Los Universos de DC y Marvel se han unido en uno solo. ¿Qué ha sucedido? ¿Quién está detrás de todo? Y, lo que es más importante, ¿cómo reaccionarán héroes y villanos de los distintos mundos al encontrarse cara a cara...?
 
ÍndiceOmegaRegistrarseConectarse

Comparte
 

 Corre, perro, corre (Hellcat)

Ir abajo 
AutorMensaje
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime29th Marzo 2015, 15:51

29 de Enero del 2019

No había conseguido llegar a tiempo al refugio. No sabía cómo se le había podido pasar la hora de comer, pero al llegar la puerta estaba cerrada. Allí no quedaba nadie mas que los cuatro voluntarios de turno limpiando las cosas, recogiendo las sillas y dejando el salón listo para hacer alguna actividad para intentar reinsertar a toda la pobre gente que acudía allí en busca de ayuda. Me había quedado sin opciones, hasta que se me ocurrió que era la hora de las papeleras estrella. Cogí mi tabla de Skate y me puse rumbo a Central Park. A esas horas intempestivas aún había gente comiendo, y había una zona de merendero donde todos los empresarios que salían de los edificios circundantes se ponían a comer. Estaban demasiado ocupados para entrar a un sitio en el que tardaran mas de quince minutos en servirles la comida, pero no lo bastante como para comerse un sándwich en sus escritorios. Así que bajaban al parque a respirar "aire fresco", y ya que estaban, echarse un par de pitillos. Eran el tipo de gente que se pasan dieciocho horas de su vida trabajando y tratan de convencerse que lo vale si luego pueden estar cinco minutos en el parque. Bastante triste.

Me puse a hurgar por las paperas, y no tuve que buscar mucho para encontrar una bolsa que estaba llena de packs de papel llenos de comida china, a lo que aquí llaman "comida china", a medio comer. Tiré el de Chop suey, en el que habían apagado las colillas, y me senté en un banco dispuesta a comerme los restos de tallarines con gambas, cerdo agrididulce y un poco de arroz tres delicias. En el fondo de la bolsa había una galletita de la fortuna, la cogí y la abrí, leyendo el mensaje: "Lo importante para tener un buen día es tu actitud".

Después de una merecida siesta bajo un árbol, me pasé por la zona de SKaters. Les saludé y estuve mirando un rato como uno de los chicos grafiteaba sobre una tabla. Luego practiqué unos cuantos giros, piruetas y aceleraciones, hasta que volvió a rugirme el estómago. Lo malo de la comida china es que enseguida vuelves a tener hambre. A un niño se le cayó medio pretzel al suelo, así que me acerqué, lo limpié un poco y busqué un banco tranquilo en el que comérmelo. Miré la posición del sol. Ya estaba anocheciendo. Hice balance. No había sido un mal día, la verdad. Entonces me percaté de que había algo raro. No había gente en esa zona. Ni un alma. Todo estaba demasiado tranquilo, y era muy extraño. Normalmente a esa hora empiezan a salir los corredores que acababan de salir del trabajo. Pero no había nadie. Di otro bocado al medio pretzel y entonces escuché algo a mi lado. Me giré y me quedé en Shock. Eso me devolvió la mirada con sus repugnantes ojos verdes. Sentí un escalofrío que me recorrió de pies a cabeza. Se puso a olisquear el aire, y entrecerró los ojos...

En una maniobra arriesgada, empujé con las manos hacia atrás, para deslizar mi trasero sobre el banco, al tiempo que el Carnivean lanzaba una dentellada justo en el sitio que yo había ocupado instantes antes. Sin pensarmelo dos veces tiré el Pretzel, agarré mi tabla de Skate y me alejé de allí a la carrera. No entendía cómo habría hecho para lozalizarme, pero ambos supimos al mirarnos a los ojos que conocíamos la naturaleza del otro. El enorme demonio del tamaño de un oso sacó una larguísima y pegajosa lengua con la que lamió el lugar del banco en el que había estado sentada, impregnándose de mi aroma y mi sabor. Yo seguí corriendo, presa del miedo por un momento. No podía dejar que me alcanzara. No hasta el anochecer.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk


Última edición por Kim HwaJae el 31st Marzo 2015, 12:01, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime29th Marzo 2015, 21:57

Jo-der.

Es decir, Jo-der. La hostia. Me cago en todo. Pa cagarse encima.

Y una buena retahíla más de palabrotas muy poco apropiadas para una señorita como... ¿A quién pretendía engañar? Vicky tenía de señorita lo que un adoquín de fino. Pero el caso es que acababa de meterse de mierda hasta las trancas... Pero ¿Qué cojones? Era su puñetero trabajo, y no era de las que se achantaban por nada. Ni si quiera aunque ese nada fuera un PUTO PERRO DE TINDALOS.

¿EN SERIO? ¡Agh! Y encima estaba empeñado en comerse a una niña inocente... ¡Pues no durante su guardia!

La pequeña Tortita pasó pitando al lado de una mujer que caminaba con total tranquilidad en dirección al animal, las manos en los bolsillos, el pelo rubio ondeando... un momento, ¿ese pelo se estaba volviendo verde? La criatura no pareció prestar mucha atención en la maga, pero eso iba a cambiar. Antes de que se acercase demasiado a ella, Vicky plantó ambos pies en el suelo, abriendo ligeramente las piernas, colocó una palma en su espalda y lanzó un golpe con su palma derecha en contra del animal, que se vio envuelto en un viento huracanado que lo lanzó por unos segundos por los aires

Ha llegado la perrera municipal la chica sonrió, liberando la mano de su espalda mientras hacía un movimiento fluido hacia atrás, como si se preparase a moverse. Su pelo se volvió marrón, y con un golpe de su mano, un pedazo de roca salió volando contra el bicho ¡Y no te va a dejar comer niños, mamonazo! ¡A ver si tienes huevos con una de tu tamaño!

Bueno, vale. No era de su tamaño. Y joder, el bicho impresionaba. Pero después de pegarle un puñetazo en la cara a una semilla estelar, haber mirado a los ojos a la esencia de la locura y haberse enfrentado a un par de dioses menores... una estaba curada de espantos. Se colocó de nuevo en posición de la grulla ascendente, esperando a ver qué hacía el bicho. Era la primera vez que se pegaba con uno de ellos, y esperaba que no fuera la última...

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime30th Marzo 2015, 22:29

El Carnivean se tomó su tiempo para dejarle ventaja y acosarla. Les gustaba jugar con sus presas, agotarlas, disfrutar de cada instante del terror en sus caras. Ese era su instinto. Yo seguí corriendo sin plantearme que acababa de dejar atrás a una chica que iba en dirección contraria. Para cuando me di cuenta necesité dar un frenazo atroz, y me giré bastante asustada de que esa cosa hubiera decidido hacerle algo. Me volteé justo a tiempo para ver como la tiparraca le golpeaba haciendo que retrocediera, como si un potente tornado le hubiera salido de las palmas de las manos. Vale. Eso era raro. Pero no era la primera vez que veía a un elemental.

Entonces, le cambió el color de pelo por arte de magia, se volvió marrón, y le arreó un pedrolazo que hizo retroceder al demonio varios metros hacia atrás. Vale. Eso SI es raro. Normalmente los elementales son gente que sabe usar un sólo elemento. Dominar dos resulta bastante complicado, así que sin duda eso tenía que ser magia o algo por el estilo. También podría ser un mutante, pero por cómo se enfrentaba a la criatura, no parecía asustada. En conclusión, que o era uno de esos superhéroes con aires de grandeza que se había venido arriba, o era algún tipo de mago acostumbrado a enfrentar cosas de esas, en cuyo caso, no sabía cuál sería para mí mas peligroso de los dos al final. Estuve tentada de marcharme y dejarles con sus cosas, pero no me sentía cómoda abandonando a la mujer a su suerte. A veces odiaba mi conciencia. Qué fácil sería que fuera como pepito grillo, y poder callarla con un pisotón. Pero no.

- ¡NO TE QUEDES AHÍ, PETARDA! ¡CORRE! - le grité desde donde estaba, antes de acercarme a la carrera.

No me hizo ni puto caso. No me sorprendí. A los niños no se les escucha. La bestia se levantó del suelo, sacudiendo la cabeza. De su boca salían babas de color amarillo, que eran como miel poco espesa. Elevó la enorme cabezota plagada de dientes y olfateó el aire. Luego pareció clavar sus ojos verdes en la chica, y comenzó a correr en su dirección. Sus ojos empezaron a despedir un brillo intenso, fatuo, y entonces me eché las manos a los ojos, de forma totalmente refleja. Un flashazo las cegó por un instante. Quizá lo justo para embestir a la chica y tirarla al suelo. Esos bichos en realidad no veían con esa especie de ojos. Se orientaban por el sabor y el olfato, y esa especie de gemas brillantes de su cabeza no eran más que un elemento distractor y disuasorio. Los encendían intensamente y les servía para comunicarse entre ellos, pero podían crear un haz de luz intenso capaz de cegar a cualquiera durante unos segundos. Me quité las manos del rostro, incluso a pesar de haberlo protegido, veía chiribitas.

- ¡PETARDA! ¿DONDE ESTAS? - le grité, intentando ubicarme por el sonido de su voz.

No iba a comérselas ni nada por el estilo. Esos bichos se lo montaban mucho peor. Si había conseguido placarla contra el suelo, el siguiente paso sería intentar inmovilizarla bajo el peso de su cuerpo. Esperaba que no llegara esa situación. Si no, todo se iba a poner de lo más desagradable.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime1st Abril 2015, 00:02

La maga sonrió, crujiendo el cuello con confianza. Dio un par de saltitos en el sitio, sonriendo y volvió a colocarse en guardia en cuanto la niña, que había pasado de largo, le gritó que se marchase

¡Ve tú primero, cielo! respondió, lanzando una mirada de reojo. Bueno, le había llamado petarda, pero era una cría, así que no se lo tendría en cuenta. No mucho, vaya. El animal empezó a olisquear en su dirección mientras el pelo de la maga pasaba a un rojo bermejo bien brillante. Segundos después, lanzó un par de bolas de fuego contra la criatura, que ahora que sí se esperaba sus ataques consiguió esquivar con una cierta elegancia.

El pelo de Vicky empezó a mutar a un color azul cuando la criatura se le acercaba y en ese momento...

¡HIJO DE PUTA! Vicky se tapó los ojos por acto reflejo. Incluso con las gafas de sol la acababa de cegar, y posiblemente le provocase un migrañazo de cuidado. Como un acto instintivo, cuando la chica se echó hacia atrás, una pared de hielo se erigió delante de ella y...

THUNK.

Algo chocó de lleno contra ella. Algo que empezó a seguir una de las normas inamovibles del universo, esa que se basa en que cuando un cánido de cualquier tipo choca contra una superficie de cristal o material similar debe deslizarse con un sonido agudo y molesto lentamente por ella mientras lo llena todo de babas y mantiene una expresión de incomprensión estúpida.

ÑIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIK

Y ahí estaba el deslizamiento.

Hubo unos segundos de silencio en el que el animal se recobraba y Vicky luchaba por recobrar la compostura entre un ataque de risa tonta y no ver una mierda, ataque que fue curado por un gruñido bajo y gutural. Oh, mierda

Vicky se echó hacia atrás, evitando la primera dentellada. Hubiera respondido con una patada hacia la cara del borrón que debía ser el animal, pero por desgracia, el adoquinado del suelo no estaba en su mejor momento y trastabilló, cayendo entre maldiciones en un idioma que no se había oído en la tierra de labios mortales desde... desde nunca. Ya se sabe, los humanos no suelen hablar enochiano.

En cuestión de segundos, la bestia estaba encima de la maga, que forcejeaba e intentada darle puñetazos en el hocico en un intento desesperado de quitárselo de encima

¡Hijo de puta! ¿Es que no sabes lo que son los caramelitos de menta? ¡Joder!

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime8th Abril 2015, 19:43

[OOC: Si algo no te parece bien, Edito]

De la nada, la petarda se sacó un muro de hielo. Primero aire, luego tierra, y ahora hielo. No había visto a mucha gente capaz de hacer eso. Puede que fuese la primera incluso, pero vais a tener que disculparme porque mi memoria ya no es lo que era y con eso de tener que acordarme de dónde comer, dónde dormir, a quién evitar y cosas así, no me queda espacio en la cabeza para recordar a todos los cabrones mágicos que se me cruzan de por medio. El demonio se estampó contra el muro, haciendo un ruido chirriepugnante, que es lo que viene a ser una mezcla entre chirriante y repugnante, para después sacudir un poco la cabeza, ahora de nuevo metido en el juego. Eso solo había sido un mero contratiempo, de hecho casi le vino mejor, porque la petarda empezó a reírse a pecho partido y eso le dio la oportunidad de saltar sobre ella. Negué con la cabeza, arrugando el labio.

El Carnívean no parecía nada preocupado, a pesar de tener a la chica pegándole en plena cara. Abrió las fauces y sacó aquella lengua empapada en esa baba que era densa y apestaba demasiado a azúcar. Podía parecer extrañamente agradable al principio, pero luego se volvía un empalagoso hedor asfixiante del que uno no sabía cómo espapar. Cuantos más segundos pasaban, más baba del demonio se resbalaba sobre ella y por el suelo, a pesar de que se resistiera.

No tuve más remedio que acercarme, recogiendo una piedra que había en el camino y colocándome de manera que me viera claramente, procurando ser una distracción.

Pero no dio mucho resultado. Después de unos segundos, el Carnívean se posicionó y se tumbó entonces sobre la petarda. Empezó a restregarse contra ella, de forma obscena y desagradable, emitiendo pequeños gruñidos, pero no pretendía violarla ni nada así. No. Estaba buscando el contacto. Era el preámbulo para lo que verdaderamente eran capaces de hacer esos monstruos. Allí donde la baba había empapado el cuerpo y la ropa de la rubia, el material se quedó pegado al pelaje del demonio, inmovilizándola poco a poco.

Tomé carrerilla, calculando el tiro. No quería darla.

Durante unos segundos, sería algo incomprensible, hasta que comenzara el dolor. Poco a poco notaría que los lugares pegados a la criatura empezaban a quemarle como si fueran colillas gigantescas sobre la piel. Eso es lo que hacían. Te empapaban en aquella especie de baba ácida, y al contacto con su cuerpo, el calor desencadenaba una reacción que empezaba a deshacerte poco a poco. Te mantenían pegado a ellos como fuente de alimento. En lugar de devorarte con la boca, lo cual solo hacían si estaban verdaderamente desesperados por comer. Preferían, de lejos, cogerte como reserva. Eso era lo que le había pasado a la maga, y lo que yo trataba de evitar.

La piedra impactó contra el lateral del cráneo de la criatura. Perdió tres dientes en el proceso, una de las gemas de su cabeza se resquebrajó, y un quejido gutural se elevó desde su garganta, dirigiendo su lengua hacia la niña.

- ¡Eh, Eh bicho feo! ¡Dejala a ella! ¡Me quieres a mí! - busqué otra piedra, que encontré, la cogí y volví a lanzársela, obligándolo a esquivarla, haciendo que emitiera un sonido amenazador. Si no conseguía que cambiara de objetivo pronto, separarlos iba a ser imposible.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime13th Abril 2015, 22:31

FDI:
 

Me revolví con todas mis fuerzas, desesperada. Pataleé, le di puñetazos e incluso intenté golpearle con alguno de mis hechizos, sin mucho éxito. No pudiendo revolverme bien y con toda la puta baba en la cara me resultaba casi imposible concentrarme. O mejor dicho, sin poder mover mis brazos no podía...

Un momento. UN. PUTO. MOMENTO.

No estaba restregándose contra mi entrepierna. No podía ser cierto. NO. PODÍA. SER.

Empecé a aullar de furia, dando cabezazos contra la mole del bicho mientras gruñía y me revolvía intentando liberarme. ¿¡El muy joputa me quería follar ahí mismo!? Había oído casos de demonios que copulaban con humanos, pero jamás pensé que me vería humillada de ese modo. Me revolví mientras se frotaba y... y entonces un dolor agudo en los muslos me hizo soltar un gemido de sorpresa.

A ver, no es que yo me haya acostado con muchos tíos, y tampoco es que me haya acostado con muchas mujeres, y puedo prometer que nunca me he tirado a un perro, pero ese dolor no era de una penetración. Lo sabía bien, no era la primera vez que me quemaban viva o me escupían ácido a la cara o algo así.

Y déjame que te diga que esa es una de las peores muertes que existen. Es decir, morir inmolada es una putada, como empalada y devorada viva. Pero el ácido es aún más hijoputa, porque quema como si te estuvieran incinerando viva, pero es más lento, y escuece un cojón. No es tanto el morirse, porque sabes que el ácido no vas a poder pararlo, no tan bien como el fuego, si no por el hecho de que sabes que es lenta e inexorable.

Y por ahí sí que no paso.

Sí, el muy cabrón me matará y todo lo que quieras, pero no pienso morir de nuevo por ácido. Vamos, por encima de mi puto cadáver.

Así que miré con odio a la criatura mientras notaba cómo el dolor se volvía cada vez más molesto y cabrón, pero no lo suficiente para matarme, y mis ojos se volvieron rojos. El pelo también, mientras apretaba con fuerza los mecheros

¿Te gusta el fuego NNNGGGH Cabrón? ¡PUES TOMA TRES TAZAS!

Okay. ¿Recordáis aquella vez que le pegué un puñetazo en la cara a una Semilla Estelar y cómo se convirtió inmediatamente en la peor decisión de mi vida? Bueno, acababa de ser desbancada al segundo lugar.

NUNCA NUNCA NUNCA te inmoles voluntariamente mientras te están echando un ácido que actúa con el calor. No, en serio, no lo hagas. No voy a describir el dolor excruciante, ni cómo de desagradable es notar cómo la piel va poco a poco resquebrajándose, cómo tus pulmones se llenan de aire ardiendo y cómo escuece que el ácido te coma a una velocidad mucho más rápida.

Que no, morbosos, que no. Baste que solté un alarido que me hizo ganar el primer puesto del concurso anual de Banshees profesionales y dejé una preciosa mancha negra debajo de las tripas del bicho. Y también dejé un delicioso olor a carne y pelo quemado mezclado con tocinitos al queso. En serio, no sé de dónde sacan los olores los demonios, pero son una bizarrada de cojones.

Así que ahí estaba de nuevo, en el limbo ese entre la vida y la muerte cuando pude notar esa presencia tan familiar. Ahora las muy cabronas me iban a advertir que el bicho quemaba, fijo.

Por supuesto, mientras establecían contacto, tanto el chucho de los cojones como la niña que había intentado salvarme en vez de salir corriendo pudieron ver cómo de la nada empezaban a aparecer abejas. De hecho, por lo que tengo entendido una de ellas llegó a pasar tan cerca de los ojos de la chica que esta pudo ver que eran en realidad como abejas con partes mecánicas o algo así. A mí que me registren, nunca he llegado a verlas.

Pero oírlas... Oh, eso ya es otro cantar

Nuestra sabiduría fluye tan dulce... Saborea y observa.

TRANSMITE - iniciando señal canina - RECIBE - Comenzando la cadencia de ladrido - EL PERRO DE SAN ROQUE NO TIENE RABO PORQUE HASTUR SE LO HA ROBADO - Preparando diagnóstico veterinario - OBSERVA


Joder, toma ya. Las abejas ahora se ponían a soltarme trabalenguas españoles versión Lovecraft mientras me dan una migraña. De puta madre. Mientras notaba ese agudo dolor pese a no tener aún cabeza, la niña y el animal pudieron ver cómo todas las abejas convergían en un punto, generando una gran masa que comenzaba a acumular magia a una gran velocidad

¿Lo hueles, dulzura? Es la peste que precede a la disolución, el sonido del depredador voraz, el instinto del monstruo nacido de la gula y el orgullo.

Es el Carnivean


¡NO ME JODAS! ¡Yo quería cazar un tíndalos, joder! Y me mata un... un... lo que sea. Vaya mierda, tío. Está claro que aún estoy a años luz de cazar al depredador definitivo.

En solitario bajo la luna llena rastrean a su presa, azuzándola y atosigándola. Voraz es su crueldad, y con glotonería se someten a la tortura de sus presas, deshaciéndolas bajo su piel y absorbiendo su cuerpo cual esponjas demenciales. Muchos humanos han caído ante su ácido y sus aullidos, y aún más caerán antes de que su especie se haya extinguido, dulzura.

Pero aún puedes ayudar en la exterminación de esta plaga, dulzura. Pues, allí donde las gemas brillan, es donde su más dulce carne se esconde. Y hasta el diamante puede rallarse, si se aplica el esfuerzo adecuado


Apenas habían pasado tres segundos desde mi muerte cuando las abejas se dispersaron de nuevo, dejándome caer de rodillas al suelo con mi nuevo cuerpo, a escasos metros de la niña. La nariz me sangraba, del mismo modo que los oídos, pero eso no importaba. Ese cabrón me había hecho perder una vida, e iba a arrancarle cien anillos a hostias si hacía falta.

Me incorporé mientras el pelo se volvía azul, mostrando por unos segundos unos ojos facetados propios de un insecto antes de parpadear y dejar ver de nuevo mis ojos azules.

Showtime gruñí, guturalmente, mientras arrugaba la nariz

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime14th Abril 2015, 00:02

La segunda piedra impactó cerca, pero no le golpeo, haciendo que el Carnívean soltara un chillido desgarrador. Aunque lo fue aún mas el espectáculo que pasó a continuación. Con un grito y algo de magia, imagino, la chica cambió su color de pelo, y de pronto ardió en llamas. Aquello me dejó totalmente boquiabierta, y como no, porfundamente perturbada. Nunca es agradable ver como alguien se quema a lo bonzo, aunque ojalá pudiera decir que era la primera vez que lo veía. Después de toda la agonía, el dolor y sobretodo el olor característico del pelo y la carne quemada, el demonio, cuya tripa estaba expuesta al fuego y ahora medio pelada, gimoteó lamiéndose la herida, medio cojeando del dolor. Su baba hizo una labor desinfectante sobre su piel, y empezó a curarle a una gran velocidad. Ese era otro problema. Su baba era terriblemente corrosiva para sus presas, pero no para ellos. Tenía una capacidad curativa inmensa. Incluso se había demostrado que funcionaba con otros demonios. Por eso había que matarlos, y estar muy, pero que muy seguro de que lo habías conseguido.

- ¡Deja de chuparte, cabronaz...!- no llegué a terminar la frase. Algo como un insecto, o un abejorro, o una especie de tamagochi volador, no sabría decir, pasó volando frente a mis ojos.

Un zumbido delató un enorme enjambre que empezó a condensarse junto a mi. Yo me aparté un poco, insegura de lo que fuera a pasar. Todo aquello era muy raro, y yo se de cosas rara. En serio. Se un montón. Las abejas empezaron ajuntarse, y ante todo mi genuino y total asombro, allí estaba la tipa. Otra vez. Me quedé alucinando. Simple y llanamente. Como si no hubiera pasado nada, la chica se levantó con un cabreo monumental. Se parecía mucho a la chica al menos. ¿No era un poco mas gordita? Si parecía mas rechoncha, aunque no tenía demasiado tiempo para preocuparme por eso ahora, que el Carnívean volvía a estar en plenas facultades.

La bestia se levanto, arañó el suelo y nos mostró de nuevo su enorme lengua. La chica cambió otra vez de color de pelo. Al parecer para ella era mas fácil cambiar de pelo que de bragas.

- ¡Hay que darle en los ojos, pero es mas jodido que mear a través de un cheerio a un kilómetro de distancia!- le dije a la chica.

Miré el sol. Aún quedaban unos minutos para el anochecer. Si consiguiésemos hacer tiempo hasta entonces, podría sacar a esa cosa y encargarme de él. Pero ahora, además de liarme a pedradas, había muy poco que yo pudiera hacer. Cogí a la chica, tirándole de la camiseta con urgencia.

- ¡Es mejor que nos vayamos, va a seguir persiguiéndonos! ¡Hay que esperar a que anochezca!- espeté.

Perdonad si no soy muy elocuente. Entenderéis que en una situación así no me apetezca perder el tiempo entrando en detalles.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime14th Abril 2015, 22:39

Mi pelo de nuevo adquirió el rojo del fuego mientras me incorporaba, apretando la mandíbula y mirando fijamente al Carnivean. Iba a hacerle pagar con creces eso del ácido, pero primero tenía que preparar una trampa. Estaba claro que cuerpo a cuerpo no podría hacerle nada, pero contaba con más trucos que los cuatro elementos.

Rápidamente con el fuego empecé a dibujar la cruz templaria a mis pies, llenándola de runas sin apartar mi mirada del bichejo. No sería mi mejor trabajo, pero...

- ¡Hay que darle en los ojos, pero es mas jodido que mear a través de un cheerio a un kilómetro de distancia!

Ah, sí, claro, lo que habían dicho las abej- Un momento. ¿Esa cría sabía cómo pelearse con uno de estos? Toma ya, para que luego digan lo de juzgar a un libro por su tapa. Desvié la mirada hacia ella y le sonreí suavemente. No debería quedarse allí, pero había reconocer que tenía agallas. Poco sensata, pero con agallas. Sería una buena agente cuando ganase un par de palmos

De eso ya me encargo yo comenté, volviendo a centrar mi mirada en el can, tensándome y preparándome para la inminente embestida. Sólo unas pocas runas más...

- ¡Es mejor que nos vayamos, va a seguir persiguiéndonos! ¡Hay que esperar a que anochezca!

La niña. Maldita sea, ¿es que no se marchaba? Lancé una mirada al animal que empezaba a correr hacia nosotras y me cagué en todo en abisal antiguo. Sí, ya lo sé, unos maldicen en su propio idioma y a otras nos salen las lenguas dimensionales solas. Cosas de las abejas, creedme, a veces si me pongo nerviosa no me entiendo ni yo cuando hablo.

Lancé una última mirada y me eché sobre la chiquilla, echándomela al hombro con un gruñido

¡Odio huir de un combate! exclamé mientras comenzaba a correr tan rápido como podía con el fardo extra. El can, por supuesto, era más rápido, pero... justo cuando pasó por encima de la cruz templaria, me giré e hice el gesto de dar un uppercut al aire. De la cruz emergió una mano tan grande como yo convertida en puño que propinó un golpe en toda la cara al animal, lanzándole de espaldas.

¡Ja! ¡Chúpate esa! hice un gesto de victoria y salí corriendo, con la chica al hombro, su cara cerca de la mía. Le lancé una mirada de reproche, y después la sonreí Luego discutiremos sobre eso de no salir corriendo cuando viene una paladina a salvarte, ¿vale? Soy Vicky, por cierto Giré por una esquina, comenzando a resoplar algo. No os imagináis lo mucho que lamento no haber ido al gimnasio cuando tenía 22 años, pero entre el estar a medio dormir, menstruar y no estar en forma, es una jodienda supina palmarla. En serio.

¿Cómo es que sabes tanto de demonios? Creía que había que tener algo más de edad para meterse en el ocultismo... Volví a torcer una esquina, mirando hacia atrás. O el perro no nos seguía, o el cabrón se estaba tomando su tiempo. Así que aproveché para retomar el aliento y dejar a la chiquilla en el suelo, gruñendo

Puta... uff mierda de... joder... inmortalidad rezongué, mirando por encima del hombro No podían haber escogido una época en la que hacía ejercicio, o no podían haberme puesto en forma, no... hijas de puta...

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime15th Abril 2015, 23:56

La gente era increíble. En serio. ¡Teníamos a esa cosa encima y la otra se ponía a hacer pintaditas de fuego en el suelo! Yo no paraba de tirarle de la chaqueta todo el rato, con urgencia. Miré hacia el Carnívean que aún estaba a medio entender lo que había pasado. Se había quedado tan descolocado como yo, pero eso no le duraría mucho más. Volvió a mirar en nuestra dirección, y elevó el morro, enseñando los dientes. Parecía un gesto amenazador, pero yo sabía bien que era. Estaba olfateando. Otra vez.

- ¿¡Quieres dejar ya de pintar tonterías?!- dije al final, con tono de reproche. - ¡Que nos va a pillar!- dije, andando en el sitio.

Con un último olfateo, el demonio se lanzó directo hacia nosotras. La chica me cogió en brazos, y me cargó al hombro como si fuera un fardo. Empezó a correr clavándome un par de veces el hombro en la tripa. Casi vomito y todo, hasta que me pude sujetar bien. El Carnívean corría detrás nuestra, y justo cuando pasaba sobre la cruz que había pintado en el suelo, y de la que ahora me percataba con detalles incluidos, un enorme puño emergió de la runa y lo mandó por el aire varios metros, haciéndole caer sobre un lateral con un ruido muy feo a huesos rotos.

- Toma ya. - musité para mi, después del eco del golpe. - Yo Tortita. - respondí mientras huíamos. Bueno, mas bien mientras ella corría y yo dejaba que me llevara. Nos presentamos sin mucha ceremonia. Desde luego así era mejor.

Empezamos a perdernos entre las callejuelas, intentando, me imagino, darle esquinazo al Carnívean. No es que sirviera de mucho porque tenía mi aroma memorizado, y el de Vicky también, después de haber intentado comérsela. Su rastro sería mas fuerte, porque no iba colgando por el aire, pero entre el rato que tardara en recuperarse y localizarnos tendríamos al menos un par de minutos.

- Es una larga historia. - fue lo único que contesté. Me maldije a mi misma, por bocazas. Pero claro, ante una situación así tampoco había sido muy consciente de ponerme a disimular. No esperaba encontrarme con un demonio que se pusiera a atacarme a plena luz y sin haberlo localizado yo primero. Solía pasarme menos de lo que cabría esperar.

Al llegar a una callejuela, me bajó al suelo. Parecía realmente cansada de correr, jadeaba y empezaba a tener la mente un poco perlada en sudor. Yo me quedé allí, viéndola bien de cerca. El pelo iba cambiando de color, eso seguro. Lo había visto. A los ojos les pasaba igual, así que supuse que realmente intentar memorizar su cara como lo haría con otras no daría resultado. Tendría que quedarme de verdad con su expresión y su rostro, si quería estar segura de poder reconocerla en el futuro. Era más un mero apunte preventivo. Ahora me ayudaba, pero quizá en algún momento dejara de hacerlo, y me tocara encontrármela en el bando contrario. Nunca se sabía. Se había denominado a sí misma paladina, y después de la cruz, no me quedaron demasiadas reservas. Debía de ser algún tipo de orden ocultista antigua. El símbolo parecía templario.

- ¿Eres inmortal? ¿Cómo puede ser? - pregunté, fingiendo ser incapaz de creérmelo. Aunque realmente había visto cosas de sobra en la vida como para que no me sorprendiera lo mas mínimo un detalle cono ese. - Deberíamos buscar un sitio alto. Eso les dificulta localizarnos. Se guian por el olfato, y los olores son mas fuertes a ras de suelo. - dije empezando a andar por el callejón, intentando buscar en los edificios colindantes una escalera de incendios. Tendría que haber alguna por alguna parte.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime16th Abril 2015, 17:51

¿Tortita? ¡Qué mona! ¡Tenía un nombre para comérsela y todo! Pero no debía pensar en comida ahora mismo, lo último que necesitaba es que me entrase hambre junto con el cansancio y la menstruación y todo eso.

Menos mal que ya andaba menstruando de antes, que si no, habría sido una jodienda no llevar encima ni un mísero tampón. De hecho, agradecí mentalmente que al ser reconstruida lo hiciera con la ropa que llevaba en ese momento, porque cambiarme habría sido una tocada de huevos.

En fin, lo mejor era no seguir pensando en eso, que ya sabemos que lo único que puede lograr es cabrearte, y en ese momento lo último que necesitaba eran más cabreos. Saqué mi móvil aún jadeando mientras me secaba la frente de sudor. Joder, y eso que no iba muy abrigada

¿Eres inmortal? ¿Cómo puede ser?

¿Hm? Es una historia larga, pero la versión corta es que una hija de puta me eligió como defensora de la tierra sin preguntarme si quería comenté mientras llamaba al BPRD. Empecé a dar saltitos en el sitio impaciente, deseando que me descolgasen ya

Deberíamos buscar un sitio alto. Eso les dificulta localizarnos. Se guian por el olfato, y los olores son mas fuertes a ras de suelo

Pues no es mala idea comenté, colocándome en tres zancadas a la altura de la chiquilla. Bueno, chiquilla ya no debía ser, porque se comportaba con una seguridad que... bueno, no podía reprochárselo. En cuanto ves a tu primer demonio, o maduras o mueres. Y Tortita parecía muy viva.

Así que la cogí en brazos con delicadeza, pasando un brazo bajo sus piernas y el otro en su espalda mientras aguantaba el teléfono con el hombro Agárrate bien, Tortita

En ese momento, mi pelo se volvió verde, como mis ojos, mientras el teléfono seguía dando señal. Me encogí, salté, y un viento huracanado nos catapultó a uno de los tejados. Intenté controlar la caída todo lo bien que pude, viéndome obligada a aterrizar de espaldas de una forma muuuuy poco elegante, con la niña aún encima. Y justo en ese momento, Abe cogió la llamada

¡BLAARGH! Joder, qué dolor

¿Vicky? ¿Eres tú?

¡Abe! Me alegro que me hayas cogido el teléfono. Escucha, tengo un Carnivean que quiere comerme el culo y hay un civil envuelto, necesito refuerzos. ¿Está Hellboy disponible? Me incorporé con cuidado y dejé a Tortita en el suelo, cogiendo el teléfono ya bien.

¿Dónde estáis?

Nueva York, ni puta idea de la calle, tendréis que rastrear mi móvil empecé a limpiarme el culo, que lo tenía perdido por la caída con una expresión de ligero dolor, mientras empezaba a dar vueltas

Me temo que ni Rojo ni yo estamos disponibles, pero hay un par de agentes a un par de horas de distancia de tí

¡Gracias, Abe! Te debo una

No hay de q- y colgué el teléfono, suspirando. Entonces me di la vuelta y me acerqué a Tortita, sonriendo, para ponerme a su altura

Bueno, Tortita, tengo buenas noticias: En nada vendrán unos amigos míos y nos echarán una mano con el Carnivean. Llegarán en un par de horas, eso sí, pero no temas: Te protegeré con mi vida, ¿de acuerdo? Y tengo mucha para dar añadí, guiñándole un ojo. Alcé la mano hacia su cabeza, pero me paré en seco. Sabía lo mucho que jodía que te despeinasen cuando eras un crío, a mí me lo hacían mucho los desconocidos (¡Y diciendo encima que era un niño mono!), así que en vez de eso, le dediqué una caricia en la mejilla y le tendí la mano

¿Alguna idea de a dónde podemos ir? Necesitaré algo de tiempo para dibujar un círculo de protección en condiciones, y hemos perdido mucho con la llamada...

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime18th Abril 2015, 13:39

La elemental se tomó poco tiempo para reaccionar. Por una vez, me estaban haciendo caso a la primera, y no sabía si alegrarme hasta llorar, y que me diera mala espina. Por un lado está bien que te hagan caso, por otro ¿quién le hacía caso a un niño de ocho años? No se, no se. Es una situación de lo más frustrante. La chica me cogió en volandas al mas puro estilo guardaespaldas, y con una ráfaga de aire nos subió a lo alto de un tejado. Yo tuve cosquillas en la tripa, y un momento de vértigo. Era raro darse cuenta de hasta que punto te afectaban esas cosas cuando no eras tu el que tenía control sobre ellas. Aunque el aterrizaje no fue tan bueno. Me levanté mientras ella se incorporaba, hablando por el móvil. Entonces dijo un nombre de lo más familiar, y yo la miré con los ojos muy abiertos un segundo, sin que se diera cuenta. Luego me acerqué al borde para mirar a la calle, disimulando, intentando ya que estaba localizar al Carnívean por si nos hubiese seguido, pero sin dejar de pegar la oreja.

¿Era mucha casualidad no? Quiero decir, Abe, Abe, habrá cientos, miles de Abes por el mundo. Tampoco es como si solo el y... vale. Abes podía haber muchos, pero no recordaba cuantas veces había oído el nombre de Hellboy en mi vida. Tal vez una, si llegaba. Ya era un absurdo seguir fingiendo. ¿Qué hago, se lo digo? No. Espera. No van a venir ellos. Entonces no. Mejor no. ¿Y porqué no? ¿No da igual? En cuanto se haga de noche voy a tener que hacerle frente a esa cosa. Ella se lo dirá a ellos, y ellos dirán que me conocen. ¿Entonces para qué tanto secretismo? Pues aunque solo sea por no tener que andar explicándole gilipolleces.

De pronto me acariciaron la mejilla. Me encontré a la chica, que me tendía una mano, que yo le choqué por inercia. No me gustaba dar la mano. Siempre que me había dado cuenta de que me la ofrecían, intentaba evitar estrecharlas lo máximo posible. Era un gesto que no me gustaba. Nada, de Nada.

- No hace falta. De verdad. Sólo tenemos que esperar unos minutos hasta que anochezca. - le dije, mirando hacia el cielo, donde la luz llevaba un rato ya naranja, volviéndose poco a poco más roja. Un indicativo claro de que quedaba muy pocos minutos de sol.

Miré desde el tejado las calles donde estábamos. No sabía si la mejor opción sería quedarnos allí, o marcharnos a otro sitio. En cualquier caso, lo mejor iba a ser esquivar las zonas concurridas. Reflexioné, rápidamente. Conocía Nueva York como la palma de mi mano, obras incluídas. Eso es. Las obras.

- Hay un solar enorme en la octava, en el que van a construir. Podemos ir saltando por las escaleras de incendios. En el barrio colindante a este los edificios casi se tocan. Así si nos ataca no le hará daño a nadie. Seguro que los obreros ya están viendo el partido con una birra en casa. - le planteé, buscando la escalera de incendios, al otro lado del edificio. hice unos estiramientos muy rápidos y le miré una última vez. - ¡Ven! ¡Sigueme!- como una exhalación, me deslicé por la escalera, sujetándome con las manos a los barrotes laterales, y dejando los pies en el aire.

Si me hubiera caído me habría dado un golpe muy feo, o podía incluso haberme caído por el hueco, cayendo algún que otro piso. Corrí por las rejas y volví a hacerlo piso a piso. Al llegar al último, de una patada, quité el seguro y el tramo que faltaba llegó hasta el suelo. Se me veía muy suelta, pero es que había hecho eso un millón de veces. Moverse por la ciudad es mucho mas fácil si eres pequeño, tienes buenos reflejos, y sabes cómo utilizar lo que la ciudad te da. El parkour que practicaba era buena prueba de ello. Le hice una señal con la mano y echamos a correr, callejeando. Por algún sitio, en la paralela, una enorme bestia incrédula miraba hacia arriba, siguiendo la estela del aroma que perseguía.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime22nd Abril 2015, 23:45

Tortita no parecía querer darme la mano, chocándola en vez de eso. Bueno, quizás era algo que hacían ahora más los chavales de su edad cuando se encontraban a carcamales como yo o algo así, vete tú a saber. Me encogí de hombros, restándole importancia, y comencé a andar con las manos en los bolsillos por el tejado.

Odiaba esperar.

Hay un solar enorme en la octava, en el que van a construir. Podemos ir saltando por las escaleras de incendios. En el barrio colindante a este los edificios casi se tocan. Así si nos ataca no le hará daño a nadie. Seguro que los obreros ya están viendo el partido con una birra en casa. centré mis ojos en la niña, asintiendo. No era mala idea, no.

De hecho, sin darme tiempo a responder, Tortita echó a correr, bajando por la escalera de incendios. Parpadeé un par de veces y cuando quise reaccionar, la niña ya estaba corriendo como una exhalación por los tejados.

Joder con la cría, ¿qué comía para desayunar? ¡Ya me gustaría hacer la mitad de eso con mis treinta añitos! Miedo tenía de cómo sería de hábil cuando alcanzase la mayoría de edad...

En fin, el caso es que salí corriendo detrás de ella, usando el viento para dar un salto antinatural que me permitiese reducir la distancia que nos separaba. En cuanto toqué el suelo, mi pelo se volvió a mechones azul y creé una fina capa de hielo que me permitió deslizarme gracias al viento a gran velocidad, siguiéndola como si fuera en un patinete hasta alcanzarla, momento en el que empecé a trotar a su altura.

En su favor tengo que decir que si no tuviera las piernas tan cortas, no habría cogido a Tortita ni teniendo el tiempo de cien vidas. En serio, era una atleta de la hostia la chiquilla. Seguimos corriendo hasta que finalmente llegamos a una especie de explanada, donde paré en seco. El vello de mi piel se estaba erizando, y allá donde miraba parecía que las plantas crecían rebeldes, ignorando valientemente las obras y los escombros.

Un momento... ¡Aquí hay una vena de dragón! exclamé, entre alegre y sorprendida. Sonreí a Tortita, indicándola que se acercase Puedo usar este sitio para conseguir algo de equipo. Sólo será unos segundos, así que escóndete cerca, ¿vale? Si ves el Carnivean, corre no le di tiempo a más, simplemente salté al centro de la nada y... me desvanecí en un humillo color miel.

[Agartha, más allá del espacio y el tiempo]

Y allí estaba de nuevo. El mundo dentro del mundo, el corazón de Omega, y todo lo que quieras llamarlo. Había leído mucho y en teoría era un espacio no euclídeo comprendido dentro del espacio de vida del propio mundo o algo así. La teoría dictaba que podría viajar tanto al pasado como al futuro en este lugar, pero debido a que mi mente era humana, no podía comprender un transcurso distinto al lineal en el universo. Vamos, que sin un objeto mágico especial como ancla, no podía viajar en el tiempo dentro de este plano, pero sí en el espacio.

A ojos vista era como si gigantescos caminos hechos de madera se entrelazasen en formas imposibles, floreciendo en lugares improbables y todo bañado de una luz color dorado que venía de todos los sitios y ninguno a la vez. Inspiré y espiré, poniendo mi pie en el camino que me llevaría a mi destino, y comencé a andar con parsimonia. Total, aquí no tenía cuerpo, y el tiempo no transcurría, así que...

[Base del BPRD]

Un segundo después de desaparecer de delante de Tortita, aparecí en medio de la armería del BPRD. Abe me miró, yo le miré, le sonreí y con un ¡HolaAbevengoaporunascosasquetelopasesbien! seguido de un alegre y sonoro ¡Yoink! cogí la Murasame y volví a desvanecerme en un humillo color miel.

El hombre azul parpadeó un par de veces, negó con la cabeza y volvió a sus prácticas de tiro. Pobrecillo, lo estaba malacostumbrando a mis cosas raras

[Nueva York]

Exactamente cinco segundos después de desaparecer, volví a emerger de Agartha en un humillo color miel con la espada bien agarrada, sonriendo

¡Ya estoy! He ido a por una pequeña fruslería que impedirá que ese mamoncete se regenere. Seguro que nos viene bien

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime27th Abril 2015, 19:52

La petarda se puso a mi ritmo en un periquete. Habría sido difícil darle esquinazo, pero no era eso lo que quería, o sin duda, lo hubiera conseguido. Podía tener magia, velocidad, y resistencia, pero ella no entraría por un conducto de ropa sucia, un respiradero o una rendija de aire, y yo si. Utilizó sus magias para ponerse a mi nivel, y cuando por fin llegamos al descampado de marras, que estaba mas lejos de lo que recordaba (aunque bien podía ser la tensión del momento), entramos sin que los transeúntes se alteraran lo mas mínimo por el hecho de que una niña de ocho años y una tipa con el pelo anfetamínico entrasen en un solar en obras a punto de anochecer. La gente iba muy a lo suyo en la gran manzana, cosa que era estupenda sobretodo si tus asuntos eran turbios, como es mi caso.

- ¿Que? - pregunté cuando se puso a hablar, pero no tuve tiempo a más.

De pronto estaba en el solar mas sola que la una. Olía como a panadería, como esos bollos cuadrados de hojaldre que chorrean miel por todas partes. Jo, que bien me vendría uno de esos ahora. Me quedé allí mirando hacia la nada unos segundos, tratando de localizar a la chica que, juraría, me había acompañado corriendo hasta el descampado. A lo mejor no existía tal chica. A lo mejor solo era una alucinación. Igual era un engaño del Carnívean. O sencillamente, tenía que plantearme dejar de comer cosas que encontraba en la basura.

Antes de psicoanalizarme mucho mas a fondo, la petarda volvió a aparecer, llevando un espadón que a saber de dónde habría sacado. Con un abracadabra, desaparece y reaparece. Eso era una gran putada. Ya me conocía esas cosas de Mephisto. Te la liaba gorda y en lo que duraba un "Megacoen" ya se había desvanecido, dejándote con un demonio comecaras, mucha gente cabreada, o una cuenta de restaurante sin pagar. Cabrones. ¿Véis? Por ese tipo de cosas les tengo tirria a los magos.

- ¿Que coño ha sido eso? - le pregunté levantando un lado del labio, desdeñosa.

Un crujido cortó la conversación, cuando la cabeza del demonio seccionó una vaya de acero a bocados, escupiendo los restos del metal humeante, por culpa de las babas, hacia un lado. Metió el torso, se enganchó los segundos suficientes para que empezáramos a correr solar adentro, y luego se coló por el agujero, raspando la tierra bajo sus pies. Miré hacia el sol. Así mas o menos me averiguaba las horas. No tenía reloj, claro.

- ¡No pueden quedar mas de cuatro minutos! ¡Sólo cuatro! ¿Podrás hacerlo? - dije, con urgencia, mientras me metía por un tuvo de hormigón, intentando buscar un lugar protegido, mirando las opacas luces naranjas que se reflejaban en los cristales de los rascacielos, cada vez mas minúsculas. Las farolas llevaban ya un rato encendidas. Vamos, puto sol. Lárgate de una vez.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Hellcat
B.P.R.D.
B.P.R.D.
Hellcat

Mensajes : 157
Fecha de inscripción : 01/04/2014

Ficha de Personaje
Alias:
Nombre real:
Universo:

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime5th Mayo 2015, 19:07

- ¿Que coño ha sido eso?

La respuesta corta es Magia, y la larga... No pude explicar cómo funcionaba eso de viajar por las venas de dragón, porque de pronto un crujido ominoso y horrible nos hizo centrar la mirada en el Carnivean de los cojones.

Había que reconocérselo, el muy cabronazo era insistente. No muy listo, pero insistente. Reculé, cubriendo a Tortita mientras echaba mano a la katana, mi mano en su empuñadura, la otra en su funda, mientras entrecerraba los ojos. Iba a necesitar de mucha suerte para mantener al bicho ocupado y proteger a Tortita a la vez mientras llegaban los refuerzos para sacarla de aquí.

Oh, bueno, el trabajo de héroe nunca era fácil, después de todo.

Observé cómo la criatura finalmente entraba en el descampado, y flexioné los músculos de mis piernas con anticipación mientras mi pelo se volvía marrón y azulado a mechas.

- ¡No pueden quedar mas de cuatro minutos! ¡Sólo cuatro! ¿Podrás hacerlo?

¡Por mis sacrosantos ovarios que sí! exclamé, echando a correr contra la bestia, que respondió con un ladrido o algo parecido, lanzándose a por mí alegre de poder probarme o lo que sea de nuevo. Su gema volvió a brillar, pero esta vez le tenía calado. Cerré los ojos agaché la cabeza y escuché atentamente.

El brillo vino, e incluso a través de los párpados llegó a incomodarme, pero en ese momento el suelo estaba cubierto ya por la tierra que yo controlaba. Hice que el suelo se hundiese bajo el animal, lo que le hizo soltar un leve jadeo de sorpresa. Sonreí y me deslicé por un pequeño camino de hielo que me permitió deslizarme a buena velocidad, momento en el que desenvainé la katana y golpeé con todas mis fuerzas.

Noté un poco de resistencia cuando corté algo cartilaginoso, el hedor de la sangre del animal, algo líquido manchando mis manos y sonreí de oreja a oreja, girando sobre mí misma. Acababa de cortarle una oreja, y al bicho no parecía hacerle mucha gracia

No está mal para bailar de oído, ¿eh, capullín? comenté, con una voz algo cantarina. Apliqué algo de magia al arma, y su hoja brilló violeta mientras cambiaba de posición. Era un arma maldita, por supuesto, y el cielo empezó a encapotarse a mi alrededor.

Bueno, por algo la llamaban la portadora de lluvia, supongo... Aunque por lo que yo entendía, era porque no podía ser envainada sin probar sangre antes... y porque si se hacía, hería a su propio portador.

Y la muy hijaputa no permitía regenerar las heridas de forma normal, no hasta ser envainada de nuevo. Una delicia contra ese cabroncete, vaya, que parecía ahora afanarse en intentar curarse la herida que no paraba de sangrar

¿Sorprendido? Esta es la Murasame. La lluvia del pueblo. Según la mitología japonesa, sus heridas no pueden ser sanadas... sonreí, empezando a correr de nuevo contra el animal, el arma enarbolada ante mí ¡Prepárate para sufrir tanto dolor como hayas causado!

_________________

Corre, perro, corre (Hellcat) Firma_Vicky
Volver arriba Ir abajo
Kim HwaJae
Eldritch
Eldritch
Kim HwaJae

Mensajes : 306
Fecha de inscripción : 07/01/2015

Ficha de Personaje
Alias: Tortita
Nombre real: Kim HwaJae
Universo: Marvel

Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime13th Mayo 2015, 21:28

Preferí dejarlo estar. A esas alturas de la noche y con un Carnívean detrás, no iba a ponerme a preguntar qué había hecho, porqué había desaparecido y de dónde carajo se había sacado una espada. La bestia apareció enseguida, entrando por un hueco en la valla, destrozando la madera. Después de una afirmación que por algún motivo incluía la presencia de sus ovarios, allí que se fue, dispuesta a darle al bicho su merecido, o al menos, entretenerlo hasta la puesta de sol. Eso era todo lo que necesitaba. Me retiré a un sitio un poco resguardado desde donde pudiera observarlos de cerca. La rubia desenvainó, se lanzó contra él y empezó una lucha encarnizada de aspavientos, florituras, bocados fallidos y otras cosas que sólo se ven en las películas, hasta que con un bramido, un trozo de carne cayó al suelo, empapada de sangre apestosa. El bicho tenía salpicado todo un lado del hocico. Le había cortado una oreja. Abrí los ojos y apreté los labios. La bestia se detuvo, desconcertada durante unos segundos. A su modo de verlo, era como jugar con la comida. Como un gato al que le gusta dejar al ratón corretear. Ahora se encontraba en la extraña circunstancia de que su ratón le había dado un mordisco.

Comenzó a arrugar el morro. Si ya de por si, la escasa piel en esa zona dejaba ver varias hileras de dientes que habrían echo cagarse encima a un tiburón, ahora que la estaba arrugando para mostrarse por fin tan agresivo y amenazador como podía ser, la cantidad de dientes se volvía irrisoria. No permitió que tuviera más tiempo. Como si el olor de su propia sangre le quitara peso de encima, y encendiera aún mas su ánimo predador, cargó en plena embestida contra ella. Comprobaría que sus movimientos eran el triple de rápidos, sus dentelladas hasta entonces fugaces, se sucedían rápidamente. Adaptarse al nuevo ritmo del combate no sería fácil, incluso utilizando la magia.

La templaria se vería obligada a poner distancia, pero esta no duraría mucho. Ahora volvía a ser ella quien intentaba defenderse de los frenéticos embates de su enemigo, encolerizado. Reventaba todo cuanto encontraba a su paso, una hormigonera cargada llegó a salir volando como si no fuese más que una chinita en su camino. La bestia bramó con tanto ímpetu como puso en su embate. La mujer y él continuaban midiéndose, y justo en el instante en que ella parecía a punto de darle un golpe de gracia, contra todo pronóstico, el demonio abrió la boca de tal modo que ante su contendiente se abrió solo un abismo de dientes cuyo interior era aún más desalentador. La hoja se hundió, partiendo algunos de ellos, pero al final, inevitablemente, se encalló. Al hacerlo, el Carnívean renqueó, como si riera y sacudió la cabeza, para arrebatar el arma de la muñeca de su poseedora.

Existe un lado desconocido, triste y oscuro, en las leyendas. Uno que lo mismo da si se refiere a personajes, hechos épicos, o armas. La cruda realidad que ahora yo conocía por mis circunstancias, es que ese famoso guerrero que derrotó a diez dioses no derrotó al onceavo, y que la espada que mató mil demonios no mató al mil y uno.

Al cerrarse la mandíbula de la bestia, el metal emitió terribles chasquidos, y la maravillosa espada que hasta entonces la mujer había empuñado cayó al suelo hecha añicos, dando en apariencia su historia por finalizada. Él no recobraría su oreja con su sanadora saliva, pero la dama tampoco podría volver a hacerle daño.

Contemplé la posición del sol, desde mi escondrijo. Sólo unos pocos segundos más. Sólo unos pocos.

_________________
A TOMAR POR CULO YA CON LA PUTA FIRMA DE LOS COJONES.

Quien quiera ver la puta canción de mierda que quería poner, es esta: https://www.youtube.com/watch?v=1-xGerv5FOk
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




Corre, perro, corre (Hellcat) Empty
MensajeTema: Re: Corre, perro, corre (Hellcat)   Corre, perro, corre (Hellcat) Icon_minitime

Volver arriba Ir abajo
 
Corre, perro, corre (Hellcat)
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Omega - Foro de Rol de Marvel y DC :: Temas Eliminados-
Cambiar a: