua... Dejando al descubierto su aspecto real. Por suerte, la máscara de nitrógeno que le permitía seguir con vida no se había roto. Ahora, sólo tenía que encontrar a Sid, evitar que los otros supervivientes la vieran, encontrar y matar a Leon Ivanov, salir de aquella isla, reclamar la recompensa y volver a la nave.

Estaba chupado.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sidonis

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   13th Agosto 2016, 13:04

El sabor a sal en la lengua, el tacto de la áspera arena bajo la piel. Escuchaba el sonido de la marea a sus pies y de vez en cuando el agua lamía sus dedos, juguetona, invitandole a despertar. Pero no quería. Joder, si no quería. Escuchaba el trinar de los pájaros lejanos y el ir y venir de las olas acompañando la brisa en equilibrada armonía, como si se tratara de la respiración y los latidos de un corazón. El sol calentaba su cuerpo y los párpados se negaban a abrirse. ¿Porqué iban a hacerlo? Tumbado en la playa disfrutaba de la brisa marina y la bella sensación de estar relajado. Sin nada que hacer…

Porque una vez morías, no había nada que hacer al otro lado. Adiós al trabajo, adiós a las responsabilidades, adiós a Sygma. El voluptuoso cuerpo de su compañera se dibujó en su memoria, su sonrisa tras la máscara… Y un grave y gutural ronquido vibró a lo largo de su garganta, molesto. Seguro que esa puñetera Kree iba a quedarse para ella toda la recompensa. Al menos, podría gastarse su parte en un entierro digno. Tendrían que haberlo hablado. Si él la palma, ella paga con su parte. Si ella palma…

Los apéndices de su rostro se movieron con lentitud submarina, abiertos y cerrados. Le dolía la mandíbula, y frunció el inexistente ceño. Dolor, no era algo que hubiera esperado experimentar al otro lado. Debería estar muerto, debería abrir los ojos y encontrar el paraíso, miles de bellas mujeres de su propia especie vendrían a recibirle con los brazos abiertos. Así que finalmente, haciendo acopio de voluntad y en contra de todo lo que sentía, decidió abrir los ojos.

La intensidad del sol le hizo volver a cerrar los ojos un instante y volvió a abrirlos, poco a poco, intentando acostumbrarse a la luz. Se incorporó, sintiendo el cansancio en su musculatura, y avistó los pedazos de madera que aquí y allá marcaban el claro final del barco en el que habían viajado. Fue entonces que volvieron a él todos los recuerdos, Sygma y él disfrazados como humanos, “La Emperatriz de Caledonia”, su presa.

Desde luego, el aparato que hasta ahora les servía de disfraz parecía haber fallecido en el naufragio, dejando a la luz el verdadero aspecto de Sidonis. Su piel había empezado a cambiar, adaptándose al nuevo entorno, y en su rostro empezaban a verse finas líneas verdes que trazaban dibujos sobre la rugosa piel de reptil. Inició un paseo por la playa, con la intención de buscar el cuerpo de su compañera, asegurarse de que estaba viva y ver cuál sería su siguiente movimiento.


No contaba, sin embargo, con la reacción que pudieran tener los humanos al verle caminar entre ellos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   13th Agosto 2016, 18:37

Estaba navegando. Podía sentir el agradable vaivén de las olas que mecían el barco en el que viajaba, en el vientre de su madre. Su madre... había olvidado su nombre. ¿Qué más daba? Llamémosla Clitemnestra. Sí... Clitemnestra y Agamenón. Las islas griegas estaban cerca. Era poco antes del mediodía del 13 de agosto cuando se escuchó por vez primera el sonido de las aspas del helicóptero, girando, girando...

Uno de los hombres del helicóptero sostenía una uzi. Apuntó sobre ellos (Clitemnestra y Agamenón) y disparó. Agamenón sintió un golpe en el hombro, ardiente y húmedo. A Clitemnestra le dispararon en el pecho y en la cabeza, mas no en el estómago, por suerte para ella.

Faltaban segundos para el mediodía de ese trece de agosto...

Frío. Estaba más frío dentro que fuera.

- Vamos, sal -dijo su padre, en tono imperioso-. Sal. Sal y abre los ojos.

Hacía tanto frío... y estaba muy húmedo. Flotaba. Se hundía. ¿Todavía estaba en el líquido amniótico dentro del útero de una mujer muerta?

Quiso abrir la boca para llamar a su padre pero sólo consiguió que se le llenara de agua áspera y salada.

Elektra abrió los ojos de golpe, aterrorizada, y por puro instinto braceó hacia el lugar de donde procedía la luz que se filtraba a través de las oscuras aguas. Nadó y nadó, y, cuando ya pensaba que le estallarían los pulmones, logró salir con un último impulso y aspirar una amplia bocanada de aire. Los siguientes minutos los dedicó a toser mientras expulsaba los últimos residuos de agua de sus pulmones y los restos del naufragio flotaban a la deriva a su alrededor.

Cuando hubo recuperado el control de su organismo, se quitó el pelo y el agua salada de los ojos, buscó la orilla y nadó con brío, esquivando los diversos obstáculos hasta que pudo desplomarse por fin sobre la arena con la mirada perdida en el cielo.

¿Qué había ocurrido?

Poco a poco los recuerdos comenzaron a esclarecerse en su memoria; León Ivanov, reconocido mafioso y criminal, había tenido la desgracia de meterse con quien no debía y el gremio de asesinos había puesto una jugosa recompensa sobre su cabeza. Después de investigar y seguirle la pista había encontrado su rastro en aquél barco de nombre anticuado y lo había dispuesto todo para embarcar bajo la identidad falsa de una respetable turista francesa con la intención de poder acercarse lo suficiente al criminal para poder eliminarlo de manera rápida, eficiente y silenciosa.

Pero todo se había torcido porque León no viajaba solo. No era un viaje de negocios; era un viaje de placer, y el mafioso pensaba disfrutarlo con su mujer y sus hijos. Elektra se había bloqueado al verlo en actitud cariñosa con sus hijos pequeños. No podía... no... Y aquello era absurdo. ¿Cuánta gente había matado? Tantos que podría intentar apilarlos en aquél barco y al final formarían una montaña y terminarían rebasando por los bordes para caer al mar. ¿Cuántos de ellos no habrían dejado hijos atrás? Pero era distinto cuando los tenías delante, y los veías mirar con admiración a su papá. Y se acordaba de cómo ella escuchaba con adoración al suyo mientras le enseñaba a plantar un esqueje y le decía que no debía complacerse en matar nada que estuviera vivo, ni siquiera las malas hierbas.

Así que se había bloqueado. Y había decidido viajar en el barco y observar al objetivo durante algunos días para ver cómo se comportaba el hombre con su familia. Si era un cerdo machista y abusivo o si por el contrario era un buen esposo y padre, porque hasta las peores serpientes tenían crías. En función de lo que viera decidiría si llevaba a término el contrato o si defendía al objetivo de los asesinos del gremio. Pero no había tenido ocasión de averiguar nada porque el barco había naufragado y todo se había ido al cuerno.

Se puso en pie. Llevaba los pantalones pirata negros ajustados que se había puesto aquella mañana y una blusa amarillo suave que se le había pegado al cuerpo por la humedad. Había perdido los zapatos en el naufragio, junto con la bolsa que contenía todo su equipo (los sais, las katanas, los shurikens, la cerbatana, los dardos envenenados...). Estaba completamente desarmada, lo cual no necesariamente significaba que estuviera indefensa, pero iba a tener que enfocar aquello de una manera más pragmática de lo habitual, así que miró a su alrededor en busca de algo que pudiera utilizar si llegaba a darse el caso, y lo encontró en la forma de los dos alienígenas. A la mujer la reconoció sin problemas: una kree. El hombre no sabía lo que era, pero los alienígenas solían contar con medios, recursos, armamento... Si llegaban a encontrarse en dificultades podría convenirle estar cerca, aunque por el momento se limitaría a observar para evaluar si suponían o no una amenaza, aprovechando que vestida de aquella manera no llamaba para nada la atención. Quién sabe, quizás tuvieran que convertirse en sus primeras víctimas...

Acción:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   14th Agosto 2016, 11:37

Al recuperar vuestras consciencias, se da el pistoletazo de salida. Es el despertar de Sidonis lo que provoca el pánico entre el grupo de supervivientes más cercanos, que también estaba volviendo en sí. Entre gritos, se atropellan entre ellos para salir huyendo en dirección a la jungla, sin mirar atrás. El caos que provocan asustan a otros pasajeros, que huyen en varias direcciones sin saber muy bien lo que está pasando. Los hay que están demasiado heridos para moverse, pero que contagiados por el miedo, ponen distancia entre ellos y la pareja extraterrestre arrastrándose con las fuerzas que les quedan.

No todos son cobardes. Quitando a los muertos, queda un grupo bastante reducido de personas que, o bien no parece sorprenderse después de todo lo vivido en los últimos momentos, o bien no saben cómo reaccionar. Entre ellos, dos jóvenes que los que habéis venido persiguiendo a Ivanov reconocéis: sus hijos. Son una chica adolescente y un niño que no superará los once, doce años de edad. Él comparte las facciones de su padre y puede que, en un futuro, también su constitución. Ella es la viva imagen de su madre. A sus progenitores no se les ve por ninguna parte, pero claro, es difícil comprobar los rostros de todos los que han huido en desbandada general. Los dos hermanos permanecen sentados en la arena, abrazados el uno al otro. El chico está aterrado, pero ella... hay una frialdad en su mirada que delata que quizá haga falta algo más que un naufragio y la aparición de dos seres como Sidonis y Sygma para tirar por tierra su cordura.

El tripulante superviviente de la nave, justo al lado de Daika, entona una oración encomiando su alma al mar.

Por otra parte, Elektra encuentra ramas caídas en las faldas de la jungla. No muy lejos de allí, ve a un tipo gordo sin camiseta, con las gafas rotas y el pelo ralo, que la mira con reticencia. Entre sus brazos tiene su mochila, junto a otras pertenencias de otros pasajeros. Durante un instante fugaz cruza la mirada con ella. O eso cree. Puede que esté delirando, que tenga la mente destrozada tras la desgracia, pero algo que parece ver más allá de ella le hace tirar todo los "tesoros" que ha recopilado a expensas de vivos y muertos, y sale huyendo como alma que lleva el diablo, perdiéndose junto a los otros en el interior de la espesa vegetación.

Supervivientes que quedan en la playa con vosotros: Los hijos Ivanov y el marinero.


Spoiler:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 21
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   15th Agosto 2016, 03:48

Pestañeo, deseando abrir los ojos y ver a mi pequeña Sayumi, ¿abra comido ya?, ¿estará asustada?, ¿preocupada?, y miles de preguntas más azotan mi cabeza. Sentí un clase de odio extra hacía aquel mafioso, se me ocurrieron muchas cosas, entre ellas, que eso del viaje en crucero había sido una trampa.

De pronto, algo interrumpió mi “momento de pensar”: gritos, gritos de terror. Giré el cuello en busca de la causa, al mismo tiempo que me hacía de un lado a otro, evitando el atropello de la gente entrada en pánico. Y entonces mis ojos dieron un salto, mi estomago se retorció y mi ritmo cardíaco se aceleró. Dos seres extraños, uno enorme y otro de un tamaño más regular (Imagino que Sygma es más como una humana xD) se encontraban de pie no muy lejos. Sentí un gran miedo, quería correr, pero me tomé un momento para pensar, si corría caería en el mismo nivel que los civiles y eso no podía permitirlo. Por otro lado Sentí el impulso de acercarme. Ver qué eran. Claramente no iría así nomas, llevaría mis espadas, mis preciosas espadas... las cuales no llevaba sobre la espalda.

Estaba a punto de entrar en pánico, cuando un hombre empezó a decir cosas que no entendía, simplemente no comprendí nada de lo que dijo, pero verlo en cierta forma me tranquilizo. Solté una exhalación mínima y miré a mí alrededor. Gente muerta llegaba a la orilla, causando escalofríos. Parecía ser que no era el único "valiente" del lugar, me sorprendió ver a dos niños allí, uno menor abrazando a una chica mayor, intuyendo que eran hermanos me les acerqué e hice una pregunta.

- Hey, chicos -les mira a ambos con su rostro apagado- ¿están bien, dónde están sus padres?

Para mi sorpresa, yo conocía a esos dos muchachitos, aquellos niños eran los que estropearon mi plan, los hijos del mafioso que debía capturar. Al ver sus rostros me sentí destrozado, no hacia ni 10 minutos que yo pensaba que todo eso era una trampa, claramente no lo era y lo más probable es que los padres siguieran con vida. Sayumi llegó a mi mente de nuevo, creo que esos niños se sentían igual que ella sola en casa. Sabiendo entonces que no podía hacer nada por mi amada hija, opté por brindarles ayuda a quienes sí podía. Los peques no respondieron, pero en sus rostros se escribía la respuesta a mi pregunta. Despejé mi mente, olvidé a los seres extraños, pues no parecían ser hostiles, olvidé a Sayumi en el sentido de que no afectara mi mentalidad, y me concentré en ayudar a la gente. Muchos se adentraron en la densa jungla, pero quería ganar confianza de los pequeños, ¿y qué mejor manera que dándoles algo de comer? mi primera misión sería ir por algo comestible. Lo más cercano actualmente eran unos redondos cocos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sygma

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Sygma.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   21st Agosto 2016, 01:51

No llevaba mucho tiempo despierta cuando escuchó los primeros gritos de pánico, que precedieron a la correspondiente estampida de terranos aterrorizados. Eso sólo podía significar dos cosas: O los habían visto a alguno de los dos, o algo había explotado. Iba a ser más bien lo primero. La playa no tardó en despejarse: Casi todos los que podían correr lo hicieron, y se escondieron en la espesura del bosque. Atrás se quedaron sólo los débiles, los heridos y los valientes (O tontos). Como siempre, vaya. Eso era algo que no cambiaba de un sistema a otro. Igual que no cambiaba el hecho de que meterse en una jungla en tropel y sin tener idea de nada fuera siempre una pésima idea. De hecho, la única ventaja práctica de aquello fue que facilitó infinitamente la búsqueda de su socio. El turiano no estaba muy lejos, y al igual que ella, había perdido el disfraz holográfico que ocultaba sus rasgos de reptil. Junto a ellos, se habían quedado en la playa unos cuantos pasajeros, un miembro de la tripulación y unos niños que Sygma reconoció como los hijos del objetivo que los había traído allí. Eran un niño y una chica, y estaban muy juntos, abrazados sobre la arena. Ella tenía la expresión resuelta de quien se sabe en problemas de los serios, y está lista para salir de ahí con vida y con quienes ha venido. "-Buena chica..."-Pensó Sygma al verla así. Eso simplificaba algunas cosas.

Se reunió con Sidonis inmediatamente: Tenían que reorganizarse ya mismo, antes de que la situación se saliera aún más de control. -La cosa se nos está complicando...-Le comentó, con una sonrisa.

Sidonis sabía mejor que nadie que a Sygma le encantaban los retos, y aquello se le planteaba como uno muy interesante. -He perdido mis armas en el naufragio. ¿Y tú? ¿Llevas algo todavía?-No tenía muchas esperanzas, sin embargo, así que incluso antes de que el turiano abriera la boca, ella ya estaba mirando alrededor en busca de algo que recordara mínimamente a sus armas. -Creo que será mejor si nos repartimos. ¿Qué tal si yo tengo una agradable conversación con el marinero de por ahí, y tú buscas. En cuanto acabe, te hecho un cable.-La experiencia había demostrado muchas cosas. Pero una de ellas era, irremediablemente, que Sygma solía conseguir que otras personas le dijeran lo que quería saber. No me malinterpretéis: Sidonis era el mejor remedio para una persona que necesitaba ser intimidada con urgencia, pero aquel no era el caso. Después de todo, lo más posible sería que acabaran necesitando al hombre de blanco. En ese momento, Sygma reparó en que la mujer de la blusa amarilla ya no estaba, y que el hombre estaba haciéndose cargo de los hijos de Ivanov. Mejor. Si no había muerto ahogado, que los dos pequeños siguieran vivos siempre era una buena baza.

El marinero estaba rezándole al mar, no muy lejos del grupo, cuando la kree lo abordó. -Buenos días...-Esperó unos segundos para que él se volviera y se despejara, antes de continuar. -¿Dónde estamos? ¿Cómo de lejos está tierra firme? -Esperaba que él supiera algo útil, por lo menos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sidonis

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   21st Agosto 2016, 02:24

Los gritos precedían la histeria colectiva, y en cuestión de segundos, se alzaba la arena de la playa bajo los pies que corrían despavoridos en dirección a la espesura tropical.

- Necios - susurró el alien, molesto. Su voz gutural se escuchaba como dos voces que hablaran a la vez, una segunda voz que hacía de eco y le profería al ser un tono grave y profundo. El pánico en verle, no le sorprendía. Era consciente de que Terra era un planeta cuya experiencia con razas de otros sistemas podían contarse con los dedos de una mano turiana. Tal vez, podían encontrar gente con más experiencia en estas inusuales situaciones, pero no parecía ser el caso, juzgando la cantidad de gente que había huido hacia la vegetación.

- No soy tan disforme. - comentó a Sygma, en voz baja, en cuanto la kree se acercó a él. Ella le comentó la situación y esbozó una sonrisa que Sid conocía muy bien. Era una situación que por lo general no auguraba nada bueno, y aunque él también disfrutaba los retos, a menudo era también más pragmático. - Me queda una pistola. - se encogió de hombros, restándole importancia. - Y según a qué nos enfrentemos, bien es probable que pueda matarlo con estornudarle cerca. - Los apéndices de su rostro se elevaron ligeramente y su mirada se suavizó, en una curiosa sonrisa que no dejaba claro si ese último comentario era o no una broma.

Se separaron, Sygma decidida a extraer la poca información que pudiera del marinero que rezaba al horizonte, y él… A buscar cualquier cosa que pudiera servir a modo de arma, puesto que su rifle francotirador parecía descansar en el fondo del mar. Dirigió una mirada a los dos niños que se abrazaban y al terrano que junto a ellos parecía querer protegerles. Y se hubiera acercado a preguntar, de no ser por la expresión de pavor del niño y la desconfianza de la niña y el joven. Así que se limitó a caminar por la playa, a menudo dando patadas a los pecios, recolectando cualquier pieza que pudiera servirle para improvisar un arma.

Pasó entonces junto a la griega, y la contempló con sus pequeños ojos celestes. Estudió sus rasgos dedicando especial atención al rostro antes de dar una fugaz mirada al resto de su cuerpo, examinando su constitución. Su actitud parecía distar mucho del resto de supervivientes que, cobardes, habían huido en verle. Y aunque era muy improbable que la mujer pudiera reconocer las sutilezas de las expresiones faciales de su raza, le dedicó una suave sonrisa de aprobación.

- Muy buenas tardes, señorita. O días.

Y es que pese a su aspecto… Sidonis es todo un caballero.

Fuera de Personaje:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   21st Agosto 2016, 13:59

Le pareció escuchar un grito, por encima de la desbandada general. El grito desgarrador que emergió de su garganta cuando aquél policía tiroteó a su padre por error, confundiéndolo con uno de los terroristas que habían asaltado el campus de la universidad aquella fatídica tarde de hacía tantos años.

Aquél grito imaginario pasó a través de ella, cortándola con el acerado filo de un cuchillo, cuando su mirada reparó en la de la chica que se aferraba a lo único que le quedaba de su vida anterior al naufragio.

Y la oscuridad la envolvió. Y de nuevo estaba en su Grecia natal, sentada en la mesa de la cocina junto a su padre mientras el sol se deslizaba lentamente hacia el ocaso, haciendo que las aguas del mar jónico se tiñeran de rojo mientras ella, con aquella risa tan despreocupada y alegre que solía tener a esa edad (la misma que parecía tener la chiquilla de la playa) le entregaba a su padre el collar que Stavros le había enseñado a hacer con sus propias manos mientras le decía: "Feliz cumpleaños, papá".

La mirada de la adolescente era fría, muy fría. Ella conocía ese sentimiento, lo conocía demasiado bien. No podía tener más de dieciséis años, ¿qué podía hacer? Para ayudarla, para evitar que se volviera contra el mundo, contra ella misma. Para evitar que se convirtiera en lo que se había convertido ella.

Mientras se encontraba perdida en semejantes cavilaciones, un muchacho joven se adelantó para interesarse por los dos niños. Bien, por el momento estaba resuelto, pero los vigilaría de cerca para hacerse cargo de ellos en el caso de que sus padres no aparecieran, o para minimizar el choque en la medida de lo posible si llegaban a encontrar los cadáveres. No sería la primera vez que hacía algo así, pensó con tristeza recordando a Nina, a la que había acogido cuando Bullseye había acabado con su padre. Tenía dinero y recursos de sobra, y no dudaría en hacerlo si con ello podía evitar que terminasen como ella, porque nadie se merecía la locura que era su vida, repleta de ira, sangre y muerte, y mucho menos dos chiquillos inocentes.

Echó un vistazo alrededor para controlar la situación; Había localizado su mochila, milagrosamente preservada en los brazos de un individuo con sobrepeso que, tras mirar hacia algún punto detrás de su espalda, la dejó caer para salir huyendo cual alma que lleva el diablo. Elektra se volvió para hacer frente a lo que fuera que había asustado tanto al pobre desgraciado, sólo para encontrarse con el alien de aspecto reptiliano que la miraba desde una altura nada desdeñable considerando que ella medía 1,79. Como mínimo debía de sacarle 40 o 50 centímetros y tenía que reconocer que inspiraba bastante respeto, especialmente ahora que no tenía sus armas a mano.

El alienígena le hizo una pregunta (en inglés) que la dejó desconcertada y sin saber a qué atenerse. No había tenido muchas experiencias con seres de otras razas, pero las que había tenido (en su mayoría con Skrull) no habían sido nada, nada agradables, por lo que inicialmente ver a un ser de apariencia extraterrestre no le inspiraba confianza, pero juraría que aquella criatura inmensa de apariencia amenazadora se había dirigido a ella de una manera casi... ¿educada? Echó un vistazo disimulado para situar a la otra alienígena y asegurarse de que no se encontraba cerca. Si el ser que tenía delante llegaba a mostrarse agresivo quería saber exactamente dónde estaba la otra, en el caso de que tuviera que defenderse de los dos.

- Humm... Buenas... ¿tardes? -inquirió con cautela, sin perder de vista a la kree, retrocediendo un par de pasos hacia donde descansaba su mochila procurando que sus intenciones no resultasen demasiado evidentes-. ¿Qué... qué eres, exactamente? ¿Cómo habéis llegado a parar aquí? -inquirió, señalando hacia la kree con el mentón para indicar que se refería también a ella-. ¿Ibais con los demás en el barco?

No parecía exactamente asustada, más bien... precavida. Y nadie podría reprochárselo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   22nd Agosto 2016, 12:37

Es la niña quien mira a Daika con expresión neutra, mientras el más pequeño de los dos llora en su regazo con sollozos silenciosos. Ella sigue a Daika con la mirada hasta que se decide a responderle cuando aún no se ha separado lo suficiente como para no oirla:

- Papá cayó y el tentáculo se lo llevó. A mamá se le echaron encima y dejó de moverse -dice la niña de forma desapasionada. Podría ser por el shock, por el trauma… pero los que la oís rememoráis el caos que se desató en la nave. Los pasajeros pasaban unos por encima de otros, en tropel, sin seguir el plan de emergencia que se les explicó cuando abandonaron el puerto. Fue como ver a una jauría salvaje con una semana de ayuno involuntario y una sola presa enclenque. Muchos se lanzaron de cabeza al mar, sin esperar a que desplegasen los botes salvavidas. En el exterior, el temporal impedía la visión. El mar embravecido se tragó a los que se lanzaron.

…¿Pero los tentáculos? Si, habíais visto unas sombras oscuras y alargadas pasar por debajo de los que chapoteaban y arrastrarlos consigo al fondo. ¿O no era más que una ilusión óptica por culpa del estrés de la situación? Te recorre un escalofrío por culpa de la duda, Daika. Tu búsqueda de comida no da resultado. El niño, entre hipidos, le dice algo a su hermana:

- Tengo sed, Olya…

Sus fríos ojos azules se apartan de Daika. Coge a su hermano de la mano y se dirige a la selva con paso más calmado que el resto de supervivientes. El niño es más reticente, mirando con lástima a Daika y estirando la mano hacia él. Su hermana le da un tirón y se adentran en la espesura sin mirar atrás.

Por otro lado, el marinero da un respingo e interrumpe abruptamente sus oraciones cuando oye la voz de Sygma. Sus ojos se abren desmesuradamente al principio, porque por encima de su hombro distingue perfectamente a Sidonis. Sin embargo, algo cambia en él, y en lugar de salir huyendo como toda su postura estaba gritando que haría, prefiere quedarse. “De perdidos al río”, dice entre dientes, derrotado.

- ...Vamos a morir aquí de todas formas… -dice al borde de las lágrimas -No estaba en la carta naútica. No estaba en el mapa. Esto… esto no existe. No está cartografiado -le responde a Sygma -. Ni la tormenta. No hubo aviso de la estación meteorológica. ¡Fueron minutos! ¡Fueron minutos!

El marinero se pasa la mano por la cabeza, repitiendo la misma última frase una y otra vez, encerrándose en sus recuerdos de lo ocurrido. Su andar errático procura alejarse de Sidonis.

Sidonis, tu búsqueda por entre los restos del naufragio da con unas cuantas cuerdas, madera rota, y vidrios repartidos por el suelo al pie de la jungla. Lo que puedas hacer con eso ya es cosa tuya.



Spoiler:
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sidonis

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   23rd Agosto 2016, 15:10

En realidad la precaución y cautela que había inspirado en la griega, le divertían.

Los humanos, siempre tan espontáneos, tan naturales con sus reacciones, solían huir en cuanto le veían, como bien habían hecho gala el resto de supervivientes de la isla. Y siempre había unos pocos, cautos, cuya curiosidad sacaba lo mejor de ellos mismos y eran capaces de dar ese pequeño paso que les podía separar del desconocimiento, y con ello, del miedo irracional. Esa despampanante morena, había resultado ser de ese último grupo.

- Qué soy, es una pregunta que probablemente hayas resuelto tu sola a estas alturas. Desde luego no soy humano ni me parezco a cualquier criatura a la que hayas conocido hasta ahora, pero sabes qué soy, ¿verdad? Tu pregunta es a qué especie pertenezco. Se nos conoce como turianos - se agachó, recogiendo cuerda y trozos de cristal y metal que guardaba en pequeños bolsillitos escondidos a lo ancho y largo de su armadura. - No creo que hayáis visto muchos en Terra, mi sistema es algo lejano al vuestro.  Cómo hemos llegado hasta aquí… Me tomaré la libertad de interpretar qué te refieres a la isla y no al planeta, cuya respuesta tal vez resultaría obvia aunque pienso resolver de todas formas. Llegamos a vuestro planeta por accidente, necesitábamos descansar y reparar nuestra nave. - de nuevo se paró, hincando sus manos en la arena y retirando de ella más pedacitos de nave. - Así que mientras tanto… Vivimos en la tierra. Y sí, viajábamos con vosotros en el barco. Pero nuestros disfraces también se fastidiaron en el naufrágio.

Una última vez, Sidonis se agachó para recuperar algo de la tierra. Pero esta vez, no se trataba de algo con lo que poder improvisar un arma, si no de una curiosa concha marina larga y fina de nácar. Se alzó de nuevo, sujetándola con dos de sus tres dedos, y utilizando el tercero para retirar la fina arena de su superficie. Sin decir nada, tendió la mano hacia Elektra, ofreciéndole la hermosa concha.

Fue entonces que vio algo moverse en el límite de su campo de visión y se giró para ver a la niña alzarse y tirar de su hermano, y buscó con la mirada a su compañera, a la espera de algún gesto que le indicara su próximo paso.

Fuera de Personaje:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
avatar

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   23rd Agosto 2016, 19:49

La costumbre de intercambiar regalos entre hombres y mujeres era tan antigua que ya en las sociedades prehistóricas los machos cazadores regalaban carne a las hembras cuando deseaban obtener sus favores.

Dicha costumbre había evolucionado un poco desde aquellos tiempos, de manera que en el presente había dejado de ser una cuestión eminentemente práctica para convertirse en algo más bien simbólico.

La mayoría de los hombres que habían intentado cortejarla le habían regalado flores, Matt incluido. Pero a ella no le gustaban las flores cortadas. Se le asemejaban a cadáveres que se iban pudriendo lentamente, y ya tenía suficiente muerte en su vida como para querer vivir rodeada de más.

Sin embargo, una concha no era un ser vivo, sino el escudo con el que se recubrían los moluscos para protegerse de las agresiones externas, y resultaban mucho más duraderas que los propios animales que las producían. Si la concha estaba en la playa quería decir que su anterior ocupante ya no la necesitaba, y si la recogía y la guardaba no se vería deteriorada por el paso del tiempo.  

Además, no podía encontrar nada más apropiado que un escudo, en apariencia insulso, tras el que se ocultaba una pátina de nácar, para definir su propia existencia, ella, que llevaba toda la vida erigiendo un muro de indiferencia y frialdad tras el que esconder sus verdaderos sentimientos y emociones.

Aceptó la concha sin poder reprimir una sonrisa, pero, en contra de lo que pudiera parecer, no bajó la guardia. Nunca lo hacía, pero quizá en ésta ocasión con más razón, pues no tenía manera de saber si el alienígena le mentía o si intentaba manipularla.

- Nunca he escuchado hablar de los turianos -reconoció, estrechando con firmeza la mano que el turiano le había acercado-. Me llamo Elektra. ¿Cuál es tu nombre?

Su expresión se ensombreció al escuchar las palabras de la niña, así como las que el marinero le dedicaba a Sygma. Al ver cómo la adolescente se internaba en la jungla retrocedió para recuperar su mochila con la intención de seguir sus pasos y vigilarlos para que no les pasara nada malo. Estaba más que decidida a proteger con su vida a aquellos niños.

Antes de adentrarse en la espesura se giró para mirar a Sidonis y ver si la seguía, pero él le daba la espalda y tenía la mirada fija en su compañera, así que se deslizó, sigilosa como era, y a medida que iba siguiendo inadvertidamente el rastro de los niños se iba desprendiendo de la blusa y los pantalones, descubriendo el sugerente conjunto que llevaba debajo.

Aprovechando que su mayor velocidad le confería ventaja sobre los dos hermanos, se detuvo un momento para vendarse los pies al estilo ninja con unas vendas rojas que sacó de la mochila, y se anudó en torno a la frente un pañuelo del mismo color para mantener el largo cabello apartado del rostro. Dentro del macuto, que poseía una forma alargada especialmente diseñada para ello, se encontraban todas sus armas. Elektra sacó sus sais y, antes de reanudar la marcha, realizó una diminuta incisión en la concha que le había regalado el turiano, pasando por el agujero un pequeño cordón que después se colgó del cuello.

Qué podía decir... El alienígena tenía buen gusto, y aquella concha le recordaba demasiado a su hogar.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sygma

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real: Sygma.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   5th Septiembre 2016, 11:39

Sygma arrugó ligeramente la nariz. El marinero no tenía aspecto de encontrarse exactamente en su sano juicio, aunque no quedaba mucho más remedio que creerle. Pero eso suponía un problema añadido: No podían contar con un rescate rápido. Y eso, siendo absurdamente optimistas, suponiendo que iba a haber un rescate. -Habrá que salir de aquí por nuestros propios medios entonces...-Sygma dejó que el marinero se alejara: No veía posible ni útil llevarlo consigo. Además, algo le daba mala espina: Sabía que los terranos podían predecir el clima de su propio planeta con relativa exactitud. No era normal que una tormenta así surgiera de la nada. Y que los sensores de la nave se hubieran estropeado en ese mismo momento... No, demasiada casualidad. En eso andaba pensando cuando se acercó a Sid y a su acompañante, la terrana de cabellos negros. A diferencia de Elektra, Sygma sí que era capaz de leer la expresión facial del turiano gracias a la práctica. Estaba tranquilo, así que la kree interpretó que todo estaba en orden ahí. Esa mujer... Parecía fuerte y resuelta, y quizás fuera de ayuda. -Parece ser que esta isla no sale en los mapas, así que no creo que venga a recogernos otra nave.-Resopló ligeramente, haciendo sonar un ruido metálico al otro lado de su máscara.

-Además, la tormenta no estaba prevista. Surgió de la nada, sin más. No es normal.-Sygma se permitió mirar un poco alrededor. ¿Dónde estaban los niños? Debían de haberse ido mientras ella hablaba con el marinero.

-Creo que no nos va a quedar más remedio que explorar y esperar.-Su sonrisa de ensanchó un poco más. Los niños la preocupaban en cierto modo, pero aún no sabía que sus dos padres habían muerto, así que aún contemplaba la opción de que ellos mismos se reencontraran. Y si no, siempre podían darles alcance: No podían estar muy lejos. -¿Habéis encontrado algo útil? Porque creo que deberíamos ir yendo hacia la jungla.-Además, ahora que lo pensaba... Sidonis había comentado en varias ocasiones que venía de un planeta cubierto de selvas tropicales. Ojalá aquella pequeña ventaja los ayudara a salir rápido de la isla, antes de que el hambre empezara a ser un problema para el turiano o se agotara su tanque de nitrógeno.

[spolier="OOC"]Siento la tardanza, he tenido un verano muy liado, y apenas he tenido ordenador. Intentaré ser más regular ahora. >_<[/spoiler]

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Daika Spiguelman
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 23/01/2016
Edad : 21
Localización : Nueva York/Japón.

Ficha de Personaje
Alias: The Opposite.
Nombre real: Daika Roth Spiguelman.
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   12th Septiembre 2016, 04:25

Mi vista se centraba en aquella no muy lejana palmera, veía la cúspide, tan creído en que poseía cocos, o algo comestible. Mis pies se movían con dificultad por aquella suelta arena, un terreno completamente desconocido e incomodo. Pero antes de acercarme siquiera un poco, la joven hace presente su voz, una voz ecuánime.

“Papá cayó y el tentáculo se lo llevó.”

Mi cuerpo se detuvo para escuchar las palabras de la hermana mayor, claramente voltee a verle en segundos, solo para ver una mirada reservada, pero, no podía juzgarla, ya que la mía resultaba ser tan seria como la de ella. ¿El tentáculo? No comprendí aquello así que me mantuve mudo ante sus palabras, quizás  respondería mis dudas en sus siguientes oraciones.

“A mamá se le echaron encima y dejó de moverse”

Nada. Aquello no me decía absolutamente, nada…

Desconecté mi vista de la de ella y proseguí con mi búsqueda de comida, mientras caminaba podía sentir que me vigilaba. Vigilaba mi fracaso. Al estar junto a la palmera que divisé antes, noté que no contaba con frutos, pero, no me sentí  enojado, ni siquiera un poco molesto, no podía dejar de pensar en las palabras de la chica.

- “Tentáculo, dijo, tentáculo… ¿Por qué no logro recordar nada y ella sí?”

Y  fue allí cuando unas cuantas imágenes vinieron a mi mente, sí, la tormenta repentina, los pasajeros vueltos animales, un completo caos… y luego, luego aquellas sombras debajo del mar, vistas por mis ojos  entre turbulencia y el burbujeo provocado por mi nariz y boca, o, ¿no?, ¿acaso solo imagino lo que me contó? ¿Son ciertas sus palabras, o perdió los estribos?

- *Glup*

Pasé saliva, al tiempo que sentía un hórrido escalofrió recorrer mi espinazo. La duda es mi peor enemigo, y en ese preciso momento estaba dando sus mejores golpes, casi, casi podía verla frente a mí, como si se tratase de una persona real, burlándose. No soporté más y me arrodille viendo la arena  con el ceño levemente fruncido.

De reojo miré a la muchacha levantarse con su hermano, quien mostraba un gran dolor, debía detenerle, pero no podía. No podía moverme, mi mente estaba trabajando, “buscando respuestas” y eso… ocasiono otro problema.  Las palabras de la chica estaban presentes en mi interior y, su cara, su tono de voz,  era casi como si aceptara que sus padres no estaban vivos, no había esperanza en sus palabras, ningún  “pero,  sé que sobrevivieron” “pero,  seguro lograron llegar a la orilla”… Nada. Eso me lastimaba y mucho, porque, ¿como un niño pierde la esperanza, como hace a un lado esos sentimientos, como lo acepta?  Hace años que perdí a mis padres y cada mañana despierto con la absurda esperanza de verles.

Y ahí estoy, en la arena, hundido en mis sentimientos, haciéndome daño y perdiendo de vista a los pequeños, era como si mi cuerpo estuviese ingrávido, como si no pesara, como si fuera el fin. No. No lo era.

“FUERON MINUTOS”

Los gritos desesperados y repentinos  de un hombre  me hacen volver a sentir, además observo mi alrededor y todos se están yendo al corazón de la jungla, o por lo menos cerca. Si no me levantaba e iba con ellos,  quizás jamás los encontraría, por ello me levante poco a poco, observando a los seres alienígenos, quienes serian “mis guías”. ¿Que nos esperaría allí dentro?

Mi mente aunque me hería, también me brindaba esperanza, esperanza en que aquel mafioso y su esposa, con suerte verían a sus dos hijos una vez más.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Tanith Blackwood
Marvel Universe
Marvel Universe
avatar

Mensajes : 218
Fecha de inscripción : 23/04/2014
Localización : Viena (Austria)

Ficha de Personaje
Alias: Paradox
Nombre real: Tanith Blackwood
Universo: Marvel

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   12th Septiembre 2016, 20:29

  Elektra en la clandestinidad abre la marcha, siguiendo muy de cerca a los dos niños. La chica va delante, abriéndole camino a su hermano. Camina con paso seguro, tentando el terreno antes de dar un paso para cerciorarse de que su hermano puede pisar el terreno sin peligro alguno. Si Elektra se apoya en algún árbol para desplazarse, se dará cuenta de por qué a esa niña le resulta tan sencillo abrirse camino en una jungla así de espesa: la vegetación es blanda y quebradiza, débil, como si su sustento no hubiera sido suficiente.

  Si la heroína hace algún ruido al comprobar este detalle, los niños no lo perciben porque esos crujidos surgen de muchas zonas, incluso de ellos mismos. El paso de los otros supervivientes ha dejado un sendero de espesura rota, un camino que encuentran los niños con facilidad y les conduce directamente al grupo que antes huyó de la playa. Parece que se han recompuesto, al menos la mayoría, y formando un corro, están planificando sus movimientos. Están parados en medio de un descanso que da la espesura, un claro estrecho que creen que pueden aprovechar. El grupo consta de doce personas, y el que parece el líder, un hombre robusto que se ha arrancado la camiseta, está impartiendo instrucciones y dividiendo a los presentes en grupos con tareas asignadas: recolecta unos, otros ayudarán a montar al campamento, ayudar a estabilizar a los heridos… Es una mujer quien repara en los niños, que se han quedado quietos sin querer interrumpirles. Se aproxima hacia ellos, toma al pequeño de la mano y acompaña a la mayor a formar parte del círculo, donde se la incluye rápidamente en uno de los grupos de recolección.

  Quien se acerque lo suficiente para escuchar, pero no para ser visto, será capaz de oír las últimas instrucciones que el líder del grupo da a un puñado de hombres, un quinteto armado con sacos de piedra:

 - ...Vosotros haréis guardia. Dos por esa zona, otra por el extremo sur, y el último por entre el campamento. ¡Si véis a esos monstruos, avisad a los demás y atacadles con todo! ¡Tenemos que resistir hasta que venga la ayuda!

  Por el camino, e incluso ahora, jirones de niebla juegan al escondite entre la jungla. Salen al paso y huyen en cuanto alguien se les acerca, pero conforme pasan las horas, su número aumenta, y se unen formando una capa uniforme que cubre el suelo.

 - ¿Qué hacemos si encontramos a algún otro superviviente? -fue la señora que recogió a los niños quién habló. Tenía al pequeño sujeto por los hombros de forma maternal. Era una mujer de mediana edad, con el pelo castaño corto y que, de no ser por las aguas, tendría un aspecto impecable y clásico.

 - Si podéis traerles hasta aquí, les atenderemos. Al menos, mientras podamos -el líder echó un vistazo fugaz a los dos niños. Estaba claro lo que quería decir, pero no quería que los chiquillos oyeran algo para lo que no estaban preparados a su juicio. Dió una palmada para dar el pistoletazo de salida -¡Venga, tenemos que tener el refugio preparado antes de que se haga de noche! ¡Vamos, vamos, vamos!


  El grupo se disgregó y cada uno de sus integrantes fue raudo a cumplir con su misión. El niño se quedó con la señora, y la chiquilla se fue con otro grupo de personas, entre los que se encontraba el tipo entrado en carnes que había intentado robar la mochila de Elektra.

Nota para los ausentes y no tan ausentes:
 

Orden de posteo::
 

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Sidonis

avatar

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 01/07/2016

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   21st Septiembre 2016, 12:31

Si alguien había pensado que tras sufrir un naufragio, la gente se centraría primero en buscar ayuda y después en sobrevivir… Se equivocaba. Como si todos ellos no se hubieran perdido un sólo capítulo de teleserie de supervivencia en los bosques, preguntas como el cómo, porqué dónde y cuándo habían quedado relegadas por un “luego” hasta después de hacerse con las necesidades básicas. Eso sorprendió gratamente a Sidonis, para quien el humano había escalado un pequeño grado en el escalafón de expectativas. Tampoco era que tuviera muchas, ni que su opinión hubiera mejorado mucho en relación a la especie terrana, pero algo era algo.

De algún modo, se sentía observado. Ya no era porque tuviera esa extraña sensación que te da cuando en un sueño estás en mitad de un convite en calzoncillos, sensación que solía acompañarle por el mero hecho de ser lo que era. Es que se sentía casi… observado. No era la clase de mirada que dabas a una persona por la calle cuando ves que lleva un sombrero que te gusta, no. Era la clase de mirada de quien te intenta reconocer, de quien intenta ver algo más a parte del color de tu piel.

Fue entonces que el gran ser de dos metros de estatura giró la cabezota para observar a los dos humanos que habían permanecido en la arenosa costa. Uno de ellos era el marinero con el que Sygma había hecho contacto, y el otro un humano… De los pocos que no había huido despavorido al verles allí. O verle, puesto que Sygma tenía una apariencia más similar a la humana y dejando atrás la piel azul, las pupilas en línea y la máscara de nitrógeno, bien podría pasar por uno de ellos.

Como fuere, la cuestión era que el humano que parecía mantener aún la cordura parecía contemplarlo. Y Sidonis le sostuvo la mirada, pensativo, casi planteándose el invitarle a unirse a ellos y caminar juntos por la jungla. Pese a todas las cosas que podía llegar a hacer por su compañera y los pocos escrúpulos que mostraba en relación a su trabajo, la naturaleza del turiano no había cambiado, y seguía girando a la bondad como primera opción… Opción que a menudo era descartada por ideas más pragmáticas, pero el hecho de que fueran siempre su primer instinto, seguía siendo remarcable. Los apéndices de su rostro se separaron levemente de su mandíbula, sólo un pequeño instante. Si bien había sido un gesto espontáneo del alien, como un guiño de ojo, o un acto reflejo de su raza, como el parpadear, estaba a libre elección de quien lo viera.


- Dudo que podamos averiguar mucho más aquí. - Miró a Sygma, su voz tan profunda y grave como siempre, sin dejar de mostrar ese deje relajado tan característico suyo, tal vez provocado por el suave ronroneo que suponía una segunda voz simultánea más grave. - Podríamos probar a reparar el comunicador, pero supongo que el agua y la sal de este océano lo habrán dejado inservible. Otra opción sería ir a la jungla, e igual que el resto buscar comida. He recolectado lo que he visto útil para intentar defendernos. Tal vez pueda hacerte un arco algo rudimentario o un par de dagas.

Sidonis inició la marcha en dirección al espesor vegetal, esperando que su compañera pudiera acompañarle y caminar a su lado. En cuanto dejaron atrás la arena y empezaron a caminar sobre un terreno algo más firme, se encorvó ligeramente hacia adelante, adoptando una postura desde la que era más fácil defenderse si eran atacados y correr si se precisaba. Como bien demostraba desde un primer instante, era alguien pragmático y precavido.

- Esto me recuerda a aquella vez en las selvas de Vectra, cuando estuvimos persiguiendo al contrabandista aquél… ¿Recuerdas? Nos cebamos especialmente en aquella caza - un leve gruñido brotó de su garganta a modo de risa. - Recuerdo la cara de aquél cabrón cuando se dio cuenta de que en realidad éramos nosotros.


[···]

Cuando escucharon un sonido cercano, Sidonis se agazapó y buscó con la mirada a su compañera para asegurarse de que ella también lo había escuchado. Al parecer se habían acercado al asentamiento humano. Con una mano firme en el suelo, entre sus propias piernas, Sidonis tensó el cuello para intentar espiar por encima de la maleza.

- ...Vosotros haréis guardia. Dos por esa zona, otra por el extremo sur, y el último por entre el campamento. ¡Si véis a esos monstruos, avisad a los demás y atacadles con todo! ¡Tenemos que resistir hasta que venga la ayuda!

Los ojos del alien empequeñecieron peligrosamente, girando la cabeza muy lentamente para volver a mirar a su compañera. Retiraba el pensamiento de que los humanos merecían algo más de respeto dentro de su escalafón personal, pues ahora sí actuaban exactamente como su poca expectativa esperaba de ellos.

- … Putos necios. ¿Qué hacemos ahora? - susurró a su amiga.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ahri'ahn

avatar

Mensajes : 1744
Fecha de inscripción : 14/12/2014
Localización : Atlantis

Ficha de Personaje
Alias: Arion
Nombre real: Ahri'ahn
Universo: DC Universe

MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   15th Febrero 2018, 11:17

Este tema queda cerrado y eliminado por inactividad y ausencia de 3 de 5 jugadores desde hace más de un año.

_________________
Quién soy        ~       Historia        ~       Cómo llegué hasta aquí        ~        Video

Everything that kills me makes me feel alive:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]   

Volver arriba Ir abajo
 
Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Los devoradores de la niebla (Experimental)[Libre: 4 jugadores]
» Partida libre: "Los devoradores de la niebla"
» Los jugadores del Bicho tuvieron que bañarse "al aire libre"
» Nivel y Talento de estos Jugadores/Juveniles.
» Vender a mis jugadores

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: