Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.

Ir abajo 
AutorMensaje
139StephenStrange
Marvel Universe
Marvel Universe
139StephenStrange

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 09/04/2016
Localización : Sanctum Sanctorum

Ficha de Personaje
Alias: Dr. Strange
Nombre real: Stephen Strange
Universo: Marvel

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime9th Mayo 2016, 12:34

2 de febrero de 2019.
17:30 de la tarde.
Sanctum Sanctorum, hogar de Stephen Extraño.
Nueva York.


Stephen llevaba un largo rato meditando, sumido en una calma y concentración tales que casi podían ser palpadas. Flotaba a medio metro del suelo, con las piernas cruzadas a lo indio y los brazos apoyados en estas, con el dedo corazón y pulgar unidos en cada mano. Los ojos cerrados y la respiración casi imperceptible. Repasaba todo lo que había aprendido a lo largo de su vida. Sus vivencias, enemigos, causalidades que habían podido propiciar el inicio del ya famoso "efecto Omega". Con él, sus poderes se habían visto mermados debido a la unión de un universo totalmente nuevo. Antaño era la mayor representación de la magia, y el equilibrador de la misma. Pero con el choque la magia se había extendido hasta tal punto que le era imposible controlar o ser capaz de abarcar toda ella. Ya no sentía tener la fuerza ni el poder para equilibrar él solo todo. Esto era alarmante, ya que en el pasado se había encargado personalmente de cualquier alteración que pudiese poner en peligro el propio tejido del espacio-tiempo, tan delicados y cuyo mal funcionamiento podría acabar en la completa destrucción del universo sin remedio. Como una pequeña piedra que cae por una ladera antes de convertirse en todo un desprendimiento que arrasa un pueblo, o esa pequeña grieta en una presa que termina desquebrajando el gigantesco muro de contención, dejando libres miles de toneladas de agua al instante, con una fuerza suficiente para arrasar una montaña. Ahora no sabía si sería capaz de remediar eso por sí solo, razón por la que convocó a toda criatura mágica para hablarles de sus temores. Aquella reunión no le había convencido en absoluto, pero fue capaz de encontrar a su equivalente en el otro universo, por así decirlo. Un ser con poderes mágicos sin límite aparente, al igual que los suyos, que se hacía llamar Dr. Fate. Debía contactar con él. Si era cierto lo que había sentido ambos podría encargarse del equilibrio, tal y como él hacía antes de todo. Debían cooperar para proteger el universo de un estallido mágico que lo destruyese. Él solo no podría, pero junto a Fate era posible un equilibrio total.

El leal sirviente Wong entró en la sala, sin pronunciar palabra alguna ni emitir sonido. Extraño aspiró profundamente por la nariz y expiró algo con mayor suavidad, sin abrir los ojos.

- Es la hora... Lo sé... Gracias Wong.-

- Ya está todo preparado mi señor. ¿Cuánto tiempo cree que estará fuera?-

- La verdad es que no soy capaz de decirte un tiempo concreto, mi joven ayudante. Temo que este tal Fate es tan misterioso como yo. Podría tratarse de una reunión de apenas una hora, o podría llevarnos un día, puede que más incluso. Debemos analizar todas las pequeñas partes de este universo y las consecuencias de un mal uso de la magia. No será algo fácil, y todavía ignoro cuál será la forma de reaccionar de nuestro querido mago... Pero no debo darme por vencido. El futuro del plano mágico dependía de mí, mas ya no puedo estar solo en esta tarea. Debo convencerle... Es la única forma de que me quede algo más tranquilo.- Las pesadillas habían invadido sus sueños desde que el choque se produjo. No eran diarias, pero sí más habituales de las que solía experimentar el hechicero. Algunas de estas eran tan reales que el propio Extraño se había despertado con el cuerpo envuelto en sudor y algunos objetos de su habitación descolocados, rotos o tirados por el suelo, muestra clara de que había usado sus poderes de manera inconsciente. Ni siquiera fumar había conseguido calmar sus preocupaciones.

El hechicero abrió los ojos y juntó las manos frente a su rostro, entrelazando los dedos pero dejándolos extendidos. Giró lentamente hasta estar de cara a Wong, a quien ofreció una sonrisa.

- Si me has hecho un bocadillo de huevos voy a tener que subirte la paga. Sabes que es mi favorito.- Una pequeña broma con la intención de aliviar ligeramente su carga y preocupación. Él era un hombre serio y sabio, pero siempre estaba dispuesto a gastar alguna broma o a adoptar un aire más paternal que severo. Al fin y al cabo, uno podía ser el hechicero supremo pero tener buen sentido del humor y ser cercano. Una cosa no quitaba la otra. Por fin posó los pies en el suelo y se acercó hasta su joven ayudante, posando su mano derecha en el hombro izquierdo de este.- Volveré lo antes posible. Intenta no echarme mucho de menos.-

Y con un breve destello, el hechicero abandonó la estancia, dejando a Wong a solas con sus pensamientos y una pequeña sonrisa en los labios.

Muy lejos de allí, pero al mismo tiempo relativamente cerca, dependiendo de cómo se mirase, Extraño se materializó frente a una enorme torre de aspecto medieval. Aquel lugar no existía en el plano físico. Era una dimensión paralela de esas de bolsillo conocida como la "Torre Destino", hogar de Dr. Fate, aquel con quien debía hablar. Sabía que aquello era sagrado para Fate, y por tanto debía respetar cualquiera de sus decisiones y normas, al igual que le gustaba que hiciesen en su Sanctum Sanctorum. Al fin y al cabo, era un lugar de recogimiento y meditación, una porción del espacio que guardaba para sí mismo donde podía huir del mundanal ruido y observar con cautela y paciencia todo lo que sucedía a lo largo y ancho del plano mágico. Se acercó hasta estar a unos pocos metros de los imponentes muros de la torre, y con voz potente clamó a lo alto de esta.

- Doctor Fate, soy Stephen Extraño, hechicero supremo de la magia. He venido para hablar con usted, pues como sabéis mis preocupaciones me han quitado el descanso que el sueño otorga. Deseo hablar, y me dirijo a usted como un humilde hombre que sólo busca consejo y cooperación. Podéis ver que mis intenciones no son bélicas ni soy una amenaza, pues de lo contrario no habría podido acceder a este lugar. Sólo os pido una audiencia.- Y ahí se quedó, de pie, inmóvil, a la espera de que aquel a quien había ido a ver le permitiese la entrada.

_________________
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. 14v3gqh
Volver arriba Ir abajo
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
110BruceWayne

Mensajes : 671
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 40
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Re: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime24th Mayo 2016, 09:15

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Avi_Fate

No hay nada en la habitación, al menos, nada físico, tan solo un universo,  galaxias repletas de estrellas que componen un danza cósmica de inigualable belleza, y entre ellas, fluyendo desde cada punto imaginable, hermosos rastros de una luz iridiscente, cautivadora, iluminando de a momentos la superficie dorada del yelmo del hombre que levita con las piernas cruzadas y los brazos en descanso en medio de la habitación. Pocos lugares hay en el universo tan serenos o abiertos al flujo de la magia como aquella torre, su propio santuario de serenidad, construido el primer año de su tiempo como Dr. Fate, una torre impenetrable emplazada en un trozo enorme de roca que flota en medio de un lugar alejado del tiempo y del espacio, desconectado de todo, y sin embargo siempre con una mirilla lista para abrirse al infinito, todo se sabe y nada a la vez, naturaleza indescifrable salvo para los únicos dos habitantes de aquel recinto. Respira con calma, trata de poner su mente en blanco, de abrirse a las verdades que quiere encontrar, pero repentinamente, una de las luces se desvanece en Andrómeda y reaparece en la Vía Láctea, mil de ellas fluyen hasta un punto solo para reaparecer en otro planeta completamente distinto, los flujos de luz comienzan a adoptar rutas cada vez mas erráticas, y el universo tiembla, se distorsiona, mientras que el pulso de aquel hombre se acelera, el pecho sube y baja agitado, las luces son demasiadas, las rutas inciertas, todo cambia velozmente, demasiado para él, demasiadas luces…

- ¡Agh! – Resuena el quejido contra el metal del yelmo, y el hombre cae de rodillas al suelo, apoyándose en sus cuatro extremidades para no caer. Respira agitado unos instantes más, se quita el casco con furia y lo apoya con fuerza en la pasarela de roca que le permite estar en medio del universo que ahora ha vuelto a su quietud, pero ya no muestra los flujos mágicos. Golpea el suelo un momento, atípica ira para una persona tan calma y recogida, unos pasos se oyen rompiendo con el silencio y haciendo eco entre las estrellas. Dos brazos gentiles se estrechan alrededor de su cuerpo jadeante, acunándolo con preocupación.


Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Avi_Inza


- Tranquilo…- - Inza…- - Lo sé, Kent, pero por favor, deja de hacerte esto…- - No puede ser, no tiene sentido, soy un Señor del Orden…- La mujer frunce el ceño, soltándolo para que puedan ponerse de pie y luego sosteniéndole los hombros con firmeza. - No, Nabu es uno de ellos, tú solamente eres un humano, y aunque te haya ofrecido muchos dones, estas extenuándote más allá de lo imaginable, no puedes seguir asi…- El rubio platinado también frunce el ceño en un gesto adusto y algo ofendido. - Es mi deber, sabes que no podemos…- -…¿Y morir en esta sala nos va a ayudar en algo a que encuentres una solución? – - No puedo permitir que la magia siga en este estado caótico, tengo que encontrar el origen de esto, y mientras tanto, poner en orden los flujos…- - No puedes hacerlo solo, has estado meses intentándolo, a veces días enteros a la vez, sin comer, sin dormir, no vas a lograr nada de esa forma…- El gesto del hombre se vuelve terriblemente serio, su ceño se frunce todavía más, pero se calma con el beso dulce que la mujer pone en sus labios, abrazándolo por el cuello mientras él rodea su cintura. Pueden suceder muchas cosas, pero que la pelirroja siempre será su apoyo, su verdadero santuario, es algo invariable. - ¿Qué vamos a hacer? – - No lo sé, quisiera saberlo, pero lo único que puedo ofrecerte es una taza de té de hierbas, un masaje y una noche en mis brazos, poco más, sé que mi magia no podría solucionarlo…- - No subestimes el poder que tiene un corazón en paz, mi amor…- Acaricia su rostro suavemente, no ha envejecido un solo día, al igual que él.

Repentinamente, lo siente: Aquel hombre había venido a buscarlo. Pocos conocían la manera de venir a la Torre del Destino, pero no dudaba de que alguien de sus considerables habilidades pudiera hacerlo. Su voz no se hizo esperar, y Kent Nelson escuchó con atención lo que decía, tomando su yelmo del suelo y aferrándolo con un poco más de fuerza que la normal.

- No…- Atajó Fate a su esposa, pero esta no se dio por vencida ante tan simple estrategia. - Necesitas ayuda, su ayuda, y sabes bien que todo sucede por algo y que nada es una mera casualidad…- - Nuestro último encuentro…- - Olvidalo, si no fue lo que esperabas, entonces dejémoslo pasar y convirtamos este encuentro en lo que hubieras querido que fuera…- - No es tan…- El fino y delicado índice está sobre sus labios, entorna la mirada, apesadumbrado, pero no dice nada mas, - Deja el yelmo, han sido muchos días de usarlo, estaré aquí con él en unos minutos…- El hombre asintió y se dispuso a dejar el artefacto dorado en la sala de estar de la torre.

----------------------------------------------------------

Un ankh de luz ilumina la pared de la torre justo frente a Strange, y de entre la luminosidad, surge la figura de una mujer, que lo recibe con una ligera reverencia y una sonrisa afable.

- Al fin lo conozco, Stephen…por favor, sígame, lo conduciré con mi esposo…- Se da la vuelta y se acerca al borde del ankh, dejándolo pasar por la luz mientras entra detrás de él y deja que la entrada temporaria a la torre se cierre como si nunca hubiese existido. Dentro, solamente hay una sala de ladrillo, pero enseguida caminan hasta la puerta y ella la abre, adentrándose junto con él en una habitación enorme, repleta de escaleras que parecen ir a ninguna parte y a todas a la vez. - Bienvenido a la Torre del Destino…- Pone su pie en el primer escalón y comienza a subir, dándole tiempo a alcanzarla a medida que discurren por las escaleras. - Mantenemos este cuarto constante para que nos permita llevar huéspedes a distintos lugares sin afectar sus sensibilidades, encontramos que es mejor que puedan sentir que están yendo de un lugar a otro de la torre de una forma conocida…- La mujer está absolutamente calmada, incluso es agradable con el invitado, siempre caminando delante suyo para guiarlo por la insondable inmensidad de aquel lugar. - Si quiere visitar otros lugares, por favor, procure estar en mi compañía o la de mi esposo, sin ella sería muy probable que se perdiera, me asegurare de estar disponible siempre que lo necesite…Es aquí…- Se desvían en una de las escaleras y llegan a un pequeño vestíbulo con unas puertas doradas que tienen un enorme ankh tallado, de al menos dos metros. Ella le sonríe, invitadora.

- Por cierto, mi nombre es Inza Cramer, y…muchas gracias por venir, sé que lo que sucedió no fue lo mejor, pero ambos tienen la oportunidad de un nuevo comienzo…la magia los necesita juntos…- Sin decir más, Inza abrió la puerta y dejo entrar a Stephen en la sala. Frente a ambos, habían tres sillones individuales, uno lo ocupaba Kent Nelson, su yelmo reposando en una mesita a su lado, el otro era para que Inza lo ocupara, pero la mujer se retiró entre las cortinas purpuras de la habitación. Una mesita de caoba descansaba entre los sillones y el último, del lado opuesto a los otros dos, claramente era el del invitado. Kent quitó la vista de la luz mágica que se colaba por la abertura circular del techo, parecía una sala de adivinación más que una sala de estar, repleta de estanterías con libros y repisas con extraños objetos de gran poder.

- Has venido, Strange…- Le da tiempo a sentarse, lo escruta, su expresión es fría, es un anfitrión correcto, pero poco cercano. - Después de nuestra primer reunión, no imaginé que algo como esto volvería a suceder… - En eso, la pelirroja vuelve a aparecer con una bandeja, en ella, una tetera de plata y tres pequeñas tacitas, junto con un plato de scones de diversos sabores. - Piense detenidamente en el sabor de té que prefiere, por favor…- Inza se dedica a servirle al invitado, luego se sienta y su esposo es el que sirve a ella y luego a sí mismo. - Ahora que estás aquí, sería conveniente compartir contigo que lo que en principio parecía un simple desorden en la magia es mucho peor…- Su expresión se vuelve preocupada. - Algo está causando graves desequilibrios, rupturas en el flujo de la magia, pero lo que sea que esté en el centro de todo esto me elude por completo…- No admite aquello con facilidad. - ¿Qué sabes acerca de la situación mágica? ¿Qué te trae a este lugar? – Inza parece preocupada, él ha sido algo descortés, incisivo, pero no hay forma de cambiar quien Kent Nelson es, tendrá que funcionar.

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. The_Dark_Knight

Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. House_Wayne
- Batlamida -
Volver arriba Ir abajo
139StephenStrange
Marvel Universe
Marvel Universe
139StephenStrange

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 09/04/2016
Localización : Sanctum Sanctorum

Ficha de Personaje
Alias: Dr. Strange
Nombre real: Stephen Strange
Universo: Marvel

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Re: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime4th Junio 2016, 20:33

Una luz apareció entre el hechicero y la torre, y de ella una mujer de cabellos carmesí emergió, esbozando una agradable sonrisa y acompañando una leve reverencia, imitada por el doctor a modo de saludo. Tras asentir a las palabras de la dama, Stephen caminó con paso tranquilo junto a ella, sin dejar de pensar en la necesidad de aquella reunión. La última que compartieron fue un auténtico desastre, y perfectamente esta podría haber terminado en una contienda entre hechiceros y magos buscando ver quién de ellos era el más poderoso o más digno a la hora de dominar y controlar la magia. Desgraciadamente para él y los otros que fueron llamados, Extraño se encontraba lejos de estar en su mejor momento. Asolado por las pesadillas y el cansancio, la desesperada reunión fue un desastre en todos los sentidos, y ahora que había recuperado el sueño y podía ver todo con una mayor perspectiva era consciente de su estupidez y necedad al dirigirse a todos aquellos seres con el despotismo que tan solo había mostrado tiempo atrás, mucho antes de siquiera obtener los poderes que tantos años le habían acompañado en sus penurias y victorias. Se había comportado como el caprichoso doctor que se creía lo suficientemente digno y sabio como para increpar al anciano hechicero supremo y exigir una curación a su accidente. Largo y duro fue el camino de la redención y el aprendizaje, y lamentaba profundamente haberse dejado llevar por los que en su día fueron los instintos que habría defendido a capa y espada. Mas sabía que todavía tenía la oportunidad de redimirse, de encontrar paz y ayuda en aquellos que, al igual que él, intentaban encontrar un equilibrio a toda la magia y al plano que esta encerraba. Era cuestión de tiempo, esfuerzo, y paciencia. Fate le había permitido la entrada y una audiencia tal vez. Aún podía enmendar su error.

La mujer le guió a través de enormes pasillos imposibles con cientos de escaleras que subían, bajaban o recorrían de un extremo a otro aquella torre. Todo era cuestión de perspectiva, como bien es sabido, más sabía que de haberse separado de la mujer se habría perdido sin remedio en aquel misterioso y al mismo tiempo sobrecogedor lugar. Mirando aún las paredes y notando la esencia mágica que de ellas se emanaba, respondió las peticiones de la dama.

- No temáis, pues mi visita aquí no es otra que la del consejo y el acuerdo. Si deseo visitar este lugar será bajo el permiso de Fate o el vuestro. Yo también poseo mi propio santuario en la Tierra y sé lo recelosos que somos los magos con nuestros lugares de meditación.- Dijo con una pequeña sonrisa. El Sancta Santorum también tenía una magia arcana viviendo en él que habría provocado que cualquier intruso o persona no deseada por él se perdiese inevitablemente en sus pasillos y cuartos, valiéndose de la propia magia para que no pudiesen salir de él a menos que el hechicero así lo desease. La mujer giró a través de unas nuevas escaleras hasta llegar a unas enormes puertas doradas con la cruz egipcia dibujada en ellas. Stephen ofreció a la mujer una sonrisa y asintió pesumbroso.- Encantado de nuevo, Inza Cramer. Ya pensaba que tendría que terminar por preguntarle su nombre. Y si... Yo también lo deseo. No fue mi mejor momento y espero poder arreglarlo... Gracias por su apoyo.-

Las pesadas puertas se abrieron y ante ellos una sala apareció. Al final podían verse unos sillones preparados para una reunión, con Fate ya sentado en uno de ellos. Allí dentro había libros y objetos de gran poder mágico que el propio hechicero habría deseado observar con calma, entendiendo su esencia, y hojear aquellos antiguos libros, repletos sin duda de misteriosos y ocultos secretos que la magia tan recelosamente guardaba. Sin embargo no era aquella la razón por la que se encontraba allí. El anfitrión de aquel castillo aguardaba su presencia con el rostro serio. No deseaba hacerle esperar y tomó asiento junto a él. Las primeras palabras que el hechicero pronuncio fueron las que esperaba. Cierta recriminación había por lo que sucedió en la reunión de magos, y no se lo reprochaba. Sabía que suficiente afortunado al haber podido entrar en ese lugar, pero la situación en la que se encontraban hacía que esta necesidad volvía irrelevantes las diferencias que surgieron si podían llegar a un mutuo acuerdo. Ante el ofrecimiento de una bebida caliente, escogió un te rojo con agradecimiento, y tras las palabras del otro mago, asintió.

- En primer lugar, os agradezco que hayáis permitido mi presencia hoy aquí. Comprendo que nuestra última reunión distó de lo que originalmente cualquiera habría pensado, y deseo disculparme por ello. Pediros perdón. El sueño era esquivo conmigo, no permitiéndome obtener un descanso necesario, y las pocas veces que lo conseguía las pesadillas me asolaban. El miedo y la impotencia oprimían mi corazón, y aunque no quiero que esto sea visto como una excusa, pues no tengo para mi comportamiento, pido perdón por lo que dije e hice.- Su arrepentimiento era real, y estaba seguro de que Fate sería capaz de verlo. Rara vez el hechicero supremo se equivocaba o metía la pata de una manera tan garrafal como hizo en la reunión de magos, y por ello sabía que debía una disculpa a los otros miembros de la misma. Dio un pequeño sorbo a la bebida y asintió, disfrutando del sabor y el calor que bajaba por su garganta.- Mas no es esa la única razón que me trae hasta aquí. Como bien habéis dicho, existe un fuerte y peligroso desequilibrio en la magia, que también escapa a mi control y comprensión. En mi mundo yo era el equilibrador de esta, capaz de defender la tierra de cualquier amenaza interdimensional o mágica que la asolase. Pero ahora... Ahora no soy capaz de sentirla como antaño, ni siquiera el orbe de Agamotto, capaz de localizar cualquier magia puede ofrecerme imágenes nítidas. Temo que la unión haya abierto un campo tan grande que no sea posible su comprensión ni equilibrio a través de una sola persona... Ambos éramos los encargados de controlar y vigilar esto, y ahora ambos nos encontramos perdidos, sin reconocer lo que antes era el pan de cada día. La razón por la que me encuentro hoy aquí, Doctor Fate, es porque creo que es necesaria una cooperación para volver a tener el control. Usted y yo, los hechiceros supremos de cada uno de nuestros mundos. Combinar conocimientos y poderes para evitar que el tejido mágico se desgarre y nuestros enemigos lo usen en su favor. Esa era la idea original que tenía con la otra reunión, mas las formas me fallaron... Pero el riesgo va en aumento y temo que pudiese llegar a desbordar todo, destruyendo el propio universo... Y no nos queda mucho tiempo.-

_________________
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. 14v3gqh
Volver arriba Ir abajo
110BruceWayne
Batfamilia
Batfamilia
110BruceWayne

Mensajes : 671
Fecha de inscripción : 30/08/2014
Edad : 40
Localización : Gotham City

Ficha de Personaje
Alias: Batman
Nombre real: Bruce Wayne
Universo: DC Universe

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Re: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime2nd Julio 2016, 00:39

Kent toma su tasa con cuidado y bebe un sorbó del té negro en el que había pensado hacia unos instantes, pensativo. Las disculpas podían o no ser sentidas, nunca había sido la clase de persona que distinguia bien aquello, pero lo que si era cierto era lo que venia a decir Stephen Strange. - Lo he sentido también...- Deja escapar, suspirando larga y amargamente mientras su esposa toma un scon y se lo lleva a la boca con unos modales impecables. No es ingenua y está de sobra acostumbrada a que toda visita que reciben en aquella torre suele revestir cierta importancia y gravedad, pero nunca le ha importado, es feliz ayudando al hombre que ama y explorando ella misma la magia. - Si he entendido correctamente, el Ojo de Agamotto cumple una función similar al Orbe de Nabu, pero este también se ha visto nublado en tiempos recientes, y mis intentos de sintonizarme con la magia del universo se han visto truncados una y otra vez, en una situación muy similar a la que relatas...- -...no ha sido sencillo...- Niega la pelirroja con calma, acercando el plato de escones al mago supremo del universo foraneo con una sonrisa momentanea pero sincera. - Siempre hemos podido mantener la magia en nuestras miras aqui, yo encargandome de recolectar reliquias, libros y conocimiento que se puedan documentar, y él monitoreando las fuerzas cósmicas para asegurarse de que la magia mantenga su orden, y no poder hacer lo que hemos estado llevando a cabo durante años es...- - Dificil...- Sentencia el hombre, solemne, poniendo una mano sobre la de su esposa con un cariño que no demuestra hacia nadie mas. No es una conversación sencilla, su tarea ha llegado, con el tiempo, a definirlos, y no poder realizarla igual que siempre los afecta mas de lo que están dispuestos a admitir. - Las amenazas que enfrentamos en su tiempo han sido muchas, pero al igual que tú nos vemos impotentes ante ellas ahora, es imposible combatir tan grande batalla con la vista nublada y el cuerpo cansado...- Recita, bebiendo otro sorbo del té antes de dejarlo y mirar a los ojos al que a regañadientes considera su par.

La idea de cooperación hace que se remueva un poco en su asiento. Su esposa lo nota, no se halla muy receptivo a la idea, y cualquiera que pudiese leer el peculiar lenguaje corporal de un hombre tan distante y ascético podría entenderlo. Kent nelson nunca ha sido abierto a la idea de cooperar, salvo cuando es bajo sus propios términos. - No pretendo ser descortés, pero el lugar de equilibrador de la magia y de hechicero supremo siempre ha sido de una sola persona tal cual y como debes haberlo experimentado en tus días de mayor gloria, allá en el universo de donde has venido, no sabemos las consecuencias que podría tener sobre el tejido de la magia que...- Se detiene cuando Inza kramer se aclara la garganta con algo de garbo, bebiendo suavemente de la camomila en la que mágicamente se habia transformado el agua que habia vertido de la tetera en su taza. - Perdón, solamente me he percatado de que no conoces el nombre de tu anfitrión Stephen...- Hay un intercambio de miradas, breve, pero no por ello menos chispeante entre ambos. La delicada mano de la maga se cierra ahora en torno a la enguantada del mago, que aliviana su expresión. - Kent Nelson, y tu visita...es bienvenida en esta torre...- Inza sonríe ligeramente, de lado victoriosa, acariciando con el pulgar el lomo de la mano de su marido, mas por gesto de cariño sincero que por el hecho de que pueda o no sentirlo sobre el guante. - Quizás es lo que la magia, lo que el cosmos necesita...- - Un lienzo tan grande que requiere necesariamente de dos artistas...- Razona ella, con la serenidad y el buen talante que la caracterizan.

- Mi conducta tampoco fue la apropiada en ese momento...- Esa frase casi sorprende a la maga, pero sabe que en el fondo de su marido habita un buen corazón, una vez que se puede salvar la distancia emocional. - No estoy de acuerdo con el método, pero hiciste un intento de organizar a todos los usuarios de la magia, y hay algo de destacable en ello, pero como comprenderás, la magia, y los que la usan, son seres insondables, con motivaciones y fines ulteriores que no podemos comprender ni utilizar siempre a nuestro favor y la naturaleza de esa comunidad dificulta una intervención directa...- Y habla por experiencia. Su relación con los usuarios de la magia, Homo Magi o de cualquier otro tipo, siempre ha sido, cuando menos, complicada, salvo en casos muy particulares. A los que poseen semejante poder rara vez les agrada sentirse intervenidos u observados de alguna manera. - Pero aun asi, juntos, podríamos supervisarlos una vez más cuidar que lo que hay aun de magia en el cosmos se estabilice, y averiguar cual ha sido la fuente de este fenómeno...- Hace silencio unos instantes, y en su rostro usualmente frio y poco expresivo, se dibuja un semblante preocupado.

- No es un suceso como cualquier otro...- Deja escapar de sus labios al fin, clavando su mirada cerulea en la de su interlocutor. - Es como...si algo se hubiese roto, y como si esa ruptura...nos atrajese a todos, como un vortice que nos arrastra, no es caos en su forma habitual, pero no puedo sentir mas que eso, mas que esa corriente que nos arrastra...- Dice todo aquello con un tono genuinamente preocupado, deslizando un temor velado en cada pausa. - Si sabes algo, Stephen, nos seria de ayuda, pero sino, de todos modos creo que sería una excelente idea unir fuerzas...la magia siempre ha tenido autoridades, aun en su naturaleza caótica siempre hay a quien acudir, alguien capaz de ordenarla, de ver el cuadro completo en lugar de las pinceladas, y si ahora necesitan ser dos de ustedes, entonces creo que solo nos queda decidir como hacerlo...- Kent asiente, no hay mucho que agregar sobre ese tópico, su esposa es una hábil diplomatica y tiene una claridad para estos asuntos que ni el propio Fate posee. Es afortunado de tenerla.

_________________
"Todos los hombres tienen limites. Los aprenden y aprenden a no excederlos. Yo ignoro los mios"

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. The_Dark_Knight

Quien Soy / Como Llegue Aqui / Como me veo
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. House_Wayne
- Batlamida -
Volver arriba Ir abajo
139StephenStrange
Marvel Universe
Marvel Universe
139StephenStrange

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 09/04/2016
Localización : Sanctum Sanctorum

Ficha de Personaje
Alias: Dr. Strange
Nombre real: Stephen Strange
Universo: Marvel

Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Re: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime7th Noviembre 2016, 18:44

Las palabras de Fate abandonaban su boca con un tinte serio y orgulloso, sabedor de la situación en la que se encontraban, y que a pesar de que seguramente no le quedase otra opción, parecía ser reacio a la idea de colaborar con otro. Quién sabía si era por ser él, porque le gustaba mantenerse alejado de cualquier tipo de agrupación, o simplemente porque su enfado aún era reciente, Strange no lo sabía. Él podía ver las dudas que recorrían a aquel hombre que tenía ante su presencia del mismo modo o al menos muy parecido a cómo le surcaban la mente. No era sencillo ser la máxima autoridad mágica en un universo. Las implicaciones de ello eran miles: desde controlar día y noche que nadie la usase para el mal, revisando siempre que podía con el Ojo de Agamotto todos los planos de la realidad en busca de lo que se podían denominar como puertas a salas espejo, lugares ocultos donde podías llevar a cabo los hechizos sin que estos levantasen sospechas a los guardianes de la magia. Strange sabía que la mayoría de hechizos peligrosos o malignos eran llevados a cabo en lugares como estos, o en la dimensión oscura, hogar del nefasto Dormamu, quien anhelaba por encima de todo expandir su reino a todos los rincones del universo. Este sin embargo parecía tranquilo desde el choque de universos, lo cual preocupaba de sobremanera al Doctor. Cuanod alguien como Dormamu no da señales de vida lo más problable era que estuviese planeando algo malo, algo terrible... Algo para lo que posiblemente no estaría preparado llegado el momento.

Strange asintió con atención mientras ambos compartían la información con él. Pensó en Wong, su fiel sirviente, quien hacía las veces de aquella mujer al aconsejar y ayudar en su tarea a Fate, con la diferencia de que ellos no estaban casados. Poco a poco veía tantas similitudes entre él y el otro doctor que se comenzó a preguntar si en otros universos el esquema de protección del plano mágico sería similar también. Uno era el encargado de recoger y reunir cualquier reliquia, libro, o artefacto que pudiese ser peligroso o usado por las manos equivocadas. El otro controlaba y aprendía el uso y poder de ellos y decidía cuáles podían ser beneficiosos para el plano mágico y cuales jamás debería ver la luz del sol, pues en las manos equivocadas podrían destruir el universo de un plumazo. Rechazó con educación el dulce que la mujer le ofrecía, levantando ligeramente la mano con una sonrisa. De no haber estado en una situación tensa tal vez lo habría aceptado, pero en esos momentos el estómago del Doctor estaba totalmente cerrado.

Estos fugaces pensamientos abandonaron su mente tan rápido como la habían inundado cuando parecía que por fin alcanzaban los puntos críticos de aquella reunión. Tras lo que pareció un extraño arranque de incertidumbre por parte de Fate su mujer hizo un comentario tan inocente como indicar que le debía decir su nombre, pues Strange desconocía cómo se llamaba en realidad Fate. Kent Nelson. Un nombre cualquiera para un hombre que distaba de ser uno más del montón. Strange asintió ante aquella información, agradecido. Un gran lienzo pintado por dos artistas... O una catedral construida por uno y decorada por el otro. Eran muchas las similitudes o comparativas que se le ocurrían al Doctor, pero la idea era la misma. Ser capaces de cooperar y unir fuerzas para controlar lo que ahora estaba a punto de desbordarse.

Una pequeña reprimenda merecida que Strange aceptó sin apartar los ojos, solo con un asentimiento de cabeza, reconociendo su error. No estaba seguro de hasta qué punto el hombre que tenía delante también se había mostrado reacio a cooperar aquel día, pues su raciocinio le jugó una mala pasada, y ahora todos los recuerdos de aquella reunión eran distantes y desagradables. Mejor empezar de cero y olvidar el inevitable pasado. Y entonces Fate tocó un punto que él sabía pero su anfitrión desconocía. Él sabía cómo había sucedido aquella unión de universos, cómo se había llevado a cabo, aunque todavía el quién lo había hecho era un enigma, una de las miles de piezas del rompecabezas que faltaban y que esquivaba al hechicero y a los otros miembros de los Illuminati como una mosca a un gato demasiado viejo para intentar capturarla.

Ambos terminaron de hablar, y entonces Steven se recolocó en el asiento, digiriendo toda aquella conversación. Fate había accedido a cooperar, y ahora era el momento de planear la defensa.

- Agradezco vuestra paciencia y comprensión, la de ambos. No sabéis lo mucho que valoro el esfuerzo que han hecho por aceptarme hoy aquí para dialogar y enmendar mi inevitable error. Y a decir verdad, sí hay algo que conozco que parece haber escapado a vuestros conocimientos. Permitan que les ilustre. En el universo de donde provengo existe un objeto tan antiguo como el tiempo mismo llamado el Cristal de M'Kraan. Es un artefacto cristalino gigantesco que descansa en el nexo de todas las realidades. El cristal contiene una galaxia negativa, un recurso de poder casi sin límites, que tira y atrapa toda la materia en su interior. Como Hechicero Supremo mi misión no es sólo la de proteger el universo de las desviaciones que la magia puede sufrir, sino además controlar los multiversos posibles que afectan de manera directa al nuestro. Hay seres capaces de viajar a través de ellos, destruyendo o empapándose de la cultura de sus vecinos en pos de la destrucción o el saber cósmico. Como el Nexo de todas las Realidades, el cristal permite viajar entre universos, pero abrir el cristal podría causar que la masa de la galaxia de neutrones dentro absorba el universo entero y causar una reacción en cadena por todo el multiverso, destruyendo todos los universos que existen. Sólo se puede llegar a la ciudad de su interior una vez cada millón de años: cuando galaxias específicas se alinean, el Cristal M'Kraan permitirá entrar por un corto período de tiempo. Sin embargo, de algún modo alguien parece haber sido capaz de burlar a los guardianes que vigilan este lugar entre realidades, con las consecuencias que todos hemos sufrido y podemos ver.- Recordó la conversación con su amigo y compañero Charles Xavier, quien le contó que vio el cristal y averiguó que alguien había usado su inmenso poder para producir una reacción en cadena tal que había conseguido unir dos universos, algo hasta la fecha totalmente impensable para cualquier ser acostumbrado a tratar con estos temas. El quién lo había hecho seguía siendo un misterio, pues no conocía a nadie capaz de burlar a los guardias y abrir el cristal. También era un enigma si el resultado había sido totalmente fortuito o el causante de todo aquel alboroto deseaba una unión de universos. El segundo caso preocupaba y asustaba mucho más al Doctor, pues significaría que existía algún ser o entidad con los conocimientos suficientes no sólo para acceder al cristal, sino para usar su poder a voluntad y construir algo él mismo.

Dos universos fusionados en uno. Aquello era a todas luces una locura. Ni siquiera él con todo su poder habría imaginado ser capaz de hacer algo así. De hecho dudaba siquiera que Thanos con el poder del Guantelete del infinito hubiese sido capaz de conseguir semejante proeza. No, aquello hacía saltar las alarmas de Strange como si de una joyería robada se tratase. Algo no encajaba en todo aquello, y lo peor es que no encontraba una respuesta lógica ni a corto ni a largo plazo.

- La capacidad de fusionar dos universos como sabrá es algo totalmente impensable. Nadie en su sano juicio por poderoso que fuese pensaría que eso podía ser viable sin la destrucción de uno o ambos universos, o siquiera de mover uno de ellos. Sin embargo si hay algo capaz de hacerlo es el cristal de M'Kraan. La cuestión ahora es que hay dos posibilidades: o el que lo hizo lo hizo de pura suerte... O si quería hacerlo. He usado mis conocimientos y mi poder durante estos últimos meses para hallar una respuesta, una pista, algo que pueda guiarme o indicarme qué fue lo que sucedió. He hablado con las mejores mentes de mi universo, pero ninguno hemos sido capaces de encontrar nada. He visitado tantas dimensiones como conozco, he viajado a los rincones más alejados y oscuros del plano astral. Mas en todos he encontrado lo mismo: nada. Ni una sola miguita de pan que seguir. Es todo lo que puedo ofreceros. Pero tal vez, si combinamos nuestros conocimientos y poderes es posible que encontremos algo que nos ayude a tomar un camino. Una luz en la oscuridad... Un camino por el que empezar a andar.-

_________________
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. 14v3gqh
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Empty
MensajeTema: Re: Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.   Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino. Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Las dos mitades de un todo (Dr. Fate). 2 de Febrero de 2019. Torre Destino.
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: