Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Ficha de Elektra

Ir abajo 
AutorMensaje
Elektra Natchios
Thunderbolts
Thunderbolts
Elektra Natchios

Mensajes : 523
Fecha de inscripción : 15/05/2015

Ficha de Personaje
Alias: Elektra
Nombre real: Elektra Natchios
Universo: Marvel

Ficha de Elektra Empty
MensajeTema: Ficha de Elektra   Ficha de Elektra Icon_minitime26th Mayo 2015, 18:11

FICHA DE ELEKTRA NATCHIOS


Nombre:  Elektra Natchios

Alias:  Elektra

Edad:  Desconocida. Posiblemente en torno a los 30.

Universo de Origen: Marvel

Organización:  Independiente.

Nacionalidad: Griega.

Raza:  Humana.

Mentor: Actualmente, ninguno. Anteriormente Stick, y posteriormente, Drake.  

Bando: Neutral.

Ocupación: Asesina a sueldo.

Descripción Física:  Mide 1,75 metros y pesa 59 kilogramos de puro músculo perfectamente cincelado (el autor se inspiró en la culturista Lisa Lyon para crearla), haciendo de su cuerpo entero un arma mortal. Atlética, fibrosa, cabello largo negro liso, ojos de color azul grisáceo. Posee una belleza sensual y salvaje, aunque no suele aprovecharse de ello a la hora de realizar su trabajo. Su vestimenta consiste en un reducido atavío ninja de seda de color rojo brillante, con una sola tiranta en el hombro izquierdo y numerosas cintas y bandas en torno a brazos y piernas que suele utilizar para asegurar los sais y otras armas. Lo más característico de ella es el pañuelo rojo que siempre luce en la cabeza, que originalmente era una bufanda que Matt le regaló la noche en que mataron a su padre.


Imagen:
 

Descripción Psicológica: Elektra es una mujer salvaje, ardiente, sensual... pero también violenta, despiadada y con una moralidad muy particular. Una hermosa asesina que sólo encuentra sentido a su vida en la macabra danza de la muerte. Tras diversos intentos fallidos ha llegado a la conclusión de que no sirve para otra cosa más que para matar, y vende sus servicios a todo aquel que quiera traer ingentes cantidades de muerte y destrucción a sus semejantes, siempre que considere que los objetivos "lo merecen". Sin remordimientos, sin piedad, con suma frialdad. Es adicta a la violencia y el derramamiento de sangre es lo único capaz de llenar el vacío de su interior y colmar la necesidad de venganza eterna que surgió de la ira, el dolor y la rabia que siempre la acompañan desde el momento de la muerte de su padre.

Historia:

Nota:
 

FAMILIA Y PRIMEROS AÑOS

Elektra nació en una isla Griega cerca del Mar Egeo, en una familia adinerada. Su padre era Hugo Kostas Natchios, un embajador poderoso, su madre se llamaba Christina y tenía un hermano mayor llamado Orestez.

Christina, la madre de Elektra, llevaba una vida disoluta y practicaba abiertamente la infidelidad sin molestarse en guardar un mínimo de discrección, por lo que las habladurías corrieron rápidamente entre el pueblo, especialmente cuando Christina volvió a quedar embarazada. Pero a ella no le importaban nada los rumores ni la verguenza que le estaba haciendo pasar a su marido, que acabó entregándose a la bebida. Su hijo, Orestez, quien por aquél entonces no era más que un adolescente, fue testigo de su dolor, y la ira, el odio y la rabia crecieron contra su madre por haber traído el deshonor a su familia. De modo que, cuando Christina se encontraba en el noveno mes de embarazo, contrató a unos sicarios para que la eliminaran en el transcurso de sus vacaciones. Lo que Orestez no sabía era que Christina se encontraría junto a su marido en la cubierta del yate en el momento del asesinato. Los sicarios la tirotearon desde un helicóptero, cuidando de apuntar únicamente a la cabeza y el pecho para no herir al bebé tal y como Orestez les había indicado. Christina resultó muerta en el acto, y su padre, herido de gravedad por esquirlas en el cuello. Cuando supo que había resultado herido por su causa, Orestez no pudo soportar la culpa y se marchó del hogar.

Hugo no lamentó la muerte de su esposa; más bien lo sintió como una liberación, y aunque los médicos fueron capaces de extraer el bebé con vida del cuerpo muerto de su madre, inicialmente lo rechazó, no queriendo saber nada del fruto de una infidelidad, hasta que una prueba de adn puso de manifiesto que la niña era realmente hija suya. Habiendo perdido a Orestez, Elektra se convirtió en lo único que le quedaba, por lo que se volcó por completo en ella, colmándola de amor.

A Elektra nunca le faltó de nada; Su padre la quería con locura y tenía todo cuanto una niña de su edad pudiera desear. El afecto que su padre le proporcionaba era tal que nunca llegó a echar de menos el no tener una madre, y de hecho el cariño que sentía hacia él se desarrolló a un nivel enfermizo, hasta el punto de que cuando tenía cinco años empezó a fantasear con que su padre la tomaba a un nivel sexual. Tras largo tiempo de terapia se demostró que nada de aquello había sucedido más que en su imaginación, pero aún así, a los diez años cogió todas las fotos de su madre que pudo encontrar y las quemó en una hoguera.

En cuanto a su hermano Orestez, no volvió a dar señales de vida hasta que un grupo de secuestradores la capturaron cuando tenía nueve años para pedir un rescate a su padre. Orestez apareció entonces y los asesinó a todos con una espada, demostrando que había crecido para convertirse en un experto luchador y artista marcial. Fue la primera vez que Elektra vio morir a alguien, y contrariamente a lo que habría podido esperarse en una niña de su edad, se sintió cautivada por la belleza de los letales movimientos de su hermano. Le pareció despiadado a la par que hermoso, brutal pero a la vez fluido, salvaje y al mismo tiempo... divino. Y, en lugar de apartar la mirada ante la carnicería, se encontró a sí misma estudiando cada movimiento que su hermano realizaba. Pensó que era extraordinario y, en aquél momento deseó, más que nada en el mundo, poseer la habilidad y los conocimientos que él poseía. Orestez la condujo hasta su casa y volvió a marcharse de nuevo, no sin antes hacerle prometer a su padre que la enseñaría a protegerse por sí misma.

Elektra comenzaría a practicar artes marciales al día siguiente bajo la tutela de un sensei japonés, logrando adquirir un cinturón negro a la temprana edad de doce años. Nunca más volvería a ver a su hermano, pero las semillas de aquello en lo que posteriormente se convertiría ya habían sido sembradas.

JUVENTUD

Los años pasaron y llegó el momento de ir a la universidad. Su padre era embajador de Grecia en Nueva York, por lo que se matriculó en Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia, en donde conoció a un joven estudiante de derecho llamado Matt Murdock. Los dos jóvenes se enamoraron locamente y vivieron una apasionada historia de amor que se prolongó durante un año en el transcurso del cual comenzó a sufrir desequilibrios mentales (o se manifestaron los que habían permanecido latentes desde la infancia). Empezó a sentirse invadida por voces oscuras que la incitaban a la violencia, y sólo fue capaz de controlarlas dirigiendo sus impulsos contra criminales que eran merecedores de castigo. De ese modo empezó a llevar una doble vida donde por las noches perseguía delincuentes, castigándoles con frecuencia de manera desproporcionada con respecto al crimen cometido. Es aquí cuando empieza a manifestarse por vez primera su adicción a la violencia.

Un año más tarde, tanto su padre como ella fueron secuestrados por un grupo terrorista. Matt intervino por primera vez como justiciero y entre los dos consiguieron desbatarar la operación, pero un oficial de policía confundió a Hugo Natchios con uno de los terroristas y le disparó, acabando con su vida ante los ojos de su hija. Incapaz de lidiar con el dolor de la pérdida, y temiendo que pudiera verse superada por las voces oscuras, Elektra abandonó los estudios y se marchó, dejando a Matt con el corazón roto.

Antes de abandonar los Estados Unidos, Elektra localizó al hombre responsable del ataque que había provocado la muerte de su padre y lo asesinó junto a su guardaespaldas en venganza por lo ocurrido, pero su muerte no trajo paz a su corazón. Buscando un nuevo propósito en su vida, viajó a Japón para buscar el consejo de su antiguo sensei. El viejo maestro le habló de una noble orden de guerreros sagrados llamada La Casta que habían conseguido hallar la paz espiritual, y Elektra partió para encontrarlos.  

LA CASTA

Para poder ingresar en la orden era requisito imprescindible el escalar una montaña que era prácticamente infranqueable. Elektra no fue capaz de conseguirlo, pero fue aceptada aún así por el maestro Stick pese a las protestas de quienes no la consideraban digna, como el ninja Piedra.

Tras unos meses de entrenamiento, Elektra destacó en todas las disciplinas y esperaba convertirse en el octavo miembro de la orden, pero Stick reconoció la rabia y el odio que la consumían, comprendiendo (tal vez demasiado tarde) que el mal estaba en su interior, ya que eran éstos sentimientos, y no otros, los que impulsaban sus actos. Para salvaguardar la pureza de la orden, Elektra fue obligada a abandonar la Montaña.

LA MANO

Tras su fracaso, Elektra retornó junto a su antiguo sensei, quien le explicó lo estricta que era La Casta en lo referente a sus miembros, y que hiciera lo que hiciera, no podría volver. Pero Elektra no estaba dispuesta a rendirse, así que decidió hacer méritos acabando con los ancestrales enemigos de La Casta: La Mano. Pese a las advertencias de su sensei, trató de ingresar en la organización para acabar con ellos desde dentro. Elektra superó todas las pruebas hasta que llegó el momento del reto final, que consistía en saltar a un pozo a oscuras y eliminar a la persona que se encontrara allí. Elektra aceptó sin vacilar; al fin y al cabo, ¿qué era una vida comparada con la destrucción de toda una organización completa de asesinos despiadados? Lo que Elektra no sabía era que quien se encontraba abajo esperando era su sensei, al que habían drogado para que no pudiera defenderse. Elektra no fue consciente de su identidad hasta que lo hubo atravesado con uno de sus sais y los ninjas encendieron una antorcha, permitiéndole contemplar el cadáver de su viejo maestro.

En ese momento, la ya gravemente afectada psique de Elektra quedó destrozada por completo, y comprendió que nunca podría volver a ingresar en La Casta. Ya no le quedaba nada, así que se quedó allí. Con el tiempo, La Mano acabó moldeando su mente y borrando todo rastro de humanidad que pudiera quedar en ella, utilizándola como asesina a sueldo hasta que, años más tarde, uno de sus superiores pretendió obligarla a acostarse con él utilizando su posición por encima de ella en la jerarquía. Elektra le dejó malherido, viéndose obligada a huir, y pasando desde entonces a trabajar como asesina a sueldo por cuenta propia, pero había quedado marcada de por vida con la oscuridad de La Mano.

ELEKTRA VERSUS SHIELD

Uno de sus primeros contratos por libre fue para asesinar a Carlos Huevos, dictador de San Concepción, un pequeño país de Sudamérica. Tras su éxito, SHIELD envió a los agentes John Garrett y Arthur Perry para rastrear y localizar al asesino. Fue la primera vez que SHIELD trabó contacto con la asesina, y en el proceso de tratar de capturarla fueron asesinados decenas de sus miembros.

Durante el entierro de Huevos, Elektra detectó en el embajador americano Reich el hedor de la Bestia, el poderoso ser que controlaba La Mano, y supo que debía acabar con ella. Elektra asesinó a Reich sólo para descubrir que la Bestia había cambiado de anfitrión y ahora poseía a Ken Wind, un candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Elektra utilizó sus habilidades mentales para manipular a Garrett y hacer que la ayudara, logrando frustrar a SHIELD (que continuaba persiguiéndola por el asesinato de Huevos y para proteger a Wind) y matar al candidato. La Bestia no murió, sólo su recipiente, pero había frustrado su intento de alcanzar la presidencia.

REENCUENTRO CON MATT

Años más tarde, Elektra aceptó un contrato en Nueva York para asesinar al criminal Alarich Wallenquist, para lo cual rastreó a uno de sus hombres, que ya se encontraba siendo interrogado por Daredevil. A causa del disfraz, ella no le reconoció y le atacó por la espalda, dejándole inconsciente. Sin embargo, al final fue derrotada por los esbirros de Wallenquist y tuvo que ser rescatada por Daredevil, que le descubrió quién era en realidad al decirle el apelativo cariñoso que utilizaba para referirse a ella cuando eran novios (en original, "olive oil" a causa de su ascendencia griega, terriblemente traducido al español como "flacucha").

En ese momento, al recordar a su primer y único amor, algo se rompió dentro de Elektra y, por primera vez desde hacía años, lloró, y los sentimientos y la humanidad que La Mano le había arrebatado largo tiempo atrás comenzaron a regresar a ella, marcando el principio de su caída.  

A LAS ÓRDENES DE KINGPIN

Mientras tanto, Kingpin, que acababa de perder a Bullseye, su asesino principal, a manos de Daredevil, quien lo había enviado a prisión, escuchó hablar de una talentosa asesina que se encontraba en la ciudad y mandó a buscarla, contratándola para reemplazar a Bullseye y asesinar a Foggy Nelson, amigo y compañero de Murdock desde los tiempos de la universidad. Cuando Foggy la reconoció como la antigua novia de Matt, Elektra, que todavía estaba afectada por su reciente encuentro con Daredevil, no fue capaz de completar la misión.

Fue entonces cuando Bullseye, que acababa de escapar de la cárcel y deseaba recuperar su antiguo trabajo, la localizó y le tendió una emboscada. Elektra era mejor en combate que él, pero se encontraba emocionalmente afectada por lo de Matt y, cuando Bullseye hizo trampas sacándose una carta afilada de la manga y arrojándosela, no lo vio venir y acabó con la garganta sesgada. En ese momento, Bullseye tomó del suelo su propio sai y la atravesó con él.  

MUERTE Y RESURRECCIÓN

Existe un ritual que se ha ido perpetuando en el seno de La Mano durante siglos y que permite traer a alguien recientemente fallecido de vuelta de entre los muertos. El ritual requiere que seis adeptos específicamente entrenados para tal fin transfieran sus energías vitales en el interior del fallecido. El guerrero así resucitado está imbuido de las energías maléficas de La Mano y sometido por completo a los deseos de la secta.

La Mano se enteró del fallecimiento de Elektra y decidieron que sería valioso volver a contar entre sus filas con la mejor asesina que habían tenido jamás, aquella a la que llamaban "Muerte Perfecta". De modo que exhumaron su cuerpo, y se encontraban en mitad de la ceremonia de resurrección cuando Daredevil, la Viuda Negra y Piedra llegaron para detenerles. Mientras sus compañeros se enfrentaban a los ninjas de La Mano, Daredevil (que aún seguía perdidamente enamorado) trató de completar la resurrección usando las técnicas que su maestro Stick le había enseñado. Aunque no consiguió resucitarla, de alguna forma su amor había logrado purificar su espíritu, así que Piedra se la llevó en secreto de regreso a la Montaña para completar el proceso de resurrección.

ELEKTRA HEROÍNA

Elektra había sido purificada, y así continuaría mientras fuera capaz de renunciar a los sentimientos de odio y venganza que habían provocado su caída en primer lugar, mientras no volviera a utilizar los poderes místicos que había obtenido de La Bestia y, por encima de todo, mientras no volviera a derramar sangre humana.

Ella lo intentó, y durante algún tiempo incluso lo logró. Compró un dojo a medias con los combatientes King Lau y McKinley Stewart y empezó a trabajar como bailarina profesional de danza clásica en el teatro de Konrad Weiss en Broadway, haciéndose famosa por su espectáculo "El teatro de Dioniso", que adaptaba musicalmente las tragedias griegas.

Empezó a actuar como heroína, persiguiendo criminales sin necesidad de contrato y deteniéndolos sin asesinarlos. Durante una pelea con Bullseye, el padre de una joven llamada Nina McCabe resultó muerto por accidente frente a los ojos de su hija, y Elektra, viéndose reflejada en ella, decidió tomarla bajo su protección, llevándola a vivir a su piso. La influencia de Nina resultó ser muy positiva para ella, y poco a poco empezó a recobrar su humanidad y a sentirse de nuevo como una persona normal. Las cosas empezaban a ir bien, e incluso inició un romance con McKinley Stewart. Tenía trabajo, amigos, novio... Era feliz. Pero si es cierto eso que dicen de que los nombres de las personas determinan su destino, estaba claro que aquella felicidad no podía durar...

Elektra tuvo que lidiar con una malvada entidad alienígena inmortal y todopoderosa que se hacía llamar "El Arquitecto" y que lograba perpetuarse en el tiempo mediante la muerte de su receptáculos mortales y su reencarnación en otros nuevos. Pero para que la trasfusión fuese efectiva, la muerte debía de ser lo más perfecta posible, de manera que buscó a la mejor asesina del mundo y le pidió que la matara. Ante la negativa de ésta, comenzó a masacrar a todos los bailarines que estaban con ella en la compañía cuando se encontraban en mitad de una representación, no dejándole más alternativa que cortarlo por la mitad en su recipiente actual. El doctor Extraño consiguió capturar su esencia antes de que lograra transferirse a un cuerpo nuevo, y ponerla bajo recaudo, pero ya Elektra había probado la sangre otra vez, y la vieja adicción que la había poseído en su momento comenzó a abrirse paso de manera insidiosa en su interior. Empezó a matar de nuevo, convencida de que era la única manera de detener a los malvados para evitar que siguieran haciendo daño.

Y La Mano la volvió a encontrar. Enviaron a un asesino llamado Kuroyama que le prendió fuego a su apartamento y le arrancó el corazón a su protegida estando aún viva mientras ella se encontraba impotente en el suelo sin poder hacer nada para impedirlo. Posteriormente, y sin que ella lo supiera, resucitaron a Nina como uno de aquellos malvados zombies sin voluntad propia. La Mano le tendió un señuelo falso en Japón, y mientras ella se encontraba entretenida allí, enviaron a Nina vestida como ella para asesinar a personas inocentes reputadas y conocidas, así como a varios miembros de la mafia, haciendo que fuese perseguida tanto por la policía como por las organizaciones mafiosas de Nueva York. La hicieron asaltar también el dojo de McKinley Stewart, que quedó en coma, muriendo poco tiempo después.

Perseguida por todos (la Interpol, el FBI, la CIA, SHIELD...), y con todos sus amigos y conocidos muertos, Elektra se vio obligada a huir de Nueva York.

DE NUEVO ASESINA A SUELDO

La etapa de heroína había quedado atrás. Elektra había aprendido de sus errores y se había dado cuenta de que a alguien como ella, que contaba con enemigos de la categoría de La Mano, no le estaba permitido llevar una vida normal. No tenía casa, el mundo entero la perseguía por crímenes que no había cometido y La Mano estaba tras su pista. Sabía que siempre que se quedara en un sitio fijo la encontrarían, pero necesitaba el dinero para los continuos viajes de una parte a otra del mundo y los hoteles, de manera que volvió a poner en alquiler sus servicios, pero aceptando sólo contratos contra asesinos y criminales. Así vivió durante años.

SHIELD la contrató para matar a Saddam Abed Dasam, líder de Iraq y aliado de Hydra, con la promesa de olvidar sus antiguos pecados, y ella aceptó el trabajo, quedando en una situación más o menos buena con Furia y la organización.

"MUERTE PERFECTA"

Después de ésto, un hombre llamado Jeremy Locke que había sufrido la muerte de su prometida a consecuencia de las actividades de Elektra, dedicó tiempo y recursos a arruinar la elaborada red de contactos y proveedores que la asesina había ido construyendo con el paso de los años a lo largo del mundo, arruinando su reputación e ingeniándoselas para que dejara de recibir contratos. Al faltarle la sangre que había ido fortaleciendo su adicción desde que se había visto obligada a matar al Arquitecto en Nueva York, entró en un síndrome de abstinencia que la dejó completamente inutilizada en tan sólo un mes, posibilitando que Jeremy y su guardaespaldas, Philip Carson, pudieran apoderarse de ella.

Pero Jeremy no deseaba matarla, sino curarla. Entendía que su necesidad de sangre funcionaba como una adicción y deseaba hacerle entender las consecuencias de sus actos y ayudarla a salir de la espiral de violencia en la que se encontraba inmersa. Para ello la condujo ante Drake, una sensei que había pasado por la misma "enfermedad" que ella y había conseguido superarla. Paulatinamente, y a través del entrenamiento con Drake, Elektra volvió a superar su adicción y una vez más encontró paz. Durante este tiempo, Locke se fue enamorando de ella y su existencia volvió a tener un sentido. Por segunda vez en su vida se prometió a sí misma no volver a matar.

Pero, una vez más, La Mano la encontró. Asaltaron el dojo de Drake, que murió tras una épica batalla. Después fueron por Locke y, al descubrir sus sentimientos hacia Elektra, decidieron capturarlo para utilizarlo como cebo. Carson murió tratando de rescatarlo. Durante el combate que siguió, Elektra asesinó a cuatro de los cinco líderes de La Mano, pero el último cogió a Locke y le amenazó con un arma, pensando que así ella se rendiría para evitar hacerle daño. De éste modo podrían matarla y traerla de nuevo a la vida como una esclava perfecta y letal. En lugar de eso, Elektra escogió el único camino posible, atravesando el corazón de Locke con su espada para poder alcanzar el del líder de La Mano que se encontraba detrás.

Una vez más, sus sueños de redención y pureza habían quedado destruidos por culpa de La Mano, que una vez más había destruido todo cuanto la rodeaba en su empeño por llegar hasta ella. Una vez más comprendió que no podría escapar de la violencia, que ésta habría de estar por siempre unida a ella, de manera que volvió a sus actividades como asesina a sueldo, reanudando el ciclo que Locke había tratado de interrumpir.

DESTRUCCIÓN DE LA LIGA DE ASESINOS

Elektra viajó por todo el planeta asesinando por contrato a personas malvadas y corruptas como la tiránica presidente de Djanda, Bridget Hapanmyas, y otros grupos criminales, y frustrando un nuevo intento de reencarnación de La Bestia de la Mano hasta que una de sus contactos habituales, la Matchmaker, le ofreció un contrato para acabar con un asesino retirado llamado Cape Crow sobre cuya cabeza pesaba una sustanciosa recompensa.

Elektra aceptó, pero en el camino se encontró con el hijo de Cape Crow, que trató de recontratarla para salvar la vida a su padre en lugar de matarle. Lo que el chico tenía para ofrecer era prácticamente nada comparado con la recompensa que ofrecían por la cabeza del asesino, pero Elektra, conmovida por el amor del chico hacia su padre (un punto siempre sensible en ella) aceptó. De modo que iniciaron juntos un viaje de huida ininterrumpida a lo largo del globo durante el cual Elektra tuvo que enfrentar y derrotar sistemáticamente a todos los asesinos enviados por el gremio, destruyéndolo por completo y ganándose la amistad de Cape Crow y de su hijo.

La Mano volvió a localizarla, pero ésta vez Elektra asesinó al nuevo líder antes de que los ninjas (ayudados por Bullseye) llegaran a matar a sus nuevos amigos.

Con La Mano dispersa y diluida, la Bestia sin forma una vez más, el Gremio de Asesinos destruido y su deuda saldada con SHIELD, Elektra finalmente decide regresar a Nueva York y tratar de empezar a construir de nuevo su vida desde cero.
Quién es quién en la vida de Elektra (para aquellos que prefieran ahorrarse la historia):
 


Poderes:

Nota:
 

Poder 1: Escudo mental: Elektra ha demostrado tener la habilidad de permanecer oculta e indetectable por otros telépatas. Utilizando una técnica telepática que aprendió durante el tiempo que pasó con La Mano, Elektra puede crear un escudo mental alrededor de su mente que la mantiene oculta no sólo de otros psíquicos, sino también de máquinas detectoras de mentes como "Cerebro".

Poder 2: Control mental. El don más extraño de Elektra es su habilidad para invadir con su mente la mente de otros. Por ejemplo, fue capaz de rastrear a uno de sus objetivos (Ken Wind) tomando temporalmente prestada la mente de la gente que tenía alrededor y actuando a través de ellos. Éste poder tiene otros usos:
- Rastrear blanco: Este control temporal de las mentes de otros le permite rastrear literalmente la psique, o los propósitos, de sus objetivos. Se la ve utilizarlo ampliamente en el comic Elektra: Asesina. Se desconoce la duración exacta de estos poderes, pero Elektra ha llegado a permanecer incluso más de dos días en el interior de la mente de otra persona mientras la de la otra persona permanecía atrapada en su cuerpo.
- Distinguir localización exacta: Ésta habilidad de "salto mental" puede explicar por qué Elektra está siempre un paso por delante de sus competidores, o cómo es que parece saber siempre dónde se encuentra su objetivo. Un ejemplo extremo podría ser la vez en la que asesinó a un embajador que se encontraba sentado contra la pared. Elektra localizó su mente y atravesó la pared con una katana en el punto exacto en el que se encontraba su corazón, asesinando al político en el mismo sitio en el que se encontraba sentado. La adición de sus habilidades telepáticas hacen de Elektra una consumada asesina.
- Comunicación telepática: Elektra puede communicarse telepáticamente con individuos que poseen niveles similares de disciplina mental, como miembros de La Mano o La Casta.
- Hipnosis: Elektra tiene la habilidad de hipnotizar a otras personas y hacerles ver ilusiones u otros fenómenos.

*Nota: No están claras las limitaciones de las habilidades psíquicas de Elektra. Podría estar limitada por la distancia o por la sugestionabilidad/debilidad de las mentes a las que intente entrar, de manera que posiblemente no podría acceder con tanta facilidad a una mente entrenada.

Habilidades:

A nivel físico:

- Elektra se encuentra en la cumbre de la condición física humana. Es una atleta y gimnasta de nivel olímpico capaz de increíbles proezas acrobáticas y posee la fuerza normal para una mujer de su edad, altura y constitución que practica un intenso y regular ejercicio físico. Mientras que la cantidad exacta de peso que es capaz de levantar permanece sin definir, se la ha visto levantar pesos de 117 kilos, lo cual es el doble de lo que pesa su propio cuerpo.

- Instinto asesino: Elektra se mueve con aguzados instintos primarios, pero la parte más evolucionada de su cerebro permanece intacta, preservando su inteligencia. En otras palabras, piensa como una mujer y golpea como una cobra.

- Furtiva: A causa de su entrenamiento ninja, Elektra puede prácticamente fundirse con las sombras y permanecer indetectable para la mayoría de los humanos.

A nivel de conocimientos:

- Maestra en artes marciales: Elektra es experta en el uso de un variado abanico de artes marciales procedentes de China, Siam (Tailandia) y Japón que nunca se han llegado a especificar, siendo el Ninjutsu la única que se distingue claramente en las ilustraciones de combate.

- Maestra de armas: Elektra es experta en el uso de una gran variedad de armas diferentes. Aunque los sai suelen ser su elección habitual, utiliza con frecuencia katanas, cuchillos, sansetsukon (bastón de tres secciones) y shuriken. También es una tiradora experta y tiene una gran puntería tanto con armas de fuego como con armas arrojadizas.

- Control del sistema nervioso: Puede controlar su sistema nervioso permitiéndole amortiguar el dolor físico, controlar sus emociones e incluso el nivel de sangrado.

- Control de puntos de presión: Puede localizar diferentes puntos de presión en el cuerpo humano. De ésta manera puede incapacitar, paralizar, herir gravemente o incluso matar a una persona.

Debilidades:

- Retroalimentación psíquica. Elektra no nació con sus poderes, sino que alcanzó su dominio a través de entrenamiento y perfeccionamiento con La Mano. Todos sus miembros comparten poderes similares, lo que significa que cada uno de ellos -incluida Elektra- están mentalmente unidos a la Bestia, el implacable semidios de La Mano que la ha estado cazando desde que abandonó sus filas. Resulta lógico suponer que cada vez que activa los dones que la Bestia le dio pueda aparecer como un faro para la conciencia del semidios, que podría situar de inmediato su localización actual. Dado que a Elektra le interesa mantenerse oculta y que La Mano no la localice, significa que no podrá usar sus poderes a menos que se trate de una situación en la que se encuentre en juego su propia vida. Ello explicaría por qué los dos únicos momentos en los que no se la ve utilizar sus poderes psíquicos sea en las dos ocasiones en las que trata de redimirse y llevar una vida normal, empleándolos más cuando se encuentra en ruta itinerante a lo largo del globo. Como ahora piensa establecerse nuevamente en Nueva York, más le vale no utilizar sus poderes si no quiere que La Mano la detecte una vez más...

- Adicción a la violencia. La adicción de Elektra al asesinato es más una necesidad que un simple trabajo. Es totalmente adicta al derramamiento de sangre. Necesita matar, y para eso necesita contratos, ya que Elektra ya no mata inocentes. Cuando pasan los días y no ha obtenido ninguna muerte empieza una especie de síndrome de abstinencia que va cada vez a peor hasta que, cuando llega al mes, se ve reducida a algo tan lamentable como ésto:


Síndrome de Abstinencia:
 

Fue la manera en la que Jeremy Locke, un simple paralítico, consiguió derrotarla, haciendo que se consumiera ella sola sin poder dar rienda suelta a su adicción. Esta debilidad le puede acarrear problemas a la hora de relacionarse con otros héroes, ya que no va a ser capaz de contener su instinto asesino, y eso puede hacer que la persigan. Es por ejemplo la causa de que Daredevil se negara a volver con ella después de su resurrección, ya que su férreo código ético y moral le impide aceptar a una asesina, por más que sólo mate delincuentes.

- Amor no correspondido. Matt Murdock fue el primer y único amor en la vida de Elektra. Ésto no es ninguna tontería, ya que su amor por él le impide amar a nadie más (tener amantes, sí, pero no amar de verdad), pero Matt nunca la aceptará a causa de su adicción a la violencia. Este amor desmedido hará que abandone cualquier cosa que esté haciendo para correr en su ayuda si se entera de que se encuentra en un peligro grave, y la simple mención de su nombre, o cualquier cosa que pueda recordarle a él, puede hacerle perder la concentración con fatales consecuencias. Taskmaster, por ejemplo, logró derrotarla imitando el estilo de combate de Daredevil, no porque ella no fuese capaz de superarlo, sino que al reconocer en Taskmaster los movimientos de su amado quedó momentáneamente en shock y no fue capaz de reaccionar para bloquear sus ataques.

- Miedo a la muerte. Elektra ha sido asesinada una vez. Sintió lo que era ser atravesada por su propio sai y sentir cómo la vida se iba escapando lentamente de su cuerpo. Cuando ve a Bullseye, el hombre que la mató, a veces también se desconcentra, paralizada por un miedo primario que no es capaz de controlar a pesar de saber que es mejor luchadora que él. Éste también es un temor que villanos como el Espantapájaros pueden llegar a aprovechar.

- Cazada. Elektra sufre una persecución implacable por los ninjas de La Mano, que sistemáticamente asesinan a sus seres queridos y destruyen todos sus esfuerzos por mantener una vida normal. Eso significa que Elektra no puede tener un domicilio fijo, ni amigos, ni seres amados que no puedan defenderse por sí mismos, ni puede aspirar jamás a tener otra vida que no sea la de una fugitiva continua. Lo que La Mano desea es asesinarla para poder traer su cuerpo a la vida mediante sus oscuros rituales como una esclava totalmente leal a ellos.

- Enemigos. A lo largo de su sangrienta vida, Elektra ha creado un sinfín de enemigos. No entre sus presas, ya que ninguna ha sobrevivido lo suficiente como para contarlo, pero sí entre los familiares y seres queridos de las mismas. Jeremy Locke, por ejemplo, era el prometido de una mujer que murió por accidente en el transcurso de una de las misiones de Elektra, y aunque ya no mata a inocentes, durante la época en la que trabajaba para La Mano y durante los años previos a su reencuentro con Matt, mató indiscriminadamente como asesina de alquiler. En aquella época no tenía reparos en matar a los que trataban de detenerla, aunque fueran buenas personas. Mató a decenas de agentes de SHIELD, policías, etc, por lo que a día de hoy hay muchísima gente que le guarda rencor, tanto entre los buenos como entre los malos. Aunque limó asperezas con SHIELD cuando les ayudó a detener a Hydra hace algunos años, aún hay una recompensa de 82 millones de dólares por su cabeza que Paladín y otros mercenarios jugadores podrían tratar de cobrar.

Equipo y recursos:

- Tiene un par de sais gemelos protegidos con una trampa sináptica con un seguro biométrico enlazado con su sistema nervioso de manera que si cualquier otra persona que no sea ella los toca recibirán una descarga eléctrica que los dejará paralizados durante sesenta segundos. Es su manera de asegurarse de que nadie los podrá volver a utilizar contra ella nunca jamás. Estos sais los lleva siempre consigo.

- Posee numerosos escondites y refugios equipados con armamento completo distribuidos a lo largo del mundo a los que puede ir a equiparse en un momento dado.

- Dispone de una elaborada red de contactos distribuida a lo largo del globo que se comunican con ella a través de diferentes medios (cuentas de correo fantasma, anuncios en clave en periódicos, números de teléfono irrastreables, etc) cada vez que surge un trabajo o alguien necesita de sus habilidades. Por lo general ella nunca se pone en contacto directo con ellos, pero sabría cómo hacerlo si llegara a darse el caso.

_________________
Ficha de Elektra 2i0t4q8
Volver arriba Ir abajo
 
Ficha de Elektra
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: HÉROES Y VILLANOS :: Fichas de personajes :: Fichas de personajes Canon-
Cambiar a: